Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Alfarjes mudejares en Lima durante el siglo XVII por Antonio San Cristobal

Alfarjes mudejares en Lima durante el siglo XVII por Antonio San Cristobal

Ratings: (0)|Views: 318|Likes:
Published by Richard
Artículo redactado por Antonio San Cristóbal para la Revista Sequilao Nº 8 (1995). Páginas 17 - 30.
Artículo redactado por Antonio San Cristóbal para la Revista Sequilao Nº 8 (1995). Páginas 17 - 30.

More info:

Published by: Richard on May 18, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/29/2014

pdf

text

original

 
ALFARJES
MUDEJARES
EN
LIMA DURANTE
EL
SIGLO
XVII
Antonio
San
CristóbaL
El
problema
histórico
de losalfarjes en
Lima
HasLa
el- terremoto
de
1687
existieron
en
Lima
sobre
las
naves
de
l-as
iglesj-as
numerosos
alfarjes
mudéjares
de
madera.
Algunos
de
ellos
habíansido
labradosdurantee1
siglo
XVI,
y
1a
mayor
parte
l-o
fueron durante
la
primera
mj-tad
delsiglo xvrr.La destrucción de 1osalfarjes
mudéjares
en
aquel
terremoto
alteró
radicalmente
1a
apariencia
de
Ia arguitectura
limeña,
porqple
suplantaron
1os
alfarjes
destruidos
sobre
Las
mi-smas
lglesias
con unas
bóvedas
monótonas
de
mediocañón
fabricadas
con cerchasde
madera, cañas
otablas
y
coberturade
yeso.
Sobrevi-no
además
e1
oscurecimiento
de
la historia
de
laarquitectura virreinal
1imeña,
ya
que
se
perdió
acerca de
aquellos
alfarjes
mudéjares
todaotra noticia histórica
que
nofuera Ia
consignada
en
Ia
Historiade la
fundación
de
Lima
del-
Padre Bernabé
Cobo
¡¿
en
al-suna
otra
crónica
conventual.
Las
descripcionespresenciales
de
Ias iglesias
lj-meñas
por
Bernabé
Cobo,
Lízárraga
y
1os
cronistas
conventual-es suel-en
constituir
una
de
las
fuentes
primarj-as
de
informaciones
para
loshistoriadoressistemáticos.
Tienen, sinL*tr"rgo,
valor
muy
relativo.
Por
1o
pronto,
ofrecen
solamente
testimonios
de
1a
existencia
de unas
obras
gue
les
resultaban
anónimas
y
que presentaban
en
e1
plano
hist.órico
sincrónico
con
el-
momento
de
la
redacción de
fas
crónicas.
No
es
posiblediscernir
mediante l-a
lectura
de
tales
crónicas
ni-
el-
autor,nila
fechade l-aconstrucciónde
los
monumentos
virreinales
reseñados
en
ellas.
Obviamente,
no
historiaron
esos
cronistas
más
gueun
momento
primero,
sin
duda
muy
imporLante,
pero
incompleto
de
l-a
evoluciónde
los alfarjes
mudéjares
a
1o
largo
de
1a
primeramitad
de1
siglo XVII.
En
efecto,
se
labraron
después
de aquellascrónicasen Lima otrosalfarjes
mudéjares
importantes.
Los
historiadores
convencional-esquebasan
casi
exclusivamente
su
conocimiento
de
Iaarquitectura
1ímeña
durante su
proceso
formativoen Ialectura de
1os
cronistas
asumj-eron
de ellos
1as
limitacionesinformativasy
metodológicas
ahora
señaladas,
juntamente
con
losdatosylasnotici-as de
1as
primerasconsLrucciones.Los
investigadores
de
archivo
de
la
primera
generación
actualizaron
las
informaciones
documentales
referentes a
a1gún
queotro alfarje
mudéjar
anteriora
l-a
destrucción
masiva
de 1587,.pero
no
publicaron
datosde archivo
acerca
del
mayor
número
de
l-os
alfarjes
limeñoslabrados durante
elsigloXVfI.
Resumimos
1as
aportacionesde
los
primeros investígadores
de archivo.
Han
constituído
1as
publicacionesde
don
Emili-o
Harth-Terré
uno
delos
renosi
f
ori
os ¡
'l
os .nre .:.)nmás
f
recuenciarecurrenIos
historiadores
sv
sistemáticosparaaprovisionarse de noticiashistóricasacercade
fa
arquitectura virreinallimeña.
Las
sucintasreferencias
que
aportaba
Harth-
Terré
acerca
de los alfarjes
mudéjares
fabricadosenLima,
porfo
demás
no
acompañadas
de
las
referencias
documentales
precisas
y
completas,
se
reducen
taxativamente
a
dos
obras: elalfarje del-aiglesia del
Monasterio
de
La
Limpia
Concepción
l-abrado
en
1502
por
e1
carpintero
AlonsoVelázquez
(1),
y
 
SEQUILAO
8
e1
alfarje
de
lasacristía yantesacristía
de1
Convento
de
San
Agustín
talladoporel- carpintero
Diegode
Medina
en
1643,
que
había
sido
dado
a
conocer
inicialmentepor
Lohmann
Vill_ena
(2)
.
Menciona
Harth-Terréde
pasada
e
incidentalmente
l-a
tasación
hecha
porel
carpintero
Bartol-omé Cal-derón
de las
obrasen unas
casaspropiedad
del
Monasterio
de La
Concepción,
pero
no
atribuyea este
importante
carpintero
mudéjar
la
hechura
de
níngún
alfarje
(3).
E1conocido
Ensayo
de un Diccionario de Artífices
de1
Padre
Vargas
Ugarte
menciona
tansólo los tres
conocidos
alfarjes
mudéjares
que
sue1en
reiterar
l-os
historiadoressistemáticos: ef
de1a
iglesia del
Monasterio
de
La
Li-mpia
Concepción
identificado
según
e1 expediente
de
reclamación de
pagos
presentado
por
Alonso
Yelázquez
y
conservado
en
e1
Archivo
Arzobispal
de
Lima
(a)
;ylosotrosdos
1abrados
por
Diego
de
Medina:
el delasacristía
y
antesacristía
de
San
Agustín
conocido
por
1a
información
de
Lohmann
Villena,yel delcoro altode la fglesiadel
Monasterio
de La
Encarnación
según
información
de1
mismo
Archivo ArzobispaldeLima
(5).
No
usó
Vargas
Ugarte
paraeste
tema
de los alfarjes
informacionesprocedentes
delos
protocolos
notariales
de1
Archivo
General
de
1a
Nación
en Lima.
No
incluye entre
Los
artífices
mencionados
en
eI Diccionario
e1
nombre
del carpintero
Bartolomé
Calderón
que
fueautor
de
import.antes
alfarjes
mudéjares
en
Lima;
y
tampocomencj-ona
algunos
alfarjes
mudéjares
construidos
por
otros
maestros
carpinteros
durante
eI
mismo
período
de1
siglo XVII
en
Li-ma.
Estas
someras
informaciones
históricas
defimitan
eI
horizonte
histórico
abarcado
por
1os
historiadoressistemáticos: elfos citaron a
Harth-Terré
y
a
Vargas
Ugarte
como
las
fuentes
primarias
de
los
datos
que
consignan
y
con
los
cua1es
organizan
el
sistema
histórico,.
pero
no se
remontaron
hasta
Ia
compulsa
directa
de
1os
documentos
originales
de
archivo.
Con
tan
escasas
noticias
no
es
posible
presentarun
sistema
confiable
de
Iahistoria
de
la
arquitectura
virreinal
limeña.
A1
finalízarla
década
de
1940
seprodujo
un
cambio
decisivopara
Ia
historia
de
1a
arquitecturavi-rreinal limeña.
Por
un
1ado, cesó
1a
búsqueda
directade
informaciones
enlas fuentes
documentales
de archivo,1o
que
paralizó
1a
ampliación
del
conocimiento
histórico
acerca
de
1a
arquitectura
virreinal; y
consiguientemente,
1as noticias históricas deprimera
mano
quedaron
estancadas
en
l-o conocido
hasta
1950.
De
otro
1ado,
comenzaron
los
trabajosde l-os historiadores
sist.emáticos
paraorgarrizar todo1o
hasta
entoncesconocido
y publicado.
Sus
exposiciones
estuvieron
normadas
por
dos
principios
metodol-ógicos.
Consiste
el
primeroen
la
mediación
de
los
primeros
investsigadores.Loshistoríadoresperdierontodocontacto directo
e
investigadorcon 1a
documentación
de archivo. Seinterpuso entre
esa
generación
de
los
hist.oriadores
ylos
archivos
la
mediación
de
los escritos
publicados
porloscronistasy
1os
primerosinvestigadores
de
archivo,
de
tal
modo
que
estas
publicaciones
se
convirtieron
en
los repertorios
exclusivos
y
prj-marios
de 1asnoticiasparaformular l-ahistoria de 1a
arquitectura
virreinal-
l-imeña,con
todas
las limitaciones
que
e11o
implicaba.Se
manifiestal-a
dependencia
de
l-os
historiadoresrespectode
las
fuentesescritas de
segunda
mano,
entre otros
temas,
en ef estudiode
los
I¡J
 
SAN
CRISTOBAL/ALFARJES
MUDEJARES ENEL
S.XVII
alfarjes
mudéjares
limeños
del-
siglo XVII.
Los
histori-adores
sistemáticos,
que
dependen
exclusivamente
de las
informaciones
históricas
aportadas
por
los
investigadoresde Iaprimera generación,queson las
conocidas
hasta el
comienzo
de 1a
década
de
1950,
se
han
visto
obligados
aprescindirde
1a
exístenciarealde l-os alfarjes
mudéjares
no
conocidos
por1os
primeros
investigadores;
y porta1
motivo organizaron
las
sistematj-zaciones
hlstóricasgenerales,
especial-mente
las del siglo XVII,
como
si
efectivamente
no
se
hubieranlabrado
en Lima
durante
est.e
siglo
más
que
Ias
dos
o tres
cubiertasde
alfarje
mencionadas
por
1os
primeros
investigadores.
Aplicaronlos historiadoressislemáticose1
segundo
principio
metodológico que
he
denominado
Iapretensiónde tsotalidad,
según
e1
cualpresuponían
que
todos los
hechos
acaecidos
en
IaarquitecturavirreinaL
se
reducían
exclusivamente
asolas
l-as
informaciones
históricas de
que
e11os
tenían
conocimiento;
o dicho de otro
modo,
transformaron
en
explicación
totalizadora
de
1a
historia
de
Ia arquitecturavj-rreinal-
limeña
1as
escasas
y
no
siempre
confiablesnoticias
asumidas
de
Ios
primerosinvestigadores
de
arcnr_vo.
Delejercicio
metodológico
de Iapretensiónde totalidadderiva
una
sj-stematización
histórica
cl-ausurada
yautosuficiente
en
misma,
en
cuantoque
no
está
abj-erLa
a
1a
ampliación
del
conocimientomediante
Ia
adquisiclón
de
nuevasinformacj-ones
hlstóricas;
antes
bien, el
descubrimientoposterj-or
de
nuevos
datos de
archivo
noprevi-stosen
el
sistema
histórico
convenci-onal
desarticulalos
esquemas
generales
de
esa
sistematizacíón.Así
se
comprueba
ene1 estudiodevarios
Lemas
históricos.
En
una
investigación
sobre
las
bóvedas
decrucería fabricadas
en
Lima
durantee1
primertercio
del-
sigloXVII,
que
seha
de
publicar
en
el-próximo
número
de
la
Revista
del
ArchivoGeneral
de
Ia
Nación,
hepuesto
de
manifiesto
cómo
la
incorporación
de
esas
bóvedas
al-
conocimiento
hist.órico
desvanece
eI
esquema
formal
yapriorista
de1rñ
ñraarlnt.n
narí,3do
esti]íStiCO
manieriSta
en
fa
arCruitecturalimeñainiciadO
apartir
de
1604.
La
consistencia
de
l-a
historia
sistemática
convencional
se
debilita
aún
más cuando
se incorporana laarquitecturavirreinal limeña IasnoticiashistóricasreferentesaIa
construcción de
numerosos
al-farjes
mudéjares
de
madera
durante
la
primeramitad
del-
sigloXVII.
En
efecto,
establecía
Bernales
Bal-lesLerosunprimerperíodocronológicode caráctermudéjar
que
hipotéticamente
habría
terminado
el
año
de
l-604,
enquese iniciaría
e1
perÍodo protobarrocoo manierisLa
prolongado
hasta
L670
¡pero
consta
document.almente
que
se
fabrj-caron
en
Lima
alfarjes
mudéjares
de
madera
en
mayor
número
después
de esa fecha
límite
de
1604
que
antesde
ell-a,
de
tal
modo
quetuvo
más
arraigada
expresiónmudéjar
l-a etapa
continuada
hasta
mediados
del siglo XVII
que
Ia
que
Bernales
Ballesteros
conslderaba
apriori
como
etapa
mudéjar.El-
clásico
trrlet.hey
distribuyóla
evol-ución
de
Ia arquitecturavirreinal-
lj-meña
en
tres
etapas consecutivas,
cada
unade
las
cual-es
suponía
queestabadeterminada
poreI
predominiode
un
estilo
enl-as
cubiertas
de
las iglesias.
Hace
corresponder
la
primera
etapa
del
mudéjar
ala arquitectura
limeñadel
siglo XVI. Reitera
que
laplanta
de
las iglesias
con
tres
naves
y
cubiertas
LY

Activity (5)

You've already reviewed this. Edit your review.
farah21ebz liked this
1 thousand reads
1 hundred reads
Shophy Zegarra liked this
Shophy Zegarra liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->