Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
9Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La extirpación de idolatrias en Charcas (Bolivia) por Roy Querejazu Lewis

La extirpación de idolatrias en Charcas (Bolivia) por Roy Querejazu Lewis

Ratings: (0)|Views: 1,287|Likes:
Published by Richard
Artículo escrito por Roy Querejazu Lewis para Sequilao Nº 8 (1995). Revista de Historia, Arte y Sociedad. Lima - Perú. Páginas 43 - 59.
Artículo escrito por Roy Querejazu Lewis para Sequilao Nº 8 (1995). Revista de Historia, Arte y Sociedad. Lima - Perú. Páginas 43 - 59.

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: Richard on May 18, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/24/2013

pdf

text

original

 
LA
EXTIRPAGION
DE
IDOLATRIAS
EN
CHARCAS,
BOLIVIARoy
Querejazu
Lewis
La
segunda
parte
de
l-a
evangelización
consistió
en
l-a
erradicación
de
1oque
los
misionerosllamaron
,'idolatrías".
A1
decir,
t'segunda
parte'r,
no
necesariamente
significaquetal erradicación 1e siguió, a
manera
de
complemento,
a l-aevangelización.
Más
bien, en
muchos
casos,primero
se
procedió
a laextirpación
de
1opagano,
paraluego,
dejar
e1
campo
libre ala
evangelización
propiamente
dicha.
Pero
en
realidad,
con
al-gunas
variaciones
de
índol-e
regional,la extirpaciónde idolatríasyla
evangelización
eranmedios
para
conseguirun
solo fin;
1a
cristianización
de
los
indígenas.
Ambas
estrategias
eran
parte
de una
sola
acción.
Desde
un
principio,
1a
evangelización
de1
indígena en
Charcas
y
en
el
Perú,estuvo
fundamentada
en
la
propia
verdad
de1
Cristianismo,
y
no
aceptaba
Iaposibilidad
de
otra
manera
deenfocar
eI origen
de1
mundo,
1a
permanencia
del
hombre
en
él-
y
1a
proyecciónde suscreencias
hacia
el-
más
allá.
Más
aún,
lesfuecasi imposiblea los
representantes
de lafeCatólicacaptar
Ia
esenciade l-a rel-ioi-ónnativaqueestaba
basada
fundamentalmente
en
1a
naturaleza.
Eduardo
Galeano,
acertadamente
ha afírmado
que
en
Iaculturacristiananoexisteunaestrechaidentificación de fa condición
humana
conla
naturaleza,
y
tampoco
se
menci-ona
estapalabra
en susDiez
Mandamientos.
Por
1o
tanto,
como
el
medioambiente
no
era
preocupación
de
los
hispanos,
y
menos
una
religión
nat.iva
qr-re
se
preocupaba
de su
entorno,
nunca
se
l-espasó
por
1a
mente
el-
fundamentar
su acción
evangeJ-izadora
apartirde esa
otra
concepciónreligíosa.
La
natural-eza
para
1os hispanos
era algo
que
debía
explotarse
a
como
lugar,y
nunca
buscar,
como
1o
hacían 1os
indígenas,
un
eguilibrio, yvivir
en
comunión
con
e1la. Sencillay
llanamente,
procedieron
a
e]i-minar
todolo
sue
no
era
CatóIico.
Existía
además,
la
creencia
medievalde
que
todo
1o
pagano
en
América
eraobra
de1
Diablo,y,al decirdeIrene Silverblatt
(Dioses
y
diablos:
IdolatrÍasy
evangelización),
se
procedió
a
l-a
"cazade
brujos",
creando
los
españoles
"un
profundo
impactoen
los
Andes,
alimentando
ideol-ógicamente
a
los
"extirpadores
de
idolat.rías"del
Nuevo
Mundo'r.
La
cosmología
andina,
por
su
parte,
"no
comprendía
una
noción
de1
Ma1,
ni
suencarnación
en
un
ser
satánico
como
en las
concepciones
occidentales".Para la sociedad andina,la
cosmovisión
incluía
fuerzas
de
oposición
que
eran
más
bien
recíprocas
ya
1a
vez
complementarj-as.
Pero
los
primerosmisioneros
españoles
"interpretaron
1a
religión
precolombina
en términos
del-
Diablo
cristianoy
crearon
brujas
donde
éstas
no
exi
sl-íanrt
(Silverbl-att
1982
:31,
39-40)
.
Si
revisamos
el-
trabajo
de
Nathan
Wachtel,
en Los
vencidos
-
Losindios
de1
Perú
frentea
1a conquistsa
EspañoJ.a
(1530-1570),
podemos
comprender
el
impacto
gue
signifi-cóeI intento
de
dominio
espirit.ual,
que
contribuyóala
"desestructuración
def
mundo
indígena".
La
extirpaciónde Ia idolatría eraparae11osunverdadero intento
de
"deculturación".
Sin
embargo,
Wachtel
sostiene
que
la
evangellzación
sóIo
tuvo
 
SEQUILAO
8
alcances
superficial-es, yla
sociedad
indígena desestructurada
no
tuvo
en
elcristianismo"ningún
el-emento
positivodereorganízación",es decir,
de
"reestructuración".
Según
el-
autor
(basado
en
el
manual-
de
Confesión de Diego
Torres),
este
choque
de
estructuras
menta1es
completamente
extrañas
entresí,hizo
que
losindígenas
vieranaI
Cristianj-smo
como
rtrrna
variedad de
idolatria",
mientras
que
sus
dioses
eran
vistos porlos
hispanos
como
"manifestaciones
def
diablo".Por
otraparte,Ias
grandes
campañas
de
extirpación de idolatrÍas,
a
principiosdelsiglo XVII,certificaron la vitalidadyconvicciónde
las
creenciasindígenas
(I^IachtelL976:2O9,
229,
23L,
233,
263)
.
Es
bien
sabido
por
1os
estudiosos
del- temaque
los
misioneros
catóLicos
util-izaronalos niños
indígenas
paradelatarIa
exist.encia
deidolatrías
(huacas
naLural-es
yartificiales).
A1
formar,
1a
Religión
Popular
Indígena,
parte
deesaesencia
del ser
indígena,
queabarcaba
también
su
cosmovisión,
equilibrio
con
la naturaleza,ciclos rituales agrícolas, tradiciones,y
todo
el-Io,parteinnata
desu
propiaidiosincracia, el
hecho
de
querer
barrer
con
t.odo
1o
que
representaba
su
religiosidad,
produjo
en
el1os
una
reacción
que
se
tradujo
en
una
profunda
resistencia
pasiva
que
veremos
en
más
detalle
más
adel-ante.Norman
Meiklejohnsintetiza este
impacto
espiritual dela
siguiente
manera:
rIVo
sóLo
eraef cristianismoalgo
extraño
ysin atractivos, sino
también
positivamente
repugnante
porsu
excTusivismo
ysu carácter coercitivo.
Representaba
un insul-toa sus creencias; hacía
que7os
niñosse
vofvierancontra
sus
padres
y
eJ
hermano
contra
su
hermano,
yd
que
hacía
queuno
espiara
y
denunciara
al-
otro.
Venía
adestrozar
sus
símboTos
reTigiosos,
quemaba
y
profanabal-os
sagrados
vestigiosde sus dirigentesy
antepasados.
No
satisfecho
con
quitarTesu reLigión naturaT,
7e
obTigaba
a
7a
misa,a
lasreunionesde
doctrinacristianaya
La confesión
anual-.
Sj
se
resistÍa,
l-o
humiTTaban,
7erapabanel-cabe77o,
7o
encarceJaban,
Lo confinaban
a
una
casa
especiaT
para
adoctrinarlo
hasta
que
abjurara
de
su
fey
profesara
en
púb7ico
La
fecristiana',-
D^r^fr.nertF Meikla'inhnsoqfiÉnÉ .nre debidoaIa naturaleza deIa
religiónnativa,Ios
indígenas no
se mostraron
contrarios a
1o
que
veían
como
"diosesde
1os
cristianos".
Pensaban
que
aI
haberconquistado
su
territoriotendríanquehaber
conLado
con"la
ayuda
de
poderosos
espíritus'.
En
consecuencia,
"parecíarazonable
reconocerles
poderaestosespíritus
e
inclusiverendirles
alqún
tipo
de
culto"
Respecto
a ]a
incomprensión
del
sacerdoteespañol
hacia
e1
indígena,
elcitado
autor manifiesta
qLle
todo el1o
partía
de
un
desinterés
por
entender
"la
mental-idad
de
los
indígenas, su
formade
pensar,de
sentir,
de
aprender,
de
proceder".
Luego
añade:
"Incapazde
apreciaro siquiera
entender1a
cultura'i-rí^^-^-^11-elmisionero tendíaa considerarlo
débiI,
r¡urvefrdyÉu dPEyud cIId,t
retrogado,tercoyestúpido.
Cuando
volvía a sus
costumbres
culturales
y
religiosas,
l-o
cual
sucedía
tan
pronto
como
el
misionero
Ie
dejaba
solo,
era
tenj-do
porviciosoyherético".
44
 
QUEREJAZU/EXTIRPACION
DE
IDOLATRIAS
EN
CHARCAS.BOLIVIA
Asimismo,
Ios
primerosmisioneros
catóIicos en
el-
AltoyBajo
Perú,
supusieron
equivocádamente
que
los
indígenas
renunciarían
fácil-mente
a
su
ReligiónNativaalserles
presentada
1a
CatóIi-ca.Meiklejohn
finaliza
sus
comentarios
sobre
este
tema aseverando
que
rrpoco
o
nada
se esforzaron
para
avn] i ¡¡r h^r^r1ÁI^d
.i
-,{í^^--^^^1-<^*^-4 ^+
,v-
.1*é
l-os
indígenasdebían
ser
crio
"o,,-oy
r¡u-,,imistas
]
AL
conocer
muy
poco
de
lareligiónprecristiana,
nopodían pensaren
demostrar
laj-nferioridad
de
ésta
con
respecto
aI cristianismo.
Y
a1
ignorar la
manera
indÍgenadepensar,
ma1
podíanadaptar 1os contendioscristianos a
su
mentalidad.
El
método
fundamental
para
superar
siguiera
en
parte
1os
múItip1es
obstáculos quese
oponían
a una evangelizaciónefectiva, era ef
amor
cristj-ano.PeroésLe
f
al-t.aba
por
compleLo
en la
mayoría
de los
casos
t'
(Meiklejohn
1988
:255,
257-258,263-254,
2G5)
.
Porsuparte,
Hans
van
den
Berg, manifiesta suparecerdeque
l-a
evangelj-zación
estuvo
desde
unprincipio
basada
en
una"refut.aciónde
fos
supuestos
"dioses"indígenas".
E1
mencionado
autor cita la Instrucción
(de
1545)
del
obispo
Loayza
cuando
dice:
rrPara
que
en alguna
manera
se
despierten
aI
conocimientode
Dios,platícallesla
ceguedad
yerrores
en
quehanvi-vido
adorando
piedrasyotrascriaturaso
obras de sus
manos"
Con
referenciaa
l-a
manera
torpe
conque
se
dirigían a los
indígenas,
el autorcita Ia
Reprehensión
para
tosidolatrasy
superst,iciosos,
contenida
en
eI
Cohfesionariode
1585:
ttQuiero
que
sepasquan
enojado
esta Dios
contra tipor
esas
mal-dades
que
has
hecho
de
adorar
7as
guacas,
o
a7
sol-,
etc.
Porque
l-e
has
quitado
su
honra,yl-a has
dado
a
7as
piedrasya
7os
cerrosyotras
cosas
que
son
muy
wiTes
(...).Di tonto,
¿porque
haces
tu
gran
necedad?
(...)
Dine 7oco,
¿que
piensasque7aguaca
te
haze
bien
o ma7?
Muy
ciego estas. Mira
que
te
digo
que
si
mas
tornas
a
essas mafdades
te castigara
Dios reziamente
(.
.
.
)quicate
embiara
vnrayo
que
teparta,o vn
maJ-
rabioso
de
muerte(Tercer
Concilio
7985:242,
244)tt
(Van
den
Berg7990:235,
236).Por
t.odo 1o
precedente
vemos
que
hubo
una
fal-ta
de
comprensión
de
1o
gue
era
el-
mundo
espiritual-del
indígena
andino. A toda
esa
Religiosidad
Popular
Andina
se
le
puso
el rótulo
genéricode
idolatrías.
Dicha
palabra
englobaba
todoeI
Panteón
Andino,incluyendosushuacas, tanto natural-es
como
artificiales,
como
también
al
hecho
deidolatrar,
que
abarcaba
todos
1os
ri trral és 1/ .'FrÉm^-i-:^ts^qeícl i..lós ó esnOfádiCOS.
 us!grrrvr¿rqD,De4¡t Lv D v url/
Pese
a estafal-ta
de
conocj-mj-ento
de
l-a cul-Lura
indígena,
hubo
quienessepreocuparon
de
recopilar,
a
su
manera,
información
pertinentea la
Relj-g1ón
del
indígena
andino.
Estoseran
l-os lIamados
cronistas, entre
1os
que
en
este
caso
destacamos
a
.fosé
de
Acosta,
con
suHistorianaturalymoral de
las
Indias,
1z
,JuanPol-o
de
Ondegardo,
con
su
Inetrvción
conLra
las
ceremonias,
yritos
que
vsanLos
indios
conforme
aI
tiempo
de su
infidelidad.
,fosé
de
Acostaen su capítu1o
segundo
da cuenta
acerca"de
los
géneros
de
idolatrías
quehan usado
1os indi-os":
ttT¡ i zlal ¡+-í-4.i na a1 Qahi n nnr á1 al f <níri+.tt<anfñ dttapqÍAttgZ Vd lqULdLLldtq¿uL¿aplv,IpvL s¿ eL LDyLLlvayse9ovavéqf
principioyfinde
todos
7os
mafes,
ypor
eso
e7
enemigo
de
l-os
hombres
ha
muTtipTicado
tantos
géneros
y
suertes
de
idoTatría,
que
pensarde
contarTos
por
menudo
es
cosa
infinita.
Peroreduciendo
la
idoJ-atría
a
cabezas,
hay
dos
45

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->