Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
2Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
John G. Reisinger - La Soberanía de Dios en la Providencia I

John G. Reisinger - La Soberanía de Dios en la Providencia I

Ratings: (0)|Views: 157|Likes:
Published by Carlos Alberto Paz

More info:

Published by: Carlos Alberto Paz on Apr 30, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOCX, TXT or read online from Scribd
See More
See less

08/13/2013

pdf

text

original

 
La Soberanía de Dios en la Providencia I - John G.Reisinger
de Andreina Tulip,el Viernes, 07 de enero de 2011 a las 10:03
Introducción
"Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas: A él sea la gloría porsiempre. ¡Amén!"*
 — 
Romanos. 11:36Hay seis principios básicos que rodean la soberanía de Dios en la providencia. Estas seencuentran en toda la Palabra de Dios y sostienen su mensaje de salvación. Es necesarioentender y creer estos seis principios para poder comprender bíblicamente a Dios mismo ya la teología de su Gracia Soberana. La comprensión y la aplicación de estas verdades a lavida cotidiana, es el cimiento de la esperanza que lleva a uno al verdadero gozo en el Señor.Es imposible sentir la esperanza de la seguridad y la confianza en el corazón, mientrasvivamos en este presente mundo tan loco, sin aquel conocimiento y apreciación de laSoberanía de Dios en la providencia incorporada en estas seis verdades bíblicas.Lector, ¿entiende usted de manera muy personal, el mensaje de esperanza y de gracia quees presentado en la Palabra de Dios? o, ¿experimenta usted problemas cuando trata deentender como las cosas no encajan una con la otra? ¿Puede aplicar las verdades de laBiblia a su vida cotidiana? o, ¿le parecen las doctrinas de la Palabra de Dios muy ajenas ala vida real? Este artículo se ha escrito con el propósito de ayudarle a entenderlas conclaridad y le ofrece ayuda en dos áreas específicas: (1) Está diseñado a ayudarle a entenderlo que la Biblia en verdad dice y propone, y luego (2) le ayuda a aplicar ese mensaje asituaciones de la vida real en el mundo al que usted personalmente se enfrenta.***
SEIS PRINCIPIOS BÁSICOS
 
 
Quisiera primero darle una lista de los seis principios y luego explicárselos uno por uno:1.Dios siempre está en control de todas las cosas y constantemente se ocupa en lograrsuplan (Hab. 1:1-11; Isa. 10:5.,6).3.4. Dios castiga a los que usa para lograr sus propósitos cuando ellos actúan sobre motivosequivocados. (Isa. 10:12-16; Hch. 2:23,24; Mat.27:15-26).5.Aunque toda enfermedad y aflicción son parte de los propósitos de Dios y se encuentranbajo su control soberano, no es lógico deducir de esto que toda enfermedad y aflicción soncastigos por haber pecado (Job. 1:1, 6 al 2:10; 13:15).Antes de escudriñar más de cerca estos seis principios, quiero agitar un poco su mente paraque me preste más atención. Voy a probar tanto su conocimiento básico de la Escrituracomo su habilidad de aplicar la misma a las situaciones de la vida real. Todos somos lentospara pensar en una manera profunda, especialmente si se trata de algún tema que es paranosotros nuevo. Somos algo como un tocadiscos que da vueltas y vueltas en la mismaranura. Pero quiero asegurarme de que usted esté despierto y atento a lo que estamostratando.Vamos a suponer que el siguiente domingo usted se encontrara frente al espejo rasurándosey a la vez escuchando la radio. El locutor anuncia que la noche anterior exactamente a lamedianoche cada casa de prostitución, cada tienda donde se venden revistas pornográficas,cada casino y cada lugar donde se practica todo tipo de pecado, misteriosamente se cayerony quedaron totalmente destruidos. Seguramente su reacción a este anuncio seria exclamar:"¡Gloria a Dios!". Entonces cuando ya esté en la clase de la Escuela Dominical, alguien lepreguntará qué piensa usted de lo ocurrido? Estoy seguro que responderá "¡Es la mano deDios! ¡Dios lo hizo!" y de cierto, usted tendrá la razón. Los incrédulos no van a aceptar suexplicación y los periódicos y comentarios televisivos inventarán todo tipo de teorías, perousted atribuirá todo lo sucedido a Dios y se regocijará en su obra soberana.
¿Fue Dios, o Fue el Diablo?
 Ahora bien, vamos a suponer que el siguiente domingo esté usted todavía con la rutina desiempre, rasurándose y escuchando la radio, y el mismo locutor anuncia que anocheexactamente a la medianoche cada templo evangélico en el país misteriosamente se cayerony quedaron totalmente destruidos. Y ¿cómo reaccionará usted a esta noticia? Dirán lamayoría de los cristianos "¡Gloria a Dios!"? o, ¿dirán: "¡Fue obra del Diablo!"?Pero, ¿por qué atribuir la destrucción de los lugares malos a Dios y luego culparle al Diablocotí la destrucción de las iglesias? Si entendemos bien claramente la Escritura, como porejemplo los pasajes como Rom. 11:36 y 8:28, entonces tenemos que reconocer la mano deDios en los dos eventos. El propósito primordial de este mensaje es el de enseñarnos queDios soberanamente controla cada cosa que pasa, sea "buena" o "mala". Dios está envuelto
 
en alguna manera u otra, en cada evento y en cada detalle, por pequeño que sea, de todoslos eventos. Si esto no es la verdad, entonces no tenemos ninguna esperanza en medio deuna generación tan confusa.Cuando la gente atribuye todo lo bueno a Dios y todo lo malo al Diablo, son culpables deuna herejía antigua llamada el "dualismo". Esta herejía básicamente comprende a Dios y alDiablo (el Bueno y el Malo) como dos poderes independientes y soberanos que luchanentre sí para al final controlar completamente al mundo. Nosotros esperamos arduamenteque nuestro líder gane, pero a veces las cosas no parecen caminar bien. Desgraciadamentela mayoría de los cristianos son culpables de creer en esa herejía, especialmente los delmovimiento carismático, y cualquier otro que predique, como ellos, que la salud y lasriquezas son derechos de cada cristiano, y así culpan al Diablo de todo lo que le estorba ensu búsqueda de estas dos cosas. Esta es la herejía del dualismo en su mayor manifestación.
El "Dualismo" Es Herejía
 Y, ¿cómo puede un cristiano sincero creer esto? ¿Por qué atribuye el bien a Dios y el mal alDiablo, y así, sin darse cuenta, niega la soberanía de Dios? Probablemente es porque quiere"proteger" a Dios. Tratan de hacerlo más fácil de creer y amar, atribuyéndole todo lo queles parece bueno. Por ejemplo, una joven enfermera que trabajaba en la sala de urgencias deun hospital me dijo que cuando llegaba un paciente accidentado, miembro de cierta iglesiaen ese pueblo, el pastor de esa iglesia corría siempre al hospital. Sus primeras palabraspronunciadas a la victima y a su familia eran estas: "Acuérdense, Dios no tuvo nada que vercon esto". Supongo que este pobre hombre temía que sus feligreses fueran a despertar de lafe. Pero si usted piensa por un minuto sobre lo que este predicador decía, puedencomprender lo ridículo que era. Este hombre quería "proteger" a Dios, pero en realidad,estaba preparando terreno para la desesperación y la incredulidad. Dejaba a la personalastimada totalmente en las manos o de Satanás o de un fatalismo cruel. Inconscientementequitaba a Dios de la escena cuando en realidad la persona tenía necesidad de sentirse seguradel control soberano de Dios sobre todas las cosas.
Un Ejemplo Personal
 Una tarde un hombre dio su testimonio y contaba de un amigo suyo que murió en untrágico accidente aéreo. El oficial encargado de la situación trataba de consolar a la madredel muerto y dijo lo siguiente:"Es imposible que este accidente vuelva a repetirse. Es una rareza que no volverá a ocurrir.Nadie podía haberlo pronosticado, nadie pudo controlar los eventos. Simplemente no hayuna explicación lógica para lo que pasó".

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->