Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
CDG - Tensiones entre ética y política en el comportamiento parlamentario

CDG - Tensiones entre ética y política en el comportamiento parlamentario

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 981 |Likes:
César Delgado-Guembes propone un concepto que permite integrar ética y política en la actividad parlamentaria, y estudia el rol que tiene en este propósito la Comisión de Ética Parlamentaria en el Congreso del Perú
César Delgado-Guembes propone un concepto que permite integrar ética y política en la actividad parlamentaria, y estudia el rol que tiene en este propósito la Comisión de Ética Parlamentaria en el Congreso del Perú

More info:

Published by: César Delgado-Guembes on Dec 05, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/19/2013

pdf

text

original

 
¿ H
AY
 
ALGÚN
 
MODO
 
DE
 
SUPERAR
 
LA
 
TENSIÓN
 
ENTRE
 
ÉTICA
 
 Y
 
POLÍTICA
 
EN
 
EL
 
COMPORTAMIENTO
 
PARLAMENTARIO
?
Reflexiones sobre elpapel y utilidad de la Comisión de Ética
Por 
César Delgado-Guembes (
1
)
¿Es posible y hay ética en la política, o se trata de ámbitos impenetrables? ¿Qué tipo deética está presupuesta en el Estado de Derecho, sea el Estado puro de Derecho, elEstado social de Derecho, o el Estado constitucional de Derecho? ¿Existe un mandatoético universal suspendido en la lógica que sustenta el Estado de Derecho? ¿Qué papelcumple el Congreso en general y la Comisión de Ética en singular en el proceso deafirmación de la calidad ética de la conducta política de nuestros representantes?
 A. Premisas para examinar la cuestión ética en el comportamiento político
Dada la naturaleza de la Comisión de Ética, la misma que debe emitir opinión y juiciosobre temas propios de la conducta y de la disciplina de los representantes al Congreso apartir de una perspectiva preeminentemente ética, es importante dejar establecidos loslímites dentro de los cuales tal competencia se cumple y ejercita con validez. Estaexigencia es tanto más perentoria (pero no exclusiva) para aquellos casos en los que elcuestionamiento ético aparece respecto de conductas ocurridas antes de la definición delos principios de acción ética colectiva consignados en el Código de Ética del Congresoperuano (
2
).Una perspectiva básicamente intuitiva prescindiría de la definición de criterios o pautasúnicas a partir de las cuales valorar los hechos humanos según su moralidad, y afirmaríaque existe pluralidad de principios y que no hay regla a partir de la cual fijar la prioridadsen la cual quepa valorar dichos principios entre (
3
). Frente a la perspectiva
1
 
El autor es experto en derecho parlamentario, profesor de derecho parlamentario en la PontificiaUniversidad Católica del Perú, y funcionario del Congreso de la República, en el Perú. Ha sido Oficial Mayordel Congreso y Sub Oficial Mayor de la Cámara de Diputados, además de haber ocupado diversidad deposiciones en la estructura organizacional del Congreso. Luego de haberse desempeñado como Director deComisiones y Documentación hasta Julio del 2006, fue asignado como Asesor Parlamentario en la SubComisión de Acusaciones Constitucionales, y las Comisiones de Levantamiento de la InmunidadParlamentaria, y la de Ética Parlamentaria. Actualmente es Jefe del Centro de Documentación y Bibliotecadel Congreso.
2
Las reflexiones y referencias que siguen recogen criterios estimados como plausibles paraorientar el juicio ético, no aspirando a formularnos con carácter incontrastable, absoluto niexcluyente. Son únicamente alternativas metodológicamente sustentables, y por ello debe dejarseconstancia que adherir a corrientes diversas a las citadas en el texto pudiera traer comoconsecuencia la formulación de reflexiones diversas e incluso opuestas a las contenidas en esteInforme.
3
Rawls afirma que el intuicionismo es
la doctrina que mantiene que existe una familiairreductible de primeros principios que tienen que ser sopesados unos con otros preguntándonosqué equilibrio es el más justo
, y que no existe un orden superior que permita definir el énfasis entrelos principios que compiten en la tarea de administrar justicia. Ver Rawls, John (1979);
Teoría de laJusticia
, FCE, p. 44.
 
intuicionista se dan otras que sostienen la identificabilidad de principios éticos socialmentereconocibles, los mismos que admiten su priorización (
4
).La pluralidad de principios y la imposibilidad de su priorización es consecuencia de laposición que niega la existencia de una comunidad de criterios colectivos aceptablescomo más valiosos, los que pueden ser valorizados según una escala de prioridadestambién socialmente aceptada. El intuicionismo, sin embargo, admite impugnación. Éstaresulta del sustento de la posición que plantea y afirma la plausibilidad y sostenibilidad decriterios éticos socialmente reconocibles (
5
). Tal posición, sin embargo, no parte desupuestos ni imperativos de conducta categóricos como los que mantiene el idealismoracionalista (
6
)Sostener la existencia de criterios éticos socialmente reconocibles y la priorización entreellos puede deducirse tanto del criterio que se tenga en su formulación a partir de la
actitud 
de la persona desde la cual se fijan, o de las
consecuencias
de la conductamoral (
7
). De igual manera, la definición de los criterios éticos reconocibles y supriorización varían según que tales criterios y prioridad se establezcan en relación con unparadigma ético (posición no naturalista), o con una pauta ajena a la ética (posiciónnaturalista). Las definiciones de principios éticos basados en la
actitud 
, por ejemplo,pueden sostener que el principio de corrección ética dependerá de lo que determinadacolectividad tenga por tal, o puede afirmar que la corrección ética depende de un deber ser ideal. De igual modo, las definiciones de principios éticos según las
consecuencias
de la conducta, sostienen que el principio de corrección ética, por ejemplo, será el quemayor placer o ventaja produzca (posición naturalista), o el que mayor grado de bien ofelicidad genere (posición no naturalista) (
8
).En este sentido, como el objetivo es adoptar y formular opiniones éticas con alcancesválidos para todos los casos comunes y propios de la actividad parlamentaria, tal mandatoaleja a este órgano de una concepción intuicionista. La labor primaria entonces será la de
4
Es importante tener claridad que la reflexión y la teoría sobre la ética es una de lasdisciplinas especulativas de la razón. Cualquier opinión o afirmación relativa al deber ser, por lotanto, no debe estimarse como una pretensión de dictar una lección sobre qué se debe hacer, sinoúnicamente formulaciones que pueden orientar la formación del juicio y aportar criterios para tomar una acción respecto de una cuestión de naturaleza moral, como ocurre con los petitorios que sepresentan en relación con la conducta parlamentaria de los congresistas.
5
 
Ibidem
., pp. 49
6
En tal sentido, la afirmación de la plausibilidad de principios éticos sostenibles no sederivan del racionalismo kantiano, ni se asume para tales principios el carácter categórico de talesmandatos. Es pertinente recordar, en tal sentido, que según alguna corriente posterior a Kant seestimó que incluso el imperativo categórico no tiene tal carácter, y que no es sino otra forma delimperativo hipotético que criticó Kant, el mismo que, además, es una formulación sustentada en elegoísmo antes que en la supuesta pureza de la autonomía de la voluntad que garantizaría launiversalidad de tal imperativo categórico (véase, por ejemplo, la crítica de Schopenhauer a la
Cimentación para la Metafísica de las Costumbres
)
7
Ross es quien divide las posiciones que establecen principios de corrección entre lasposiciones de la actitud o de las consecuencias, y entre las posiciones naturalistas y nonaturalistas. Ver, Ross, David (1972);
Fundamentos de Ética
, EUDEBA, p. 5
8
 
Op. cit.
, pp. 5-6
 
afirmar cuáles serían esos criterios o principios centrales desde cuyo reconocimiento yaceptación cabrá evaluar la procedencia y sustento de las denuncias que conoce laComisión.En esta opinión se afirma que la posición más idónea para fijar los principios de conductaética en la conducta parlamentaria serán más acordes con el postulado de una sociedadpolíticamente democrática en la medida en que la argumentación tenga sustento encriterios no axiomáticos (por lo tanto, la posición naturalista), ya sea que se prefiera unesquema basado en la actitud (la aprobación de lo ético según una comunidad humana)como en las consecuencias de la conducta (orientadas a la maximización de la vida, o dela libertad). Una posición éticamente axiomática tendría carácter tautológico (la ética sesustentaría en el círculo cerrado del razonamiento ético como lo sería la afirmación deldeber por el deber, o del bien por el bien) y no admitiría otro razonamiento que el de laafirmación de imperativos categóricos de corte ideal, con insuficiente referencia a lacomunidad que sostiene dichos principios.Dejando sentada la premisa del naturalismo y en contra del axiomatismo ético(equivalente a la tautología de que la ética se sostiene a sí misma sin referente humanoajeno a ella y, por lo tanto, coherente con una posición idealista y racionalista). Al valorar la actitud o la consecuencia desde una perspectiva naturalista, será necesario discernir tanto principios formales como sustantivos. Más allá de los criterios propiamentesustantivos o materiales para evaluar el desempeño ético de los parlamentarios, esposible discernir algunos parámetros de significancia formal, a los que debe adecuarse ladefinición de los principios éticos sustantivos.A partir del supuesto de que cualquier concepción desde la cual hubiera de establecerseprincipios sustantivos o materiales de naturaleza ética debe cumplir con ciertasrestricciones formales. El papel de la Comisión de Ética tiene el mandato de asignar responsabilidades y reconocer la corrección sobre las acciones desarrolladas por losrepresentantes al Congreso. Este mandato vincula y sujeta su juicio por lo mismo a ciertascondiciones que garantizan la legitimidad de su función corporativa.Las restricciones éticas formales que constriñen el juicio ético sustantivo son principioscomo los de generalidad, universalidad de su aplicación, carácter público, el ordenamientode las demandas, y el carácter definitivo (
9
). De manera que lo que se entiende comoconcepto de cada uno de estos principios o restricciones formales del juicio ético quedeclaro, puede entenderse por generalidad la ausencia de particularidad y de singularidaden el juicio (los principios éticos no son justificables según un grupo sino según el todo);por universalidad, el carácter de inexcusable, inexceptuable o inexonerable de laaplicación del principio; por carácter público, la accesibilidad de todo acuerdo o normaética socialmente constituidos, adoptados o reconocidos; por orden, la priorización oconcertación transitiva de atención a las demandas en conflicto; y por el carácter definitivo, la condición firme y concluyente de las decisiones adoptadas sobre lo que sedefine como justo (
).
9
Las restricciones señaladas son tomadas de Rawls.
Ob. cit.
, pp. 129-135
10
Según el propio Rawls, el análisis de cada una de estas restricciones no amerita unareflexión detallada y puede evitarse, en razón a que
el mérito de cualquier definición depende de locorrecto de la teoría que resulte de ella; por sí misma, una definición no puede resolver ningunacuestión fundamental 
.
Ob. cit.
, p. 130

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Alfredo I. Piantini added this note
exelente!!!!
Emmily liked this
Yordany Monsanto liked this
Stephani Dayan liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->