Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword or section
Like this
5Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Iniciacion en El Misterio de Dios

Iniciacion en El Misterio de Dios

Ratings: (0)|Views: 2,430|Likes:
Published by Carpe Diem

More info:

Published by: Carpe Diem on Dec 06, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

01/06/2013

pdf

text

original

 
NOS ENCONTRAMOS CON DIOS EN CRISTO
OBJETIVO CATEQUETICO* Descubrir que en el encuentro con Cristo nos encontramoscon el propio misterio de Dios.* Toma de conciencia de los interrogantes y reaccionesque suscita en nosotros el misterio de Cristo.211. ¿Quién es éste?"Subió Jesús a la barca, y sus discípulos lo siguieron. De prontoselevantó un temporal tan fuerte, que la barca desaparecía entre lasolas;El dormía. Se acercaron los discípulos y lo despertaron gritándole:¡Señor, sálvanos, que nos hundimos! El les dijo: ¡Cobardes! ¡Quépocafe ! Se puso en pie, increpó a los vientos y al lago, y vino una grancalma. Ellos se preguntaban admirados: ¿Quién es éste? ¡Hasta elvientoy el agua le obedecen!» (Mt 8, 23-27).212 ¿Qué dice la gente...?Llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta preguntaasus díscípulos: ¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?»Elloscontestaron: Unos dicen que Juan Bautista; otros, que Elias; otros,queJeremias o uno de los profetas (Mt 16, 13-14). El pueblo reconoceenJesús a un profeta. Pedro ha llegado más lejos: le ha sido dado acomprender que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios vivo. Jesús lesrecomienda silencio. El pueblo espera un mesías político, peroJesús nova a responder a semejante expectativa (Jn 18, 36). Sus caminossondiferentes (Mt 16, 21 ss.).213. Los interrogantes de hoy y de siempre También hoy, comohaceveinte siglos, la figura de Jesús suscita profundos interrogantes:¿Quiénes realmente Jesús? ¿Un gran hombre del pasado? ¿Un
 
revolucionario?¿Un profeta? ¿Un mito? ¿Un guerrillero? ¿Un hermano para cadahombre? ¿Alguien que actúa en nuestra vida? ¿Aquél sin el cualnadatendría sentido?214. Y vosotros... ¿quién decís que soy yo?Tras el sondeo de lo que dice la gente, Jesús hace la preguntadirecta:«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» (/Mt/16/15). Decir suponeaquíconfesar, reconocer el misterio de Cristo o, por el contrario,negarlo. Enel camino de los hombres hacia Cristo hay un punto en el que unodejade ser espeCtador, para comenzar a ser protagonista de una luchaen laque de nada sirven los términos medios: "el que no está conmigo,estácontra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama" (Lc 11, 23).215. "Tú eres el Cristo.."A la pregunta de Jesús, Pedro responde resueltamente, con la luzqueprocede de lo alto: "Tú eres el Mesias, el Hijo de Dios vivo» (Mt 16,16).Discernir quién es Jesús es para Pedro, Nicodemo, el centurión,losendemoniados, Tomás..., etc., una cuestión planteada a partir delapresencia gratuita del misterio de Cristo. Cada cual lo comprendea sumodo y a diferente nivel, según la situación o condición de cadauno.216. Reacciones diversas ante el misterio de Cristo: la admiraciónAsí, por ejemplo, el pueblo percibe en él un profeta. Nicodemo veenJesús un maestro venido de parte de Dios, porque nadie puedehacer esos signos, si Dios no está con él (Jn 3, 2). El centurión ha creídoqueJesús tiene poder sobre la enfermedad, que le está sometida y leobedece, como los soldados acatan órdenes superiores (Mt 8, 5-13). Los
 
discípulos, ante la tempestad calmada, descubren algo tanextraordinarioy trascendente que sólo pueden formular en forma de pregunta:"¿Quiénes éste? ¡Hasta el viento y el agua le obedecenb" (Mt 8, 27). ElPadrecelestial revela a Pedro la respuesta certera y exacta que nopuedeprovenir "de la carne ni de la sangre": Tú eres el Mesías, el Hijo deDiosvivo (Mt 16, 16-17).217. El escándalo de lo cotidiano J/ESCANDALO:Por otro lado, quienes vieron y oyeron a Jesús de Nazarettropezarona veces con el hecho de haberle conocido desde hacía muchotiempo ensu vida cotidiana. ¿Cómo comprender entonces el misterio de unhombrea quien hemos conocido de niño y de adolescente?: "Fue a suciudad yse puso a enseñar en la sinagoga. La gente decia admirada: ¿Dedóndesaca éste esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo delcarpintero?...Y aquello les resultaba escandaloso. Jesús les dijo: Sólo en sutierra y ensu casa desprecian a un profeta" (/Mt/13/54-57).218. Un discernimiento a través de la repulsaExiste también un conocimiento negativo, un discernimiento en elodio,una intuición a través de la repulsa, de lo que es en el fondo JesúsdeNazaret. Esta es la experiencia de los endemoniados. Vinieron asuencuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, y tanfuriososque nadie podía pasar por aquel camino. Y se pusieron a gritar:«¿Quéquieres de nosotros, Hijo de Dios? ¿Has venido a atormentarnosantesde tiempo?» (Mt 8, 29; cf. Mc 5, 1-2(); Lc 8, 26-39).219. Una resistencia profunda y dolorosa

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->