Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
13Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Prevención de Riesgo.radiología

Prevención de Riesgo.radiología

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 1,449 |Likes:
Published by ramon

More info:

Published by: ramon on Dec 28, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/09/2014

pdf

text

original

 
Revista Chilena de Radiología. Vol. 8 Nº 3, año 2002 Prevención de riesgo en radiología: El error y el radiólogo.
      P       R       A       C       T       I       C       A       R       A       D       I       O       L       O       G       I       C       A 
135
PREVENCION DE RIESGO EN RADIOLOGIA:EL ERROR Y EL RADIOLOGO
Drs. Dulia Ortega T Drs. Dulia Ortega T Drs. Dulia Ortega T Drs. Dulia Ortega T Drs. Dulia Ortega T 
(1) (1) (1) (1) (1) 
, César García M , César García M , César García M , César García M , César García M 
(2) (2) (2) (2) (2) 
.....1. Servicio de Radiología. Universidad de Chile.2. Servicio de Radiología. Clínica Alemana de Santiago SA.Ortega D, García C.Ortega D, García C.Ortega D, García C.Ortega D, García C.Ortega D, García C. Prevención de riesgo en radiología: El error y el radiólogo. Rev Chil Radiol 2002; 8: 135 - 140.Correspondencia: Correspondencia: Correspondencia: Correspondencia: Correspondencia: Dra. Dulia Ortega T. Servicio de Ra- diología. Universidad de Chile. Santos Dumont 999. Fono 6788411. Independencia. Santiago de Chile.
 Abstract:  Abstract:  Abstract:  Abstract:  Abstract: Error and medical (or radiological) practice has always been related very closely: one is inherent to the other. Nowadays is an important issue in our society, with a lot of denounces on TV news and newspapers remarking dramatic medical events, and emphasising the millions and millions of pesos spent in legal costs.These are adverse events that have gone to the courtroom; in those cases it is little about we can do as radiologists to improve the results. Our role to play in this drama is going to be a preventive one, acting over persons, systems with which we work in, and institutions. This approach will prevent the increasing tendency of litigation and hopefully will decrease it,ensuring an improvement in radiological attention and patient safety.Key words Key words Key words Key words Key words: Radiology and radiologist, Socioeconomic issues radiology department, Medicolegal problem.Resumen: Resumen: Resumen: Resumen: Resumen: El error y el ejercicio de la medicina (ra- diología) han estado siempre asociados ya que el riesgo es inherente a cada acto médico aun con los mejores estándares. Hoy en día, es un tópico de actualidad candente, con denuncias por prensa y televisión de hechos dramáticos que se ventilan ante la justicia, gran énfasis en los montos millonarios de las demandas interpuestas en contra de los siste- mas de salud públicos y privados. Estas implicancias legales y financieras traducen el desastre final de unevento fallado adversamente y como radiólogos es poco lo que podemos hacer para revertir el hecho consumado. Frente a esto, nuestro rol fundamental consiste en trabajar en la prevención del error en el trabajo diario, actuando en forma preventiva sobre las personas, los sistemas en que trabajamos, y las instituciones.Con ello, esperamos que los errores disminu- yan o no aumenten, maximizando la seguridad en laatención de nuestros pacientes frente a cada acto radiológico, disminuyendo de paso, las demandas y sus costos anexos.Palabras claves Palabras claves Palabras claves Palabras claves Palabras claves: Radiología y radiólogos, Problemas médicolegales.
IntroducciónIntroducciónIntroducciónIntroducciónIntroducciónDe tiempo en tiempo, los errores médicos, queen algunos casos pueden conllevar responsabilidadcivil, penal o ambas, saltan a los encabezados de lasnoticias. Por lo general son enfoques sensacionalis-tas que no se preocupan de investigar sobre la pro-babilidad o causa de error, sino que dan a entender que eso nunca debió haber ocurrido y quedando im-plícito que son episodios cada vez más y más fre-cuentes. Además los médicos implicados, sufren lacondena pública inmediata.No hay duda que el efecto comunicacional deldrama humano vende periódicos, sube los
ratings 
ydistorsiona la situación. Sin embargo, los errores hanocurrido siempre; sin que haya una medición exactade su frecuencia, lo que hace difícil cuantificarlos paradefinir criterios de riesgo.Si queremos aprender de nuestros errores nece-sitamos saber sobre él, tanto como podamos paraadoptar acciones que lo corrijan: no podemos igno-rar el error ni los eventos adversos
(1)
. Tampoco pode-mos desentendernos de sus consecuencias, no solopara el paciente, que es lo primordial, sino tambiénde los costos financieros asociados al litigio y el ase-guramiento. Las demandas por responsabilidad mé-dica constituyen la
tribunalización
de un eventoadverso
(i)
La exigencia de responsabilidad profesional noes un fenómeno nuevo, ya en 1896 el Dr. Lucas Sie-
Interesados pueden revisar monografía de: Acosta V.“Responsabilidad civil médica en Chile”. Rev Chil Radiol 1997; 3: 5-17.
 
Drs. Dulia Ortega T, César García M.Revista Chilena de Radiología. Vol. 8 Nº 3, año 200
 P   R  A   C   T   I    C   A   R  A   D  I    O  L   O  G  I    C   A  
136rra fue demandado por error diagnóstico con resulta-do de lesiones, siendo absuelto. Lo nuevo es elexplosivo crecimiento que han tenido las reclama-ciones económicas y las demandas en contra de laactividad médica en los últimos años en el ámbitointernacional, a lo que nuestro país no está ajeno,afectando tanto a las personas como a las institucio-nes, públicas y privadas, con números crecientes dereclamaciones, aumento en los casos fallados des-favorablemente, con montos de indemnizacionescada vez mayores
(2)
.El error y sus consecuencias son un fenómenoque cruza vertical y horizontalmente todas las espe-cialidades médicas y a quienes en ellas se desem-peñan. Los radiólogos no estamos exentos de ello.Tradicionalmente esta temática ha sido aborda-da desde tres ópticas relacionadas en forma estre-cha.Desde el punto de vista de las causas y efectosde los problemas médico-legales derivados de la res-ponsabilidad médica, fundamentalmente querellas ydemandas.El aseguramiento del riesgo sanitario que no esotra cosa que el traspaso de los riesgos financierosa una tercera parte contratada.La gestión de riesgos sanitarios cuyo objetivoes buscar la prevención del error asociado a los ac-tos médicos a través de acciones dirigidas a las per-sonas, los sistemas en los que la gente trabaja y alas instituciones.Creemos que en este último punto es dondepodemos trabajar como radiólogos para obtener re-sultados: en la prevención del error con el objeto deminimizar el riesgo para los pacientes y, a su vez re-ducir los reclamos y las demandas.Los dos primeros acápites
(1)
, por cierto impor-tantes, pertenecen más al ámbito legal y financiero ydeberían ser manejados de ese modo, pero dentrode una gerencia o departamento de gestión de ries-gos sanitarios, parte de un sistema de gestión decalidad.Prevención de riesgos sanitariosPrevención de riesgos sanitariosPrevención de riesgos sanitariosPrevención de riesgos sanitariosPrevención de riesgos sanitariosLa actividad médica es una función de alto ries-go en la que aun el enfermo que recibe una atencióncorrecta y oportuna puede sufrir daños asociados alas características propias de sus patologías, a lalimitación de los conocimientos científicos, a los efec-tos secundarios propios de ciertos tratamientos yotras causas.Esto trae como consecuencia que los pacien-tes deben asumir en muchas ocasiones actos médi-cos de riesgo debido a las ventajas que les reportan.Este ambiente en el que se desarrollan los actosmédicos requiere de un conocimiento adecuado delerror médico y de una cuantificación ajustada paraadoptar las medidas preventivas y correctivas nece-sarias con el objeto de ofrecer a los pacientes elmáximo de seguridad posible
(3-6)
. Además, es útil paraminimizar el número de eventos adversos y lasiniestralidad
(7)
.Esta prevención se hace a través de la gestiónde riesgos médicos tanto en las personas, como enlos sistemas donde ellas trabajan, así como en el pla-no institucional.En esta gestión aparecen algunas dificultadescomo ser el hecho que no hay (o no hubo hasta hacepoco) retroalimentación judicial, considerando cadacaso o siniestro como individual el que una vez re-suelto era archivado y olvidado.La segunda dificultad, que es la más difícil deabordar, es de tipo cultural: El énfasis está centradoen la causa próxima común, la falla humana, másque en el inadecuado diseño de los sistemas que esla causa subyacente del error 
(8)
. Las personas, entodo momento deben prestar especial atención a cier-tos aspectos que son primordiales para los pacien-tes: Humanización de la atención, con más cercaníay afecto en el trato; conocer y respetar los derechosde los pacientes, entregarles más información y me-nos promesas. Respeto por los aspectos éticos: me-nos marketing personal, no comentar públicamentelos errores ajenos, etc.Esto tiene mucho que ver con el cambio produ-cido en el modo de trabajar de los médicos en la ac-tualidad, que han pasado de la individualidad de suconsulta a grandes centros médicos, de fijar sus ho-norarios a cobrar aranceles o sueldos, de autorregular su trabajo a una labor con mayor carga de trabajopeor remunerado, de ser altamente considerado por la sociedad a alguien que si yerra debe ser persegui-do judicialmente. Ello determina un descontento cre-ciente hacia el modo de desempeñar este trabajo,con sensación de dedicar poco tiempo al paciente
(9)
.Contribuye a esto, la existencia de la medicinafuncionaria y el trabajo en equipo que puede resultar en una dilución o difuminación de la relación médico-paciente, pues el acto médico recaerá en el equipo.Este énfasis en la humanización de la medicinatiene como fundamento el cambio desfavorable queha tenido la relación médico/paciente-pariente, la cualdebemos hacer todo lo posible por mejorar. El ejerci-cio de la medicina actual en Chile está enmarcadoen un paradigma económico-pragmático en que ha-llamos proveedores de servicios médicos y clientesde éstos lo que condiciona la relación médico-pacien-te con aspectos positivos, como la horizontalizaciónde dicha relación que privilegia la autonomía y la no-maleficencia.Pero la mayor parte de sus efectos son negati-vos sobre ella; podemos agrupar en tres tipos lasquejas que los usuarios hacen a este modelo. La pri-mera tiene que ver con la evaluación exclusivamen-te economicista del trabajo médico, con atenciones
 
Revista Chilena de Radiología. Vol. 8 Nº 3, año 2002 Prevención de riesgo en radiología: El error y el radiólogo.
      P       R       A       C       T       I       C       A       R       A       D       I       O       L       O       G       I       C       A 
137de tiempo limitado, que no da espacio para estable-cer una buena relación con el paciente; evaluacióndel trabajo médico a base del impacto comercial in-mediato, muchas veces en desmedro de la calidaden aras de la rentabilidad en el sector privado o lacobertura a como de lugar en el ámbito público.La segunda queja se refiere al impacto del es-quema proveedor/cliente, que provoca un aumentode las exigencias de los pacientes en cuanto a aten-ción médica. Algunas de ellas son atendibles y razo-nables; otras son ilusorias. Esto deriva del hecho queestán pagando por servicios y del ambiente socialaltamente tecnificado y exitista.La última, proviene del cambio de la imagen delprofesional de la salud que ha pasado desde ser con-siderado por la sociedad como motivado por el al-truismo y la dedicación a sus pacientes, a alguienque ha asumido otros roles como empresario o be-neficiario económico de entes de salud, que puedetomar decisiones erradas en estos ámbitos generan-do desconfianza en los usuarios.Estos tres tipos de efectos negativos, que sonrecurrentes en diversos estudios, traducendeshumanización de la atención médica la primera,frustración de médicos y usuarios la segunda y, des-confianza de los usuarios la última
(10,11)
. Aparte de lo expuesto, debemos conocer, res-petar y poner en práctica los derechos de los pa-cientes en atención médica. Desde el campo de labioética han irrumpido en el último tiempo estosconceptos acerca de los derechos de los pacientes,quienes conocen cada vez más sus derechos y pi-den ser informados y escuchados para actuar demanera informada y consentir en tratamientos o pro-cedimientos propuestos, sobre la base de la entre-ga de mejor información en lenguaje sencillo, conmenos promesas
(12)
.Prevención de riesgos en RadiologíaPrevención de riesgos en RadiologíaPrevención de riesgos en RadiologíaPrevención de riesgos en RadiologíaPrevención de riesgos en RadiologíaComo médicos radiólogos necesitamos tener unprofundo respeto por los aspectos éticos de la prác-tica radiológica, dándole al acto radiológico el carác-ter de una atención más médica y menos técnica;practicar menos marketing personal, consultar loscasos difíciles con los colegas más capacitados enel área, adoptando actitudes de humildad y no desabiduría eterna, y sobretodo, no comentar pública-mente los errores ajenos
(13)
.Una segunda área para la prevención en laspersonas tiene que ver,
 
con conocimientos adecua-dos y motivación
,
con capacitación continua, concontrol ajustado de los sistemas de trabajo.Como radiólogos tenemos la obligación éticade preocuparnos en todo momento de nuestro per-feccionamiento continuo. Necesitamos obtener denuestras instituciones que ello sea parte del contra-to de trabajo, como un proceso de capacitaciónirrenunciable.Desde el punto de vista legal, en caso de de-mandas, existe el principio que el médico debe tener un grado de pericia y diligencia variable, pero acordecon la lex artis y el “
State of Art” 
de los conocimien-tos médicos, y cuyos actos pueden ser conocidospor los jueces, los que adoptarán decisiones en cues-tiones científicas, asesorados por peritos.Las acciones sobre los sistemas en que la gen-te trabaja están orientadas a diseñar sistemas queno fuercen ni permitan el error. Debe considerar laentrega de suficiente entrenamiento, orientación ymecanismos de comunicación expeditos; tener encuenta lo impredecible de algunos procesos, el dise-ño del equipo, la adecuada mantención de ellos;medidas de cuidado especiales deben aplicarse conlos medicamentos utilizados y su rotulación para evi-tar confusionesEl control de los sistemas de trabajo tiene quever con las mediciones que efectuamos y los índicesque utilizamos para evaluar nuestro trabajo, ya seancuantitativos o cualitativos. Después de analizar losdatos obtenidos es necesario tomar las medidas co-rrectoras necesarias, si ello procede. Esto debe ser un proceso continuo de medición y corrección.Debemos ser capaces de crear una cultura yun ambiente seguro para informar el error y buscar como prevenirlo. Necesitamos analizar los sistemasbuscando la raíz del problema para elaborar un plande acción para cambiar los sistemas que fuerzan opermiten el error 
(8)
. Además de todo esto debemoscomunicar el error en grupos de colegas para queotros aprendan a evitarlo.La elaboración del informe radiológico, que esel producto comunicacional más importante en eltrabajo de los radiólogos, debe ser sumamente cui-dadosa, tanto con sus contenidos técnicos como conlas observaciones en ella asentadas. Debe conte-ner una impresión diagnóstica cuando sea posible,ser muy cuidadoso en el análisis de los exámenesprevios, comunicar al médico tratante en forma di-recta el hallazgo urgente o inesperado, extremocuidado con la recomendación de otras técnicas deimágenes, normas para la corrección de informesya emitidos y con aquellos que firmamos por otroscolegas
(14-17)
.La comunicación de hallazgos al paciente debeser manejada con extremo cuidado: es verbal y pue-de ser malinterpretada. Creemos que es rol del mé-dico tratante es dar al paciente un diagnóstico y pro-poner un tratamiento, basado en la mejor evidenciadisponible y apoyado por todos los elementos de diag-nóstico necesarios a cada caso individual. De todosmodos, el paciente tiene derecho a ser informado delos resultados de su examen, lo sabe y lo exige; enesos casos, la información dada debe ser veraz, cui-dadosa y con criterio
(18,19)
.

Activity (13)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Mery Cabanerio liked this
Monii Dorado liked this
Nerea Gonzalez liked this
Ruth Sarauz liked this
Natacha Sanchez liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->