Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
20Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Necrofilia[1]

Necrofilia[1]

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 4,374 |Likes:
Published by taigers68

More info:

Published by: taigers68 on Dec 17, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/09/2014

pdf

text

original

 
Necrofilia: amor por la muerte
necrofilia.
(De
necro-
y
-filia
).
f.Atracción por la muerte o por alguno de sus aspectos. ||
2.
Perversión sexual de quien trata de obtener el placer erótico concadáveres.
Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 MicrosoftCorporation. Reservados todos los derechos.
La necrofilia, de unas palabras griegas que significan atracción por la muerte (opor los muertos) es una perversión sexual consistente en hallar el máximo placer,cuando no el placer exclusivo, haciendo los tocamientos y fogosidades conpersonal ya fallecido. La definición estricta sería que necrofilia es la excitaciónsexual provocada por la contemplación, el contacto, la mutilación o la evocaciónmental de un cadáver.La necrofilia propiamente dicha es la que aparece realizando la conjuncióncadavérica por las vías naturales, y también analmente, con cadáveres previos yapetecibles (para el necrófilo). Puede ser ocasional, cuando alguien muydesesperado coincide con un cadáver que le atrae y hace lo que puede con él. Essádica cuando la previa es matar al oponente, para copular post-mortem con sucuerpo.Los casos de necrofilia, ampliamente descritos por los expertos en medicina legal,incluyen copulaciones con cadáveres de niños de pocos meses, hasta ancianos oancianas de más de setenta años de edad.El trágico "violador de Lesseps" en Barcelona (1999) violentó, mató y copuló convarias ancianas de más de 85 años. La última de ellas a los dos días de salir de lacárcel por buena conducta, tras haber pasado unos doce años en ella por travesuras idénticas.Existe una "necrofilia de guerra" entre los pueblos primitivos. La violación de lasmujeres muertas, o de hombres, sería una actividad trivial entre ciertas tribusnómadas del norte de África en tiempos antiguos.Claro que, más recientemente, se han visto cosas muy similares en las guerras delos Balcanes europeos, y, probablemente, en cualquier guerra. Entre losKimbamba de África está permitido que el novio, si se le muere la novia durante laboda, copule con el cadáver para celebrar como Dios manda la fiesta nupcial; lascanciones indígenas aluden alborozadas a gozosos embarazos después de lamuerte. 
 
Leí, no hace mucho en un periódico, que un celador hospitalario rumano, enfunciones de trabajo en un mortuorio, recibió el susto de su vida cuando, en eltrance de cohabitar con el supuesto cadáver de una hembra de buen ver, éstadespertó en pleno himeneo. Los gritos que dio ella, cataléptica que no muerta,fueron moco de pavo ante los que dio el infame conserje al ver que el fúnebreobjeto de sus afanes se levantaba del mármol. En muchos años de celo en eldepósito, jamás muerta alguna había quebrado la paz de sus lúgubres, aunqueexquisitos, desahogos.La familia de la ex difunta perdonó al ordenanza, pero el peso de la ley cayó sobreél. Aparte de que, por años que pasen, difícilmente se le volverá a reanimar elinstrumento fornicatorio. Sospecho que cada vez que se encuentre en funcionesse reavivará el pánico cerval, y más en esas tierras vampíricas.Se me ocurre una maldad: Mira que es triste tener que leer acerca de quien seabarragana hasta con las muertas, mientras que algunos pasamos las penas delpurgatorio para disponer de alguna viva...
¿Cómo es que los pervertidos necrofílicos hallan apetitoso un cadáver?
 Veamos: los cadáveres presentan tres características poso golosas:1. La frialdad.2. La inmovilidad.3. El mal olor.Pero la primera de ellas no siempre es despreciada por los necrófilos. Uncomisario de policía español, al que oí por la radio, decía que uno de susrecalcitrantes necrófilos, al ser preguntado por el tema, respondía: "Usted no sabe,señor comisario, lo excitante que es la dulce frialdad de la muerte". El comisarioaseguraba que ni sabía, ni sabría nunca.Estas condiciones son las que excitan a algunos degenerados, lo que lesconvertiría en algo así como fetichistas de la frialdad, o del mal olor.Algunos necrófilos se aparean únicamente con partes del cadáver que,previamente, disecan. Un vagabundo madrileño, en 1999, fue detenido trashaberse cargado unos cuantos colegas del mismo sexo. Unas partes se lascomía, por ejemplo, los genitales, mientras que las cabezas las guardaba paracopular oralmente introduciendo su pene por las bocas del patético despojo hastaque la podedumbre le aconsejaba tirarlas al contenedor de basura. Cuando,detenido, se le preguntó por sus motivos para el canibalismo, dijo en tonoexculpante: "Lo hice porque tenía hambre". Por lo visto, también iba algo salido.
 
El carnicero de Rostov, ajusticiado en la década de los 90 en Rusia tras diecisieteaños de tareas y 52 muertos entre niños y niñas, se masturbaba mientrasestrangulaba o acuchillaba a sus víctimas, y llegaba al orgasmo en el momento enque éstas exhalaban el último suspiro. El muy degenerado cortaba algunas partesde sus cuerpos, sobre todo los genitales, que después deglutía en bocadillosRecordamos, como caso aparte, el del japonés que asesinó, congeló y deglutióabundantes partes de una chica holandesa que había conocido en París. El nipónfue declarado no imputable, al apreciar el tribunal galo que estaba como unacabra. Lo curioso es que fue dejado en libertad y, hoy en día, vive en Tokio,dedicado a conceder entrevistas pagadas a la prensa y a cadenas de TV.Explica este hombrecito que, de loco, nada. Que es perfectamente cuerdo yconsciente de que tiene una perversión consistente en gozar de lo lindo al deglutir carne humana de las chicas que ama. Es un sujeto bien poco recomendable comonovio.El Dr. Hannibal Lecter, el interesante protagonista de "El silencio de los corderos"no es un necrófilo propiamente dicho sino un sádico de la peor especie, que gozadeglutiendo pedazos de sus víctimas mientras éstas están aún vivas y tienen quemirarle mientras él se dedica a tan reprobable menester.
Zoofilia, su historia y causasPara las relaciones sexuales entre un ser humano y un animal, Kraf-Ebingacuñó el término zoofilia que vino a sustituir al anterior “bestialismo” que yaencontramos en la Biblia (Levítico 18.23) que dice “No te unirás con bestiahaciéndote impuro con ella. La mujer no se pondrá ante una bestia paraunirse a ella; es una infamia”.Ritos religiosos
Como la mayoría de los mandamientos tanto de Antiguo Testamento como delTalmud lo que realmente prohiben en cualquier práctica relacionada con lasreligiones de los vecinos, esta nos da la pista que muchos, sino todos, los pueblosmediterráneos incluían en sus ritos religiosos las relaciones sexuales conanimales, tanto masculinas como femeninas, posiblemente para favorecer lafertilidad de los animales domésticos de la que dependía la supervivencia de lamayoría de estos pueblos que tambien copulaban en la tierra sembrada o con ellapara que la cosecha fuera abundante.Este tipo de prácticas tambien se encuentra en muchos de los mitos griegos, enlos que se describen prácticas con animales domésticos como toros, vacas,ovejas, carneros o caballos y yeguas, tambien relaciones sagradas con animalestotémicos como águilas, ocas, cisnes o serpientes.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->