Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Viña de Nabot- 1 Rey 21

La Viña de Nabot- 1 Rey 21

Ratings: (0)|Views: 878 |Likes:
Published by Carpe Diem
1 rey 21
1 rey 21

More info:

Published by: Carpe Diem on Dec 06, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/25/2013

pdf

text

original

 
LA TOMA DE LA VI
Ñ
A (Y LA VIDA) DE NABOT(1 REY 21)
Para explorar el tema de la corrupci
ó
n denunciada por los profetas de Israel, me parece que no hay mejorcamino que invitar a los lectores a centrar la atenci
ó
n en un caso ejemplar: el fraudulento proceso judicial de penacapital levantado contra Nabot por los oficiales locales, a instigaci
ó
n de la reina Jezabel para satisfacer los antojos delrey Ajab, quien codiciaba un terreno ajeno. Dicho proceso fue desenmasacarado y denunciado por or
á
culo prof 
é
ticopronunciado por El
í 
as, seg
ú
n el relato de 1 Rey 21. El caso es complejo y tiene much
í 
simos elementosinterrelacionados que invitan comentario.
1
 Dividimos el cap
í 
tulo en cuatro secciones: la coyuntura y presentaci
ó
n depersonajes: vv. 1-4;
I. La coyuntura: Nabot en el reinado de Ajab con Jezabel (vv. 1-4)
El asesinato de Nabot para conseguir un terreno suyo, apetecido por el rey de Israel, ser
í 
a
un casoejemplar
, un caso revelador, pero probablemente no un caso aislado ni at
í 
pico del reinado de Ajab en Israel.
2
 
Los rasgos de este triste relato coinciden demasiado bien con lo que sabemos de la monarqu
í 
a
ó
mride paracreer que sea una excepci
ó
n o aberraci
ó
n, un "momento de debilidad" o "cuarto de hora de locura" de Ajab;menos todav
í 
a de Jezabel. Veamos un poco el contexto hist
ó
rico e ideol
ó
gico del relato, antes de entrar enlos detalles del suceso.
Ajab
, segunda generaci
ó
n de la poderosa dinast
í 
a omride,
3
 se cas
ó
con
Jezabel
, hija del rey de Tiro(primer puerto fenicio que dominaba el comercio mar
í 
timo en el litoral oriental del Mediterr
á
neo).Conviene notar que el
estilo de monarqu
í 
a
fenicio --como el de los pueblos paganos del Antiguo MedioOriente en general-- era absolutista, sin que nada ni nadie se opusiera al "dominio eminente" del rey. Muydiferente era la situaci
ó
n en Israel, donde la monarqu
í 
a estaba subordinada a la Alianza (una especie de
1
Nuestros lectores se dar
á
n cuenta de la impresionante semejanza entre este relato y las historias que se van tejiendodiariamente en las pantallas y los peri
ó
dicos, en el Congreso y en los juzgados, con la imposici
ó
n ling
üí 
stica de unaserie de palabras que han irrumpido descortesmente en nuestro vocabulario nacional: vladivideos, vladivcasets,vladid
ó
lares... Un an
á
lisis m
á
s sistem
á
tico del tema de la corrupci
ó
n, tanto de la Biblia como de la sociedadfujimontesinista, tendr
á
que esperar a personas m
á
s capaces que yo.
2
As
í 
opina el prestigioso historiador de Israel, J. Bright (Historia de Israel, p. 293).
3
Esta dinast
í 
a recibe su nombre de Omri, padre de Ajab. Cf. 1 Rey 16,16b-28
1
 
monarqu
í 
a constitucional, por lo menos en teor
í 
a)
4
, y los reyes se encontraban vulnerables a las cr
í 
ticas,intervenciones y vaticinios de los profetas que hablaban en nombre de Dios. El choque de las dosconcepciones de la monarqu
í 
a --entre la de Jezabel y la de Ajab-- parece ser reflejado en el comentarioir
ó
nico de Jezabel ante la "imposibilidad" de Ajab de conseguir lo que quer
í 
a: "¿Eres t
ú
realmente rey deIsrael?" (v. 7).Las
prioridades del reinado de Ajab
parecen haber sido: 1)
la unidad o pacificaci
ó
n de su reino
, mediante el sincretismo religioso
5
 --cosa factible para los fenicios (polite
í 
stas devotos de Baal) peroabominable para los israelitas (por lo menos para los que se manten
í 
an fieles al monote
í 
smo yahvista)--; 2)el
desarrollo de la econom
í 
a
: su matrimonio con Jezabel probablemente respond
í 
a a su deseo de lograralianza y contratos con la potencia mar
í 
tima comercial que ella representaba, y ciertamente su reinado era degran prosperidad para la clase gobernante, seg
ú
n las excavaciones del palacio de marfil de Ajab,
6
 y 3) el
 poder 
í 
o y la expansi
ó
n militar 
(cf. las intrigas y campa
ñ
as militares de Ajab mencionadas en 1 Rey 20 y22 y algunas inscripciones asirias
7
). Carlos Mesters ha notado que en lo referente a la sequ
í 
a anunciada porEl
í 
as (1 Rey 17-18), mientras la gente mor
í 
a de hambre y sed (1 Rey 17,7-12) Ajab se preocup
ó
m
á
s bien delos caballos y mulos (1 Rey 18,5), s
í 
mbolos estos del poder
í 
o militar y econ
ó
mico, respectivamente.
8
 Pareceextra
ñ
amente actual ese retrato en pocas palabras de un gobernante que da prioridad a los gastos militares ocomerciales de la clase alta, antes que a la sobrevivencia del pueblo.Parece que Ajab quer
í 
a ser un rey bueno y piadoso (1 Rey 20; 22), respetuoso de las leyes y elderecho (1 Rey 21, 2-4), pero es calificado por la Historia Deuteron
ó
mica como "peor que todos sus
4
Cf. Dt 17,14-20 (vv. 18-20 hablan de la necesidad de sujetarse a los preceptos de la ley) y sobre todo 1 Sam 10,25,que menciona un "libro" puesto "ante el Se
ñ
or" por Samuel, iniciador de la monarqu
í 
a, en el que estaban escritos los"derechos" (¿y deberes?) del rey.
5
Si bien Ajab nunca reneg
ó
expl
í 
citamente de su religi
ó
n jud
í 
a, y parece haber
tolerado
m
á
s que fomentado el cultoa Baal, su esposa Jezabel s
í 
 
 promov
í 
a
con todo el poder e influencia de su puesto la religi
ó
n de su pueblo. Seg
ú
n 1Reyes, Jezabel persegu
í 
a y mataba a los profetas de Yahv
é
h (1 Rey 18,4.13; 19,2.10), empadron
ó
a una multitud deprofetas ayayeros de Asera en la mesa real (1 Rey 18,19), y favoreci
ó
otros tantos profetas de Baal a quienes El
í 
asajusticiaba (1 Rey 18,19; 19,1-2). La confrontaci
ó
n mencionado en 1 Rey 22 sugiere que exist
í 
an adem
á
s
 falsos
profetas de Yahv
é
h, es decir ayayeros (vv. 6-8.13), mentirosos (vv. 22-23), del antiguo estilo ext
á
tico (v. 10), encontraste con los verdaderos profetas de Yahv
é
h como Miqueas y El
í 
as.
6
Cf. R. Dussaud, "Samarie au temps d'Achab": SYR (1929) 314-338; J.W. Jack Samaria in Ahab's Time(Edinburgo,1925); J.W. Crowfoot - G.M. Crowfoot Early Ivories form Samaria (Londres, 1938).
7
J.M.Miller yJ.H.Hayes A History of Ancient Israel and Judah (Westminster, Phila., 1986), 259-262.
8
C. Mesters O.Carm. El profeta El
í 
as: hombre de Dios, hombre del Pueblo Colecc. Biblia #13, Edicay,Cuenca/Verbo Divino, Quito. PP. 23-24
2
 
predecesores", por su matrimonio con la id
ó
latra Jezabel y su introducci
ó
n del culto pagano en Samaria (1Rey 16,30.33), y por dejarse corromper bajo la influencia de Jezabel en el caso de Nabot (1 Rey 21,25 ).
9
 
Como veremos en el pasaje analizado aqu
í 
, el rey permit
í 
a --a sabiendas-- que Jezabel actuara en su nombrecon prepotencia y contra toda justicia, atropellando los derechos y deberes de una persona inocente parafavorecer los intereses particulares del rey. Ajab abdicaba su autoridad real (que deb
í 
a ser ejercida enbeneficio del pueblo) en favor de una persona mucho m
á
s astuta y corrupta que
é
l: su esposa Jezabel,verdadera "eminence gris" detras del trono.De
Nabot,
el Yezraelita,
 
no nos dice casi nada el texto b
í 
blico de 1 Reyes: s
ó
lo que ten
í 
a una vi
ñ
acolindante con el palacio (veraniego) de Ajab en Jezrael, y que supo respetar las leyes y tradicionesreligiosas del pueblo jud
í 
o sobre la prohibici
ó
n de vender la tierra en perpetuidad, siendo
é
sta de patrimoniopermanente para cada familia
.Nabot es retratado como un inocente cogido en la vor
á
gine de la corrupci
ó
ny voracidad de los gobernantes, pero no es pura v
í 
ctima: sabe defender sus derechos ante las presionessutiles del rey (del econ
ó
micamente poderoso). Esta decisi
ó
n de no entregar "la herencia de mis padres", nien canje, por una vi
ñ
a mejor, ni "por dinero", lo hace un apto modelo de la terca fidelidad de los que no sedejan amilanar ni avasallar por las "ofertas irresistibles" del poderoso "Don Dinero" (o del sistemaneoliberal),
cuando aquellas "ofertas" significan la p
é
rdida o perjuicio de sus valores (herencia) culturaleso religiosos. Es testigo del imperio de los valores morales y espirituales por encima de criterios puramenteecon
ó
micos.
II. La anatom
í 
a de un perfecto "crimen legal" (vv. 5-16)
9
Pero hay que tomar en cuenta que no es la
ú
nica vez que 1-2 Reyes califica as
í 
a un rey malo: encuentramos frasessemejantes sobre Jeroboam (1 Rey 14,9); Roboam (1 Rey 14,22); Omri (1 Rey 16,25) y Manas
é
s (2 Rey 21,9-11).
10
Cf. Lev 25,23
11
En el sistema neoliberal, todo se hace a base del (supuesto)
beneficio
del interesado; todo queda supeditado alcriterio del mayor provecho. Ante ofertas "irresistibles" (de claro provecho para el interesado), todo otro "valor" debe(as
í 
va la filosof 
í 
a neoliberal) caer al suelo.
3

Activity (6)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
iris_toledo_12 liked this
eespina_588790 liked this
Jorge Gallardo liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->