Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
actividad de uso - Luciana Lamothe (fragmento)

actividad de uso - Luciana Lamothe (fragmento)

Ratings: (0)|Views: 99 |Likes:
Published by tallerdeproduccion

More info:

Published by: tallerdeproduccion on Apr 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/16/2014

pdf

text

original

 
 
Las herramientas
Entre 2003 y 2006 Luciana Lamothe desarrolló una serie de intervenciones: pequeñosactos vandálicos en la calle o en edificios de acceso público o semipúblico, registrados enfotografías. Por el modo en que definió una impronta, así como también un conjunto derecursos que L.L. iría retomando y precisando a lo largo del tiempo,
Intervenciones
ofreceun punto de partida lógico.Si pensamos en los trabajos anteriores de L.L. (los gofrados y los cartones, que seránanalizados desde una perspectiva histórico-contextual en el epílogo, ver página 77),encontraremos en este dos pautas básicas que en gran parte de su proyecto artísticoposterior tendrán un valor axiomático: la obra se realizará siempre fuera del taller, y haráhincapié en el rol de las
herramientas
, estudiando diferentes posibilidades en laconcepción, ejecución y registro.Al ver una por una las fotografías de las intervenciones, varias similitudes hacen suponerque configuran un conjunto homogéneo: el medio de registro es el mismo, en todas senos muestra una acción ejecutada por una única persona y realizada en un espacio
exterior con una herramienta específica (aerosol, candado, removedor…), en
ningunaaparece la persona que realizó la acción, etcétera. Pero al aproximarnos más a losprocedimientos registrados y sus consecuencias, notaremos divergencias visibles, quehacen que el conjunto sea no solamente compacto, sino también complejo. Sin dudas, esesta complejidad la que le permitirá a este núcleo de obra funcionar como base para lasoperaciones realizadas hasta hoy en día, en cuanto a su instrumental, su tono y susentido. A partir de
Intervenciones
, el protagonismo de las herramientas será recurrente, ycada una de sus iteraciones añadirá complejidad y espesor conceptual al cuerpo de obra
 
de L.L. Comenzaremos entonces con el análisis de los conceptos de las herramientas, talcomo se perfilan en esta serie de fotografías.a. Herramienta-Función-UsoEn la serie de fotografías se establece un triángulo entre los siguientes puntos:
herramienta
, el objeto a utilizarse;
 función
, la acción para la cual aquella se inventósocialmente; y
uso
, el empleo que se le da.Podríamos decir que se trata de un triángulo equilátero, en el sentido de que ninguna delas partes prevalece sobre otra. Ahora bien, si nos detenemos en cada uno de los vértices,veremos que el único que admite modificaciones es el de uso, dado que es un factorintrínsecamente variable: de manera general, el repertorio de funciones de unaherramienta dada no es infinito, pero tampoco es sumamente acotado: un cutter puedecortar, raspar; una soga puede atar, o soportar cierta carga de peso, etcétera. Del mismomodo, el cúmulo de herramientas que puede cumplir una función determinada es amplio,pero limitado: podemos atar con una soga o con un elástico, cortar con un cutter o conuna tijera. Podríamos pensar las funciones de una herramienta como un conjunto deverbos en infinitivo, y las herramientas como un paradigma de sustantivos vinculado conese conjunto de funciones.Ahora bien, las posibilidades de uso de una herramienta dependen exclusivamente delusuario, quien emplea el instrumento en un objeto de un determinado contexto. Sitenemos un cutter, podemos cortar una cartulina o bien un sillón de hotel; si tenemos unasoga podemos atar el caño de escape de un auto a una de las ruedas o bien usarla paracolgar ropa. El usuario es quien elige el lugar y el
input 
que le dará a la herramienta(actualizando una o varias de sus funciones), y es también quien puede expandir o alterarilimitadamente sus posibilidades de uso. De este modo, lo que parecía un sistema cerrado(triángulo equilátero) encuentra en el usuario su flexibilidad inventiva.Volviendo a las fotografías, encontramos que la variedad de contextos introducidos por elusuario (supermercado, universidad, hotel, garage, consultorio, locales) juega en ellas unrol central. En un efecto retroactivo, la variación de contextos realza la condición física decada herramienta; es decir, las capacidades elementales asociadas a su función: el poderde corte, el poder de presión, el poder de precisión, el poder de resistencia, el poder devuelo, la flexibilidad, entre otras.Es así que las fotografías hacen un énfasis doble, al interior (resaltando su funcióngenérica) y al exterior (la aplicación) de cada herramienta. El simple hecho de hacerlastrabajar en un espacio puntual, en un momento que no hay nada que resolver, hace queel acento recaiga sobre el conglomerado de microprocesos físicos propios de su función(la pintura pinta, el cutter corta, el removedor despinta).b. Simetría y antisimetríaEn algunas de las fotografías podemos observar las herramientas utilizadas. Esta presencia
vuelve a la acción “reversible”: al ver las llaves Alem junto a una silla desarmada,
confiamos en que fueron usadas para ese fin y en que pueden usarse para volver a
 
armarla (lo mismo sucede al ver la soga en el auto). Las fotografías en las que no vemos elinstrumento empleado, en cambio, son aquellas en las cuales la misma herramienta noserviría para revertir la acción (removedor, cutter, etc.). Esta división nos permite pensarque existen dos tipos de herramientas: las que pueden funcionar en dos sentidos(simétricas) y las que sólo pueden hacerlo en uno (antisimétricas). En ambos casos, lo quenos devuelve la fotografía es la idea de que una tarea le quedará al propietario de lalocación damnificada.c. Autor y espectadorExiste un claro primer espectador de estas intervenciones, y a él llegamos de la siguientemanera: si tenemos en cuenta que estas acciones fueron realizadas en lugares muyprecisos, de propiedad privada, y que muchas de ellas son poco visibles, difícilmente nadieque no sea el propietario o uno de sus empleados se fijaría en las intervenciones. Es él elprobable primer espectador de lo que las herramientas produjeron sobre suspertenencias: descascaramientos, colores intensificados, interrupciones, nudos a desatar,cosas a atornillar, a descolar.Salvo en el caso del sillón desplumado o el del sachet de yogurt derramado, la mayoría delas acciones tienen un grado de visibilidad reducido. Además, singularizan un elementoúnico: no se despintan todas las persianas del barrio de Once, sino una sola. La víctima,por decirlo así, es singular. Por otro lado, las acciones hablan de una tarea rápida, puntualy expeditiva. Las herramientas que aparecen en los trabajos tienen una característica encomún: todas pueden comprarse en una ferretería. Cutter, soga, destornillador, tijera,pintura, removedor: materiales básicos y baratos, transportables en una mochila y quepueden ser adquiridos y usados por cualquier persona. Esto nos permite representarnos aun usuario sin una profesión u oficio que lo definan socialmente: un
saboteador 
genérico,enfrentado conceptualmente a un
 propietario
también abstracto. La relación entre uno yotro aparece mediada por la interacción entre las herramientas (instrumentos desabotaje) y los objetos sobre los que operan (pertenecientes al propietario).Ahora bien, la cualidad de evento imprevisto de las acciones realizadas (no son sucesos detodos los días) genera un primer impacto que dirige a aquel potencial primer espectador,el propietario, a pensar en una dirección por sobre todas las cosas material y no autoral.Nos representamos inicialmente una serie de preguntas referidas a lo específicamentematerial: qué hace esto acá, qué le pasó a esto. Luego sí, imaginamos las especulacionesdel primer espectador referidas a un posible autor del hecho: quién habrá sido, por qué lohabrán hecho. Y, de todos modos, esta segunda instancia rápidamente tendrá que serdesplazada por una tercera donde se lleve a cabo la reconstrucción del objeto, la cual seráen gran medida dependiente de la acción del
autor material 
: si despintó, el propietarioseguramente tendrá que pintar; si ató, tendrá que desatar; si cortó, tendrá que coser. Latrayectoria iniciada por el acto material (qué se hizo) desemboca en una consecuenciamaterial que recae sobre el primer espectador (cómo se reconstruye). Y si bien nosotrosno podemos interactuar en este campo dado que sólo estamos frente a las fotografías,mentalmente leemos este recorrido material probable.

Activity (2)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->