Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
23Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Eliseo Verón, Semiosis de lo ideológico y del poder

Eliseo Verón, Semiosis de lo ideológico y del poder

Ratings: (0)|Views: 1,138 |Likes:
Published by Diego E. Suárez
Revista Espacios de crítica y producción, Nº 1. Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, UBA, 1984, pp. 43-51.
Revista Espacios de crítica y producción, Nº 1. Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, UBA, 1984, pp. 43-51.

More info:

Published by: Diego E. Suárez on Mar 29, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/28/2014

pdf

text

original

 
 
 
[43]
 
E
LISEO
V
ERÓN
 
Semiosis de lo ideológico y del poder
*
 
Revista
 Espacios de crítica y producción
, Nº 1. Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, UBA, 1984, pp. 43-51.
1. Producción del sentido. Materialidad del sentido. Dos “gramáticas”.
Se trata aquí de concebir a los fenómenos de
 sentido
como adoptando, por una parte, siempre laforma de investiduras en conglomerados de materias sensibles que, a raíz de eso, llegan a ser materias
 significantes
(investiduras susceptibles de resultar descriptas como conjuntos de
 procesos discursivos
), y
 
como remitiendo, por la otra, al funcionamiento de un
 sistema productivo.
Todo sistema productivo puedeconsiderarse como un conjunto de compulsiones cuya descripción especifica las condiciones bajo lascuales algo es producido, circula, es consumido. Otro tanto podría afirmarse respecto del sentido. Ahora bien, tales compulsiones, en lo que hace al sentido tal como puede localizárselo en las materiassignificantes que circulan en una sociedad, no constituyen ciertamente un conjunto homogéneo; lasmencionadas compulsiones no brotan de una misma fuente, no tienen todas los mismos fundamentos niremiten al mismo tipo de “leyes”. Dicho de otra manera, hay sistemas diferenciados de funcionamiento dela producción de sentido, cuya descripción exige recurrir a conceptos y modelos diferentes. En este caso,nos interesa aquello que, entre esas múltiples compulsiones en la producción del sentido, remite a losvínculos que mantiene el sentido con los mecanismos de base del funcionamiento social, es decir por loque respecta al orden de lo
ideológico y
al orden del
 poder.
Pero esto no quiere decir que vayamos aubicarnos en un
nivel 
 particular del funcionamiento social o que vayamos a tratar un tipo de materiasignificante. Todo lo contrario:
el orden de lo ideológico y el orden del poder atraviesan a una sociedad de uno al otro extremo.
Ya volveremos sobre ello.Si se mira el cuadro general de una teoría de la producción de sentido, este último apareceinevitablemente como resultado de un
trabajo social 
(en
 
una terminología ligeramente diferente: comoengendrado por diversas
 prácticas)
. Por lo tanto, lo que se manifiesta bajo la forma de investiduras desentido en múltiples materias, es el trabajo social.
Sólo hay sentido en tanto incorporado a disposiciones complejas de materias sensibles.
Incluso si sequiere hablar de “representaciones” o de “sistemas de representaciones”; éstos, para el análisis de la producción de sentido, no pueden tener otra forma de existencia que la de investiduras significantes enmaterias. El punto de referencia obligado de toda empresa
empírica
en este ámbito, son los fenómenos desentido atestiguados, las disposiciones de materias significantes portadoras de sentido, los conjuntossignificantes que han sido extraídos, por las necesidades del análisis, del flujo ininterrumpido de producción-circulación-consumo de sentido, en un contexto social dado. Lo que aquí llamamos“investidura” no es más que la
 puesta en espacio-tiempo de sentido,
 bajo la forma de procesosdiscursivos.
*
 
 Este trabajo se propone como esbozo de una problemática extremadamente vasta y compleja, de ahí que las cuestiones sean presentadas, en el espacio disponible, de una manera muy esquemática. Se invita al lector a completar esta lectura, sobre todoen lo que concierne al problema de lo ideológico, con la de otros artículos: “Remarques sur l'idéologique comme production de sens",
Sociologie et Sociétés;
 Montréal, 5 (2); 45-70, e “Idéologie et Communications de masse: sur la constitution du discours-bourgeois dans la presse hebdomadaire”,
Idéologies, littérature et société en Amérique Lattine,
 Editions de l'Université de Bruxelles, 1975: 187-226. La cuestión de lo ideológico en relación con el “discurso de la ciencia” se desarrolla detalladamenteen “Fondations” (en una colección de textos prontos a aparecer).
 
 
[44]
 
Se plantea aquí el problema del estatuto de una multiplicidad de conceptos analíticos utilizados enlas ciencias sociales para estudiar los funcionamientos concernientes al poder y a las ideologías. Esevidente que tales conceptos (por ejemplo: “instituciones”, “relaciones sociales”, “normas”,“dominación”, “representaciones”, y tantos otros) remiten a “lecturas” hechas por el sociólogo, por elantropólogo, de “paquetes” extraordinariamente complejos de materias significantes de todas clases. Unateoría de la producción de sentido debe interrogarse por los fundamentos de tales “lecturas”. Una teoría dela producción social de sentido no puede dejar de fundar, al mismo tiempo, su propia legitimidadepistemológica, en tanto discurso (con pretensión científica) sobre el sentido socialmente producido.Un abordaje que se proponga aplicar a los fenómenos de sentido el modelo de un sistema productivodebe postular relaciones sistemáticas entre conjuntos significantes dados (atestiguados) por una parte, ylos aspectos fundamentales de todo sistema productivo: producción, circulación, consumo. El estudio detales aspectos impone la descripción de las
condiciones
 bajo las cuales tiene lugar su funcionamiento.Puede hablarse así de condiciones de
 producción,
de
circulación,
de
consumo.
A estas última, preferimosllamarlas condiciones de
reconocimiento
1
.
Tales condiciones son ciertamente exteriores al conjuntosignificante, dado (atestiguado) que se haya tomado como objeto de análisis, pero no pueden considerarseextrañas al sentido en general: esta distinción entre sentido productivo y condiciones de producción nodebe reproducir la vieja dicotomía infraestructura/superestructura, como si el sentido fuera una “meseta”de la sociedad que tuviera “debajo” alguna realidad ausente de sentido. El fragmento más ínfimo decomportamiento social implica algún tipo de sentido. Hay pues sentido a ambos lados de la distinciónconjunto significante/condiciones de producción. La intervención del análisis es la que produce el corte.En el funcionamiento de una sociedad, nada es extraño al sentido; el sentido se encuentra
en todas partes.
Ahora bien, también lo ideológico y el poder se encuentran
en todas partes.
Dicho de otra manera:todo fenómeno social puede “leerse” en relación con lo ideológico y en relación con el poder. Decir quelo ideológico, que el poder, se encuentran en todas partes, es afirmar un principio de lectura y no la posibilidad concreta de llevarla a término: estamos muy lejos de poseer los instrumentos para mostrar laubicuidad del poder y de lo ideológico. Al mismo tiempo, afirmar que lo ideológico, que el poder, seencuentran en todas partes, es radicalmente diferente a decir que todo es ideológico, que todo se reduce ala dinámica del poder. En el universo social del sentido, hay
muchas otras cosas además
de lo ideológicoy del poder. Con esto pretendemos señalar que “ideológico”, “poder”, remiten a
dimensiones de análisisde los fenómenos sociales,
y no a “cosas” a “instancias” que tendrían un “lugar” en la topografía social.Pero ya volveremos sobre esto.Aunque especifiquemos nuestra empresa focalizándola en el funcionamiento del sentido en relacióncon los mecanismos de base de una sociedad, y por lo tanto en el orden del poder y el orden de loideológico, la ubicuidad de estas dimensiones no facilita las cosas: lo cierto es que tenemos que afrontar toda suerte de materias significantes. Ahora bien, es evidente que las articulaciones del sistema productivo no son de la misma naturaleza en los diferentes niveles del funcionamiento social. Uno puede“leer” lo ideológico en un sistema de comportamientos rituales, del mismo modo que puede hacerlo en ladisposición de la gestualidad cotidiana: puede mostrarse cómo un discurso de prensa, una conversaciónhogareña o un discurso fílmico
 se acoplan
en una dinámica que concierne al poder. En cada caso, lascondiciones de producción, de circulación, de reconocimiento, implican mecanismos diferentes, exigen la puesta en juego de análisis específicos. Si tratamos la circulación evanescente de las palabras ensituaciones sociales llamadas interpersonales, la producción de sentido no resulta sometida, a las mismascompulsiones que si nos interesamos por una circulación más “extendida” como podría ser la que hace posible el sustento tecnológico para el discurso escrito. Con todo, pueden precisarse algunos elementosconceptuales propios del modelo abstracto del sistema productivo de sentido considerado
en general.
Sonlos que permiten definir el proceso de investigación desde el punto de vista metodológico.Describir el trabajo social de investidura de sentido en las materias significantes consiste en analizar ciertas
operaciones discursivas
de investidura de sentido. Tales operaciones resultan construidas (o postuladas) a partir de las
marcas
 presentes en la materia significante. Dicho de otra manera, esas
1
 
 De los tres términos que designan los tres momentos,
conceptualmente
distinguibles, de un sistema productivo el de consumo parece el más crudamente económico cuando se lo aplica al ámbito de sentido. Probablemente, esto obedece al hecho de que enlos ensayos (muy variados) de transferencia del modelo “económico” a otros ámbitos, la instancia consumo precisamente hamerecido poca atención. Al no haber sido objeto de un trabajo de “metaforización” comparable al que se ha sometido a losotros dos términos, consumo continúa dando la impresión de ser un término “puramente económico”. En la situación actual, meha parecido preferible reemplazarlo por el de reconocimiento, que por otra parte ha sido utilizado en lingüística para aludir al momento “recepción” del circuito del lenguaje, a pesar de que tengo en cuenta que esto produce cierto desequilibrio. Con todo,en el estado actual de las cosas, cierta vacilación terminológica me parece inevitable; por otra parte, la estabilización sólo podría surgir a partir de una decisión individual.
 

Activity (23)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Pablo Mejias liked this
Agustin Peralta liked this
Flor889 liked this
celesuarez liked this
caresaana liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->