Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Comunicaciòn en el departamento de Radiologìa

Comunicaciòn en el departamento de Radiologìa

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 253 |Likes:
Published by ramon

More info:

Published by: ramon on Dec 28, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/24/2009

pdf

text

original

 
Revista Chilena de Radiología. Vol. 9 Nº 3, año 2003; 151-156.
151
ARTICULOSDE OPINION
Revista Chilena de Radiología. Vol. 9 Nº 3, año 2003; 151-156.
151
 
ARTICULOSDE OPINION
Abstract 
: Good and effective medical-practice requires the best bonds between patients/relatives and doctors. Communication process is a bi- directional one. It implies responsibility, honesty and confidence for both doctor and patient. A successful doctor-patient relationship mostly depends on communicational skills and medical sensibility to patient needs. Radiologist-patient encounters are not common or frequent but occasionally we have them,and they are an important opportunity to communicatradiologist and patients as well. Radiology Departments’ work is organised in such manner that personnel have important interactions with our patients, so it is of primary importance to give communication skills and abilities to all of them.
Key words 
: Communication, Physicians, Patients,Radiology and radiologists.
Resumen 
: El buen y efectivo ejercicio de la medicina requiere interacciones positivas y efectivas entre médicos y pacientes o parientes. El proceso de comunicación con ellos, que es una vía que corre en ambos sentidos, implica responsabilidades y deberes por ambas partes. Una relación médico paciente exitosa depende en una gran medida de las capacidades comunicacionales y de la sensibilidad del médico a las necesidades de los pacientes.Los radiólogos, con excepciones, no interactúan en forma directa con la mayoría de sus pacientes,pero en ocasiones se producen importantes contactos. A mayor abundamiento, es imperativo entregar destrezas comunicacionales efectivas a todo el personal que tiene contacto con los pacientes radiológicos, para su adecuada aplicación.
Palabras claves 
: Comunicación, Médicos, Pacientes,Radiología y radiólogos.
Introducción
En los últimos años se está produciendo en lasescuelas de medicina una tendencia creciente a laincorporación en los programas de formación losaspectos humanísticos del ejercicio de la prácticamédica. Así, a modo de ejemplo, el «American Boardof Medical Specialties» adoptó seis competencias paratodos los programas de formación médica; a saber,conocimientos médicos, atención al paciente,habilidades para la comunicación y habilidadesinterpersonales, profesionalismo, aprendizaje basadoen la práctica y perfeccionamiento continuo,aprendizaje por sistemas
(1)
.En el ámbito nacional la Facultad de Medicinade la Universidad de Chile ha ido introduciendo desdehace un tiempo, algunas materias relacionadas conlos aspectos humanísticos del ejercicio de la medicinaen la enseñanza de pregrado, a lo que se suma lacreación del Departamento de Bioética yHumanidades Médicas con el objetivo de desarrollararticuladamente estas disciplinas de maneratransversal y vertical en los programas docentes delplantel. Esta unidad académica deriva del núcleoformado por el doctor Armando Roa en 1992 parareflexionar sobre estos temas, el que a su vez recogióelementos del centro de Antropología Médica.Frente a esta tendencia, los grupos formadoresde radiólogos y sus responsables, junto a losencargados de la formación continua, deben examinarcon cuidado estos requerimientos para definir susfuturas implicancias en el porvenir de los radiólogos yde la radiología.En forma indiscutible, los requerimientos yhabilidades científico técnicas tienen importancia
COMUNICACION EN EL DEPARTAMENTO DERADIOLOGIA: RADIOLOGOS Y PACIENTES
Drs. César García M 
(1) 
, Dulia Ortega T 
(2) 
.
1. Servicio de Radiología. Clínica Alemana de Santiago.2. Centro de Imagenología. Hospital Clínico U. de Chile.
García C, Ortega D.
Comunicación en el Departamento de Radiologia: Radiologos y pacientes. Rev Chil Radiol 2003; 9:151-156.
Correspondencia 
: Dr. César García M. Clínica Alemana de Santiago. Vitacura 595 1. Santiago.cgarcia@alemana.cl 
 
Drs. César García M, Dulia Ortega T.Revista Chilena de Radiología. Vol. 9 Nº 3, año 2003; 151-156.
152
ARTICULOSDE OPINION
primordial e indiscutible en la formación de losradiólogos y, la enseñanza de los signos radiológicos,la detección y caracterización de lesiones, laformulación de diagnósticos diferenciales atingentes,la utilización de los distintos métodos de imágenesen forma racional sobre la base de protocolosfundamentados en la mejor evidencia disponible y laejecución de procedimientos han sido nuestro objetivoprincipalísimo en la formación de los becarios deradiología. Este enfoque ha dado escaso o ningúnespacio de tiempo a la enseñanza de la comunicaciónefectiva con los pacientes, tal vez porque nosotrosmismos no lo hacemos tan adecuadamente comocreemos
(1)
.
¿Por qué se está introduciendo esta tendencia enla educación y en el ejercicio de la prácticamédica?
La revisión de la literatura a nuestro alcance, laopinión de los expertos y la experiencia personal, nosdice que desde hace varios años han comenzado aaparecer voces de alarma advirtiendo sobre lasconsecuencias que está teniendo el deterioro de larelación médico-paciente y tendrá sobre los resultadosde los actos médicos, los pacientes, los médicos y lamedicina misma.Estos autores nos hacen ver cada vez con mayorfrecuencia, la pérdida de confianza que los pacientesestán comenzando a sentir por los profesionales quelos atienden. Aunque el deterioro de la confianza esun fenómeno multicausal, los investigadores coincidenen buscar sus causas esencialmente en elempobrecimiento de la comunicación médico-paciente, debida, entre otras causas, al vertiginosoavance de los cambios tecnológicos sin una adecuadareflexión sobre el impacto que dichos cambiosproducen en esta relación, a la aparición de la saludadministrada y sus variantes, con implantación de lacontención de costos y los estímulos financieros, queintroduce regulaciones externas a la relación médico-paciente; al cambio en el modo de ejercer la medicina,con poco tiempo disponible para escuchar a lospacientes que pasan de ser enfermos, a portadoresde enfermedades que no es lo mismo; y, a la toma deconciencia de los pacientes de sus derechos a unaatención técnicamente eficiente y a la vezhumanizada
(2)
.
¿Qué quieren los pacientes?
Si comparamos las opiniones de pacientes ymédicos acerca de la importancia de los distintoselementos de la atención médica como determinantesde la calidad de la atención ambulatoria, encontramosque ambos grupos coinciden en que el elemento másimportante son las habilidades y destrezas clínicas,pero están en desacuerdo sobre la importanciarelativa de los demás aspectos de la atención, enespecial la comunicación efectiva de la informaciónreferida a su salud. Estas diferencias de percepciónpueden influenciar la claridad de las interaccionesentre médicos y pacientes
(3,4)
.Es evidente que las fallas en la comunicación ylas presunciones acerca de las preferencias de lospacientes son sorprendentemente frecuentes.La importancia que los pacientes dan a lashabilidades de los doctores está ampliamenterelacionada con la confianza. La mayoría quieren sercapaces de confiar en los profesionales de la saludque los atienden. La confianza es importante sin serfe ciega. La gente enferma necesita simpatía, apoyoy reafirmación, todos hechos esenciales en unarelación terapéutica, pero también necesitaninformación honesta sobre su estado, opcionesde tratamiento y médicos que escuchen suspreocupaciones y preferencias. Esto no es una opción.Fallar en adecuarse a las necesidades de lospacientes disminuirá la imagen y el respeto hacia losdoctores en el largo plazo
(5)
.
¿Podemos superar las dificultades que implicacambiar hábitos y actitudes en la comunicaciónmédicos-pacientes?
El proceso de aprendizaje comunicacionaldebería comenzar en la etapa de la formación médica.Esta enseñanza, que necesariamente es teóricopráctica con fuerte retroalimentación positiva, requierecambiar hábitos de comunicación y adquirir elementosclaves de comunicación efectiva.En la enseñanza y aprendizaje de las habilidadescomunicacionales por parte de los doctores se ha vistoque cambiar hábitos y conductas no es tan difícil conuna enseñanza adecuada y periódica. En esteproceso de aprender no debemos olvidar que elproceso de comunicarse es interactivo: los pacientestambién necesitan conocimiento y respaldo ydebemos incorporar en este proceso sus perspectivaspara tomar decisiones que les atañen de sutratamiento, con expectativas reales
(6-8)
.Uno de los aspectos en que la comunicación conlos pacientes es de primordial importancia es laentrega de malas noticias, especialmente si haocurrido un error. Las recomendaciones de la éticamédica y de las organizaciones profesionales sobrela comunicación del error a los pacientes sonreconocidas, pero poco se sabe lo que piensan losmédicos y los pacientes acerca de cómo discutir loserrores médicos. Al parecer, los facultativos noestarían entregando la información ni el apoyoemocional que los pacientes buscan tras producirseerrores médicos dolorosos. Los médicos deberíanhacer lo posible por llenar la necesidad de lospacientes por un reconocimiento de lo sucedido y deinformación sobre la naturaleza, causa y prevencióndel error. Las instituciones deberían apoyar las
Drs. César García M, Dulia Ortega T.Revista Chilena de Radiología. Vol. 9 Nº 3, año 2003; 151-156.
152
 
ARTICULOSDE OPINION
 
Revista Chilena de Radiología. Vol. 9 Nº 3, año 2003; 151-156.
153
ARTICULOSDE OPINION
necesidades emocionales de los médicos afectadospor errores médicos graves
(9,10)
.Otro punto que hace necesario optimizar másque nunca la comunicación efectiva es el modo comose ha ido desarrollando la relación médico-paciente,sobre todo la confianza del paciente hacia su médicoen un "mundo de proveedores", (salud administrada)considerada como un distractor externo de estarelación. Los mayores conflictos de los pacientes conla salud administrada tienen que ver con los aspectoshumanitarios de la atención médica, ya que al hacera la administradora responsable por el manejo delpaciente y al médico por su tratamiento, se produjouna división que dañó inmensamente la confianza delos pacientes en el sistema, dado que la participacióndel médico en el manejo del paciente es necesariapara que éste acepte que su médico tiene losconocimientos y habilidades que lo hacen confiablepara la ejecución del tratamiento propuesto. La saludadministrada y sus prestadores han convertido a laenfermedad en el foco de un sistema médico orientadohacia los aspectos tecnológicos y de mercado, entanto que el enfermo y sus aspectos sociales yculturales se han difuminado en el contexto.El público y los pacientes se preguntan cada vezmás si los médicos estarán tomando sus decisionesbasados en el mejor interés de los pacientes o estaráninfluidos en forma indebida por incentivos económicos.Estas circunstancias son fuentes potenciales dedesacuerdos y conflictos entre médicos y pacientesy traducen evidentemente desconfianza que se graficaen problemas de la libre elección relacionados conalocación, solicitud o no de exámenes y accesibilidadal médico tratante en su debida oportunidad
(11,12)
.La mayor parte de los estudios de comunicaciónmédico-paciente se han llevado a cabo en medicinaclínica y con mayor énfasis en atención primaria dondeel lazo de curación que esta relación adquiere especialrelevancia. Esto no quiere decir que en los nivelessecundario o terciario de atención no sea importante,sino por el contrario. En las especialidades de apoyo,entre las que se encuentra la radiología, los contactosradiólogo-paciente son esporádicos pero no menosimportantes, por lo que debemos hacer esfuerzos paraincrementarlos, no solo en número, sino másimportante, en calidad de comunicación. Esto nosllevará a obtener la confianza de los pacientes y aque seamos considerados como médicos alinteractuar con los pacientes en su contexto clínico,haciéndolos sentirse como seres humanos dignos denuestro respeto, apoyo y a la vez transmitirles quesomos poseedores de la experiencia y losconocimientos necesarios para ayudarles en susnecesidades médicas
(13,14)
.Los radiólogos que atendemos a nuestrospacientes por medio de las imágenes de la mejorcalidad técnica, tenemos pocos encuentros directoscon los pacientes, pero no estamos eximidos decomunicarnos efectivamente con ellos, en una formaque los haga sentirse apoyados y tratados como sereshumanos enfermos y dentro del contexto clínicoadecuado.El artículo publicado por el Dr. Rencoret en estenúmero de la Revista Chilena de Radiologíademuestra que en el seno de cada una de lasreclamaciones presentadas a un servicio deradiología, hay un problema de comunicación que hagatillado dicha acción, lo que es concordante con lopublicado en la literatura
(15,16)
.En efecto, la contradicción nace de la disposicióndel médico a comunicarse, que en general es buena,pero en la práctica el médico radiólogo, por un lado,no está acostumbrado a comunicarse con lospacientes y por otro lado quiere apoyarlos. De estemodo es necesario implementar en toda institucióncanales de comunicación adecuados como unamanera de facilitar la interacción con los pacientes,solucionar sus inquietudes y finalmente lo másimportante: apoyar la cadena de cuidado del paciente.Dichos canales de comunicación deben ser claros,inequívocos, estar siempre disponibles y serconocidos por todo el servicio; además, estar a la vistapara los pacientes. Las instituciones suelen establecer"líneas de filtro" donde la comunicación se vapracticando según las necesidades. Lo importante esque en todo momento el paciente sea y se sientaatendido. Así es posible diseñar un sistema en el queun paciente disconforme pregunte dónde puedeasentar su mala experiencia y darle inmediatamentela posibilidad de escribir un reclamo o conversar conun coordinador. Este debe ser una de las personasde la jefatura que esté más disponible para escuchar.Las soluciones deben ser creativas y flexibles,realizadas en un ambiente adecuado, para lograr queun paciente se conforme. Si su interlocutor manifiestano estar en condiciones de autorizar esto o prometerlo otro el paciente no queda satisfecho. Esto se facilitasi lo atendemos en un lugar apropiado y no en unpasillo o en la sala de espera. Si la solución no se veexpedita, podemos tomar todos sus datos ycomunicarnos telefónicamente con él para contestarel reclamo una vez consultado y meditado
(17)
.El personal administrativo, auxiliar o técnico noestá para esa labor ni menos para transmitir recadosde los facultativos. Por regla general, cuando lospacientes conversan directamente con los médicosse van más conformes y tranquilos al ser este quienlos escuche y busque una solución a sus inquietudes.En este punto, los médicos deben pautearpreviamente algunos elementos que son de sentidocomún, pero que deben ser concordados:1.- Los radiólogos no somos médicos tratantes. Somosespecialistas de apoyo, por lo que las soluciones alos problemas de los pacientes deben siempre ser
Revista Chilena de Radiología. Vol. 9 Nº 3, año 2003; 151-156.
153
 
ARTICULOSDE OPINION

Activity (2)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->