Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Para una teoría literaria hispanoamericana

Para una teoría literaria hispanoamericana

Ratings: (0)|Views: 330|Likes:

More info:

Published by: Rodrigo de la Sienra on May 18, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/13/2012

pdf

text

original

 
REVISTA DE CRITICA LITERARIA LATINOAMERICANAAño XXV, Nº 50. Lima-Hanover, 2do. Semestre de 1999, pp. 9-12
PARA UNA TEORÍA LITERARIA HISPANOAMERICANA:A VEINTE AÑOS DE UN DEBATE DECISIVO
*
 Antonio Cornejo Pola
Cualquier referencia a la teoría literaria hispanoamericana re-mite inevitablemente al gran debate de los años 70, surgido apartir de la propuesta de producir una teoría realmente nuestra,en concordancia con la especificidad de una literatura que porentonces gozaba de su primer éxito internacional masivo; pero nopara no repetir esa discusión, por cierto, sino para tratar deredefinirla dentro de la agenda problemática de los 90. Desde estaperspectiva me gustaría examinar algunos pocos puntos.Habría que partir de un hecho: el proyecto de los 70 fracasó, yen efecto hoy no tenemos una teoría literaria hispanoamericana,tal vez –entre otras razones– porque epistemológicamente elreclamo quedó situado en un nivel muy abstracto (no crítica sinoteoría) que entraba en paradójico conflicto con su propia urgenciade especificidad histórico-social. Me temo que además, al menos enlos momentos polémicos, se echó mano a las tesis más impac-tantes, pero menos certeras, de la teoría de la dependencia –y yasabemos que ese callejón no tenía salida.Pero el problema mayor, tal como lo veo ahora, fue otro: lasuposicn de que la literatura latinoamericana era una y coheren-te, y que –para peor– transportaba o expresaba los signos de una
 
*
Esta es la ponencia de Antonio Cornejo Polar al congreso “Estado actual de losestudios literarios latinoamericanistas” realizado en la Universidad deGranada, del 27 al 31 de enero de 1992. El texto nos ha sido generosamentefacilitado por el organizador de dicho congreso, Profesor Álvaro Salvador Jofré.En él aparece la siguiente nota del autor: “Como no fue leída, he reconstruidomi ponencia tomando como base el esquema que guió mi exposición y la copiade los apuntes que tomó una estudiante generosamente atenta” [Nota de loseditores].
 
ANTONIO CORNEJO POLAR10
identidad también pensada en términos globalizantes. Si se tra-taba de construir
una
teoría que diera entera razón de
una
literatura, en cierto sentido siguiendo el gran proyecto humanís-tico del maestro Henríquez Ureña, que se sintetiza en su fraseemblemática: “en busca de nuestra expresión” (así, en singular); sise trataba de eso, y creo que fue así, entonces el proyecto todo hizocrisis cuando comenzó a imponerse, años después, una imagenvariada y multiforme de la literatura latinoamericana. Hoy mu-chos reivindicamos la condición múltiple, plural, híbrida, hetero-génea o transcultural de los distintos discursos y de los variossistemas literarios que se producen en nuestra América.Las caracterizaciones que acabo de mencionar se refieren alespacio general de la literatura latinoamericana, donde efectiva-mente se realizan aunque con mayor o menor profundidad segúnla región de que se trate, pero se ven con harta claridad en losámbitos más acotados de las literaturas nacionales. Permítanmeponer el ejemplo de las literaturas de los países andinos, deBolivia, Perú o Ecuador. Ciertamente la imagen unitaria yglobalizante de cada una de ellas partía de la ampliación de unconcepto restrictivo de literatura, que condicionaba su existencia aque fuera (1) escrita, (2) en español, y (3) bajo códigos estéticosderivados de la alta literatura europea. Como otras veces he dicho,de este modo se lograba construir un corpus unitario, coherente,pero a costa de marginar por razones estéticas o sociales, o porambas, a una inmensa masa de discursos. ¿Qué hacer, porejemplo, con la literatura oral en quechua o aymara que se produ-ce en estos países? ¿No son literatura? ¿No son socialmenterepresentativas de la nación? Sin duda, la ampliación del corpuspara incluir estos discursos otros, a veces con un alto grado deautonomía, implicaba pasar del concepto de unidad (y de unaiden-tidad nacional más o menos metafísica) a otro que dieracuenta de esa diversidad heterogénea y contradictoria;heterogeneidad que, para complicar aún más las cosas, puededarse dentro de un solo texto. Y no sólo en textos coloniales, que esel período donde se puede ver con más claridad este asunto, comoen la
 Nueva crónica
de Guamán Poma de Ayala, sino también enotros tan absolutamente modernos y experimentales como
 El zorrode arriba y el zorro de abajo
de José María Arguedas.Todo lo anterior conduce, me parece, a una postulación radical–al menos en apariencia radical. Concretamente, a la construccnepistemológica de un nuevo “objeto” al que convenimos en
 
PARA UNA TEORIA LITERARIA HISPANOAMERICANA11
denominar –según los gustos– literatura hispanoamericana, ibero-americana, latinoamericana, etc. Postulación aparentemente radi-cal, porque en realidad a nadie debería extrañar que “esoque lla-mamos literatura es un objeto social y culturalmente construido, yen esa misma medida un objeto histórico, mudable, cambiante yescurridizo como pocos. Bastaría a este respecto recordar que lapoética neoclásica incluía la historia, la oratoria y cierto tipo decartas dentro del marco de la literatura como géneros literariosindiscutibles, mientras que las poéticas basadas en los conceptosde autonomía estética o autorreferencialidad del lenguaje literarioexcluyen a estos géneros y los colocan fuera del ámbito de laliteratura. O más drásticamente todavía: la literatura constituyeun cierto “objeto” si la ligamos excluyentemente a la escritura,pero es otro, bastante distinto, si aceptamos eso que para algunoses un oxímoron: la “literatura oral”. Por lo demás, para abundarun poco s en este tema, todos los que estamos aquí hemos sidotestigos o protagonistas del debate sobre la condición literaria o noliteraria del género testimonio, y en esa discusión (que ahora tieneotro sentido) estaba en juego lo que Carlos Rincón llamó el “cambio(o el mantenimiento) de la noción de literatura”. Con la termino-logía que estoy empleando, lo que estaría en juego es un cambio enla construcción epistemológica del “objeto” literatura.Ahora bien: si esto es así, en general, ¿cómo no lo será en unespacio tan abrumadoramente ambiguo como el de la literaturalatinoamericana? Simplemente enuncio algunas preguntas:¿forma parte de la literatura latinoamericana (o no) la del Caribeno hispánico, la de Jamaica o Haití por ejemplo? ¿Y la de los chica-nos? Lo que quiero enfatizar es que la construcción del tantasveces mencionado “objeto” (nuestra literatura) no depende sola-mente de una opción propia de la teoría literaria sino también, ytal vez sobre todo, de una opción inocultablemente política acercade quiénes (y quiénes no) formamos parte de “nuestra América”.El tratamiento de esta problemática nos llevaría demasiadolejos del punto que estoy intentando desarrollar. Vuelvo a él parainsistir en que el empleo de categorías como transculturación,pluralidad, heterogeneidad, hibridez, etc., supone un ejercicioteórico destinado en última instancia a modificar radicalmente elconcepto de literatura latinoamericana, pero esta vez no comoresultado de una propuesta s o menos abstracta y algo volunta-rista, sino como respuesta a nuevas maneras de leer nuestraliteratura, precisamente en lo que parece caracterizarla con mayor

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->