Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
L´OSSERVATORE ROMANO. 22 Abril 2012

L´OSSERVATORE ROMANO. 22 Abril 2012

Ratings: (0)|Views: 9|Likes:
Published by AngelSainz

More info:

Published by: AngelSainz on Apr 23, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2014

pdf

text

original

 
Número suelto €1,00. Número atrasado €2,00
LO S S E RVATOR E ROMANO
EDICIÓN SEMANAL
Unicuique suum
EN LENGUA ESPAÑOLA
 Non praevalebunt 
 Año
XLIV,
número 17 (2.260)Ciudad del Vaticano
22 de abril de 2012
En su cumpleaños y aniversario de pontificado Benedicto
XVI
pide oración para perseverar en su servicio a Cristo y a la Iglesia
Fiesta en familia
El Papa Benedictono está solo
 En la imagen superior, los niños bávaros, con sus trajes típicos, felicitan a Benedicto
 XVI 
en el encuentro de la sala Clementina. En la inferior, el Santo Padre en medio de los fieles al llegar a la audiencia general del miércoles 19 de abril, séptimo aniversario de su pontificado. En páginasinteriores ofrecemos amplia información, así como las palabras pronunciadas por el Papa
G
I O VA N N I
M
 ARIA
V
IAN
Comienza el octavoaño de pontifi-cado de Benedicto
XVI
, elegido el 19de abril de 2005,a los setenta yocho años,en menosde undía enel cónclavemás numerosode losquese hanreunidoen lahistoria.Unafechacelebrada conalegayprecedidade aquella,tradicional-mente privada,del 85°cumpleaños,que sinembargo no secelebraba enlaseriedelos Papasdesde1895yque, portanto, se hafestejado conmás calor del acostumbrado.Conocasnde estasfiestasdeabrilse multiplican,porconsiguien-te,lasalegas ylasfelicitaciones,llegadas de todo el mundo para ex-presar unafecto yuna estimagene-rales,noprevisibles enestamedidaenel momentodela eleccn.Enefecto, no conviene olvidar el cú-mulode prejuicios,e inclusodeoposiciones, con quela rapidísimaelección delos cardenalesfue acogi-daen distintosambientes,inclusocatólicos.Prejuicios yoposicionesque respectodel cardenalRatzingerseremontabanal menosamediadosdelosaños ochenta,peroquedeningún modo correspondíana suverdadera personalidad.Elsucesorde JuanPablo
II
—queasimismo había sido su colaboradormásautorizado, casiinmediatamen-te llamado a Roma por el Papa po-laco, también él objeto de hostili-dad—fue contrapuesto a él, segúnestereotipos manidos. Un pontifica-do que se inició, por tanto, de subi-da yque el Pontíficeha sabidoafrontar díatras día concida ypaciente serenidad,demostrada yael24 deabril cuandopidió alosfieles oracionespara nohuir, «pormiedo, ante los lobos». Aquella homilía fuela primera deuna serieya larga, quepor limpidezy profundidad no desmerecerá al la-dode laspredicacionesde sanLeónMagno, lasprimeras quese conser-van de un obispo de Roma, caracte-rizadas por un equilibrio ejemplarentre herencia clásica y novedadcristiana, análogamente a la inten-ción del Papa Benedicto de moverseenarmoníaentre ranyfe.Paradirigirse y hablar a todos, como su-girió en el encuentro de Asís la invi-tación hecha —por primera vez, uncuartode siglodespsde laquehizo Juan Pablo
II
a los creyentes—tambiénalos nocreyentes,paraanunciarel Evangelioal mundodeh o y. Asísucediótambién conlahomi-lía en la misa del día de su cum-pleaños —que coincide conla de suBautismo, el SábadoSanto de1927—cuandoBenedicto
XVI
hablóde lossantos recordados enel ca-lendario litúrgico, Bernardita Soubi-rousy BenitoJoLabre, deMaría,la madre de Dios,y del agua purade la verdad, de la que el mundotiene tantased, amenudo sinsaber-lo. Amigos invisibles, pero no porello menos reales,cuya cercaníasiente el Papa enla comunión delos santos.Del mismomodo quesiente laamistad detantos quere-zancada aporél,o quealmenoslomiran consimpatía,escuchandocon atención sus palabras.Fiesta de cumpleaños «bávara» paraBenedicto
XVI
,a quienel lunes16 deabril felicitópor su85° cumpleañosuna delegaciónde autoridadescivilesyreligiosas,y fielesprocedentesdesutierra deorigen.Fiesta enfamilia,portanto,para unajornadaqueelPapa quisoiniciar con la misaen laCapilla Paulina, concelebradapor al-gunos de susmás íntimos colabora-dores —entreellos loscardenalesBer-tone,secretario deEstado, ySodano,decano delColegio cardenalicio,elcualle asegu,ennombre detodoslos purpurados,la cercaníay lagrati-tud porsu «serviciode amor»—ypor una representaciónde cardenales,obispos y prelados alemanes, entreellos su hermano Georg.En la au-diencia general delmiércoles 18 deabril, elSanto Padredio lasgracias atodoslos quelohanfelicitado porelptimoaniversario desu eleccnala cátedra de Pedro y añadió: «Os pi-do que me sostengáis siempre convuestrasoraciones, afinde que,conlaayuda delEsritu Santo,puedaperseverarenmiservicio aCristoyala Iglesia».El domingoprecedente,ensu saludoenlengua francesades-puésdelRegina caeli,haapedidotambnel apoyodela oracnparaque el Señor le dé la fuerza paracumplir la misión que le ha confiado.
 
L’OSSERVATORE ROMANO
EDICIÓN SEMANAL
Unicuique suum
EN LENGUA ESPAÑOLA
 Non praevalebunt 
00120 Ciudad del Vaticanoe d .es p a n o l a @ o s s rom .v a
http://www.osservatoreromano.vaT
IPO GRAFIA
V
 AT I C A N A
E
DITRICE
«L’O
S S E R VAT O R E
OMANO
»
G
I O VA N N I
M
 ARIA
V
IANdirector
Carlo Di Cicco
sub director
 Arturo Gutiérrez
L
.
C
.
encargado de la edición
don Sergio Pellini
S
.
D
.
B
.
director general
Redacción
via del Pellegrino, 00120 Ciudad del Vaticanoteléfono 39 06 698 99410 fax 39 06 698 81412
Servicio fotográficoph o t o @ oss ro m .v a Publicidad: Il Sole 24 Ore S.p.A,System Comunicazione PubblicitariaVia Monte Rosa, 91, 20149 Milanoseg re t eriadirezion esy ste m @ilso l e2 4o re . c om
Tarifasde suscripción:Italia- Vaticano:€58.00; Europa(España +
IVA
 ): €100.00-$ 148.00;AméricaLatina, África, Asia: €110.00-$160.00;AméricadelNorte,Oceanía: €162.00 - $ 240.00. Administración: 00120 Ciudad del Vaticano, teléfono + 39 06 698 99 480, fax + 39 06 698 85 164,e-mail: suscripciones@ossrom.va.
 En México
:Arquidiócesis primadade México.Dirección deComunicación Social.San Juande Dios,222-
C
. Col. VillaLázaro Cárdenas.
CP
14370.Del. Tlalpan. México,
D
.
F
.;teléfono + 52 555594 11 25,+ 52 55 5518 40 99; e-mail: losservatore@prodigy.net.mx, or.mexico@ossrom.va.
 En Argentina
: Arzobispado de Mercedes-Luján; calle 24, 735, 6600 Mercedes (
B
 ), Argentina; teléfono y fax+ 2324 428 102/432 412; e-mail: osservatoreargentina@yahoo.com.
 En Perú 
: Editorialsalesiana,Avenida Brasil220,Lima 5,Perú;teléfono +5142 35782;fax +51431 6782;e-mail: editorial@salesianos.edu.pe.
página 2
L’OSSERVATORE ROMANO
domingo 22 de abril de 2012, número 17
Mensaje de Benedicto
XVI
con ocasión del
V
centenario de la ostensión de la Túnica sagrada en Tréveris
Dignidad e integridadpara una Iglesia fiel a los orígenes
 La Túnica sagrada es la imagen siempre viva de una Iglesia unida que, fiel a sus orígenes, en la humildad y en la dignidad, sigue atrayendo a los creyentes. Loescribe el Papa en el mensaje enviado a monseñor Stephan Ackermann, obispo de Tréveris (República federal de Alemania), con ocasión de las celebraciones de apertura de la peregrinación a la Túnica sagrada, en el 
V  
centenario de suostensión pública. El cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para losobispos, enviado especial de Benedicto
 XVI 
a las celebraciones, leyó el mensaje  papal el viernes 13 de abril en la catedral de Tréveris.
La homilía del cardenal Ouellet
Unidad más allá de las divisiones
 A mi venerado hermanoS
TEPHAN
 A
CKERMANN
Obispo de TréverisEn estosdías, enla grancatedral deTréveris,tiene lugarla ostensióndelaTúnica sagrada,exactamentequi-nientosos despuésde suprimeraexposiciónblica porobra delar-zobispo Richard von Greiffenklau,de acuerdocon eldeseo delempera-dor Maximiliano
I
, abriendoel altarmayor. En estaocasión especial,tambiényo mehago peregrino,conel pensamiento, en la antigua y ve-nerableciudad episcopaldeTréveris,para sumarme, encierto sentido, algrupo defieles que, enlas próximassemanas, participarán en la peregri-nación a la Túnica sagrada. A usted,excelencia, a los hermanos en el mi-nisterioepiscopal allípresentes, alossacerdotes ya los diáconos, alos re-ligiosos ya lasreligiosas, ya todoslos que se encuentran reunidos en lacatedraldeTréveris paralaaperturade la peregrinación,deseo asegurar-les la cercaníafraterna del Sucesorde Pedro.Desde la primera ostensión, en elaño 1512, la Túnicasagrada atrae ha-ciasíalos fieles,porqueestareli-quiahace presenteunode losmo-mentossdramáticos delavidaterrena deJesús, su muerteen cruz.En ese contexto, ladivisión de losvestidos delCrucificado entrelossoldados podríaparecer solamenteunepisodiomarginal, alquelosEvangelios sinópticos aluden sólo depaso. El evangelistasan Juan, sinembargo, desarrollaeste aconteci-miento con cierta solemnidad. Es elúnico quellama laatención sobrelatúnica, que«era sincostura, tejidatoda deuna pieza dearriba abaj(19,23).Así noshaceexplícitoelacontecimiento y, gracias a la reli-quia, nosayuda a contemplarcon feel misterio de la salvación.Lanica, nosdicesan Juan,esta-batejidatodade unapieza.Lossol-dados,sen lacostumbreromana,se dividen como unbotín las pobrescosasdelcrucificado, peronoquie-rendesgarrar lanica.La echanasuertey deeste modopermaneceentera. LosPadres de laIglesia venen este pasaje la unidad de la Igle-sia; está unida comoúnica e indivisacomunidad porel amorde Cristo.La Túnica sagrada quiere hacernosvisibletodoesto. ElamordelSalva-dor vuelve a unirlo que está dividi-do.LaIglesia esunaenmuchos.Cristo nodisuelve lapluralidad deloshombres, sinoque losune ensuserlos unospara losotrosy conlosotros típicode los cristianos,hasta elpunto de que ellos mismos puedenllegara ser,devarias maneras,me-diadores los unos paralos otros res-pecto de Dios.Lanica deCristo es«tejidatoda deuna pieza dearriba abaj(
 Jn
19, 23).Tambiénesta esunaimagen dela Iglesia, queno vivepor sí misma, sino por Dios. Comocomunidad única eindivisa, es obradeDios, noproductode loshom-bres yde suscapacidades. Almismotiempo, la Túnica sagrada quiere ser,por decirlo así, una advertencia a laIglesiapara quepermanezca fielasus orígenes,para quetome concien-ciade que,en elfondo, suunidad,su consenso, sueficacia, su testimo-nio sólo puedenser creados porDios, sólo puedenser dados porDios. Únicamente cuando Pedroconfesó:«Túeres elCristo»(cf.
Mt 
16, 16), recibió el poderde atar y de-satar, porlo tanto,el servicioen fa-vor de la unidad de la Iglesia.Y, porúltimo, laTúnica sagradano esuna toga,un vestidoelegante,queexpresaun papelsocial.Esunvestidomodesto,que sirveparacu-brir yproteger a quien lolleva, con-servando suintimidad. Estevestidoes el don indiviso del Crucificado ala Iglesia, que élha santificado consu Sangre. Por esto,la Túnica sagra-da recuerdala dignidad propiade laIglesia. Sin embargo,¡cuántas vecesvemos en qué frágilesvasijas (cf.
2Co
4,7) llevamos nosotrosel tesoroqueelSeñornos haconfiadoensuIglesia,y cómo,acausa denuestroegoísmo, de nuestras debilidades yerrores, queda heridala integridaddel Cuerpo deCristo! Hace faltaunadisposición constantea lacon-versnya lahumildadparaseguiral Señor con amor y con verdad. Almismotiempo, laparticulardigni-dad eintegridad dela Iglesianopuede quedarexpuesta yentregadaalruidode unjuiciosumarioporparte de la opinión pública.Laperegrinación jubilartieneco-mo lema,que estambién unainvo-cación alSeñor, «Vuelve aunir loque estádividido». Noqueremospermanecer inmóviles en el aisla-miento. Queremos pediral Señorque nos guíeen el camino dela fe,que reviva ennosotros sus conteni-dos. Así los cristianos,al crecer jun-tos en la fe, en la oración y en el tes-timonio, también podremos recono-cer, en medio delas pruebas denuestrotiempo,la magnificenciaylabondad del Señor. Por esto, a ustedy atodos los que enestas semanasdefiestase dirijanenperegrinacióna laTúnica sagrada enTréveris, lesimparto de corazón la bendiciónap ostólica.Vaticano,Viernes Santo,6deabril de 2012«La peregrinación que empieza hoy tiene lugar en un tiempo en el que lafe se pone en discusión y la Iglesia, no sólo en Alemania, es desestabiliza-da por crisis profundas». Fueron palabras del cardenal Marc Ouellet du-rante la celebración delvienes 13 de abril en lacatedral de Tréveris. «Mu-chas personas buscan una orientación parala propia vida —constató—. Laperegrinación a la Túnica sagrada quiere ser una profesión de Cristo, unaverdaderaperegrinación haciaCristo: deseamostrar queJe-sucristo y lacomunión con él son un tesoropara todos loshombres.Precisamentehoyes sensatoeimportante».Dehe-chotambnel lemaelegidoparalasjornadas expresalane-cesidaddecontemplaralSeñor einvita«abuscarsucerca-nía salvífica, a escuchar su mensaje de redención y, en las ne-cesidades de los tiempos, a dirigirsea él con todas las preo-cupaciones personales: “Señor,reconduce a la unidadlo queestá dividido”».Contales palabras—«lo queesdivididCristo mete«eldedo enla llagade unasituación deplorablede laquetenemos que responder. ¡Para dividirlos hombres somos au-ténticos maestros!».Todo esto,como subrayóel purpurado,«vale parala divisiónde loscristianos enconfesiones separa-das, quese hallanen tan evidentecontradicción conla vo-luntady conlapesarosa plegariadeJe;«vale paralosproblemas globales:hambre y pobreza», «queobligan cadavez más alas personas a separarsede la familia yde la pa-tria»;«valepara lacorrupcióndelosgrandes, quienes,ensuafándedinero ypoder,piensanloen supropriobeneficioy no en la responsabilidad que tienen hacia los demás».
 
número 17, domingo 22 de abril de 2012
L’OSSERVATORE ROMANO
página 3
El periódico del Papa en cien editoriales
Cuando la fe genera cultura
Pablo
VI 
con Jean Guitton en Castelgandolfo en 1964
Un periódico cuya propuesta cultural, entendidacomo expresión de lo «humanum», estimulaconstantemente al lector al encuentro y a la reflexión
 Inauguración en el Senado de Italia de la exposición, el pasado 7 de marzo, con ocasión del 150º aniversario del Estadounitario y de L’Osservatore Romano. De izquierda a derecha,el presidente del Senado, Renato Schifani; el cardenal secretariode Estado, Tarcisio Bertone; el presidente de la República,Giorgio Napolitano; y el director de nuestro periódico.
gran perspectiva y actualidad,cuya lectura reco-miendo vivamente.Con todo, quiero hacer referencia a otro textomontinianoque, desdeun puntode vistadiferen-te,sugiereami entenderunaperspectivaadecua-dapara comprenderla singularidadde laaporta-ción que «L’OsservatoreRomano» ofrece másque nunca a la actual sociedad plural.Es unbreve escrito,publicado en1946, alfinalde la segunda guerramundial, como introduccióna una voluminosa obrade presentación del Esta-do de la Ciudad delVaticano (cf.
Vaticano,
a car-go de GiovanniFallani y Mario Escobar,G. C.Sansoni, Florencia 1946,
VII
-
XIII
. Publicado en
 Instituto Pablo
VI 
.
 N o t i c i e ro
n. 17, 11-16). Aunquelos responsables del noticierodel Instituto Pablo
VI
quisieron presentarlo en el mismo cuaderno einmediatamenteantesdel arculocitado,eneltexto no aparece una referencia explicita a «L’O s-servatoreRomano»;al describirlaspeculiaridadesdelVaticano, nosayuda sinembargoa captarlaaportación específicadel diario, tal comose pue-dededucirtambnde lalecturadeloseditorialespublicados.En una prosa elegante y refinada, Montini co-mienzadirigiéndose expresamenteal lectorquevisita el Estado pontificio, ytrata de situarlo in-mediatamente antela singularidadde loque tieneante sus ojos: «Seas quien seas (…), al acercarte alainmensa basílicadeSanPedro, obradeMiguel Ángel, y a los solemnesedificios que la rodean,no podrásmenos de plantearteuna imperiosapregunta:¿qué interéstienehoypara nosotroselVaticano?» (ib., 11), deduciendo que frente al Va-ticanono esposiblepermanecer indiferentes,yconcluyendo: «Observar y definir: aquí está quizáladiferenciapsicológicade lavisitaalaCiudaddel Vaticano con la visitaa cualquier otro granmonumento dela antigüedad, el Fororomano, lasPimides,el Parten,losrestosde Nínive,odela civilización de los Incas. Para estos basta obser-var;aqtambnes necesariodefinir.Aqhayalgoque hasobrevivido, algopresente, quemere-ce unjuicio, queexige unencuentro, queimponeuna reflexión,un esfuerzointerior, unasíntesis es-piritual» (
ib
.).¿Acaso «L’OsservatoreRomano» noestimulaallector aeste mismo«definirse»,a estanecesi-dad de «juzgar»,a este «encuentro», aesta «re-flexión»,a loque,conlenguaje propiodesutiempo, Montinillama «esfuerzointerior» y«sín-tesis espiritual»? A mí me parece que la propuestacultural —entendida enelsentidopropio deltér-
 La ciudaditaliana de Milánacogió el viernes13 de abrilporlatarde lapresentación—organizada por la FundaciónCorrieredella Sera—del libro «Uno sguardocattolico. Centroeditorialidell’O s s e r v a t o re  Romano» (Vitae Pensiero, Milán,2011). “P re s e n t a  L’Osservatore Romano y su mirada católica”: con es-taspalabras escritasen laintroducción delvolumen,nuestrodirectorexplicaelsentido dellibroylaselec-ciónde loscien editorialesquelo componen.Publica-do con ocasióndel 150º aniversario delperiódico del Papa, el volumen se presentó en Roma, en la emba- jadade Italiaantela SantaSede,elpasado 19de diciembre en presenciadel arzobispo Dominique Mamberti,secretarioparalas relacionesconlosEsta-dos. Por su parte, en la presentación en Milán parti-cipó su cardenal arzobispo Angelo Scola, cuya inter-vención publicamos.
 A
NGELO
S
COLA
C
onsiderando la publicaciónque se presentahoy, yantes aún elvolumen «Singolarissi-mogiornale.I 150annidell’O sservatoreRomano», queconstituye unmarco valiosoparacomprender mejor la riqueza de esta selección decieneditoriales delacabecera vaticana«publica-dos en los últimos cuatroaños, es decir, desdeque, con elnúmero del 28 de octubrede 2007, seinició la actual renovación del diario» (p.
XIV
 ), undato históricoha suscitado de modoespecial micuriosidad. Se trata delsingular vínculo que unióa Giovanni Battista Montini antes, y Pablo
VI
después, a «L’Osservatore Romano».Y no podíaser de otramanera, teniendo en cuentala finasensibilidad cultural y de mirada verdaderamentecatólica que, desdeel inicio de suitinerario sacer-dotal, caracterizaron al joven monseñor bresciano.Valdríala penavolver atomar enla manoeltexto citado por elactual director, Giovanni Ma-ria Vian, en su introducción al volumen. Me refie-ro al artículo
 Las dificultades de L’Osservatore Ro-mano
, publicado el1 de julio de 1961en el núme-roespecialquesalió conocasndelcentenariodesu fundacn,por elentonces arzobispodeMin.Es unarculoconocido,muy agudo,denarrarse ydejarse narrar queinevitablemente serequiere enuna sociedad plural paratender almáximo reconocimiento recíproco.Enelarculode Montiniantescitado,elfutu-ro arzobispode Milán y Pontíficehablaba, entreotras cosas, «de derechos de Dios y de la concien-cia humana» (
Va t i c a n o
, p. 13). La fórmula «los de-rechos de Dios y dela conciencia humana» reto-ma los dos lemas presentes en la cabecera de«L’Osservatore»:uno religioso(
non praevalebunt 
 )yel otro«laico»(
unicuique suum
 ), comoparaex-presar launidad entreDios yel hombreen lapropuestade laverdady delbiende lacomuni-dadhumana. Laexpresnmontiniana, quequie-re describir la tara pastoral del Sucesor de Pedro,anticipa conlos hechosde modoprofético laen-señanzadela declaraciónconciliar
 Dignitatis hu-manae,
con la que el Vaticano
II
enseñó que losderechos de Diosy los de laconciencia humanade ninguna manera están en contradicción.Releer los cien editorialesdel volumen
Uno sguardo cattolico
constituye una confirmación deesta verdad.zándola, como acontecede modo dolorosamenteclamoroso en los fundamentalismos integristas,con frecuencia violentos.Entrefe yculturase creaunaespecie derculohermenéutico:ininterrumpidamente delafe alacultura/s y de la cultura/s ala fe. Este círculo seintegra enuno más amplio,pero caracterizadopor el mismo doble movimiento centrífugo-centrí-peto, propio del binomio evangelización/incultu-ración puesto derelieve a partir dela
 Evangelii nuntiandi 
(cf. n. 20). Ame parecequeelvalor deloseditoriales,y más en general de la nueva fase de «L’O sserva-tore Romano», consisteen situarlos adecuada-mente dentro de estegran desafío planteado porel círculofe-cultura/s para ayudar alos lectores—que,no loolvidemos, estándiseminados porto-do el mundo—a vivir una auténtica experienciaeclesial. La internacionalidad,el ecumenismo, eldiálogointerreligioso, losgrandestemas delabioética y de la ciencia, de la economía, así comoelrecurso acolaboradores
cur-iosos
del mundo,exponentesdeotrasconfesiones yreligionesolai-cos, dando un peso especiala las mujeres, descu-briendo losrasgos que, sinquitar suaspecto a«L’Osservatore Romano», por lo demás bien deli-mitadopor laoficialidad ylaautoridad, locon-viertenen uninstrumentoprecioso delnecesariomino,esdecir,como expresndelo
hu-manum
ofrecidaa diariopor «L’O sser-vatore», estimulaa todos aun compromi-so de este género.Con palabras delentonces cardenalRatzinger podríamosdecir que«L’O sser-vatore»,yobviamente suseditorialesdemodo emblemático, sonexpresión de loquesignifica quela fegenera cultura.Dehecho, decíael entoncesprefecto dela Congrega-ción parala doctrina de lafe en unacélebre
lectio
a las Conferencias episcopales asiáticas, «no existelafedesnuda olareligiónpura. Enrminoscon-cretos, cuandola fedice alhombre quiénes élycómo debe comenzar a serhombre, la fe crea cul-tura.Lafeesen mismacultur(
Cristo, la fede elasfidadelle cultur
, en «Nuova Umanità» 16[1994] n. 6, 95-118, aquí 103).Conviene,al respecto,añadir unaimportanteconsideración sobre el nexo entre fe y cultura/s. Apartir del momentoen que la fese convierte encultura, se expone inevitablemente a otro singularproceso,caracterizado enciertosentido porunmovimiento opuesto al primero.Aunque el movi-miento fe-cultura es centrífugo,suscita un movi-miento centrípeto a partir de cómo las culturas dehecho interpretan la fe quese explaya en toda sudimensión pública. Las culturas,porque de cultu-ras se debe hablar en una sociedad plural como lanuestra, “in te r pret a n la femostrando así su rele- vancia histórica.Lo hacende variasmaneras, nosiempre respetando su verdadera naturaleza, muya menudo reduciéndola, o incluso instrumentali-

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->