Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Corte de Santiago rechazó recurso de protección por decisión de colegio de no renovar matrícula de alumno que presenta grave trastorno de desarrollo

Corte de Santiago rechazó recurso de protección por decisión de colegio de no renovar matrícula de alumno que presenta grave trastorno de desarrollo

Ratings: (0)|Views: 796|Likes:
Published by Francisco Estrada

More info:

Categories:Types, Research, Law
Published by: Francisco Estrada on Mar 26, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/01/2012

pdf

text

original

 
Santiago, veinte de marzo de dos mil doce.
VISTOS:
Se reproduce la sentencia apelada con excepción de los considerandos quinto, sexto,séptimo, octavo, noveno y décimo, que se eliminan.
Y se tiene en su lugar y además presente.PRIMERO:
Que los recurrentes apelan del fallo de la Corte de Apelaciones deSantiago que rechael recurso de protección interpuesto en contra de la SociedadEducacional Loyola S.A., Colegio San Francisco Javier de Huechuraba, solicitando larevocación del mismo.
SEGUNDO:
Que en el acápite quinto del recurso expresan que en la carta decancelación de matrícula la recurrida no hace alusión a la posibilidad de que el niño pudierahaber repetido kínder sin necesidad de expulsión, lo cual agrega, fue planteado por los padresdel menor.
TERCERO:
Que los recurrentes estimaron que la cancelación de la matrícula de suhijo constituye un acto arbitrario de la Sociedad recurrida que perturba gravemente elejercicio legítimo de los derechos consagrados en el artículo 19 Nros. 2, 11 y 24 de laConstitución Política de la República.
CUARTO:
Que “la arbitrariedad está dada por la falta de fundamento racional de unacto, cuando el acto se desarrolla por mero capricho, cuando hay falta de proporcionalidadentre el fin y los medios que se utilizan, cuando hay falta de hechos que justifiquen un proceder.(Derechos Fundamentales y Garantías Constitucionales, Tomo I, p. 303,Humberto Nogueira Alcalá).
QUINTO:
Que por otra parte la jurisprudencia ha establecido “que la arbitrariedadnecesariamente, desde un punto de vista conceptual, debe vincularse y relacionarse con lanoción de actuares u omisiones que pugnan con la lógica y la recta razón, contradiciendo elnormal comportamiento, sea de la autoridad o de los seres humanos en particular, que se rige por el principio de racionalidad, mesura y meditación previa a la toma de decisiones y no por mero capricho o veleidad.” (Sentencia Corte de Apelaciones de Puerto Montt Rol N° 317-2006, de fecha 14 de febrero de 2007, citada en el libro antes indicado).
SEXTO:
Que en este orden de consideraciones, cabe entonces determinar si ladecisión del Colegio de cancelar la matrícula al menor para el año 2012 importa arbitrariedaden los términos antes descritos habida consideración de los fundamentos de la recurrida, delos informes de diversos profesionales agregados de fs. 7 a 23, 64 y 65 y de lo expresado por la Rectora del Colegio en el informe que rola a fojas 123 de autos.
SÉPTIMO:
Que de la comunicación del Dr. Raúl Escobar, a fojas 65, surge que losavances significativos de la conducta y desarrollo del menor son resultado del apoyo regular y constante con sicología y terapia ocupacional y medicamentosa, destacando al efecto laimportancia del apoyo del Colegio; y en el informe del Centro Infantil Estimulen, de fojas181, se sugiere que el menor continúe en educación pre escolar común y con el tratamientoespecializado integral.En ninguno de los documentos acompañados, incluidos los anteriores,hay opiniones que puedan llevar a concluir que es negativo para el desarrollo y bienestar delniño repetir el curso de kínder, en tanto en el informe de la Rectora no se hace alusión a esta posibilidad, sino que se consignan las razones por las cuales el niño no puede ser promovidoa primero básico.
OCTAVO:
Que un análisis previo y racional de la decisión adoptada tendría quehaber contemplado la posibilidad de que el menor repitiera el curso, habida consideración delconocimiento que el Colegio tenía del diagnóstico de trastorno generalizado del desarrolloque sufre.Así entonces, la decisión adoptada por la Rectoría en conjunto con elConsejo de Profesores y equipo de Ciclo en cuanto a que por diversas consideraciones elmenor no podía ser promovido a primero básico y la consecuente cancelación de matrículaderiva la conducta en arbitraria, ello por la omisión, como ya se expresó, de la evaluación dela permanencia del menor en el régimen de condicionalidad en que había ingresado y permanecido en el Colegio para el efecto de repetir kínder y brindarle la oportunidadnuevamente de cursar dicho nivel.
 
Por estas consideraciones y atendido lo dispuesto en el artículo 19 Nros.2, 11 y 20 de la Constitución Política de la República y Auto Acordado de la Corte Supremasobre la materia,
se revoca
la sentencia apelada de cuatro de enero de dos mil doce, que selee a fojas 204 y en su lugar se declara que se acoge el recurso de protección formulado en lo principal de fojas 110 y, en consecuencia, se ordena a la recurrida dejar sin efecto la medidade cancelación de matrícula del estudiante José Ignacio Espinosa Balboa para el año lectivo2012, debiendo la Sociedad Educacional Loyola S.A., Colegio San Francisco Javier deHuechuraba, impartir las instrucciones necesarias para que el alumno aludido continúe comoestudiante de kínder, en las condiciones en que lo venía haciendo, esto es, con matrículacondicional y efectuar las evaluaciones pertinentes en la oportunidad más próxima posible enorden a determinar la factibilidad de que el menor continúe sus estudios en el Colegiorecurrido en el nivel básico.Se previene que
el Ministro señor Muñoz
estuvo por acoger el recursode protección y dejar sin efecto la medida de cancelación de la matrícula dispuesta por lasautoridades del referido establecimiento educacional, Colegio San Francisco Javier deHuechuraba, respecto del menor José Ignacio Espinosa Balboa, sin mayores declaraciones,debiendo estarse al cumplimiento de la determinación que dispuso el colegio respecto delestudiante en cuanto a su promoción a primer año de Educación General Básica.Para sostener su parecer, quien previene tiene especialmente enconsideración:1°.- Que la Carta Fundamental, en su artículo 1°, efectuó una declaración básica fundamental: “Las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos”. Con loanterior pone de manifiesto desde un inicio, que su preocupación son las personas, las que sinduda están dotadas de dignidad, esto es de la calidad, mérito y atributos connaturales a todoser humano para exigir que se respeten las condiciones para su realización material yespiritual dentro de la organización estatal, en la cual, también naturalmente, son titulares deun conjunto de derechos y garantías. Es posible sostener que dicha dignidad es un valor connatural a todo individuo de la especie humana, de carácter único, indivisible, igual,inalienable, irrenunciable e imprescriptible, que permite reconocerle la titularidad ylegitimación activa para que ella o cualquiera a su nombre solicite y reclame de toda otra persona, grupo de personas e instituciones nacionales e internacionales se le considere comoun individuo dotado de atributos de libertad, voluntad, autodeterminación responsable y personalidad. El respeto, protección y efectiva vigencia de tales condiciones es un deber delEstado y constituye una obligación de toda persona abstenerse de cualquier conducta que lasdesconozca.En este mismo contexto el Constituyente ha destacado que existenderechos y garantías individuales anteriores y superiores en valor al Estado mismo, que éstedebe respetar, garantizar y promover, los que están asociados a la naturaleza humana, sin quesea necesaria su enunciación exhaustiva.La protección del Estado, la reglamentación de un recurso y el acceso auna decisn judicial por medios simples, breves y expeditos que permitan amparaefectivamente tales derechos, es una consecuencia de la preeminencia de esos derechos ygarantías.“La dignidad de la persona y sus derechos fundamentales establecen losvalores esenciales en que se cimenta el consenso de la sociedad y legitiman el Estado,además de las garantías básicas para el desarrollo de la República Democrática y del Estadode Derecho” (Humberto Nogueira Alca, “Derechos Fundamentales y GarantíasConstitucionales, Tomo I, página 21, Librotecnia, 2007).Así el pueblo organizado, la Nación, el Estado reconoce que suexistencia tiene justificación en la medida que adquieran efectiva vigencia aquellos valoresque se concentran en todas y cada hombre y mujer. Ese presente, como la evolución de lahumanidad misma se reúne en toda persona, de modo que las acciones de reconocimiento,respeto, promoción, protección y efectiva vigencia de su dignidad, derechos y garantíaslegitiman a la sociedad misma, la que, igualmente, por este solo hecho adquiere justificación.2°.- Que la igualdad ante la ley importa que ante similares condiciones dehecho corresponde adoptar igual determinación, pero sin duda con antecedentes que lo
 
 justifiquen de manera racional y razonada, ponderando todos los elementos de juicio, puestoque la misma igualdad pueda llevar a una fundada discriminación para alcanzar una justadeterminación, puesto que, sin duda alguna, han de tenerse presente fundamentalmente las particularidades del caso, con mayor razón si se está frente a conductas humanas y enespecial de menores, puesto que son sus intereses el marco superior que ha de orientar laconducta a seguir. Son los intereses del menor los de mayor importancia, es el centro de la justificación de la medida. De otra forma no es posible entender la orientación constitucional,en particular en el caso de autos, en que debe ceder todo otro interés distinto al del menor amparado.La libertad de enseñanza, en su vertiente pasiva, reconoce a los padres elderecho a escoger el establecimiento de enseñanza para sus hijos, de manera tal que son los primeros llamadas a determinar el lugar en que se educarán sus hijos. Derecho que hanejercido los recurrentes, sin que se advierta motivo alguno que tenga la virtud de amagar esadeterminación, puesto que es reflejo de su autodeterminación y libertad.Por último, la Constitución Política de la República asegura el derechode propiedad en sus diversas especies, sobre toda clase de bienes, sean éstos corporales eincorporales, encontrándose dentro de estos últimos aquellos que derivan del derecho de loscontratos y respecto de los cuales se tiene la legitimación activa para instar por su respeto yefectiva vigencia, en las distintas alternativas que regula el Derecho. Es así como losrecurrentes han optado por la acción constitucional de protección.3°.- Que la determinación del Establecimiento Educacional recurrido y lalimitación con que es acogido el recurso por este Tribunal amagan tales derechos y garantías,al disponer el primero una alternativa que fuerza la voluntad de los padres en forma ilegítima:Si se queda en el colegio, repite. Si lo sacan del colegio, pasa a primero básico.Esta última alternativa queda del todo excluida por reglamentación delEstado, el cual evaluando profesionalmente, de manera general y considerando todos losantecedentes que dicen relación con el normal desarrollo de los menores ha dispuesto en el“Reglamento de Evaluación y Promoción Escolar de Niñas y Niños de Enseñanza Básica”,contenido en el Decreto Exento Nro. 511 del Ministerio de Educación del año 1997, en suartículo 10:“Serán promovidos todos los alumnos de 1º a 2º y de 3º a 4º año deEnseñanza Básica, que hayan asistido, a lo menos, al 85% de las clases, considerando que sedispone de dos años completos para el cumplimiento de los Objetivos Fundamentales yContenidos Mínimos Obligatorios correspondientes a estos cursos. No obstante, el Director del establecimiento y el Profesor Jefe podrán autorizar la promoción de alumnos con porcentajes menores de asistencia, fundados en razones de salud u otras causas debidamente justificadas.” A continuación el artículo 11 del mismo conjunto normativo prevé: “Para la promoción de los alumnos de a y de hasta o de enseñanza sica, seconsiderarán conjuntamente, el logro de los objetivos de los subsectores, asignaturas oactividades de aprendizaje del plan de estudio y la asistencia a clases.”De lo anterior aparece en forma palmaria que los alumnos de 1° año básico solamente deben cumplir requisitos de asistencia y se encuentran excluidos delcumplimiento de las exigencias adicionales para su promoción al nivel educacional superior,en consecuencia, más aun entonces debe entenderse que lo están quienes cursan kínder, comoresulta ser precisamente el caso de que se trata en autos.4°.- Que la dignidad del menor amparado, como la de sus padres se veconculcada por una determinación del Establecimiento recurrido, la cual puede ser calificadade arbitraria, al carecer de un fundamento apropiado que permita limitar los derechos de queson titulares, como por ilegalidad, al ser contraria al ordenamiento jurídico.Por lo anterior es que el ministro que previene, estima que el órgano jurisdiccional carece de competencia para disponer la repitencia de un menor que cursaeducación pre básica, tanto en una determinación objetivamente considerada, como en sumérito, sin contar con todos los elementos de juicio necesarios para evaluar el desempeño delmenor de manera integral en todo el período anual. De igual modo resulta improcedentedisponer o avalar una medida en tal sentido, al existir la reglamentación pertinente que ladescarta de plano para la situación planteada respecto del menor amparado.Redacción de la Ministra señora Sandoval y de la prevención su autor.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->