Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Yzquierda Hoy. Reflexiones sobre su identidad

La Yzquierda Hoy. Reflexiones sobre su identidad

Ratings: (0)|Views: 16|Likes:
Artigo que discute os elementos que permitem identificar a identidade política da esquerda.
Artigo que discute os elementos que permitem identificar a identidade política da esquerda.

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: Ricardo Figueiredo de Castro on Mar 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/27/2013

pdf

text

original

 
L
 A 
 
IZQUIERDA 
 
HOY 
R
EFLEXIONES
 
SOBRE
 
SU
 
IDENTIDAD
1
"Debemos demostrar que el socialismo es la alternativa de una vida mejor, no solopara la clase obrera, sino para toda la humanidad" (Diego Montaña Cuellar, 1996, p. 358).Lo que se pretende en este ensayo es precisar la categoría política de izquierda yestablecer los principales elementos de su identidad como un primer paso en la investigaciónpropuesta por el equipo de movimientos sociales de Cinep sobre el aporte de la izquierdacolombiana de la segunda mitad del siglo XX a la construcción de lo social y lo político enel país. El análisis que realizamos se hace desde el momento presente, pero obviamentehabrá que tener cuidado en la proyección hacia el pasado para entender lo que se pensabay actuaba en cada momento histórico. No sobra recordar que el presente está marcado porla crisis del "socialismo real" a comienzos de los noventa que marcó al conjunto de laizquierda mundial generando una "época" de incertidumbres, dudas, replanteamientos yhasta de disolución de las fronteras con la derecha, que hegemonizó el pensamiento (
cf 
.Glotz en Bosetti, 1996, p. 106). Con todo, esta tendencia parece comenzarse a revertirrecientemente al menos para América Latina cuando los vientos políticos soplan a favor deuna "nueva" izquierda (
cf.
Rodríguez, Barret y Chávez, 2005).El texto se divide en tres partes: en la primera se trabaja la distinción entre izquierday derecha, mientras en la segunda se profundiza en lo que parece ser la clave de la diferencia,el asunto de la igualdad. Finalmente se extraen las conclusiones de lo analizado. Comoanexo se incluye un cuadro sinóptico sobre la izquierda colombiana en el cualhipotéticamente se ubican en los principales momentos de su historia las categorías aquí trabajadas.
L
 A 
 
DISTINCIÓN
Ante todo se debe precisar que los conceptos izquierda-derecha están mutuamenterelacionados –uno no existe sin el otro– y se refieren a posiciones en un espectro políticocambiante más que a entes con existencia propia, es decir, son nociones topológicas y noontológicas (Castañeda, 1994, p. 25). A ninguna le corresponde "esencialmente" una formade acción privilegiada y allí, además, hay mucho de mimesis o de imitación. Su mutua
1
Para este ensayo retomo mis propios análisis vertidos en
 Idas y venidas, vueltas y revueltas
…, capítulo5, así como en algunos avances parciales de investigación del equipo de movimientos sociales de Cinep.Reconozco en especial el aporte de Henry Cancelado en un borrador titulado "La izquierda y la derecha enel debate político" (2005).
23
Mauricio Archila Neira
Profesor del Departamento de Historia,Facultad de Ciencias Humanas, UniversidadNacional de Colombia, investigador del Cinep
 
24
L
 A 
 
IZQUIERDA 
 
HOY 
. R
EFLEXIONES
 
SOBRE
 
SU
 
IDENTIDAD
aparición en la modernidad posterior a la revolución francesa implica la formación de uncampo autónomo con actores, capitales y "hábitus" en el sentido bourdiano, campo que porsupuesto ha ido cambiando a lo largo de dos siglos, tanto que hoy se habla de sudesdibujamiento hasta el punto de preguntarse por la validez de la distinción
2
. Pero, quiéraseo no, ésta sigue vigente en el lenguaje político cotidiano y más en América Latina ante el augereciente de la "nueva" izquierda social y política (
cf.
Rodríguez, Barret y Chávez, 2005).Nora Rabotnikof, no sin cierta dosis de escepticismo, propone tres planos en ladistinción entre izquierda y derecha: a) como visiones del mundo opuestas, "dos conjuntosde creencias y convicciones básicas" (2004, p. 310), visiones que han ido cambiando con elpaso del tiempo; b) como opciones de poder político-electoral en donde observa recientementeun desplazamiento "pragmático" hacia el centro; y c) como identidades y estilos de vida,obviamente referidos a contextos espacio-temporales específicos. En consecuencia, ytraduciendo la propuesta de la autora a nuestros términos, habría tres niveles de distinción:los "principios" políticos, las formas de acción y los comportamientos. Se debe insistir en queninguno de los tres niveles remite a esencias ontológicas, así históricamente se haya queridoconstruir la diferencia sobre ellas. Los "principios" pueden ser leídos en forma diferente a lolargo de la historia, como lo ilustraremos en este ensayo. Las formas de lucha, en sentidoestricto, tampoco distinguen los dos campos, pues –como muestra el caso colombiano hastala saciedad– puede haber tanto una derecha sediciosa como una izquierda electoral y viceversa
3
.La distinción por formas de vida o por apreciaciones estéticas es sólo posible para sociedadesy generaciones específicas. Hoy no se puede sostener la frase atribuida a Sartre "es imposibleuna buena literatura de derechas" (citado por Walter Chávez, 2005, p. 2). Hay buena y malaliteratura de lado y lado, pero, por supuesto, como los gustos se construyen, habrá afinidadessegún se pertenezca a la izquierda o a la derecha, sin que se pueda hablar de una superioridadestética de uno u otro polo. Algo similar se dirá de los comportamientos. En coordenadasespacio-temporales específicas habrá distinciones como el uso de barba y cabello largo en lageneración izquierdista de los sesenta, pero no se podrá defender que esencialmente sucomportamiento sea mejor que el de un joven derechista que esté peluqueado y use corbata.A modo de subculturas cada grupo señala lo que es un comportamiento "correcto" para susintegrantes, aunque obviamente la sociedad marca unos criterios a partir de los valores de lasclases dominantes
4
. Para Bourdieu, autor clave en el tema de la distinción, más que hablar deun sistema de gustos o de valores estéticos propio y homogéneo para los de izquierda o losde derecha, habría una diferencia proveniente del diverso acceso a los capitales culturales yeconómicos (
cf 
.
 
Bourdieu, 1998, p. 261-262, 282 y 317). Es decir, en términos de gustos, másque una distinción marcada desde la opción política, habría una construida desde la clase,punto sobre el que regresaremos luego
5
.
2
El sólo preguntarse por la existencia de un centro –varios centros en realidad– remite a la distinción dela que hablamos, pues éste solo es posible si hay izquierda(s) y derecha(s).
3
A pesar de ello, en la América Latina posterior a la revolución cubana las formas de lucha –en especial laopción armada– terminaron definiendo a la "nueva izquierda" frente a los viejos partidos obreros tachadosde reformistas (Marta Harnecker, 2000, p. 16). Esta esencialización de los asuntos tácticos llevará a unadistinción que estudiaremos más adelante y que ha tenido dramáticas consecuencias en el caso colombiano.
4
Otro es el asunto de los principios éticos que revisaremos más adelante y que, sin duda, constituyen un referentefuerte en la distinción. Como dice Ricardo Sánchez, "ser de izquierda o derecha implica unas sensibilidades yvaloraciones éticas frente a la vida, las artes, las ciencias, las herejías y heterodoxias" (2001, p. 199).
5
Por supuesto, para Bourdieu el gusto es crucial para crear distancias: "los gustos son ante todo disgustos"(Ibídem, p. 54). Con todo, su opción por la distinción de clase no es mecánica ni determinista. Al final del
 
M
 AURICIO
RCHILA 
25
Aunque los tres niveles están relacionados por constituir tres dimensiones de uncampo político –fines, medios y "hábitus"–, a nuestro juicio el primero es el crucial paradistinguir los grandes agrupamientos políticos que conoce la modernidad desde la revoluciónfrancesa, por lo que nos concentraremos en él, es decir, en los referentes políticos o"principios" de su actividad, sean propios o reinterpretaciones de los de la modernidad
6
.Lo que haremos a continuación es revisar las distintas metáforas sobre las que se construyela diferencia, decantándolas hasta llegar al meollo de la distinción. Lo de las tácticas oformas de lucha se considerará sólo en la medida en que se absolutizan en torno delproblema del poder volviéndolas principios. Y, definitivamente, el tercer nivel –el de los"hábitus" o comportamientos cotidianos– no es ampliado acá porque debe ser abordadoen una investigación concreta como la que pretendemos realizar sobre la izquierdacolombiana en sus diversos momentos históricos. La elaboración de este marco conceptualestá precisamente al servicio de dicha investigación que busca indagar por las nociones de"vida buena" enarboladas por la izquierda colombiana de la segunda mitad del siglo XX.No sobra recordar que ambos polos del espectro político son plurales y no hay unasola izquierda como tampoco una sola derecha. En esa pluralidad, las diversas organizacionesde izquierda colombiana ponderan más unos aspectos de la distinción que otros, inclusouna misma organización sufre tales cambios a lo largo de su historia que se puede preguntarsi lo único que conservan es la sigla o razón social de origen
7
. Entremos en materia analizandolos niveles de la distinción desde sucesivas metáforas que remiten a la polarización entérminos de principios o grandes referentes políticos.
Espacial
Como dice Walter Chávez el término de izquierda política tuvo un origen topográfico:"durante la instauración de la Convención Nacional Francesa en 1791, los llamados jacobinos[…] se ubicaron en el lado izquierdo del foro; mientras que los girondinos […] se situarona la derecha. El centro fue ocupado por una masa indiferenciada que tomó el nombre de‘llano’ o ‘marisma’; políticamente la nada" (2005, p. 2). Por tanto el origen de la distinciónfue espacial y en términos horizontales –izquierda y derecha– y no verticales –arriba yabajo–, aunque es posible cruzar los dos ejes –izquierda-abajo y derecha-arriba– esto nosiempre funciona, pues en los países socialistas ¡la izquierda no estuvo propiamente abajo
8
!
extenso libro dedicado al tema, concluye que los sectores populares niegan la distinción burlándose de ella comoocurre en los carnavales, especialmente de la que opone el gusto "puro" –o filosófico– al gusto "vulgar" (
cf 
.Ibídem, p. 502).
6
Tal vez sea conveniente tener en mente la advertencia que hace Ágnes Heller en el sentido de que es inútilque la izquierda busque principios que sean exclusivamente "suyos". Para la autora "el fuerte del socialismoha sido durante mucho tiempo su capacidad para interpretar estos principios –libertad, igualdad y fraternidad–de un modo radicalmente nuevo" (Heller, 1994, p. 108).
7
Este será un tema a profundizar en la investigación propuesta, de la que el Cuadro Sinóptico de laizquierda colombiana que anexamos es sólo un abrebocas.
8
Otra cosa será la presencia espacial de grupos de izquierda en diversas partes de un territorio como elcolombiano. En la futura investigación habrá que precisar afirmaciones como las de Juan Guillermo Gómez,para quien el maoísmo predominó entre la población estudiantil de Antioquia –explicada posiblemente porcontinuidades religiosas–, mientras los del Valle fueron más influidos por el troskismo (
cf 
. 2005, p. 67). Haymás literatura sobre la presencia territorial de los actores armados que en su momento se analizará en estainvestigación.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->