Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Sabiduria Antigua

La Sabiduria Antigua

Ratings: (0)|Views: 174|Likes:
Published by WiccaMedellin

More info:

Published by: WiccaMedellin on Apr 30, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/25/2013

pdf

text

original

 
 1
LA SABIDURIA ANTIGUA
INTRODUCCION
LA UNIDAD FUNDAMENTAL DE TODAS LAS RELIGIONES
E
l pensamiento recto es condición necesaria de la vida recta. La rectitudde juicio es indispensable para la rectitud de conducta. Ya se nos presente con elnombre sánscrito, Brahma-Vidya, o con el de Teosofía, derivado del griego, laSabiduría Divina viene en nuestro auxilio para realizar ese doble objetopresentándose a la vez como filosofía racional entre todas y como religión yética universales. Hablando de las Santas Escrituras, un cristiano devotísimodecía una vez que había en ellas fondos que podrían pasar a nado un niño yabismos donde se hundiría un gigante. Podemos decir otro tanto de la Teosofía,pues entre sus enseñanzas, las hay tan sencillas y prácticas, que una inteligenciavulgar puede comprenderlas y aplicarlas, mientras otras son tan profundas que lamás vigorosa inteligencia desmaya en el esfuerzo de conocer todo su alcance.El presente volumen está destinado a ofrecer al lector una exposición sencillay clara de la doctrina teosófica, a mostrar que sus principios generales y susenseñanzas forman una concepción coherente del universo, y a suministrar lospormenores necesarios para poner de manifiesto el encadenamiento recíproco deesos principios y de esas enseñanzas. Una obra clásica elemental no puede tenerla pretensión de exponer toda la ciencia acopiada en obras de más abstrusadidáctica; pero debe presentar claramente y de una ojeada los datosfundamentales del asunto, de modo que si bien haya mucho que añadir, hayapoco que quitar. En el cuadro que forma un libro semejante, el estudiante podrácolocar los detalles que le sugieran sus estudios ulteriores.Echando una ojeada sobre las grandes religiones de la humanidad, se vecuánto tienen de común en ideas dogmáticas, morales y filosóficas. El hechoestá universalmente reconocido; pero su explicación se discute de modo muydiverso. Pretenden unos que las religiones han germinado en el campo de la
 
 2
ignorancia humana, donde la imaginación las cultivó, elaborándolasgradualmente desde las formas más groseras como el animismo y el fetichismo.Sus analogías se deben así a los fenómenos universales de la naturaleza,imperfectamente observados y explicados a capricho. Semejante escuela dacomo clave universal el culto del sol y de los astros. Para otra escuela, la claveno menos universal está en el culto fálico. El miedo, el deseo, la ignorancia y laadmiración llevaron al salvaje a personificar los poderes de la naturaleza, yluego los sacerdotes se aprovecharon de esos terrores y esperanzas,transformando los mitos en Biblias y los símbolos en hechos, mediante susimaginaciones melancólicas y sus inquietantes contiendas; como la base era enambas la misma, la semejanza en los resultados era inevitable. Así hablan losdoctores de la Mitología comparada, y bajo el peso de tal cúmulo de pruebas, lasgentes sencillas callan, aunque no queden convencidas por completo. Nopueden, en efecto, negar las analogías; pero se preguntan con vaga inquietud:Las concepciones más sublimes de los hombres, sus más halagüeñas esperanzas,¿sólo son el resultado de los sueños del salvaje o de las adivinaciones de losignorantes? Los grandes héroes y mártires de la humanidad, todos los que hanvivido, trabajado y sufrido, ¿murieron en la ilusión forjada por los hechosastronómicos o por las disimuladas obscenidades de los bárbaros?La segunda explicación de la base común a las varias religiones humanas,postula la doctrina de una enseñanza original, que indica una fraternidad degrandes instructores espirituales. Semejantes maestros, fruto de los ciclospasados de la evolución, tuvieron por misión instruir y guiar a la humanidadnacida sobre nuestro planeta. Ellos transmitieron a las razas y a las naciones, asu vez, las verdades fundamentales de la religión bajo la forma más adecuada alas necesidades especiales de aquellos que debían recibirlas. Según este sistema,los fundadores de las grandes religiones son miembros de la fraternidad única, yfueron ayudados en su misión por una pleyade de individuos un poco menoselevados que ellos, iniciados y discípulos de grados diversos, eminentes por suintuición espiritual, por su saber filosófico o por la pureza de su moral. Taleshombres son los que han dirigido a los pueblos nacientes, los que los civilizarony dieron leyes (Como monarcas los gobernaron; como filósofos los instruyeron;y como sacerdotes los guiaron). Así es que todos los pueblos de la antigüedad searrogan hombres eminentes, semidioses y héroes de los que se descubrenvestigios en las respectivas literaturas, códigos y monumentos.Muy difícil parece negar la existencia de semejantes hombres, en presencia dela tradición universal de los documentos escritos aun subsistentes, y de lasruinas prehistóricas, para no citar otros testimonios que recusaría el ignorante.Los libros sagrados de Oriente son los más fidedignos testimonios de lagrandeza de quienes los escribieron. ¿Qué puede compararse con la sublimidadespiritual de su pensamiento religioso, con el esplendor intelectual de sufilosofía, con la amplitud y pureza de su moral? Ahora bien; cuando hallamosque cuanto esos libros contienen sobre Dios, sobre el hombre y el universo, sonenseñanzas substancialmente idénticas, bajo múltiple variedad aparente, no
 
 3
será temerario referirlas a un cuerpo céntrico y original de doctrina. A estecuerpo doctrinal le damos el nombre de Sabiduría Divina, que es lo que significala palabra griega Teosofía.Como origen y base de todas las religiones, a la Teosofía no se le puedeoponer ninguna otra. La Teosofía purifica y revela el alto significado interno detanta doctrina adulterada por el error en su exposición exotérica y pervertida porla ignorancia y la superstición. En cada una de esas formas se reconoce ydefiende la Teosofía, tratando también de mostrar la sabiduría que oculta.Para ser teósofo no hay necesidad de dejar de ser cristiano, budista o indo.Basta con que el hombre sondee profundamente en el corazón de su propia fe,que abrace las verdades espirituales con gran firmeza, y que comprenda susenseñanzas sagradas con más amplio espíritu. Después de haber dado origen alas religiones, la Teosofía las justifica y defiende; pues roca y cantera es dedonde se sacaron y extrajeron. Ante el tribunal de la crítica intelectual viene a justificar la Teosofía las más profundas aspiraciones y los más noblessentimientos del corazón humano. Comprueba las esperanzas que nos forjamossobre el hombre y ennoblece más nuestra fe en Dios.La verdad de esta aserción se evidencia más cuanto más estudiamos lasdiversas Escrituras santas del mundo. Algunas selecciones operadas en elconjunto de materiales disponibles bastarán para establecer el hecho y guiar alinvestigador en la búsqueda de nuevas pruebas.Las verdades fundamentales de la religión pueden resumirse así:
1º-
La Existencia real, única, eterna, infinita e Incognoscible.
2º-
De ella procede el Dios manifestado que desenvuelve su unidad endualidad, y ésta en trinidad.
3º-
De la Trinidad manifestada proceden las innumerables inteligenciasEspirituales, guías de la actividad cósmica.
4º-
El hombre, reflejo de Dios manifestado, es, por lo tanto,
fundamentalmente trino; y su ―Yo‖ interno y real es eterno y uno con el ―Yo‖
universal.
5º-
Evoluciona por encarnaciones repetidas, a las cuales le impele e deseoy de las que se liberta por el conocimiento y el sacrificio, llegando a ser divinoen acto como lo ha sido siempre en potencia.La China, cuya civilización está reducida a estado fósil, fue poblada en otrostiempos por los Turanios, cuarta subdivisión de la cuarta Raza Raíz que habitó elcontinente de la desaparecida Atlántida y que cubrió con sus ramificaciones lasuperficie del globo. Los Mongoles, séptima y última subdivisión de la mismaraza, reforzaron más tarde la población de esa comarca, de suerte que en Chinaencontramos tradiciones de la mayor antigüedad, anteriores a establecimiento enla India, de la quinta raza, la raza Aria. En el Ching Chang Ching o Clásico dela Pureza, encontramos un fragmento de Escritura antigua de singular belleza,
donde se percibe ese espíritu de calma característico de la ―enseñanza original‖.
En el prólogo de su traducción Mr. Legge dice de este tratado:

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->