Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Resumen - Ana Laura Bronstein - Silvia Loyola (2007) "Córdoba: brote epidémico de SIDA (1990-93)"

Resumen - Ana Laura Bronstein - Silvia Loyola (2007) "Córdoba: brote epidémico de SIDA (1990-93)"

Ratings: (0)|Views: 30 |Likes:
Published by ReySalmon

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: ReySalmon on Apr 25, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/27/2012

pdf

text

original

 
1
Ana Laura Bronstein
 – 
Silvia Loyola
(2007)CÓRDOBA: BROTE EPIDÉMICO DE SIDA (1990-93)
Introducción
El SIDA como emergente social, es una temática poco abordada desde lo historiográfico. Hablar de SIDA en 1990 asustaba, poresos años comenzaba a sonar en los oídos y a ser visualizado por los argentinos. Desde el inicio se presentó como una enfermedadde marginales, por ende, la solidaridad se asociaba más a la condena que a la pena. Esta epidemia no era asumida como tal, sinoque más bien despertó o estimuló fobias que los argentinos poseemos. Desde esta perspectiva el SIDA fue reconocido como unaenfermedad
vergonzante, que evidenciaba y denunciaba la “vida ligera y desordenada” de las personas que se contagiaban
contribuyendo a estigmatizar (aún más) a algunos grupos. Ahora bien, ¿qué sucede cuando el SIDA traspasa las barreras de los
grupos socialmente “vulnerables”? ¿Qué pasa con la teoría construida por toda una sociedad para referenciarse como “normal”
cuando un grupo de hemodializados, todos heterosexuales, sin adicciones ni trabajos indecentes, se contagian, enferman y muerende a uno a la vista de una sociedad que de ninguna manera se sentía con posibilidades de enfermarse del SIDA? El hecho ocurridoen la ciudad de Córdoba a fines de 1990 en el que un grupo de hemodializados, en establecimientos sanitarios privados, secontagió de HIV, significó un antes y un después en cuanto al reconocimiento del carácter epidémico del SIDA, cambiando yredefiniendo el perfil del posible enfermo, al asumirse que nadie estaba exento de contagiarse más allá de la moral que practicase.
El SIDA en el marco socio-político y económico neoliberal
La década de 1990 se caracterizó por la concreción, a nivel nacional, de las políticas neoliberales que propiciaban el achicamientodel Estado. Este achicamiento se tradujo en el retiro por parte de aquel en la atención de los sectores más vulnerables, privatizandosu atención. El Sistema de Salud argentino, caracterizado por una superposición de niveles de decisión y con lógicas defuncionamiento diferenciadas tuvo que repensarse a sí mismo y exigir del Estado una legislación que contuviera la crisis dentro deun marco que permitiese ordenar y articular una reacción conjunta de la epidemia. En tal sentido, el Estado Nacional en retiradatuvo que asumir el rol de director de la campaña de la lucha contra el SIDA propiciando y promoviendo igual reacción de losEstados provinciales y municipales, no sin desconfianzas y recelos por parte de éstos. En el caso de la provincia de Córdoba, elSIDA, no constituía una preocupación fundamental y se asumía como un tema que le tocaba a otros.
La epidemia en Córdoba
La falta de conciencia preventiva en Córdoba se alteró completamente a partir de la aparición del brote epidémico de finales de1990 que tuvo como protagonistas a más de 30 pacientes hemodializados. La situación, desde el punto de vista sanitario, ponía enevidencia las falencias del sistema de salud argentino a partir de la diferenciación entre la asistencia pública y la privada, y losservicios que se prestaban desde ambos espacios. El hecho se había producido en una institución privada de reciente habilitación.Esto no implicaba un dato menor, si se tiene en cuenta que era el Estado provincial quien daba el aval correspondiente, lo que
desnuda así una realidad de “precariedad” de las prácticas de bioseguridad en las prestacione
s de salud.A finales del año 1990 el periódico
 La Voz del Interior 
 
 publicaba en primera plana el siguiente titular: “probable contagio masivode Sida en Clínica privada”. A partir de allí se inició una investigación exhaustiva para determinar cuales eran aquellas
instituciones involucradas en el hecho, la cantidad de pacientes y las formas de contagio. Durante el mes de diciembre del mismoaño quedaban claros los actores involucrados en el mismo. Los nosocomios donde se había dado el contagio eran el InstitutoPrivado de Enfermedades Renales y Metabólicas Nueva Córdoba y el Hospital Español, de reconocida trayectoria en la ciudad. Elcarácter de esta epidemia fue reconocido públicamente en virtud del número de casos que afectaba y también por la procedenciade los mismos, ya que todos eran pacientes hemodializados. El impacto que esta epidemia provocó no está relacionadoúnicamente con el número de casos de contagio, sino más bien con la instalación del debate sobre la noción de contagiado-enfermo, y su ubicación en un imaginario social que lo veía como
marginal
frente a una supuesta normalidad que impediría elcontagio. Drogadictos, homosexuales y prostitutas. He aquí los grupos de riesgo. El problema que surge con la epidemia desatadainvolucraba una nueva imagen
ampliada
sobre los grupos de riesgo. Esta vez eran personas corrientes que no respondían a loscriterios usuales de construcción y clasificación de grupos de riesgo. Córdoba despertaba a la posibilidad de
ser 
posiblecontagiado.
SIDA e información
Cuando la epidemia amplió el perfil de contagiado se instaló en la sociedad un nuevo debate sobre el SIDA. De esta manera los
medios de comunicación adquirieron centralidad y autonomía en la constitución de este nuevo “escenario” sobre el SIDA,

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->