Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Historia de Las Primeras Escuelas en Morales de Toro

La Historia de Las Primeras Escuelas en Morales de Toro

Ratings: (0)|Views: 430 |Likes:
Published by Nando Mdb

More info:

Published by: Nando Mdb on May 08, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/27/2013

pdf

text

original

 
dominical
delfinario
DELF
í 
N RODRÍGUEZ
La cena deNochebuena
Rutas a pie portierras de Zamora
Germanista y escritora
Rosa Sala Rose
«Considerar que lariqueza procede deltrabajo es una herenciaanticuadadel protestantismo»
El albergue de las letras
La historia de las primeras escuelas en Morales de Toro y los maestros quecomenzaron a impartir enseñanza a mediados del siglo XVIII
La foto de Parra nos muestra una de las promociones de los años treinta.
(
) Fotos P.E.C.
En Vegalatravedesde las Apretaduras al río
SÁBADO,24Y DOMINGO,25 DE DICIEMBRE DE 2011
 
II/
dominical 
LA OPINION
-
EL CORREO
/ Sábado, 24 de diciembre de 2011
Paloma Esteban Calonge
No sé si alguna vez nos hemos pregun-tado cómo y cuándo empezaron los niñosde nuestros pueblos y villas a recibir lainstrucciónquelespermitaprenderale-er, a escribir y los rudimentos mínimospara valerse en una sociedad que poco apoco se iba haciendo más compleja, sirvael ejemplo de Morales de Toro para co-nocer como se organizó su escuela y al-gunos de los episodios por los que pasa-ron los docentes que la condujeron.Hasta que el prócer natural de la villa,don Tomás Pinto Miguel, mediante unapíamemoriafundadapordisposicióntes-tamentariaen1762,departedesusbie-nes para sufragar los gastos de la escuelaparaniñosdeMorales,losparticulareste-anquepagarporlaenseñanzadesushi- jos, ya que la villa solo contribuía conocho fanegas de trigo como salario parael maestro, por el trabajo de impartir lasdoctrinasdeAdvientoydeCuaresma,sinembargo a partir de esa fecha al maestrose le pagaba a través de la Fundación,contando además con las instalacionesubicadasenlacasapalaciodedonTomás,enlasqueenelpisodeabajoydesde-pendenciasanejas,consucorralincluido,eran utilizadas para la escuela y viviendadel maestro.En 1768 al maestro ya se le pagaba através de dicha Fundación, en ese mo-mento lo era don Lucas González Porto-carrero,«MaestrodePrimerasLetrasexa-minado yAprovado por S.M. (que DiosGuarde)enfuerzadelRealTítulo» ypre-cisamente de don Lucas se conserva unpreciosista documento adornado y escri-to de su puño y letra que presentó, el día23 de noviembre de 1768, a la Justicia yAyuntamiento de Morales, en este me-morial de despedida, exponía que desdeúltimos del mes de junio del año siguien-te, 1769, fecha en la que acababa su con-trato, se daba «por destituido», y aprove-chaba para pedir perdón por sus posibleserrores en la educación de los niños delpueblo, hoy nos parece asombrosa estadeclaración y algo parecido les debió desuceder a los integrantes de la corpora-ción municipal, Francisco Morán MateosyAndrés Juan, alcaldes, a Manuel Bete-gón, procurador general del común, co-mo patronos por sus respectivos cargosde la pía memoria y fundación de la es-cuela, y a Joseph Carrasco, Ceferino Pe-láez y Francisco Manrique, a los que ibadirigido el documento anterior, la sor-presa al leerlo fue considerable porqueno esperaban esta actitud por parte delmaestro y, el día 17 de enero de 1769, lerespondieron que no estaba en sus planeseldespedirloporloque lepeanqueex-plicara cuales eran los motivos que teníapara marcharse y qué necesitaría paraquedarse.A pesar del deficiente estado de con-servación es interesante observar el ador-no con el que decoraba su memorial donLucas, que por cierto parece que era unbuen dibujante, el ornato con el que so-brecarga la inicial de su apellido es dignode consideración, un putti y un águilacon profusa decoración vegetal sostienenla “L” inicial, ¿hoy en día seríamos capa-ces de rellenar una instancia con esa de-licadeza?,probablementealbuenodedonLucas le sobraba tiempo y sensibilidad,pero su memorial llevaba implícito algomás, una solapada petición de aumentode sueldo como veremos a continuación.
El día 22 de enero 1769, don LucasGonzález Portocarrero escribió un nue-vo memorial al Concejo, igualmente or-namentado, en el que después de agra-decer su confirmación en el cargo, argu-mentaba que siendo la escuela deMorales una institución de don TomásPinto Miguel, la finalidad de su memo-rial de despedida había sido la de buscarun nuevo destino ya que consideraba quesu labor docente requería un salario ma-yor que el de los doscientos ducados yseis fanegas de trigo que venía recibien-do hasta ese momento, puesto que su tra-bajo no solo consistía en dar clase a losniños sino también en asistir a las doc-trinas de Adviento y Cuaresma que sepracticaban en la iglesia de San Juan, ha-biendo dejado previamente a sus alum-nos «despachados de sus lecciones, es-criptos y cuentas y mayormente en la es-tacion presente que se cuentan 176individuos de dicha escuela a la que so-lo anterior y antiguamente concurrian de20 a 30 personas», terminaba añadiendoquealtenerlaFundación suficientesfon-dos de trigo y de dinero pensaba queaunque le siguieran pagando los dos-cientos ducados, las fanegas de trigo de-beríansubiraveinticuatro,asímismope-día la renovación del contrato por cuatroaños empezando en San Juan de ese añoy terminando en el de 1773.
Losdatosquenosproporcionaelmaes-tro don Lucas son muy interesantes y de-muestran lo que supone el que todos pue-dan tener acceso a la enseñanza gratuita,yaquedesdequeenMoralesloera,el-mero de alumnos que había septuplica-do, no se si en su villa natal habrán sabi-do valorar, como se merece, a donTomásPinto Miguel.Recibido el nuevo escrito, el Concejoaceptó las condiciones del maestro, esosí, rebajando la cantidad de trigo a docefanegas, y con el visto bueno posteriordelAlcalde Mayor de Toro, como juezqueencalidaddecomisionadoactuabaenlo tocante a dicha Fundación, se actuali-zó y renovó el contrato de don Lucas
hace escuela
Morales deToro
Tomás Pinto Miguel dejó al morir, en 1762, parte de sus bienesdedicados a sufragar lo que sería el primer centro de enseñanzade la localidad. Antes, la corporación solo aportaba ocho fanegasde trigo como salario para el maestro
❜❜
 Aún se conserva eldocumento de despedidadel primer docente,Lucas González, en elque pedía perdón por susposibles errores en laeducación de los niños
Pórtico (inexistente en la actualidad) de la iglesia de San Juan de Morales de Toro. Arriba y abajo, las fotografías muestran unaCasa-palacio de don Tomás Pinto Miguel,en Morales de Toro, convertida por suexpreso deseo en Escuela para los niñosdel pueblo.
 
LA OPINIÓN–EL CORREO
 / Sábado, 24 y domingo, 25 de diciembre de 2011
 
dominical 
/III
Sábado, 24 de diciembre de 2011 / 
LA OPINION
-
EL CORREO
González Portocarrero, formalizándose elacuerdo, el día 24 de enero de 1769, anteel escribano Juan deVillar Cabezudo.
Funcionamiento escolar
El horario escolar de los niños morali-nos que vivieron a finales del siglo XVIIIaños era muy parecido al actual, en in-vierno permanecían en la escuela desdelas nueve de la mañana hasta las doce ydesde las dos de la tarde hasta las cuatro ymedia y en verano desde las ocho de lamañana hasta las doce y desde las treshasta las seis.Laasistenciaalaescueladeloshijosdelos vecinos y moradores de la villa eragratuitayloshijosdelosquenolofueran,en el caso de asistir, serían admitidos pa-gando la cantidad que acordaran con elmaestro.Durante los días deAdviento y Cuares-ma el maestro pasaba con los niños de laescuela al pórtico de la parroquia de SanJuandesdelasoncedelamañanahastalasdoceparalaexplicaciónyenseñanzadeladoctrina cristiana, a ellos y a otras perso-nas que quisieran asistir.
Derechos y deberes delmaestro
El maestro se comprometía a enseñar«con la devida modestia, regimen, meto-do y reglas correspondientes para la com-prensión de todo lo concerniente a su pri-meraenseñanzade PrimerasLetrascomoLeer, Escribir, Contar y Doctrina Cristia-na», además debía llevar a los niños a lamisa mayor los días festivos, según eracostumbre en la villa.En 1769 los días de vacaciones delmaestro eran bastantes menos que en laactualidad ya que iban desde el miércolesde Semana Santa hasta el día después deldomingo.
¿Cómo se optaba al puesto demaestro?
Aunque nos pueda sorprender un siste-ma que, en cierta manera, se parece al ac-tual de oposiciones, funcionaba en Mora-les de Toro a comienzos del siglo XIX,mediante el siguiente documento pode-mos comprobarlo, el día 24 de marzo de1809 Santiago García,Valentín Gutiérrezy Benito Juan, alcaldes y procurador sín-dico general, patronos y presenteros de laFundación de escuela “que para instruir ala jubentud en los primeros rudimentos”dejó don Tomás Pinto Miguel, exponíanque para cubrir la vacante de maestro deprimeras letras habían convocado la co-rrespondiente oposición por edictos quese fijaron en lugar público y sitio acos-tumbrado del pueblo y en varios de las in-mediaciones, señalando en ellos día y si-tio del examen, y posteriormente «acom-pañados de personas de su satisfacción»inspeccionaronlosexámenesunavezcon-cluidos, e informados además de la vida,fama y buenas costumbres de los candi-datos, habían acordado nombrar a JuanAlonso González, natural de Castronuño«por haber parecido el más acomodadopara desempeñar esta obligación y le en-cargamos como propio de su ministerio eladelantamiento de los niños no tanto enlasprimerasletrascuantoenlaeducación,crianza y buenas costumbres, circunstan-cias indispensables para ser un buen ciu-dadano y util a la república». Se reserva-banplenalibertadpara«remoberle(sic) oadmitirle pasado el espacio de un año porel que solo se le confiere dicha escuela» ysilohallasenconveniente,lacontinuaciónen ella por más tiempo que el año pacta-do.Acto seguido mandaban al adminis-tradordelaobrapíaquelepagaran,segúnprescribía la Fundación, mil doscientosreales y doce fanegas de trigo anuales quese le deberían «sufragar a proporciónmensualmente para que no le falte la sub-sistencia».El nombramiento se formalizó ante elescribano Tomás del Pozo Cordón.Pareceunsistemadeelecciónmuyade-cuado y también los son las cualidadesque exigían al futuro docente ya que nosolo iba a la instruir en determinadas ma-teriasasusalumnossinoqueibaa formarbuenos ciudadanos, no súbditos, «útilesal bien común».¿Cómo evolucionó la escuela de Mo-rales?, desde el punto de vista estricta-mentematerialconeltranscursodeltiem-po cambió de marco y desde las instala-ciones ubicadas en la casa palacio de donTomásPintoMiguelpasaron,enelprimertercio del siglo XX, a las nuevas escuelasconstruidas sobre las ruinas de la iglesiade Santo Tomás, que a su vez había sidoedificada sobre las ruinas del antiguo cas-tillo de la villa.En la actualidad las escuelas continúanen este último emplazamiento, sin equi-vocarnos podemos decir que el lugardonderecibensuformaciónlosniñosmo-ralinos ha pasado por ser albergue de laespada,delacruzyhoyloesde lasletras,¿será algo simbólico?
arte de la fachada de la Escuela de Morales Toro, con toscos sillares.Inicio y final del segundo memorial del maestro González Portocarrero.A.H.P.Za. Prot. Sign. 4545.Memorial de despedida de don LucasGonzález Portocarrero.A.H.P.Za. Prot. Sign.4545
 
Sábado, 24 y domingo, 25 de diciembre de 2011 / 
LA OPINIÓN–EL CORREO

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->