Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
ClínicaeImaginarioSocial[2]

ClínicaeImaginarioSocial[2]

Ratings:

4.67

(3)
|Views: 104 |Likes:
Published by psicologos911

More info:

Published by: psicologos911 on Dec 10, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/09/2014

pdf

text

original

 
Universidad Politécnica Salesiana del Ecuador 1er Congreso Ecuatoriano de Psicología Comunitaria
Clínica e Imaginario Social. Aportes para la intervención psicológica en el procesode envejecimientoRESUMEN
 Robert Pérez Fernández 
Universidad de la RepúblicaFacultad de Psicología. CSICMontevideo, UruguayEl presente trabajo incorpora aportes de la Psicología del envejecimiento y laPsicogerontología al trabajo clínico. Se plantea el concepto de imaginario social y surelación con la producción psicosocial de un tipo de sujeto y envejecimiento que se da alo largo de la vida, vinculado a un momento socio – histórico determinado. Se analiza el papel de este imaginario como productor realidad y de cristalizaciones de sentido,vehiculizándose a través de emblemas identificatorios, que se asientan en la identidadde las personas y por lo tanto en su proyecto de vida, re - direccionando el deseo. Seestudia el concepto de emblema identificatorio como productor de deseo y a éste, como producto social. Desde esta perspectiva, se considera la incidencia que las institucionesfamilia y trabajo tienen en el mundo occidental, desde su inscripción en la identidad delas personas. Finalmente, se realizan una serie de consideraciones respecto a los aportesde esta perspectiva psicosocial a un tipo de clínica y de intervención psicológica.
Palabras Clave
: Clínica, Psicosocial, Imaginario Social
 
Clínica e Imaginario Social. Aportes para la intervención psicológica en el procesode envejecimiento
 Robert Pérez Fernández 
Universidad de la RepúblicaFacultad de Psicología. CSICMontevideo, UruguayIntroducciónYa en el año 1966, José Bleger llamaba la atención respecto al camino que hastaese entonces había recorrido la Psicología, en su afán de comprender e intervenir en elcampo de la subjetividad. Dicho autor señalaba como esta disciplina había comenzadotratando de entender al individuo, para desde allí comprender los grupos. Poteriormentetrasladó estas categorías a las instituciones, para integrar luego todos estos esquemas enla comprensn de la comunidad
1
. Desde la crítica a este camino, formulaba su propuesta sobre una Psicología de los Ámbitos, invirtiendo ese recorrido, de forma de“retomar el estudio de las instituciones con modelos de la Psicología de la comunidad, elestudio de grupos con modelos de la Psicología institucional y de la comunidad, y elestudio de individuos con los modelos de la Psicología de grupos, comunidad einstituciones” (Bleger, 1966: 48), abordando cada ámbito con el más diverso arsenalteórico técnico.Más cerca en el tiempo, en el año 2003, Fernando Berriel ha retomado esteesquema para plantear su similitud con el recorrido que ha realizado la Psicología deldesarrollo o evolutiva, donde desde la investigación y conceptualización de algunosaspectos centrales en determinadas edades (principalmente de la niñez y adolescencia), se pretende explicar e intervenir en otras, como por ejemplo la vejez. Al respecto, UrsulaLehr ha señalado cómo la enorme mayoría de los manuales sobre Psicología del desarrollollegan hasta la adolescencia o juventud. Lo interesante de estas observaciones es que parecería que, según estos esquemas, la producción psíquica del sujeto se detuviera endeterminada etapa, o quedara congelada en otras tempranas, lo cual nos estaría llevando en
1
El planteo de Bleger refiere a distintos ámbitos que él grafica con cuatro círculos crecientes, donde cadauno contiene al anterior pero es mayor. El primer ámbito es denominado psicosocial o individual, elsiguiente sociodinámico (grupal), el otro es el institucional y finalmente, el mayor es el comunitario(Bleger, 1966)
2
 
su extremo, a una concepción de no cambio psíquico. Concepción, aprovechamos adecirlo, altamente reaccionaria.Afortunadamente los estudios de los últimos años realizados desde la Psicologíadel envejecimiento y la Psicogerontología paulatinamente comienzan a desmontar estasconcepciones “esencialistas” e “intrínsecas” del ser humano
2
, planteando claramente que,sin desconocer lo importante y clave que son las etapas tempranas en la constitución del psiquismo, el mismo es un proceso que se monta a lo largo de toda la vida, en un continuointerjuego entre identificaciones, deseos, narrativa y vínculos, en un tiempo social ehistórico que produce y habilita determinadas significaciones y sentidos, que nunca sonindividuales.En este aspecto, coincidimos plenamente con Berriel cuando sugiere que, “tal vez, parafraseando a José Bleger, también respecto a la Psicología y la Psicología Socialaplicadas al estudio de la Vejez y el Envejecimiento haya llegado el momento ya no sólode producir sus nociones a partir de su propio campo, sino, yendo más allá, desde ahí,hacer su contribución a los cuerpos nocionales generales de la Psicología” (2003: 13).Sobre estas problemáticas que, establecidas en el trabajo psicológico con el proceso de envejecimiento, nos enfrentan al viejo tema de la construcción del sujeto ysus implicaciones en la clínica, es que intentaremos transmitir algunas reflexiones en el presente trabajo.Los instituidos inicialesHace ya varios os que comenzamos
3
 nuestro trabajo en el campo delenvejecimiento y la vejez. En Uruguay a fines de los años 80, los desarrollos de laPsicología en estos temas eran casi inexistentes y marcados fuertemente por unaconcepción biológica y médica, donde el psiquismo y la subjetividad quedaba asimiladoal Sistema Nervioso Central. Otros desarrollos de esa época, remitían al campo
2
Al respecto, véase entre otros: Salvarezza, 1988; Pérez, 1996; Catullo, 1998; Zarebski, 1999 y 2005, Berriely Pérez, 2002 y 2005; Berriel, 2003
3
Aquí el plural remite al trabajo conjunto realizado desde el inicio con los compañeros Fernando Berriel,Luis Leopold y Mónica Lladó, con quienes iniciamos la formación en este campo. Este camino tuvo en elaño 1994, un importante mojón para la Psicología en nuestro país, en la fundación del Servicio dePsicología de la Vejez de la Facultad de Psicología.
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->