Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
4Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
GRACIÁN, BALTASAR - El discreto

GRACIÁN, BALTASAR - El discreto

Ratings: (0)|Views: 392|Likes:
Published by alcamp
"El discreto" (1646)
"El discreto" (1646)

More info:

Published by: alcamp on May 02, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

06/28/2013

pdf

text

original

 
B
ALTASAR 
G
RACIÁN
 El discreto El discreto
 
Genio e ingenioElogio ........................................................................................................................................................................3Del señoreo en el decir y en el hacer Discurso académico ...................................................................................................................................................5Hombre de esperaAlegoría .....................................................................................................................................................................7De la galanteríaMemorial a la discreción ...........................................................................................................................................9Hombre de plausibles noticiasRazonamiento académico ........................................................................................................................................11 No sea desigualCrisis ........................................................................................................................................................................13El hombre de todas horasCarta a don Vincencio Juan de Lastanosa ...............................................................................................................15El buen entendedor Diálogo entre el doctor Juan Francisco Andrésy el autor ..................................................................................................................................................................17 No estar siempre de burlasSátira ........................................................................................................................................................................19Hombre de buena elecciónEncomio ..................................................................................................................................................................21 No ser maravillaSátira ........................................................................................................................................................................23Hombre de buen dejoCarta al doctor don Juan Orencio de Lastanosa,canónigo de la Santa Iglesia de Huesca,singular amigo del autor ..........................................................................................................................................25Hombre de ostentaciónApólogo ...................................................................................................................................................................27 No rendirse al humor Invectiva ..................................................................................................................................................................30Tener buenos repentesProblema ..................................................................................................................................................................32Contra la figureríaSatiricón ..................................................................................................................................................................34El hombre en su puntoDiálogo entre el doctor don Manuel Salinas y Linaza,canónigo de la Santa Iglesia de Huesca,y el autor ..................................................................................................................................................................36De la cultura y aliñoFicción heroica ........................................................................................................................................................38Hombre juicioso y notanteApología ..................................................................................................................................................................41Contra la hazañeríaSátira ........................................................................................................................................................................43Diligente e inteligenteEmblema ..................................................................................................................................................................45Del modo y agradoCarta al doctor don Bartolomé de Morales,capellán del Rey, nuestro señor, en la Santa Iglesiade nuestra señora del Pilar de Zaragoza ..................................................................................................................47Arte para ser dichosoFábula ......................................................................................................................................................................49Corona de la discreciónPanegiris ..................................................................................................................................................................51Culta reparticiónDe la vida de un discreto .........................................................................................................................................53
 
E
Estos dos son los ejes del lucimiento discreto; la naturaleza los alterna y el arte los realza.Es el hombre aquel célebre microcosmo, y el alma, su firmamento. Hermanados el genio y elingenio, en verificación de Atlante y de Alcides, aseguran el brillar, por lo dichoso y lo lucido, atodo el resto de prendas.El uno sin el otro fue en muchos felicidad a medias, acusando la envidia o el descuido de lasuerte. Plausible fue siempre lo entendido, pero infeliz sin el realce de una agradable genialinclinación; y al contrario, la misma especiosidad del genio hace más censurable la falta delingenio.Juiciosamente algunos, y no de vulgar voto, negaron poderse hallar la genial felicidad sin lavalentía del entender; y lo confirman con la misma denominación de genio, que está indicandooriginarse del ingenio; pero la experiencia nos desengaña fiel, y nos avisa sabia, con repetidosmonstruos, en quienes se censuran barajados totalmente.Son culto ornato del alma, realces cultos; mas lo entendido, entre todos corona la perfección. Lo que es el sol en el mayor, es en el mundo menor el ingenio. Y aun por esofingieron a Apolo, dios de la discreción. Toda ventaja en el entender lo es en el ser; y encualquier exceso de discurso no va menos que el ser más o menos persona.Por lo capaz se adelantó el hombre a los brutos y los ángeles al hombre, y aun presumeconstituir en su primera formalísima infinidad a la misma divina esencia. Tanta es la eminentesuperioridad de lo entendido.Un sentido que nos falte, nos priva de una gran porción de vida y deja como manco elánimo. ¿Qué será faltar en muchos un grado en el concebir y una ventaja en el discutir, que sondiferentes eminencias?Hay a veces entre un hombre y otro casi otra tanta distancia como entre el hombre y la bestia, si no en la substancia, en la circunstancia; si no en la vitalidad, en el ejercicio de ella.Bien, pudiera de muchos exclamar crítica la vulpeja: ¡Oh, testa hermosa, mas no tieneinterior! En ti hallo el vacuo que tantos sabios juzgaron imposible.Sagaz anatomía mirar las cosas por dentro; engaña de ordinario la aparente hermosura,dorando la fea necedad; y si callare, podrá desmentir el más simple de los brutos a la más astutade ellas, conservando la piel de su apariencia. Que siempre curaron de necios los callados, ni secontenta el silencio con desmentir lo falto, sino que lo equivoca en misterioso.Pero el galante genio se vio sublimado a deidad en aquel, no solamente cojo, sino ciegotiempo, para exageracn de su importancia a precio de su eminencia; los que smoderadamente erraron, lo llamaron inteligencia asistente al menor d e los universos. Cristianoya el filosofar, no le distingue de una tan feliz cuanto superior inclinación.Sea, pues, el genio singular, pero no anómalo; sazonado, no paradojo; en pocos se admiracomo se desea, pues ni aun el heroico se halla en todos los príncipes, ni el culto en todos losdiscretos. Nace de una sublime naturaleza, favorecida en todo de sus causas; supone la sazón deltemperamento para la mayor alteza de su ánimo, débesele la propensión a los bizarros asuntos,la elección de los gloriosos empleos, ni se puede exagerar su buen delecto. No es un genio para todos los empleos, ni todos los puestos para cualquier ingenio, ya por superior, ya por vulgar. Tal vez se ajustará aquél y repugnará éste, y tal vez se uniránentrambos, o en la conformidad o en la desconveniencia.Engaña muchas veces la pasión, y no pocas la obligación, barajando los empleos a losgenios; vistiera prudente toga el que desgraciado arnés; aforismo acertado el de Quitón,conocerse y aplicarse.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->