Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Nacimiento de La Verdad

El Nacimiento de La Verdad

Ratings: (0)|Views: 271|Likes:
Published by hemrsud

More info:

Published by: hemrsud on May 28, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/07/2013

pdf

text

original

 
por el élder Hugh B. BrownDel Consejo de los Doce.Mis hermanos y hermanas, es un gozo estar nuevamente encasa. Después de una jornada alrededor del mundo, lo cual resulta muchas veces en unmejor entendimiento de los pueblos de otras tierras y culturas, regreso con unaapreciación mucho mayor de nuestra propia y amada América, sus libertades y susoportunidades.Es mi impresión también, que los pueblos de todas las tierras y culturas, tienen unhambre creciente y una actitud de mente abierta hacia todas las nuevas verdades. Loshombres pensantes de todas partes buscan la luz. Hay, de hecho una búsqueda de laverdad, a nivel mundial.Los líderes religiosos y científicos están pidiendo que reviva el deseo de aprender y laactitud de aceptación de la verdad; donde quiera que se encuentre.La buena vida está dirigida inteligentemente hacia el cultivo de una genuinaespiritualidad basada en la fe y el conocimiento, dedicada a la verdad.La fe es la base de toda religión, pero no hay ninguna virtud especial en la fe ciega.Solamente la fe que está fundada en una valerosa búsqueda de la verdad, merece laatención del estudiante. Nosotros debemos rechazar toda tentación a la irracionalidad,allanar toda inclinación a olvidar o distorsionar los hechos, evitar extremos delfanatismo, y por encima de todo, demandar la verdad. He aquí la firme base de nuestrareligión; una religión que describe la gloria de Dios como inteligencia y proclama que elhombre es salvo en la medida en que adquiere conocimientos.Así como las verdades científicas deben ser probadas y verificadas por razonamientos ypor la investigación de los hechos, también las verdades morales y espirituales, que elmundo busca de sus profetas, deben ser probadas y valoradas por la experiencia delhombre. En su búsqueda de la verdad, todo hombre debe ser veraz consigo mismo, deberesponder a su propia razón y a su propia conciencia moral. De no ser así, traicionaría sudignidad como ser humano y como hijo de Dios.La verdadera dignidad nunca se gana por obtener el primer lugar, ni se pierde cuando sequitan esos honores. Especialmente en el campo religioso y espiritual, donde la fe seaventura por terrenos inexplorados, la verdad debe afrontar la prueba de la incredulidad,
 
soportar los fuegos de la persecución, la oposición, el rechazo y el odio. La verdadoprimida contra la tierra, debe levantarse otra vez.Quizá fue este pensamiento de la permanencia y eterna duración de la verdad, lo quemovió a Oliver Wendell Holmes a escribir su iluminador ensayo poético sobre "Labatalla de la verdad recién nacida por la supervivencia".El dijo:"El tiempo sufre dolores de parto, cada hora trae alguna verdad jadeante, y la verdad,recién nacida, parece deforme y prematura.Es el terror de la casa y su vergüenza, un monstruo que se enrosca en el regazo de suniñera.Alguno la quisiera estrangular, otro dejarla morir de hambre solamente;pero aún respira, y pasa de mano en mano, alcanzando lentamente su estatura y formacorrectas.Pule los ásperos bordes de sus escamas de dragón, cambia por rizos brillantes su pelocomo de víboras.Y aparece transfigurada como ángel, bienvenida por todos los que maldecían sunacimiento, recibiéndola en sus brazos que la echaron fuera como serpiente."Discutamos algunas de las verdades reveladas últimamente; verdades que han tenido larecepción y experiencia que el poeta menciona, pues se pensaba que eran "deformes yprematuras". Pero están llegando a su real estatura y forma, y surgen transfiguradas conaspecto de ángel.La melancólica historia del pasado parece haber sido un precursor necesario paraaquellos grandes eventos que ahora proclamamos. El paso del tiempo más allá delmeridiano, después de la crucifixión de Cristo fue seguida por el crepúsculo espiritual yel ocaso, y luego por siglos de obscuridad espiritual, después de lo cual aparecen lasseñales de la aurora. El alba ya rompe y huyen las sombras.¡Cuán gloriosamente el Señor ha cumplido su promesa de que en los últimos días Elderramaría de su espíritu sobre toda carne!¡Qué edad tan maravillosa es ésta en la cual vivimos! ¡Qué tremendos avances se hanlogrado en los últimos 150 años!Solamente en el campo de comunicaciones y transporte, hemos dado pasos tan largos,que podrían hacer que nuestros ancestros, si pudieran venir y vernos, dijeran que somosdioses. Quedarían asombrados por la radio, la televisión y los maravillosos progresos dela ciencia, el dominio de la electricidad y otras fuerzas, por las cuales ponemos anuestro servicio las grandes fuerzas de la naturaleza, que en sus días eran temidas yadoradas.Pero a menos que seamos dados a alardear estos grandes sucesos y progresos, debemosrecordar cómo han sido usados y lo que ha sucedido en el mundo con estas cosas quenuestra civilización ha producido.
 
 Hambre y necesidades, miseria y tristeza se extienden por todo el mundo, amenazando ala misma civilización que ha hecho posible esas cosas.Tal parece que el gran plan de Dios incluyera trabajo para una cuadrilla de demolición,que eche abajo las viejas estructuras y haga lugar a eso que va a venir.Pero no dejemos que aquellos que son responsables de estas cosas, se sientanconfortados con este pensamiento, pues Dios ha dicho: "Imposible es que no vengantropiezos; mas ¡ay de aquel por quien vienen!" (Lucas 17:1).Pero, ¿estamos aquí para mirar los grandes avances en esos campos del pensamiento yla actividad humana solamente, donde las cosas materiales al parecer son glorificadas ylas espirituales son olvidadas? ¿debemos esperar en el campo del crecimiento moral y lailustración espiritual, para encontrar nuevas verdades y revelaciones de Dios? Cuando éldijo que derramaría de su espíritu sobre toda carne, pienso que no intentaba limitar suinspiración a aquellos que están trabajando con cosas materiales solamente, pues en elreino espiritual, también, hay gran necesidad de algo nuevo...Ustedes recordarán cuando Pedro y Juan fueron al templo de Jerusalén, y llegaron a lapuerta llamada la Hermosa; un cojo que estaba ahí sentado, les pidió limosna; y Pedrovolviéndose a él, dijo: "No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre deJesucristo de Nazaret, levántate y anda" (Hechos 3:6).Las escrituras nos dicen que él fue sanado y que saltó y gritó de júbilo al sentirse libre.Entonces una multitud se reunió con gran asombro y admiración y Pedro les dijo que loque hizo no se debía a su propio poder o santidad, sino que fue hecho en el nombre deJesucristo.Entonces dijo a la multitud:"Así que arrepentíos y convertios, para que sean borrados vuestros pecados; para quevengan de la presencia del Señor, tiempos de refrigerio, y él envíe a Jesucristo, que osfue antes anunciado; a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiemposde la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetasque han sido desde tiempo antiguo" (Hechos 3:19-21).El apóstol Pablo dijo que en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, él podríareunir todas las cosas en Cristo, tanto las que están en el cielo como las que están en latierra, aun en él.Ustedes recordarán también, cuando los once estaban con el Maestro cerca de Betania,ellos vieron que una nube lo cubrió y lo llevó al cielo, dos ángeles con vestidurasblancas se pararon junto a ellos y dijeron a aquellos que estaban reunidos: "Varonesgalileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado devosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo" (Hechos 1:11).Nos referiremos nuevamente a esa maravillosa predicción de Juan, quien, mientrasestaba desterrado en la isla de Patmos, tuvo una visión y dijo: "Yo estaba en el Espírituen el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta, que decía: Yo soyel Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->