Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Discurso Sala Senado Aborto Terapeutico 21 Marzo 2012

Discurso Sala Senado Aborto Terapeutico 21 Marzo 2012

Ratings: (0)|Views: 577|Likes:
Discurso H. Senadora Ximena Rincón
Ley de Aborto
Discurso H. Senadora Ximena Rincón
Ley de Aborto

More info:

Categories:Types, Speeches
Published by: Eduardo Nacho Gutierrez Muñoz on Mar 21, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/11/2013

pdf

text

original

 
Discurso H. Senadora Ximena RincónLey de AbortoSeñor Presidente:
Hace unos pocos años, el Premio Nobel de la Paz Elie Wiesel pronunció un discurso
histórico titulado “
¿Qué es la indiferencia?
”.
 
“¿Qué es la indiferencia?
Wiesel señala:
Etimológicamente, la palabra significa «falta dediferencia». Un estado extraño y poco natural en el cual no se distingue entre la luz y laoscuridad, el amanecer y el atardecer, el crimen y el castigo, la crueldad y la compasión, el bien y el mal.¿Cuáles son sus caminos y sus consecuencias ineludibles? ¿Se trata de una filosofía? ¿Puede concebirse una filosofía de la indiferencia? ¿Es posible considerar la indiferenciacomo una virtud? ¿Es necesario, en ocasiones, practicarla para mantener la cordura, vivir con normalidad, disfrutar de una buena comida y una copa de vino, mientras el mundoque nos rodea sufre unas experiencias desgarradoras?.Evidentemente, la indiferencia puede resultar tentadora. En ocasiones, incluso seductora.Resulta mucho más fácil apartar la mirada de las víctimas. Es mucho más fácil evitar estasabruptas interrupciones a nuestro trabajo, nuestros sueños y nuestras esperanzas. A fin decuentas, es extraño y pesado implicarse en el dolor y la desesperación de los demás. Parauna persona indiferente, sus vecinos carecen de importancia. Por tanto, sus vidas carecende sentido para él. Su dolor oculto o incluso visible no le interesa. La indiferencia reduce al otro a una abstracción. [...]En cierto sentido, ser indiferente a ese sufrimiento es lo que deshumaniza al ser humano. A fin de cuentas, la indiferencia es más peligrosa que la ira o el odio
La indiferencia nosuscita ninguna respuesta. La indiferencia no es una respuesta. La indiferencia no es uncomienzo; es un final. Por tanto, la indiferencia es siempre amiga del enemigo, puesto quebeneficia al agresor, nunca a su víctima, cuyo dolor se intensifica cuando la persona se
 
siente olvidada. El prisionero político en su celda, los niños hambrientos, los refugiados sin
hogar… No respo
nder a su dolor ni aliviar su soledad ofreciéndoles una chispa deesperanza es exiliarlos de la memoria humana. Y al negar su humanidad, traicionamos lanuestra.
” 
 
Señor Presidente: ¿podemos ser indiferentes ante un dolor tan profundo como el queviven miles de chilenas y chilenos, en la penumbra de la indefinición que no hemos sidocapaces de resolver como una sociedad democrática?
La ausencia de discusión, deposturas claras, la negación constante y persistente y casi culposa que como sociedad ymás aún, como mundo político durante años hemos tenido, me hacen recordar laspalabras de Wiesel.
Por ello, mi primera definición en torno a este debate es que no solodebemos abordarlo, sino que debemos resolverlo aquí y ahora
. No me excusare dedebatir esta materia, tanto el dolor de mujeres y hombres que han pasado por las diversassituaciones que se exponen en este debate, como la protección de la vida nos exige
 –
meexige
 –
evitar la indiferencia y abrirse a escuchar, dialogar, comprender, acoger, definir ydecidir.Como ha señalado mi camarada y Diputado Victor Torres en su Carta Abierta a lossenadores democratacristianos: el primer aborto deliberativo es el que cercena lacapacidad de debatir y develar la verdad a partir del razonamiento como herramientafundamental para la construcción de dicha aspiración.
En consecuencia, la discusiónsobre el aborto en Chile es el primer hijo no nato, del constante aborto intelectual quesignifica negarse a la idea de legislar. Esto nos permitirá abrir la discusión entrampada,independiente de la postura que en el debate tengamos, o la votación que finalmente seimponga en su discusión en particular.
Ese ya sería al menos un gesto político quepermitiría poder decirle
a nuestros ciudadanos que no nos resulta “indiferente” los
problemas y dolores a los que se ven enfrentados en un tema tan delicado como el quenos ocupa. Como lo ha dicho hace pocos días una valiente mujer que nos ha regalado eltestimonio de su propia experiencia:
“El aborto terapéutico, embriopático o p
or violacióntiene que ser regulado en Chile, porque, lamentablemente, las mujeres se venenfrentadas a un proceso de dolor de tal envergadura que el Estado no puede decidir por 
 
ellas. Para mí no es un tema de derechos de la guagua contra derechos de la madre. Estees un caso de sufrimiento, de tragedia. Y dentro de esa tragedia el Estado tiene quedecidir cómo relacionarse con ésta. Y dar el espacio de discernimiento para que las
mujeres y su entorno decidan si terminar o continuar con el embarazo”.
 
Una vez resuelto el dilema de permitir o no el debate, comienza otro, el de fondo.
Y eneste caso, el dilema no es menor, más aún cuando las consignas instaladas socialmenteson, en extremo, las máximas de autonomía plena en la decisión de la mujer respecto desu cuerpo versus aquella de defensa de la vida del que esta por nacer.
Señor Presidente. ¿cual es el tema sometido a debate?
Estamos discutiendo una serie de proyectos de Ley que, aunque diversos en su contenido,básicamente apuntan a modificar la actual legislación con el propósito de permitir elaborto
 –
esto es la interrupción del embarazo cuya consecuencia directa es la muerte delembrión o feto - en determinadas circunstancias.El primero de ellos, presentado por el Senador Escalona, propone retrotraer la legislaciónal estado previo a la modificación del Código Sanitario realizada en 1989
que prohibió ensu artículo 119 la realización de cualquier acción cuyo fin sea provocar un aborto
, de
manera tal que se pueda “interrumpir el embarazo, sólo con fi
nes terapéuticos, mediante
intervención médica, cuando esta sea documentada por dos médicos cirujanos”.
1
 El segundo proyecto, de los Senadores Girardi y Ominami, propone
también mediante lamodificación del Código Sanitario
permitir la interrupción del embarazo con los finesterapéuticos, eugenésicos o ético-sociales establecidos en el mismo proyecto, es decir: Encaso en que esté en riesgo la vida de la madre y no existan otros medios para evitar dichoriesgo; cuando el feto presente o se establezca clínicamente que presentará graves taras omalformaciones físicas o psíquicas; cuando el embarazo sea consecuencia de un hechoconstitutivo del delito de violación (dentro de las primeras 12 semanas de gestación).
2
 
1
Proyecto de Ley que establece interrupción terapéutica del embarazo (Senador Escalona, Boletín N° 6.522-11).
2
Proyecto de ley que modifica el Código Sanitario, señalando los casos en los cuales se podrá interrumpir elembarazo (Senadores Girardi y Ominami Boletín N° 6.591-11).

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Paula Parra liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->