Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
CONSUELO AHUMADA, Estrategia de seguridad, aparato militar y crisis económica global - América Latina en Movimiento

CONSUELO AHUMADA, Estrategia de seguridad, aparato militar y crisis económica global - América Latina en Movimiento

Ratings:
(0)
|Views: 7|Likes:
Published by juan cristobal
estudio sobre el militarismo en el capitalismo monopolico actual
estudio sobre el militarismo en el capitalismo monopolico actual

More info:

Published by: juan cristobal on May 23, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/31/2013

pdf

text

original

 
 ALAI, América Latina en Movimiento
2011-04-11
EE.UU
Estados Unidos en el siglo XXI:
Estrategia de seguridad, aparato militar y crisis económica global
Consuelo Ahumada
 A partir de la finalización de la Guerra Fría, Estados Unidos, convertido en única superpotencia mundial, consolisu poderíoglobal mediante la búsqueda del control de los recursos naturales estratégicos y de las mejores condiciones de inversión y decomercio a nivel mundial, y el desarrollo del llamado Complejo Industrial Militar (en adelante CIM), componentes centrales desu estrategia de seguridad nacional. Las políticas neoliberales que se impusieron por doquier desde finales del decenio de losochenta del siglo pasado, en el mundo entero, pero en especial en los países del Sur, le proporcionaron las condiciones máspropicias para realizar sus objetivos imperiales. Sin embargo, es después del 11 de septiembre de 2001, con la proclamación de la guerra global contra el terrorismo, cuandoEstados Unidos logró avanzar más en la concreción de dichas estrategias. Las intervenciones en Afganistán (2001) e Irak (2003)le permitieron incentivar el gasto militar y activar el CIM en proporciones sin precedentes en la historia. Pero todo ello se hizomediante un enorme endeudamiento externo, que generó un déficit fiscal también sin precedentes en la historia del país. El presente trabajo analizará la relación entre la estrategia de seguridad de Estados Unidos, el fortalecimiento del aparatomilitar y la crisis económica global en el transcurso del siglo XXI.
 
Se parte del siguiente planteamiento: Durante la primera década del presente siglo, Estados Unidos ha intentado afianzar su poderío político y militar, en medio deuna fuerte competencia económica, que se desató abiertamente después de la Guerra Fría. En efecto, el fortalecimiento delCIM y el incremento sostenido del gasto militar, a partir de la llamada guerra contra el terrorismo, le permitieron a la únicasuperpotencia incrementar su poderío global. Pero al mismo tiempo, el enorme gasto militar ha incidido de manera notoria ydefinitiva en la crisis económica que estalló en Estados Unidos y se proyectó a nivel global en el 2008. En este marco, laspresiones para incrementar el gasto militar, reducir la inversión social y favorecer los intereses de los sectores financieros sehan hecho más notorias, en la medida en que se fortalece también la extrema derecha neoconservadora que aboga por dichas medidas. La presentación se estructura en las siguientes partes: 1.
 
Reflexión teórica sobre los conceptos de imperialismo y hegemonía.2.
 
La Doctrina de Seguridad Nacional y su legitimación de la guerra contra el terrorismo.3.
 
El desarrollo del CIM.4.
 
El fortalecimiento de la nueva derecha.5.
 
El gasto militar y la crisis económica global. 
1.
 
Reflexión teórica sobre los conceptos de imperialismo y hegemonía 
En sus
Cuadernos desde la prisión
, el pensador italiano Antonio Gramsci señala que el ejercicio normal de la hegemonía secaracteriza por la combinación de fuerza y consenso, “en un equilibrio variable, sin que la fuerza predomine demasiado sobreel consenso". Agrega que hay ocasiones en las que es más apropiado recurrir a una tercera variante de la hegemonía, porque"entre el consenso y la fuerza está la corrupción-fraude, que es el debilitamiento y la parálisis del antagonista o de losantagonistas"
[1]
. Algunos autores han insistido en que este concepto resulta de gran utilidad para explicar el sentimiento derechazo generado por los ataques del 11 de septiembre y al inicio de la guerra contra el terrorismo, en la medida en que elgobierno de Bush logró en sus inicios el respaldo de amplios sectores de la opinión pública, tanto a nivel nacional comoglobal. Sin embargo, aunque el término parece útil para entender períodos determinados de la política imperial de Estados Unidos,resulta más pertinente y preciso volver al término imperialismo”, tal como lo han manifestado algunos analistas de las
Clasificado en:Política:
Politica
,
Militar 
,Economía:
Economia
,Disponible en:
 
Español 
 
Estrategia de seguridad, aparato militar y crisis económica global - Améri...http://alainet.org/active/45713&lang=es1 de 1127/10/2011 10:45 p.m.
 
relaciones económicas y políticas internacionales que comparten una perspectiva crítica de estos procesos. A manera deejemplo, Giovanni Arrighi destaca que dicho concepto de nuevo se puso de moda, frente al término más “neutral” deglobalización, que predominó durante la década anterior [2]. El inglés Justin Rosenberg, por su parte, desarrolla una críticamuy bien fundamentada al uso extensivo e indiscriminado del concepto de globalización y a los intentos que se han hechopor ponerlo lejos del alcance de la teoría social, así como de aislarlo del proceso histórico del capitalismo[3]. Para Alex Callinicos, se ha convertido casi que un clisé afirmar que el concepto de imperialismo ha experimentado un renacer durante el siglo XXI[4]. La razón principal de ello ha sido la supremacía global de Estados Unidos y la arrogancia con la quela administración Bush la puso en práctica, en especial en el ámbito militar. En ese sentido, señala, la teoría marxista delimperialismo, desarrollada por Lenin, no lo concibe solo como una forma histórica de dominación política, sino que lo sitúa enel contexto del desarrollo histórico del modo de producción capitalista. Lenin planteó la teoría marxista del imperialismo en 1916, en su conocida obra
El imperialismo, fase superior del capitalismo.
Desde el prólogo, señaló su intención de demostrar que la Primera Guerra Mundial fue por parte de ambos bandosbeligerantes una guerra imperialista (es decir, de conquista, bandidaje y robo), una guerra por un nuevo reparto de colonias yde la “esfera de influencia” en el mundo. Señaló que la distribución de la red ferroviaria y la desigualdad de esa distribución yde su desarrollo, constituyen el balance del capitalismo moderno, monopólico, en la escala mundial. Y este balancedemuestra la absoluta inevitabilidad de las guerras imperialistas sobre esta base económica,
en tanto que
subsista lapropiedad privada de los medios de producción”[5]. Así, Lenin formula una teoría compleja del imperialismo, en la que sepone en evidencia la estrecha interconexión entre su naturaleza económica y política. Lenin caracterizó al imperialismo con cinco rasgos principales, que, pese a las diferencias del tiempo y de las circunstanciashistóricas, siguen vigentes: 1) la concentración de la producción y del capital hasta un grado tan elevado del desarrollo, que segeneran los monopolios, los cuales desempeñan un papel decisivo en la vida económica; 2) la fusión del capital bancario conel industrial para constituir el capital financiero, y la creación de la oligarquía financiera; 3) la exportación de capitales comorasgo fundamental, a diferencia de la exportación de mercancías, característica del capitalismo de libre concurrencia; 4) laformación de asociaciones internacionales monopólicas de capitalistas, que se reparten el mundo y, 5) la terminación delreparto territorial del mundo entre las potencias capitalistas más importantes
[6]
.Este último rasgo es quizás el que másconcierne al presente análisis, pues permite explicar el fortalecimiento histórico del aparato militar por parte de EstadosUnidos en las últimas tres décadas. En los planos teórico y político han proliferado distintas interpretaciones sobre la naturaleza del imperialismo. Es conocido eldebate que el mismo Lenin sostuvo con Karl Kautsky sobre este punto, en la II Internacional. Este autor alemán concebía elimperialismo como la política preferente del capitalismo industrial desarrollado. Así mismo, otras concepciones más recienteshan reducido el imperialismo a un problema de comercio exterior o de intercambio desigual entre centro y periferia. ParaLenin, por el contrario, el imperialismo es el capitalismo altamente desarrollado, cuya esencia económica es el monopolio, ycuyos rasgos principales tienen que ver con los cambios operados en el proceso productivo y no en el del comercio y elconsumo.
 
Con base en la concepción leninista, Alex Callinicos destaca que el imperialismo contemporáneo resulta de la integración dedos formas claras de competencia: la primera, la competencia económica entre capitales y la segunda, la competenciageopolítica entre Estados. Un enfoque similar ha sido desarrollado por autores como David Harvey, Giovanni Arrighi y WaldenBello.
 
De otra parte, al cuestionar la idea de que los Estados imperialistas actúan exclusivamente por motivos económicos, Callinicospone en entredicho la afirmación según la cual el móvil de la intervención de Estados Unidos en Afganistán, a fines de 2001,fue el deseo de la administración Bush y de las compañías petroleras de construir un oleoducto para transportar el petróleo y elgas hacia el Asia Central. Sostiene que las grandes potencias actúan por una compleja mezcla de razones económicas ygeopolíticas[7]. En ese sentido, afirma que Estados Unidos atacó a Afganistán en 2001 sobretodo por razones políticas,centradas en la reafirmación de su hegemonía global después del 11 de septiembre. El mayor acceso a Asia central fue unsubproducto importante del derrocamiento del régimen talibán, no el motivo principal de la acción[8]. Frente a esta discusión y desde una perspectiva estrictamente económica, Joseph Stiglitz y Linda Bilmes, en su libro conjuntotitulado:
La guerra de los tres billones de dólares
, recogen diversos argumentos que se plantearon en el país y en el mundoentero en torno a si el petróleo fue el móvil de la ocupación de Irak. En este punto, concluyen que, así este haya sido el caso,el gobierno de Bush fracasó notoriamente en su objetivo de hacer descender los precios del petróleo, en tanto que tuvo granéxito en cuanto a la forma como enriqueció a los contratistas y a las compañías petroleras de su país[9]. En lo que respecta al poderío global ejercida por Estados Unidos, Callinicos señala que su búsqueda de una dominaciónunilateral del mundo mediante una superioridad militar absoluta sobrevino como una sorpresa desagradable para quienesacogieron la idea, muy difundida en las postrimerías de la Guerra Fría, de que la globalización económica estaba siendoacompañada por la emergencia de “formas globales de gobierno” o de una supuesta “gobernanza” global
,
que pondrían fin asiglos de confrontación por la supremacía entre las grandes potencias. Por supuesto que tan optimista concepción fue
Estrategia de seguridad, aparato militar y crisis económica global - Améri...http://alainet.org/active/45713&lang=es2 de 1127/10/2011 10:45 p.m.
 
demolida por la Doctrina Bush y sus promotores. Condoleezza Rice, entonces Consejera de Seguridad Nacional, afirmódespués de los ataques terroristas que el gobierno de su país actuaría “a partir del interés nacional de los Estados Unidos y node los intereses de una ilusoria comunidad internacional”[10]. En el mismo sentido crítico frente al predominio de supuestas formas globales de gobierno, se pronuncia el también inglésJustin Rosenberg, al destacar cómo durante la década del noventa del siglo pasado numerosos activistas políticos yacadémicos observaron “el auge del liberalismo económico, la extensión de las nuevas tecnologías informáticas, la crecienteprominencia de las relaciones internacionales y el resurgimiento de una agenda cosmopolita en el tema de los derechoshumanos, y no pocos de ellos creyeron que el planeta se abría a nuevas formas de interconexión y que un sistema multilateraly multinivelado de “gobierno global”, (…) estaba emergiendo dentro de nosotros[11]. 
2.
 
La Doctrina de Seguridad Nacional y su legitimación de la guerra contra el terrorismo 
En los comienzos del siglo XXI ocurrieron cambios significativos para Estados Unidos. En marzo de 2001, la recién iniciadaadministración de George W. Bush anunció que el país entraba en recesión. Seis meses después, la guerra contra elterrorismo, proclamada a raíz del 11 de Septiembre, le daría nuevos bríos a su poderío global, en especial en los terrenospolítico y militar. De esta manera, el entorno internacional quedó signado por dos procesos simultáneos, complementarios y a la vezcontradictorios. El primero, el afianzamiento de la hegemonía global de Estados Unidos, con base en su poderío militar. Estahegemonía se resquebrajó cuando decidió intervenir unilateralmente en Irak. El segundo proceso es la profundización de laestrategia neoliberal, puesta en práctica en el mundo entero mediante la acción de organismos internacionales, como elFondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial del Comercio (OMC). Así, la imposición del credo y lospostulados del mercado y la guerra global contra el terrorismo fueron muy bien utilizados por Estados Unidos para tratar depaliar sus dificultades económicas. No obstante, con menos de dos décadas de existencia, las rondas de la OMC han estadomarcadas por una permanente disputa en lo que tiene que ver con la aplicación de las normas de comercio e inversión, nosolo entre los países más desarrollados entre sí, sino también entre estos y las llamadas potencias emergentes. La Doctrina de Seguridad Nacional de Estados Unidos, aprobada el 20 de septiembre de 2002 por el Congreso, fuecatalogada por diversos analistas como una abierta declaración de hegemonía. Representó la concreción del Proyecto para unNuevo Siglo Americano, anunciado en septiembre de 2000, pocos meses antes del inicio de la administración Bush. ParaGiovanni Arrighi, la concreción de este proyecto como respuesta a los ataques del 11 de septiembre del año anterior fue unintento de establecer el primer imperio auténticamente global de la historia del mundo. En este documento, más conocido como DoctrinaBush, al tiempo que se invoca el Destino Manifiesto de Wilson, se afirma demanera categórica que “las grandes batallas del siglo XX terminaron con un modelo único sostenible para el éxito nacional:libertad, democracia y libre empresa”. Señala también que la nueva doctrina se basará en un internacionalismo que reflejará“la unión de nuestros valores con nuestros intereses[12]. Michael Klare recuerda que desde su campaña presidencial Bush se preocupó por defender el incremento del gasto militar. Enun discurso pronunciado en septiembre de 1999 en The Citadel, prestigiosa academia militar de Charleston, Carolina del Sur,expuso su plan de “transformación” del aparato militar de su país y se comprometió a iniciar la “construcción del ejército delsiglo XXI”. El objetivo era asegurar la invulnerabilidad del territorio mediante un eficaz escudo antimisiles, en lo que parecíaser una reedición de la Guerra de las Galaxias de Ronald Reagan, y aumentar la capacidad de los Estados Unidos para invadia potencias regionales hostiles. Bush manifestó también su apoyo a la llamada “revolución del pensamiento militar”, que haríasistemático el uso del computador, de sensores muy sofisticados, materiales invisibles a los radares y otras tecnologías bélicasavanzadas[13]. Señala Michael Klare que, además de la expansión del aparato militar, con la guerra contra el terrorismo, Bush le dedicómucha atención a otra prioridad estratégica: la adquisición de nuevas fuentes de petróleo en el extranjero. Aunque eraninicialmente distintos, estos dos objetivos acabaron por fundirse, “dando vida a un único diseño estratégico que orienta hoy lapolítica exterior norteamericana”. En su conocido libro
Las guerras de recursos,
afirma: Las guerras adelantadas por recursos durante la posguerra fría no constituyen eventos aislados o aleatorios. Por elcontrario, son un conjunto que se inscribe dentro de un cuadro geopolítico más amplio (...) Las guerras del futurotendrán de manera masiva como objetivo la posesión y el control de bienes económicos esenciales y en particular derecursos necesarios para el funcionamiento de las sociedades industriales modernas[14]. Volviendo al análisis del poderío militar, en el famoso documento del Pentágono titulado: “Rebuilding America´s Defenses”,dado a conocer en el año 2000, se expresó con claridad que el tipo de transformación militar que se planteaba allí requeríade algún “evento catastrófico y catalizador”, como un nuevo Pearl Harbor, con el objetivo de venderle este proyecto a laopinión públicaestadounidense. Un año después vendría esta circunstancia propicia con los ataques a las torres de Nueva York. 
Estrategia de seguridad, aparato militar y crisis económica global - Améri...http://alainet.org/active/45713&lang=es3 de 1127/10/2011 10:45 p.m.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->