Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
L´OSSERVATORE ROMANO. 01 Abril 2012

L´OSSERVATORE ROMANO. 01 Abril 2012

Ratings: (0)|Views: 14 |Likes:
Published by AngelSainz

More info:

Published by: AngelSainz on Apr 03, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2014

pdf

text

original

 
Número suelto €1,00. Número atrasado €2,00
LO S S E RVATOR E ROMANO
EDICIÓN SEMANAL
Unicuique suum
EN LENGUA ESPAÑOLA
 Non praevalebunt 
 Año
XLIV,
número 14 (2.257)Ciudad del Vaticano
1 de abril de 2012
Vigésimo tercer viaje apostólico de Benedicto
XVI
, a México y Cuba
Por un futuro de esperanza
Verdad y libertad
Mensaje del Santo Padre para la
 XXVII 
 Jornada mundial de la juventud 
El camino de la alegría paraevangelizar
Este añola Jornada se celebra,a niveldiocesano, el domingo 1 de abril
P
 ÁGINAS
18-20
G
I O VA N N I
M
 ARIA
V
IAN
Bajo el signodel binomio verdadylibertad haconcluido lavisitadel Papa a Cuba,que así comple-tó sutercer viajeamericano, vigé-simotercero internacionaldelpontificado. En seis días, duranteloscualesal menosunmillónymedio de mexicanos y más de me-diomillónde cubanos—por lascallesy enlas celebracioneslitúr-gicashanpodido verdirecta-mente a Benedicto
XVI
. Y una vezmás el itinerario del Pontífice seha vistosalpicado derepetidasmanifestaciones de afectoy entu-siasmoaunticos, dirigidasaunPapaque atraecadavez másporsu tímida amabilidad.Verdad y libertadson, por lotanto, las palabras que Benedicto
XVI
haencomendado atodo elpueblo cubano, quince años des-pués de que su predecesor reco-rriera la isla caribeña pidiendo queCubase abrieraalmundo yelmundo a Cuba.Desde entonces se
S
IGUEENLAPÁGINA
7
handado algunospasos adelanteen esaapertura,ciertamente nofácil entre otrascosas porlas rela-cionesinternacionales,alas cualessehaadidoen los últimos años la crisis económica global. Ahora,sinembargo,se debecontinuar,yelPapalodijoexpcitamenteen lahomiadurantelamisaen LaHabana yen eldiscurso dedespedi-da.En el corazón dela antigua capital Benedicto
XVI
celebróen la plazade la Revolución,bajo elaltísimo memorialerigido alhéroe cubanoJoséMartí ya durante ladictadura de Fulgencio Batis-ta y frentea enormes imágenes delos protagonis-tas de la insurrección quelo derrocó. Y precisa-mente desde ese lugar emblemático el Papa dijoque la verdad exigeuna búsqueda auténtica: paraBenedicto
XVI
ha concluido felizmente su vigésimotercerviaje apostólicointernacional,quele halle-vado a visitar México y Cuba. En este número pu-blicamos todos los discursospronunciados por elPontífice en ambos países. Entre las intervencionesdelPapa enxico cabedestacarla homilíadu-rantela misacelebrada enLeón, Guanajuato,conocasndel bicentenariodela independenciadelospaíseslatinoamericanos, conlaparticipacndenumerosos cardenales,arzobisposy obisposes-pecialmente deAmérica Latina(
 páginas
5-6). Y,entrelas actividadesdelSantoPadre enCuba,fueron especialmente significativaslas homilíaspronunciadasenlas dosmisasmultitudinarias:laprimera,en Santiagode Cubaconocasión del
IV
centenariodel hallazgode laimagende laVirgendela CaridaddelCobre (
 páginas
13-14);y lase-gunda, en la plaza de la Revolución de La Haba-na (
 páginas
15-16). Asimismo,un momento emoti-vo y sorprendente de la visita del Papa a Cubafue, sin duda,el encuentro personal quetuvo conFidel Castro en la nunciatura apostólica de LaHabana,enque ambosconversaroncordialmentedurante cerca de treinta minutos (
 página
14).
 
L’OSSERVATORE ROMANO
EDICIÓN SEMANAL
Unicuique suum
EN LENGUA ESPAÑOLA
 Non praevalebunt 
00120 Ciudad del Vaticanoe d .es p a n o l a @ o s s rom .v a
http://www.osservatoreromano.vaT
IPO GRAFIA
V
 AT I C A N A
E
DITRICE
«L’O
S S E R VAT O R E
OMANO
»
G
I O VA N N I
M
 ARIA
V
IANdirector
Carlo Di Cicco
sub director
 Arturo Gutiérrez
L
.
C
.
encargado de la edición
don Sergio Pellini
S
.
D
.
B
.
director general
Redacción
via del Pellegrino, 00120 Ciudad del Vaticanoteléfono 39 06 698 99410 fax 39 06 698 81412
Servicio fotográficoph o t o @ oss ro m .v a Publicidad: Il Sole 24 Ore S.p.A,System Comunicazione PubblicitariaVia Monte Rosa, 91, 20149 Milanoseg re t eriadirezion esy ste m @ilso l e2 4o re . c om
Tarifasde suscripción:Italia- Vaticano:€58.00; Europa(España +
IVA
 ): €100.00-$ 148.00;AméricaLatina, África, Asia: €110.00-$160.00;AméricadelNorte,Oceanía: €162.00 - $ 240.00. Administración: 00120 Ciudad del Vaticano, teléfono + 39 06 698 99 480, fax + 39 06 698 85 164,e-mail: suscripciones@ossrom.va.
 En México
:Arquidiócesis primadade México.Dirección deComunicación Social.San Juande Dios,222-
C
. Col. VillaLázaro Cárdenas.
CP
14370.Del. Tlalpan. México,
D
.
F
.;teléfono + 52 555594 11 25,+ 52 55 5518 40 99; e-mail: losservatore@prodigy.net.mx, or.mexico@ossrom.va.
 En Argentina
: Arzobispado de Mercedes-Luján; calle 24, 735, 6600 Mercedes (
B
 ), Argentina; teléfono y fax+ 2324 428 102/432 412; e-mail: osservatoreargentina@yahoo.com.
 En Perú 
: Editorialsalesiana,Avenida Brasil220,Lima 5,Perú;teléfono +5142 35782;fax +51431 6782;e-mail: editorial@salesianos.edu.pe.
página 2
L’OSSERVATORE ROMANO
domingo 1de abril de 2012, número 14
Rueda de prensa del Santo Padre a bordo del avión al inicio del viaje
La Iglesia educa las conciencias
S
IGUEENLAPÁGINA
4
 sos y posibilidades maravillosas, es un gran país, pero enestos años sabemosque tambiénes tierrade violenciapoel problema del narcotráfico. Se hablade50.000muertos enlosúltimoscincoos.¿Cómoafronta laIglesiacalicaesta situación?¿Tendrá palabrasparalos responsables ypara los traficantesque aveces seprofesan católicoso in-cluso benefactores de la Iglesia? 
Nosotrosconocemos bientodaslasbellezasde xico,perotambiéneste gran problemadel narcotráfico ydela violencia.Suponeciertamenteuna granresponsabilidad paralaIglesiacalica enunpaíscon un80porciento decatólicos. Debemosha-cerloposible contraestemaldes-tructivo dela humanidad yde nues-tra juventud. Diría queel primer ac-to es anunciar a Dios: Dios es el juez, Diosque nosama, peroquenosamapara atraernoshaciaelbien,a laverdad contrael mal.En segun-do lugar,la Iglesiatiene lagran res-ponsabilidad deeducar lasconcien-cias, educaren laresponsabilidadmoraly desenmascararel mal,desen-mascarar esta idolatríadel dinero,queesclaviza aloshombres sóloporél; desenmascarartambién lasfalsaspromesas, lamentira, laestafa, queestá detrás de ladroga. Debemos verqueel hombrenecesita delinfinito.Sino existeDios,elinfinito secreasus propios paraísos, una aparenciade«infinitudes» quesólo puedeseruna mentira.Por eso estan impor-
es lasiguiente: Santo Padre,usted hadichoquedesde Méxicoquieredirigirsa todaAmérica Latina enel bicentena-riode laindependenciade lospaíseslatinoamericanos. Sabemos que América Latina,a pesardel desarrollo,tambiénesunaregn decontrastes,dondees-njuntos losmásricosy losspo-bres.Avecesse tienelaimpresióndquela Iglesiano seasuficientementanimada a comprometerseen este cam- po. ¿Cree usted quese puede hablar to-daa deuna formapositiva dela«teología dela liberación»,después de los excesos,considerados excesos,que han sido de alguna manera corregidos,como el marxismo o la violencia? 
Naturalmente,la Iglesiadebepre-guntarsesiempresi sehacelosufi-cienteporla justiciasocialenestegran continente. Esta es una cues-tión deconciencia quedebemosplantearnos siempre. Preguntar:¿qué puede y debehacer la Iglesia?,¿qué nopuede y no debehacer? LaIglesianoes unpoderpotico,noes un partido, sinouna realidad mo-ral, un poder moral. Dado que lapolítica debe ser fundamentalmenteuna realidadmoral, la Iglesia,en es-teaspecto,tiene queverfundamen-talmente con lapolítica. Repito loque acabode decir: elprimer pensa-mientode laIglesiaes educarlasconcienciasy asícrear laresponsabi-lidadnecesaria; educarlasconcien-ciastantoen laéticaindividualco-moen laéticablica.Y aquíqui-Duranteelvuelo deRomaaxi-co, comoes tradicn,el Papasereunió con losperiodistas en unaconferencia de prensa.El jesuita Fe-derico Lombardi,director dela Ofi-cina deinformación de laSanta Se-de, presentó al Pontífice a los másdesetenta periodistasa bordo.Acontinuación, cinco deellos —María Antonieta Collins, deUnivisión; Ja-vier Alatorre, de Tele Azteca; Valen-tinaAlazraki, deTelevisa; laespaño-laPalomamez BorreroyJean-LouisdeLa Vaissière,deFranceP re s s dirigieronsendas preguntasaBenedicto
XVI
.
Santo Padre, México y Cuba han sidotierrasenlasque losviajesdesupre-decesorJuanPablo
 II  
han hecho histo-ria. ¿Con cuál ánimo y con cuáles es- peranzas sigue hoy sus huellas? 
Queridos amigos, enprimer lugarquiero daros la bienveniday las gra-cias por acompañarme en este viaje,que esperamos que sea bendecidopor elSeñor. Yo,en esteviaje, mesiento totalmente en continuidadcon el Papa Juan Pablo
II
. Recuerdomuybien suprimerviaje axico,que fuerealmente histórico.En unasituaciónjurídica todavíamuycon-fusa, abrió las puertas, inició unanueva fase de la colaboración entreIglesia, sociedady Estado.Igual-mente, recuerdobien suhistóricoviajea Cuba.Porello, intentose-guirsushuellas ycontinuarcuantocomenzó. Desde elprincipio, yo tenía eldeseo devisitar Mé-xico. Siendo carde-nal, estuve en Méxi-co,con óptimosre-cuerdos, ycadamiércoles escucholos aplausosy cons-tatola alegadelosmexicanos. Estarahora aquí como Pa-pa es para mí unagran alegríay res-ponde a un deseoque albergaba desdehace mucho tiempo.Para expresar lossentimientos queex-perimento, me vie-nen a la mente las
zás algoha faltado.En América Latina, ytambién enotros lu-gares, enno pocoscatólicos sepercibecierta esquizofreniaentre moralindivi-dualy blica:per-sonalmente,en laes-fera individual,soncatólicos, creyentes,pero en lavida pú-blica siguenotros ca-minos que no corres-pondena losgran-des valoresdel Evan-gelio, queson nece-sarios parala funda-ciónde unasociedad justa. Portanto, hayque educarpara su-
palabrasdelVaticano
II
«
 gaudium et  spes, luctus et angor 
», gozo y espe-ranza, pero tambiéntristeza y an-gustia. Comparto las alegrías y lasesperanzas, perocomparto tambiénel lutoy lasdificultades deestegran país. Voy para alentar y paraaprender, paraconfortar enla fe,enlaesperanza yenla caridad,paraconfortar enel compromisopor elbien yen elcompromiso porla lu-cha contrael mal.¡Esperamos queel Señor nos ayude!
Santidad, México es un país con recur-
tantequeDios espresente,accesi-ble; es unagran responsabilidad anteel Diosjuez que nos guía,nos atraea la verdad y albien, y en este senti-dola Iglesiadebe desenmascararelmal, hacer presentela bondad deDios, hacer presente su verdad, elverdaderoinfinito delcualtenemossed. Es el gran deber de la Iglesia.Hagamos todos juntos lo posible, ca-da vez más.
Santidad, ante todo ledamos la bien-venida a México: estamos todos conten-tos de que vaya a México. La pregunta
peraresta esquizofrenia,educarnoloen unamoral individual,sinoenuna moralblica,y estointenta-mos hacerlo a travésde la doctrinasocialde laIglesia, porque,natural-mente,estamoral blicadebeserunamoral razonable,compartida,que pueden compartirtambién losno creyentes, una moral de la razón.Desde luego, nosotros,gracias a laluz de la fe,podemos ver mejor mu-chas cosas quetambién la razónpuede ver, pero precisamente la fesirve asimismo para liberar a la ra-zón de los falsosintereses y de lososcurecimientosde losintereses,yasí crearen la doctrinasocial losmodelos sustancialespara unacola-boración política, sobretodo para lasuperación de estadivisión social,antisocial, que pordesgracia existe.Queremos trabajar eneste sentido.No si lapalabra «teoloade laliberación», que también puede in-terpretarsemuy bien,nosayudaríamucho. Esimportante laracionali-dad común a la que la Iglesia ofreceuna contribuciónfundamental ysiempredebe ayudara laeducaciónde las conciencias, tantopara la vidapública como para la vida privada.
Santidad,miramosahora aCuba.To-dos recordamos las famosas palabras de  Juan Pablo
II  
: «Que Cuba seabra al mundoy queelmundose abraaCu-ba».Hanpasado 14os,peroparecque estas palabras fueran todavía ac-tuales. Comousted sabe,durante laes- pera desu viaje,muchas veceslos opo- sitores y defensores de los derechos hu-manos se hanhecho sentir. Santidad, ¿piensaretomarel mensajedeJuanPablo
 II  
 , pensando tantoen la situa-ción interior de Cuba como en la situa-ción internacional? 
Como yahe dicho, mesiento enabsoluta continuidadcon laspala-brasdelSanto PadreJuanPablo
II
,que siguen siendomuy actuales. Esavisitadel Papainauguró uncaminode colaboración y de diálogo cons-tructivo; un camino que es largo yque exige paciencia,pero que vaadelante. Hoy es evidente que laideología marxista, comose la conce-a,yanoresponde alarealidad:asíyanose puederesponderyconstruirunasociedad; debenencontrarsenuevos modelos, con paciencia y demanera constructiva.En esteproce-so, queexige pacienciapero tambiéndecisión, queremosayudar conespí-ritude diálogo,paraevitar traumasypara favorecerel caminohacia unasociedadfraternay justacomolade-seamospara todoelmundo, yquere-mos colaborar en este sentido. Esevidenteque laIglesia estásiemprede la parte de la libertad: libertad deconciencia,libertad dereligión.Eneste sentidocontribuímos, contribu-yenprecisamente tambiénlosfielesen este camino hacia adelante.
Santidad, después de la Conferencia de  Aparecida sehabla deuna «Misióncontinental» dela Iglesiaen América Latina; dentro de pocos meses tendrá lugar elSínodo sobrela nuevaevange-lización y comenzará elAño de la fe.También AméricaLatina afrontalosretosdela secularización,delassectas. En Cubase notanlas consecuenciasde una largapropaganda delateísmo, lareligiosidad afro-cubana está muy di-  fundida. ¿Cree que este viaje es un estí-
 
número 14, domingo 1de abril de 2012
L’OSSERVATORE ROMANO
página 3
Ceremonia de bienvenida en el aeropuerto de Guanajuato
La esperanza en Dioscambia la vida
 Benedicto
 XVI 
llegó a México, primera etapa de su vigésimo tercer viaje apostólicointernacional, el viernes 23 de marzo a las 16.08. En el aeropuerto internacional de Guanajuato, le dieron la bienvenida el nuncio apostólico, Christophe Pie r re ,dentro del avión, y el presidente de la República mexicana, Felipe Calderón, con su esposa, al pie de la escalerilla. Se hallaban presentes numerosos obispos de toda América Latina y cientos de personas, sobre todo jóvenes, en las dos grandestribunas situadas cerca del palco, que acogieron a Su Santidad con granentusiasmo. Después de las palabras de bienvenida del presidente, el Pontífice  pronunció el discurso que publicamos a continuación.
Excelentísimoseñor presidentedelaRepública,señores cardenales,vene-radoshermanos enel episcopadoyelsacerdocio, distinguidasautorida-des, amadopueblo deGuanajuato yde México entero:Mesientomuy felizdeestaraq,y doygracias aDios porhabermepermitido realizarel deseo,guarda-doen micorazóndesde hacemuchotiempo, depoder confirmaren lafeal pueblo de Dios de esta gran na-ciónensu propiatierra.Esprover-bialelfervor delpueblomexicanocon elSucesor dePedro, quelo tie-ne siempremuy presenteen suora-ción.Lo digoeneste lugar,conside-rado elcentro geográficode suterri-torio,al cualyaquiso venir,desdesu primerviaje, mivenerado prede-cesorel beatoJuanPablo
II
. Alnopoder hacerlo,dejó enaquella oca-sión unmensaje de alientoy bendi-ción cuando sobrevolabasu espacioaéreo. Hoy me siento dichoso de ha-cerme ecode suspalabras, ensuelofirmey entreustedes:«Agradezco—decíaensu mensajeel afecto alPapa yla fidelidad al Señorde losfieles del Bajío y de Guanajuato.Que Dios les acompañe siempre»(cf.
Te l e g ra m a
, 30 de enero de 1979).Coneste recuerdoentrable,ledoy las gracias, señor presidente, porsucálido recibimiento,y saludocondeferenciaa sudistinguida esposaydemás autoridades quehan queridohonrarmeconsu presencia.Unsalu-domuyespecial amonsorJoséGuadalupe MartínRábago, arzobis-po deLeón, así comoa monsorCarlosAguiar Retes,arzobispodeTlalnepantla, y presidente de laConferenciadel episcopadomexica-
El regreso a América
G
I O VA N N I
M
 ARIA
V
IAN
El viajede Benedicto
XVI
a Méxicoy aCuba puededefinirse unregre-sopor dosmotivos.Por laconti-nuidad con los repetidos viajes desu predecesor —«totalmente en con-tinuidad»,dijo conversandoconlosperiodistasmientras elaviónsobre-volaba Inglaterraypor el hechodehaber estadoyaenese granpaísamericano aprincipios delos añosnoventa.Alha vueltocomoPapa,presentándose con sencillez a su lle-gada como peregrino de la fe, de laesperanza yde lacaridad, yabrien-do losbrazos a todos lospaíses de América Latina,cuyo bicentenariodeindependencia acabandecele-brar. Verdaderamentepara «estre-char las manos de todos los mexi-canos» e,idealmente, detodos loslatinoamericanos, acogido con cor-dialidad por elpresidente FelipeCalderón y porel extraordinarioentusiasmo delos habitantesdeLeón, quesalieron a millaresa lascalles para aclamarlo.Evocando expresamenteel céle-bre íncipitde uno delos grandesdocumentos del Vaticano
II
—elconcilioque seabrióhace mediosi-glo y cuyo aniversario caracterizará,el próximo octubre, el comienzo deunnuevoode lafe,despuésdelque proclamó Pablo
VI
—, Benedicto
XVI
haafirmado quecomparteelgozo y la esperanza («
 gaudium et  spes
»)ytambién lastristezasylasdolorosas dificultadesde México.Aeste país ha regresado para dar áni-mo y confortar en la lucha del biencontra el mal. Actualmente allí exis-teun«gran mal»,elnarcotráfico,descrito porel Papa enel libro«Luz del mundo» como un mons-truo que podría llegar a envolver ensuespiral almundo ydestruir alasgeneraciones más jóvenes.Frenteaesteazote yaldeunaviolencia feroz la Iglesia debe ad-vertir su propiaresponsabilidad enunpaís enelquelos calicossonla gran mayoría. Y es que Dios amaal hombrey lollama aluchar con-tra el mal: para desenmascarar —tér-mino que Benedicto
XVI
repitió dosvecesenel encuentroconlosperio-distasla idolatríadel dineroquehace esclavosy lamentira quealejade lafelicidad sin fin.Esta respon-sabilidadse concretaen laeduca-ción delas conciencias,y precisa-mentea estecompromiso eslla-mada laIglesia, interrogándosesiempre sobrelo quedebe hacerantelasnecesidades delmundo.Alnoser unpoderpolítico ymenosaún un partido, sutarea es condu-cir ala feauntica, ensociedadesdonde se corre peligrode una es-quizofrenia entre laesfera indivi-dualy elámbitoblico delque,confrecuencia, setiende asuprimirla dimensión religiosa.Deigualmodo lavisitaaCubasesia enperfectacontinuidadcon la de Juan Pablo
II
y con suspalabras —calificadaspor susucesorde «actualísimas»sobre lanecesi-dad de unaapertura recíproca entrela gran isla caribeña y el mundo.Entonces el Papa Wojtyła abrió uncamino de colaboración, largo yque requiere paciencia:en efecto, laideología marxistano respondea larealidad;es necesarioencontrarnuevas vías para una sociedad fra-terna y justa, y es obvio que la Igle-siaessiemprede lapartedelali-bertad. En unescenario continentalcaracterizadopor laurgencia delanueva evangelización,puesta enmarcha conel Concilio,y anteunmundo secularizado que tiene difi-cultades parareconocer aDios co-mo realidad.Un Dios que,en cam-bio, respondea laran ya lavezalaintuicn delcoran.Porqueescercade cadapersona elDiosque esamigo del hombrey quieresu salvación. (
24 de marzo
 )
S
IGUEENLAPÁGINA
7
no ydel Consejoepiscopal latinoa-mericano.Con estabreve visita,de-seoestrecharlas manosdetodoslosmexicanos yabarcar alas nacionesypueblos latinoamericanos, bien re-presentados aquí por tantos obispos,precisamente en este lugar en el queelmajestuoso monumentoaCristoRey,en elcerrodel Cubilete,damuestra de la raigambre de la fe ca-tólica entre losmexicanos, que seacogen asu constantebendición entodas sus vicisitudes.México, y la mayoría de los pue-blos latinoamericanos,han conme-morado el bicentenario de su inde-pendencia, o loestán haciendo enestos años. Muchas hansido las ce-lebraciones religiosaspara dargra-ciasa Diosporeste momentotanimportantey significativo.Yenellas, comose hizoen lasanta misaen la basílica deSan Pedro, en Ro-ma, en la solemnidad de Nuestra Se-ñora deGuadalupe, seinvocó confervor a María santísima, que hizover condulzura cómo elSeñor amaatodosyse entregóporellossindistinciones. Nuestra Madre del cie-lo haseguido velando por lafe desushijostambién enlaformacióndeestas naciones,y losigue haciendohoyante losnuevosdesaos queseles presentan.Vengo como peregrino de la fe, delaesperanza ydela caridad.Deseoconfirmaren lafe alos creyentesenCristo,afianzarlosen ellayanimar-los arevitalizarla con laescucha delaPalabrade Dios,lossacramentosy lacoherencia devida. Apodráncompartirla con los demás, comomisioneros entresus hermanos,y serfermentoen lasociedad,contribu-yendo a una convivencia respetuosay pacífica,basada enla inigualabledignidad detoda personahumana,creada porDios, yque ningúnpo-dertiene derechoaolvidar odespre-ciar. Esta dignidadse expresa demanera eminente en el derecho fun-damental a lalibertad religiosa, ensu genuinosentido yen suplena in-tegridad.Comoperegrino delaesperanza,les digocon sanPablo: «Nose en-tristezcan como los que no tienen es-peranza» (
1 Ts
4,13). La confianzaen Dios ofrece lacerteza de encon-trarlo,de recibirsugracia,y enellose basala esperanza dequien cree.Y, sabiendoesto, seesfuerza en

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->