Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
15Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Traverso, E. - El totalitarismo. Usos y abusos de un concepto [2005]

Traverso, E. - El totalitarismo. Usos y abusos de un concepto [2005]

Ratings: (0)|Views: 183 |Likes:
Published by rebeldemule4
http://www.rebeldemule.org/foro/biblioteca/tema10385.html
http://www.rebeldemule.org/foro/biblioteca/tema10385.html

More info:

Published by: rebeldemule4 on May 12, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/13/2013

pdf

text

original

 
99
EL TOTALITARISMO. USOS Y ABUSOS DE UN CONCEPTO
Enzo T
RAVERSO
| Universidad de Amiens
La idea de totalitarismo ha conocido, a lo largo del siglo
XX
 , uncurso sinuoso en el cual se han alternado épocas distintas. En algu-nas, este concepto dominó el debate político y cultural, en otrasconoció un eclipse prolongado. Apesar de estas oscilaciones conti-nuas, su ingreso en nuestro vocabulario político es ahora irreversi- ble. Hemos asistido, durante los últimos años, a un renacimientoespectacular de este concepto, sobre todo después de 1989, el año dela caída del Muro de Berlín, seguida a poca distancia del fracasode la Unión Soviética.
1
Dos elementos esenciales se encuentran en elorigen de este resurgimiento, ambos vinculados a la conciencia his-tórica de Occidente. El primer elemento es la memoria del genoci-dio de los judíos que, después de haber sido por décadas ocultaday reprimida, es ahora puesta en el centro de nuestras representacio-nes de la historia del siglo
XX
 , convertiéndose en objeto de unaverdadera «política de la memoria», hecha de conmemoracionespúblicas, museos, literatura, filmografía. El recuerdo de la Shoahfue sacralizado hasta transformarse, según las palabras del historia-dor Peter Novick, en una especie de «religión civil» del mundo occi-dental, con sus lugares de memoria (los campos), sus iconos (lossobrevivientes erigidos en «santos secularizados») y sus dogmas (el«deber de memoria»).
2
Tocando a su fin, el siglo
XX
se transformó así en el siglo de Auschwitz, con el efecto de focalizar la mirada sobrelas violencias del pasado y sus víctimas (olvidando los héroes cele- brados en las épocas anteriores, cuando no se hablaba de genoci-dio). El segundo elemento es el fin del comunismo como fenómenohistórico —como régimen político— cuya parábola atraviesa elconjunto del siglo
XX
. Como ha indicado Eric J. Hobsbawm, el finde la URSS cierra este «siglo corto» y coloca la experiencia del
1. Para una síntesis deeste tema, cfr. E. T
RAVERSO
 ,El totalitarismo, Eudeba,Buenos Aires, 2001. Vertambién B. B
ONGIOVANNI
 ,La caduta dei comunismi,Garzanti, Milano, 1995; M.F
LORES
(ed.), Nazismo, fas-cismo, comunismo. Totalita-rismi a confronto, BrunoMondadori, Milano, 1998;S. F
ORTI
 , Il totalitarismo,Laterza, Roma-Bari, 2001;A. G
LEASON
 , Totalitaria-nism. The Inner History of the Cold War, Oxford Uni-versity Press, New York,1995, y W. W
IPPERMANN
 ,Totalitarismustheorien, Pri-mus Verlag, Darmstadt,1997.2. Peter N
OVICK
 , TheHolocaust in the AmericanLife, Houghton Mifflin,New York, 1999, pp. 11 y199.
 
«socialismo real» en el pasado. Cierto, una época muy cercana a lanuestra, pero que ya se puede historizar,es decir, mirar como unaépoca históricamente acabada, pensar desde una perspectiva histó-rica. Típica de este contexto es la tendencia a focalizar la atención enla historia del comunismo bajo su dimensión criminal (las deporta-ciones, el gulag, las ejecuciones de masa), ocultando por completosu dimensión emancipadora. El comunismo ya no es visto como unprisma con muchas caras —un comunismo-revolución y un comu-nismo-«Termidoro», un comunismo libertador y un comunismoopresor, un comunismo-movimiento y un comunismo-régimen, uncomunismo de la resistencia y de los movimientos de liberaciónnacional y un comunismo de los aparatos represivos, de los camposde concentración (caras muchas veces entremezcladas, pero distin-tas)— sino solamente como el producto criminal de una ideologíamortífera.
3
En resumen, el comunismo es reducido al stalinismo queaparece como su «verdadero» rostro.En este contexto, el concepto de totalitarismo parece particu-larmente adecuado para recoger el sentido profundo de un siglodominado por la violencia, por el exterminio de masas y el genoci-dio, del cual Auschwitz y el gulag han devenido el símbolo. Esa es,en última instancia, su justificación. Ahí se encuentra la raíz de suéxito y de su difusión, pero también eso explica el uso demasiadoideológico y conformista que se hace de esta noción: el totalitarismoestá estigmatizadocomo antítesis del liberalismo, la ideología y el sis-tema político actualmente dominante. Su condena equivale a unaapología de la visión liberal del mundo. Al final de una era de tira-nía, encarnada por las figuras siniestras de Hitler y Stalin, el mun-do ha logrado su equilibrio y la historia retoma su camino por lasvías seguras del liberalismo. El totalitarismo ha sido vencido por elmejor de los mundos,el Occidente liberal. Esta es la tesis subyacen-te de muchas interpretaciones florecidas en esta última década, des-de The End of Historydel filosofo del Departamento de Estadonorteamericano Francis F
UKUYAMA
(1989) hasta Le passé d’une illusionde François F
URET
(1995) y Le livre noir du communisme,dirigido porStéphane C
OURTOIS
(1997).
4
Mas recientemente, después del atenta-do terrorista del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, el tota-litarismo reaparece como una nueva amenazapara Occidente,encarnada esta vez por el islamismo político. La guerra entre el«mundo libre» y el totalitarismo toma la forma del «clashde civili-zaciones» analizado por Samuel Huntington.
5
Este uso conformista y desenvuelto del concepto de totalita-rismo ha sido también una consecuencia de su historia. Pocos voca- blos de la cultura política moderna son tan maleables, polimorfos,elásticos y en el fondo ambiguos. «Totalitarismo» es una palabra que
3. Ésta es la visión dela historia del comunismodesarrollada por S. C
OUR
-
TOIS
 , coordinador del Libronero del comunismo, Mon-dadori, Milano, 1997. Parauna problematización delsujeto, cfr. M. F
LORES
 , Interra non c’è il paradiso,Baldini & Castoldi, Mila-no, 1998, y B. G
ROPPO
(ed.), Le siècle des commu-nismes, Editions de l’Ate-lier, Paris, 2000.4. Cfr. F. F
URET
 , Il pas-sato di un’illusione, Mon-dadori, Milano, 1995; S.C
OURTOIS
 , cit. He tratadoeste tema en E. T
RAVERSO
 ,«De l’anticommunisme.L’histoire du
XX
e sièclerelue par Nolte, Furet etCourtois», L’Homme et laSociété, 2001/2-3, n.°140-141, pp. 169-194.5. S. H
UNTINGTON
 , Lechoc des civilisations, Odile Jacob, Paris, 1994.
Enzo Traverso
100
 
pertenece a todas las corrientes del pensamiento político contempo-ráneo, del fascismo al antifascismo, del marxismo al liberalismo, delanarquismo al pensamiento conservador. Nacido en la década delos veinte como adjetivo —«totalitario»—, forjado por losantifas-cistas italianos (Giovanni Amendola, Lelio Basso, Luigi Sturzo) enel intento de aprehender la novedad de la dictadura de Mussolini,el término fue más tarde sustantivado por el fascismo. En 1932, enun ensayo muy célebre de la Enciclopedia italiana,Mussolini y Gen-tile reivindicaban abiertamente la naturaleza «totalitaria» del régi-men fascista.La caracterización del fascismo como «totalitarismo»devendrá posteriormente un lugar común de la propaganda delrégimen. Al nazismo, por su lado, no le gustaba este concepto (adiferencia de los intelectuales vinculados a la «revolución conserva-dora» como Ernst Jünger y Carl Schmitt que, durante la Repúblicade Weimar, prefiguraban el advenimientode un «Estado total» bajoel modelo italiano). Ala definición del nazismo como Estado «tota-litario», Hitler y Goebbels preferían la de Estado «racial» (völkischeStaat), pero las divergencias ideológicas entre los dos regímenes dis-minuyeron notablemente a partir de 1938, gracias a la promulga-ción de las leyes raciales y antisemitas en Italia. Durante los añostreinta, el concepto de totalitarismo se difunde ampliamente en elseno de la cultura política del exilio antifascista, italiano o alemán,y comienza a ser usado para denunciar los rasgos comunes (autori-tarios, antiliberales y antidemocráticos) del fascismo europeo y delcomunismo ruso. Esta es la orientación de los intelectuales católicoscomo Luigi Sturzo y Jacques Maritain, protestantes como PaulTillich, liberales como Raymond Aron y Elie Halévy, pero tambiénmarxistas como Daniel Guérin, Víctor Serge y Leon Trotsky. En1939, elpacto germano-soviético parecelegitimar plenamente el usode este neologismo, que hacía en ese momento su ingreso en la cien-cia política del mundo anglosajón.
6
De manera general, la historia de la idea de totalitarismo pue-de ser dividida en dos grandes fases: la primera va de los años vein-te a fines de la Segunda Guerra Mundial; la segunda corresponde ala guerra fría, de 1947 a la caída de la URSS. Durante la primerafase, si prescindimos de su interpretación fascista,este términodesempeña esencialmente un papel crítico frente a los sistemas polí-ticos dominantes en Italia, Alemania y la Unión soviética. En lasegunda fase, que se inicia con la guerra fría, esta noción cumple,sobre todo, una función apologética del orden occidental. En otrostérminos, «totalitarismo» se convierte en sinónimo de comunismo yes usado como slogan en defensa del «mundo libre». En nombre dela lucha contra el totalitarismo, en la cual Alemania Federal ocupaahora una posición de vanguardia, se pone un velo de olvido y se
6. Cfr. Proceedings of American PhilosophicalSociety, 1940, vol.
LXXXII
.
101
El totalitarismo.Usos y abusos de un concepto

Activity (15)

You've already reviewed this. Edit your review.
Norik liked this
1 hundred reads
Lorena Cardona liked this
Carlos Castells liked this
Francbv liked this
Francbv liked this
josepazviolin liked this
afabalde liked this
martumartu liked this
rrchagaray liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->