Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Providencia y Confianza en Dios

Providencia y Confianza en Dios

Ratings: (0)|Views: 109|Likes:
Published by fabianvzq

More info:

Published by: fabianvzq on Mar 23, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/15/2014

pdf

text

original

 
La Providencia y la Confianza en Dios
Radio Cristiandad
 
Radio Cristiandad: www.radiocristiandad.wordpress.com
1
LA PROVIDENCIA Y LA CONFIANZA EN DIOS
R. P. Réginald Garrigou-Lagrange, O. P.
LA EXISTENCIA DE DIOS Y LA PROVIDENCIA
 
CAPÍTULO PRIMERODIOS, PRIMER MOTOR DE LOS CUERPOS Y DE LOS ESPÍRITUS
 
En Dios tenemos la vida, el movimiento y el ser 
(Act. 17, 28) Antes que declaremos el sentido y el alcance de las pruebas de la existencia de Dios y de la Providencia,bueno será indicar un argumento general que virtualmente los comprende todos. Y es como sigue:
El más no sale del menos 
,
lo más perfecto no puede venir de lo menos perfecto 
, que es incapaz de producir nadaque le aventaje. Ahora bien, existiendo en el mundo seres vivientes y dotados de razón, que llegan a la existencia y luegodesaparecen, síguese que los tales, sean de ahora o de tiempos pretéritos,
no existen por sí mismos 
.Luego, esos seres que decimos requieren una
causa existente por sí misma 
. Es, pues, necesario que
ab æterno 
, de toda la eternidad, exista un
Primer Ser 
, que a nadie le deba el ser, sino a sí mismo, y seapoderoso para darlo a otros, un
Primer Viviente 
, una
Primera Inteligencia 
, una
Primera Bondad 
y
Santidad 
.De otra suerte, jamás habrían existido la vida, la inteligencia, la bondad y la santidad que en este mundoadmiramos.Tan sencillo argumento, asequible a la razón natural, puede tratarse a la manera propia de los filósofos;que no se hallará defecto en él.El más no puede salir del menos, como de su causa plenamente suficiente y eficaz; si ello fuera posible,ese más de perfección carecería de causa, de razón de ser, sería en absoluto ininteligible. Gran absurdo esbuscar el origen de la inteligencia o de la bondad de Jesucristo y de los santos, de un San Juan, de un SanPablo, o de un San Agustín, en la materia vacía de inteligencia, en la fatalidad material y ciega.Esta prueba general que acabamos de señalar se especifica y declara mediante otras pruebas particulares,de las cuales la primera está tomada de la consideración del movimiento de los cuerpos y de los espíritus,por el cual se demuestra ser Dios el
motor primero 
de todos los seres, así espirituales como materiales.
***
Trató ya en su tiempo esta prueba sacada del movimiento el filósofo Aristóteles, y la expone el Doctor Angélico, Santo Tomás, en la I, q. 2, a. 3 de la Suma Teológica, en la forma que a continuación sedeclara.
***
En todos los seres del mundo hay movimiento, desde los inferiores hasta los más elevados 
El punto de partida de la argumentación de Santo Tomás es el hecho cierto y comprobado de la
existencia del movimiento en el mundo 
: movimiento
local 
de los cuerpos inanimados; movimiento
cualitativo 
delcalor que aumenta o disminuye; movimiento
progresivo 
de las plantas; movimiento del animal que
apetece 
el alimento y tras él corre; movimiento de la
inteligencia humana 
que pasa de la ignorancia alacto de entender, primero de una manera confusa, y por fin distintamente; movimiento de nuestra
voluntad espiritual 
, que, no queriendo primero un objeto, luego lo apetece, y lo desea con ardor;movimiento de nuestra voluntad, la cual, queriendo el fin, quiere luego los medios que a él conducen.
Estamos ante un hecho universal 
; hay movimiento en los seres del mundo, desde la piedra lanzada en elespacio, hasta nuestro espíritu y nuestra voluntad. Y podemos añadir que acá en la tierra
todo está 
 
La Providencia y la Confianza en Dios
Radio Cristiandad
 
Radio Cristiandad: www.radiocristiandad.wordpress.com
2
sometido al movimiento o a la mudanza 
, no solamente los individuos, mas también las naciones, lospueblos, las instituciones. Y cuando un movimiento llega al límite, viene otro a sucederle, como una oladel mar es seguida por otra, como una generación desplaza a otra: lo cual los antiguos significaron en larueda de la fortuna, que abate a unos para ensalzar a otros.¿Sera quizá que todo pasa y nada permanece? ¿que la inconsistencia es ley sin excepción? ¿o habremosde decir que nada hay estable y absolutamente fijo?
***
Todo movimiento exige un motor 
¿Cómo explicar el hecho del movimiento, ya corpóreo, ya espiritual?¿Se explicará acaso por sí mismo? ¿Estará por ventura en él mismo su razón o causa?Para responder a esta cuestión es ante todo necesario notar dos cosas:1ª) en el movimiento aparece
algo nuevo 
que exige explicación. ¿De dónde viene ese algo nuevo queantes no existía? Y no hay por qué distinguir los movimientos pasados de los actuales.2ª) El movimiento sólo existe en un móvil que se mueve, y tal movimiento es individual por sermovimiento de tal móvil. No hay movimiento local sin un cuerpo que cambie de lugar, ni flujo sin fluido, nicorriente sin agua; no hay vuelo sin ave, ni sueño sin soñador, ni movimiento voluntario sin un serinteligente.Pero si no hay movimiento sin un móvil, ¿podrá éste al menos moverse él mismo y de por sí solo sin causaalguna?¿Puede la piedra de por sí ponerse en movimiento, sin que alguien la arroje en el espacio, o sin que otrocuerpo la atraiga? ¿Puede el metal frío de por sí adquirir temperatura más elevada, sin un foco de calorque efectúe dicha transformación térmica?El ser viviente, me diréis, tiene la propiedad de moverse por sí mismo. Cierto. Pero ¿no hay en el serviviente una parte móvil y otra motriz? Si la sangre corre por las arterias del animal, ¿no es acaso porquela hace circular el corazón con sus contracciones? Y viniendo al hombre, si se mueve la mano, ¿no es por ventura la voluntad quien la mueve? Y si a su vezla voluntad se mueve, si pasa de la indeterminación a la determinación, ¿no será indispensable que seamovida por algo,
por algún bien 
? ¿Bastará quizá para ello que el tal bien le sea presentado? ¿No seránecesario
que ella vaya 
, o sea llevada,
hacia dicho 
bien?De hecho la voluntad se mueve en busca de los medios, porque
primero quiere el fin 
; pero si se trata del
primer acto volitivo del fin 
, como sucede al iniciarse nuestra vida racional, o por la mañana al despertar,cuando comienza a actuar la voluntad, ¿no se requerirá una
moción superior 
que haga entrar en ejercicionuestra actividad volitiva, una moción que haga pasar nuestra voluntad del estado de reposo, de lainactividad, a su primer acto, causa de los siguientes? Aquí hay
algo nuevo 
, que requiere una causa; y noposeyendo todavía nuestra voluntad esa nueva perfección, no puede ella dársela a sí misma. El más nosale del menos. (Santo Tomás, I
a
-II
æ
, q. 9, a. 4; q. 10, a. 4).¿Diremos que la causa de tal movimiento particular de un cuerpo o de un espíritu es
otro movimiento anterior 
?Pero si se considera
el movimiento como tal 
, ya se trate del actual, ya de los precedentes, échase de verque consiste en
el paso de la potencia al acto 
. Ahora bien,
la potencia es menos perfecta que el acto 
; dedonde ella no puede dárselo a sí misma. El más saldría del menos, si para todo movimiento no hubieramotor.La piedra puede cambiar de lugar, moverse; si realmente se mueve, no es sin un motor que la arroje en elespacio o la atraiga.La planta pasa de la potencia al acto cuando crece; mas ello no sucede sin la influencia del sol, del aire, yde los jugos de la tierra.
 
La Providencia y la Confianza en Dios
Radio Cristiandad
 
Radio Cristiandad: www.radiocristiandad.wordpress.com
3
El animal pasa de la potencia al acto al ir hacia la presa que le atrae; mas ello no sucede sin el influjosuperior del instinto, que le impulsa a alimentarse de esto y no de aquello.El hombre pasa de la potencia al acto, de la ignorancia al conocimiento; su inteligencia se enriquecepaulatinamente. Mas no es ella quien se da a sí misma estas nuevas riquezas que antes no poseía.También nuestra voluntad pasa de la potencia al acto, y en él se afirma en ocasiones hasta el heroísmo.¿De dónde le viene esta nueva perfección? No teniéndola anteriormente, no ha podido dársela a sí misma.De donde,
todo movimiento 
, ya corpóreo, ya espiritual,
necesita una causa 
; el móvil no se mueve sinmotor.El motor puede ser interno, como el corazón del animal; pero si a su vez el motor es movido, necesita otromotor superior; el corazón que cesa de latir en la muerte, no puede de nuevo ponerse en movimiento.Sería preciso que interviniera el autor de la vida, que le dio y conservó el movimiento hasta el desgaste delorganismo.
Todo movimiento exige un motor 
: tal es el principio mediante el cual esclarece Santo Tomás el hechogeneral del movimiento.Los animales, privados de inteligencia, ven los movimientos sensibles; mas no pueden comprender quetodo movimiento exige un motor. No aprehenden el ser inteligible, las esencias inteligibles, ni las razonesde ser de las cosas, sino solamente los fenómenos sensibles: color, sonido, calor, etc. Por el contrario, elobjeto de nuestra inteligencia es el ser y las razones de ser de las cosas; por eso comprendemos que sinmotor no hay movimiento.
*
** 
Todo movimiento exige un motor supremo 
Todavía un paso más. Si todo movimiento, corporal o espiritual, exige un motor, ¿existirá por necesidadun
motor supremo 
?Muchos filósofos han afirmado con Aristóteles la posibilidad de
una serie infinita de motores accidentalmente subordinados en lo pasado 
; por ejemplo: que no haya tenido principio la serie degeneraciones animales; que no haya existido una primera gallina ni un primer huevo, antes bien, sincomienzo ninguno, de siempre haya habido gallinas ponederas; que el movimiento circular del sol no hayatenido comiendo ni haya de tener fin.Imaginémonos el ciclo de fenómenos meteorológicos constituido por la evaporación del agua de los ríos ydel mar y por la lluvia, en serie indefinida, sin una primera lluvia que inicie la serie de ciclos.Nosotros, los cristianos, sabemos por la Revelación que el mundo ha comenzado, que ha sido creado,
no ab æterno 
, sino en el tiempo. Es artículo de fe definido en los Concilios. Y precisamente por ser artículo de fe, y no sólo preámbulo de ella, sostiene Santo Tomás que no se puededemostrar con la sola luz de la razón que el mundo haya comenzado (I, q. 46, 2).¿Por qué sobrepuja esta verdad las fuerzas de nuestra inteligencia? Porque
ese comenzar del mundo depende de la libre voluntad de Dios 
.De haberlo querido, habría Dios creado el mundo miles y millones de años antes, y todavía con muchamayor anterioridad, sin que hubiera un primer día del mundo, sino sólo
una dependencia del mundo respecto del Creador 
: como la huella del pie en la arena depende del pie, y no habría comenzado, dehaber el pie siempre permanecido fijo.No parece, pues, imposible, dice Santo Tomás, que el mundo haya existido siempre, dentro de ladependencia del Creador; si bien la Revelación nos enseña que de hecho el mundo ha tenido principio.Pero si la
serie de motores accidentalmente subordinados en lo pasado 
puede ser infinita y no exige pornecesidad
un primero 
en el tiempo, no acontece lo mismo con la
serie de motores necesaria y actualmente subordinados en el momento presente.
 

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->