Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Control Social en Los Establecimientos Educacionales

Control Social en Los Establecimientos Educacionales

Ratings: (0)|Views: 36|Likes:

More info:

Published by: pensamientocriticoquilpue2036 on Nov 29, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/14/2009

pdf

text

original

 
Control social en los establecimientos educacionales. Un engranajenecesario para la maquinaria estatal y capitalista.
En el contexto de la tercera sesión del taller de pensamiento crítico yanálisis sociopolítico, donde discutimos en torno al problema ligado a laeducación, surgieron diversas vetas de análisis, las cuales pretendemossintetizar en este texto. En una primera parte desarrollaremos lo que nosotrosconsideramos parte importante de la crisis educacional actual, para luego, enuna segunda parte, proponer algunos elementos que creemos necesarios parala emergencia de una educación enfocada hacia las necesidades e interesesde las clases dominadas, por ende, una educación revolucionaria. Antes decomenzar, dejamos claro, que nos focalizaremos en desarrollar sólo algunasdimensiones del problema, por lo tanto, este texto no pretende ser un análisisacabado y completo sobre la crisis educacional, sino una mirada crítica desdenuestras perspectivas, que se desprenden de las conversaciones en el taller,que duraron aproximadamente 1 hora y media.A nuestro juicio, el rol del sistema educacional es preparar hombres ymujeres para su futuro desempo laboral y personal, lo cual implica lainculcación de saberes, aptitudes, valores, destrezas, etc.; en breve, socializar al individuo, para que éste se pueda adaptar a la sociedad. Sin embargo, apartir de nuestras vivencias, hemos podido constatar que existen factoressimbólicos que condicionan nuestros aprendizajes, para así hacernos sujetosfuncionales a un determinado sistema de sociedad. Esto significa que elproceso de educar (enseñar-aprender), está constituido en función del ordensocial imperante; el sistema capitalista de clases. Sin la educacninstitucionalizada (es decir, impartida en establecimientos educacionalesreconocidos por el Estado como aptos y necesarios para aquello), el sistemacapitalista perdería una de sus principales fuentes de reproducción del mismo;la producción de sujetos en consonancia con sus intereses.De este modo, nos percatamos del hecho que la ideología capitalistaesnecesariamente ligada al proceso educativo. Aquello puede seejemplificado mediante los valores de competencia que nos inculcan desdepequeños, en el cual tu compañero no es un amigo, sino un individuo al quetienes que derrotar sacándote mejores notas. Este fenómeno se agudiza en lasuniversidades, donde tu compañero es un adversario que te puede quitar lapega en el futuro próximo, lo que genera prácticas de
acabronamiento
demateriales y conocimiento (como no compartir textos y apuntes, borrar mailsdel curso, no soplar en las pruebas, etc.). Esto deja entrever el miedo que elcapitalismo le tiene al amor, al respeto y la solidaridad, ya que si se inculcaranestos valores, estaríamos viviendo en otro tipo de sociedad.Otro elemento que forma parte de la violencia simbólica que ejercen losestablecimientos educacionales, son los materiales de estudio, los contenidosde las clases y la forma de enseñanza, por nombrar lo algunos. Losmateriales de estudio (textos) están altamente ideologizados, sin embargo, loshacen pasar como si fueran objetivos y neutros. Los textos son realizados por personas que viven en un determinado contexto, tienen sus intereses y suhistoria personal, lo que genera que perciban el mundo de una manera propia
 
(subjetiva, no objetiva). Por lo tanto, es imposible que al momento de escribir un texto, se desprendan de su humanidad (subjetividad). En consecuencia, loque uno lee, por ejemplo, en los libros de historia, no es la verdad objetiva de loque pasó realmente, sino lo que estamos leyendo, es la interpretación que elautor del texto hace del fenómeno que explica. Y como la historia oficial larealiza la clase dominante, a los niños y adolescentes se les enseña acomprender la vida, a partir de las interpretaciones de la clase adinerada. Otroejemplo que está estrechamente ligado a lo anterior, es el autoritarismo queejercen la mayoría de los profesores para establecer la verdad, su verdad (omejor dicho, la verdad del establecimiento educacional, del capitalismo y delEstado). Pocas veces nos han tocado profesores que nos hacen reflexionar yrealizar críticas constructivas sobre lo enseñado. Por lo tanto, este ejercicio deautoritarismo si te lo repiten constantemente toda tu niñez y adolescencia,genera en la gran mayoría, individuos sumisos, acostumbrados a acatar órdenes y no cuestionar lo que te imponen como verdad, por muy ridículo quesea.En consonancia con lo anterior, podemos agregar que losestablecimientos educacionales cumplen el rol de disciplinar a la sociedad,mediante el control y la ejercitación de pequeños pero constantes castigos, loscuales apuntan a hacer al sujetos sumiso (en términos políticos) y fuertes (entérminos económicos).
“ 
En el taller, en la escuela, en el ejército, reina unaverdadera micropenalidad del tiempo (retrasos, ausencias, interrupciones detareas), de la actividad (falta de atención, descuido, falta de celo), de la palabra(charla, insolencia), del cuerpo (actitudes “incorrectas”, gestos impertinentes,suciedad), de la sexualidad (falta de recato, indecencia).”
1
 
No obstante, estemecanismo disciplinario (el sistema educacional), no es parejo para todos.Mientras al rico le enseñan cómo mandar, al pobre se le enseña para ser unamano de obra barata. Ejemplo de aquello, es la PSU donde existe una claradivisión clasista en cuanto a las oportunidades de ingreso a la Universidad.Tal como se adelantaba en la introducción, la segunda parte de esteensayo consiste en proponer algunas consideraciones, para realizar transformaciones en las prácticas educativas. Primero que todo, si queremoscambiar este sistema, el cambio debe partir de uno mismo. Sea unainconsecuencia, tener un discurso anti-autoritario y del mismo modo tener prácticas autoritarias. Por ende, una transformación de raíz, exige cambiar lasactitudes que lamentablemente uno puede tener, producto de la socializacióncapitalista que recibimos constantemente a través de varios mecanismos(como la TV, la misma educación, quizá nuestras familias, etc.). De esta forma,la autocrítica constante tiene que ser uno de los pilares fundamentales de lanueva educación que pretendemos construir. Es así como identificamos elproblema de la educación, como parte de un conflicto mayor; es decir, elproblema educacional está ligado con la sociedad en general, por tanto, uncambio en la educación tiene que ir a la par con un cambio en la sociedadentera. En consecuencia, un paso importante y sico, sería modificar lavaloración social que se tiene comúnmente respecto a los distintos trabajos uoficios, pues existe una valoración diferencial (por ejemplo, entre un médico oabogado respecto a un técnico o barrendero).
1
Michel Foucault;
“Vigilar y Castigar”;
Siglo xxi Veintiuno Editores; México; 2005; Pág. 183

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->