Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
rojas gonzalo poemas

rojas gonzalo poemas

Ratings: (0)|Views: 18 |Likes:
Published by maceracion

More info:

Published by: maceracion on Mar 16, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/07/2013

pdf

text

original

 
 
Poeta chileno nacido en Lebú, Arauco, en 1917.Estudió Derecho y Literatura en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Fueprofesor de Estética Literaria y Jefe del Departamento de Castellano en la Universidadde Concepción. Ejerció la docencia en Utah, EE.UU., Alemania y Venezuela. Organizó apartir de 1958 los famosos Congresos de Escritores en Concepción, reuniendo lo másselecto de la literatura latinoamericana. Fue diplomático en China y Cuba. Perteneció algrupo surrealista reunido en torno a la
 Revista Mandrágora
, 1938 - 1943.Ha recibido numerosos premios internacionales entre los que se cuentan:
 Premio Sociedad de Escritores de Chile
por «Poesía Inédita» 1946,
 Premio Reina Sofía de poesía
de España,
 Premio Octavio Paz 
de México y 
 José Hernández 
de Argentina,además del
 Premio Nacional de Literatura
de Chile en 1992 y del
 Premio Cervantes de Literatura 2003
.
/
LA SALVACIÓNMe enamoré de ti cuando llorabasa tu novio, molido por la muerte, y eras como la estrella del terrorque iluminaba al mundo.Oh cuánto me arrepientode haber perdido aquella noche, bajo los árboles,mientras sonaba el mar entre la niebla y tú estabas eléctrica y llorosa bajo la tempestad, oh cuánto me arrepientode haberme conformado con tu rostro,con tu voz y tus dedos,de no haberte excitado, de no habertetomado y poseído,oh cuánto me arrepiento de no haberte besado. Algo más que tus ojos azules, algo másque tu piel de canela,algo más que tu voz enriquecidade llamar a los muertos, algo más que el fulgorfatídico de tu alma,se ha encarnado en mi ser, como animalque roe mis espaldas con sus dientes.Fácil me hubiera sido morderte entre las florescomo a las campesinas,darte un beso en la nuca, en las orejas, y ponerte mi mancha en lo más hondode tu herida.Pero fui delicado, y lo que vino a ser una obsesiónhabría sido apenas un vestido rasgado,unas piernas cansadas de correr y correrdetrás del instantáneo frenesí, y el sudorde una joven y un joven, libres ya de la muerte.Oh agujero sin fin, por donde sale y entrael mar interminableoh deseo terrible que me hace oler tu olora muchacha lasciva y enlutadadetrás de los vestidos de todas las mujeres.¿Por qué no fui feroz, por qué no te salvéde lo turbio y perverso que exhalan los difuntos?¿Por qué no te preñé como varónaquella oscura noche de tormenta?
 
ENIGMA DE LA DESEOSA Muchacha imperfecta busca hombre imperfectode 32, exige lecturade Ovidio, ofrece: a) dos pechos de paloma, b) toda su piel liviana
 
para los besos, c) mirada verde para desafiar el infortuniode las tormentas;no va a las casasni tiene teléfono, aceptaimantación por pensamiento. No es Venus;tiene la voracidad de Venus.LOS CÓMPLICESTe decía en la cartaque juntar cuatro versosno era tener el pasaporte a la felicidadtimbrado en el bolsillo, y otras cosas más o menos seriascomo dándote a entenderque desde antiguamente soy tu cómplicecuando bajas a los arsenales de la noche y pones toda tu alma y la respiraciónperfectamente controlada,por mantener en pie tus rebelionestus milicias secretasa costa de ese tiempo perdidoen comerte las uñas, en mantener a rayatus palpitaciones,en golpearte el pecho por los malos sueños, y no sé cuántas cosas másque, francamente, te gastan la saludcuando en el fondosabes que estoy contigoaunque no te veani tome desayuno en tu mesani mi cabeza amanezca en tu pechocomo un niño con frío, y eso no necesita escribirse.PLAYA CON ANDRÓGINOS A él se le salía la muchacha y a la muchacha élpor la piel espontánea, y era poderoso ver cuatro en la figura de estos dosque se besaban sobre la arena; viciosoera lo viscoso o al revés; la escenaiba de la playa a las nubes.¿Qué despuéspasó?; ¿quiénentró en quién?, ¿hubo sábanacon la mancha de ella y élfue la presa?¿O atados a la deidaddel goce ríen ahíno más su relincho de vivir, la adolescenciade su fragancia?Me besa con lujuriaTratando de escaparse de la muerte, Y cuando caigo al sueño se hospeda en mi columna Vertebral, y me grita pidiéndome socorro,Me arrebata a los cielos, como un cóndor sin madreEmpollado en la muerte.¿A QUÉ MENTIRNOS?
Vivimos, gran Quevedo, vivimos tiempo que ni se detiene, ni tropieza, ni vuelve.
¿A qué mentirnos con la llama del perfume, con la noche modernade los cinematógrafos, antesalas terrestres del sepulcro?Pongamos desde hoy el instrumento en nuestras manos.
 
 Abramos con paciencia nuestro nido para que nadie nos arroje por lástima al reposo.Cavemos cada tarde el agujero después de haber ganado nuestro pan.Que en esa tierra hay hueco para todos: los pobres y los ricos.Porque en la tierra hay un regalo para todos:los débiles, los fuertes, las madres, las rameras.Caen de bruces. Caen de cabeza o sentados.Por donde más les pesa su persona, todos caen y caen. Aunque el cajón sea lustroso o de cristal. Aunque las tablassin cepillar parezcan una cáscara rota con la semilla reventada.Todos caen y caen, y van perdiendo el bulto en su caída,¡hasta que son la tierra milenaria y primorosa!
 
 A UNAS MUCHACHAS QUE HACEN ESO EN LO OSCUROBésense en la boca, lésbicas baudelerianas, árdanse, aliméntenseo no por el tacto rubio de los pelos, largoa largo el hueso gozoso, vívansela una a la otra en la sábanaperversa,áureas y serpientes ríansedel vicio en elencantamiento flexible, totalestá lloviendo peste por todas partes de una costaa otra de la Especie, torrencialel semen ciego en su granizo mortuoriodel Este lúgubreal Oeste, a juzgarpor el sonido y la furia delespectáculo.Así,equívocas doncellas, húndanse, acéitenselocas de alto a bajo, jueguena eso, ábranse al abismo, ciérrensecomo dos grandes orquídeas, diástole y sístolede un mismo espejo.De ustedesse dirá que amaron la trizadura.Nadie va a hablar de belleza.
 
 AL SILENCIOOh voz, única voz: todo el hueco del mar,todo el hueco del mar no bastaría,todo el hueco del cielo,toda la cavidad de la hermosurano bastaría para contenerte, y aunque el hombre callara y este mundo se hundieraoh majestad, tú nunca,tú nunca cesarías de estar en todas partes,porque te sobra el tiempo y el ser, única voz,porque estás y no estás, y casi eres mi Dios, y casi eres mi padre cuando estoy más oscuro.
 
 ASMA ES AMOR 
 A Hilda, mi centaura
Más que por la A de amor estoy por la A de asma, y me ahogode tu no aire, ábremealta mía única anclada ahí, no es buenoel avión de palo en el que yaces con vidrio y todo en esas tablas precipicias, adentrode las que ya no estás, tu esbeltez ya no está, tus grandespies hermosos, tu espinazode yegua de Faraón, y es tan difícileste resuello, tú

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->