Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Cartas Cronicas y Relaciones Del Descubrimiento y La Conquista

Cartas Cronicas y Relaciones Del Descubrimiento y La Conquista

Ratings: (0)|Views: 216|Likes:

More info:

Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/28/2014

pdf

text

original

 
Cartas, crÓnIcas
y
relaciones del descubrimiento
y
la conquista
WALTER
MIGNOW
INTROD
UCCIÓN-
La organización de laprosanarrativa del
periodocolonial,en las letras
hi
spanoameri
canas,presenta un problema tipológico que puede dividirseen
do
sinstancias:la una,que correspondea lo queaq
denominaremos
formación
uxlual,
pone de relievelotipoló
gico enel carácter
(<lite
rario
«no
literario»
de los escritossobre
el
descubrimiento y
la
conquista;laotra,que corresponde a lo que
aquíllamaremos
tipos discursivos
presenta
un
nivel clasificativo interno en
el
cualdebecon
siderarsea qué
tipo
pertenecenlosdiscursos actualmente
-y
ensugeneralidad-con
si-
derados como«crónicas»].
Entreestasdos alternativashay
tambien
una
soluciónque han practicadolamayorla
de
loshistoriadores
de
lasletras hispanoamericanas, Esta esla
de
considerartalesescritos como
«c
rónicaslit
era
riayorganizarlas
por
perío
do
s.
Lo
que
se
poneen juego, enestecaso,
es
laadecuación delas diferentesperiodizaciones propuestas
2,
"Las
not
as.
piede
piKin.
contemplar'n
sólo
la
fuentedirecta
de:
la
cita o la
bibliograr
.
secundariadirectamente:relacionada
COn 10
dicho
en
la
exposición. No
~
darán,
por
lo
I.nlo,
en
_ notas, indicacionO$
de
otra
biblioy
.r
.
de:
ulilidad
para
el
lemao
para
el
a
utor
.Ésla
~
r
a
co
mpilada
en
la
Biblioy
.fl,
~le<:ta.
alfinaldel
..
lculo.Mi
ay
adecimiento
C.
Goie,
no
sólo
por
lectur
.
cri·ti.:asdel manuscritosino
tambitn
por largas
con~ersaciones
mantenid
.
durante:
el
proceso de
",dacción.
I
Dosejemplos
ilu.nativos
de
O$los
a.pectos
.o
n
1
..
siguient
O$:
a)
para
lo..
Iiterario~
detales escritos: «Claroestáque,
en
losprimeros capitulo., hemostenido queadmitir • muchos
hombres
deacción ode
pen.amiento
queescri·bieroncrónicas
y
tratadossinintenci
onO$
art
ísticas(sin
embargo
, aun
en
e
sot
casos.
la
cuota
literaria
(7)
de
'us
escritos
0$10
que
.
pr«:i.m
os~;
b)
pa
ra
el
g/:nero: .....
aparta
ndo
lo
que
~
hizo
en
lengua indlgena
yen
latln (...)dos
,éneros.
aunq
ue
deapariencia
medieva~
5011
losque,.1contacto con
la
nueVII
",aJidad
am.riQlna.
adquieren fuerza
c",ador.:
la
crónica
y
el teatro..Enrique Anderson Imbcrt,
HislOl/iJ
/iJ
Uttr"l"'"
HisfHI
__
,i~lIIUI,
Mhico.
F.
C.
E. 6."
ed.,
1967,
1.
1,
poI
p.
11
Y19.
Z
Pal"llla
periodización
.,Jiterariu,
.demás de
la
propuestaporel
propio
profesor
And.non
Imbcn
(op.
cir.);
l.
pro
puesta
po
sterior deJosé JuanArrom,
Esq~"",
Ge
ll
e'"ci",,'"
141
UIrAl
His
"..,.otmUIrl=Nu
,
Bo¡oti
;
Caro
y
Cuervo,
2.'
edición
1977,
donde..,
conliene
un
retumen criticode
1
.
divisiones generacionales
u¡slenles,
para
la
literaturahispa·
no.mericana;tambitn,
la
mAs
recienle-
para
la
épocacolonial-, de C.
Goíe
..
a
pf;riodisalion d.1U I'hil
loi",
de
la
lítlmt""'
hiap&llO&máica.iDC",
en
t"..,
Llllbdlr~~,
No es esta, sin embargo, la dirección quetomaremos aquí. Supondremos,noobstante,
el
conocimiento
de
alguna
de
estas periodizaciones
(ve
r Apéndice), ocup{r;ndonos
de
presentarlamateriadeestecapít
ul
oy analizando,
al
mismotiempo,tanto losaspectos quelas categorizan comotipos discursivos(poreje plo,cartas, crónicas
y
relaciones)comoaquellosque inscribenlostipos en las formaciones textuales.Comenzaremosintroduciendo
la
noción
de
tex/ol
suponiendo,
por
un lado, quelo lit
e-
rario
es
unaparticularidad deltexto
y,
por
otro,que
el/ex/o
,
porsudefinición
mi
s
ma
,implicauna dimensióncultural.Eneste
se
ntido laexpresión texto
es
laexpresión abreviada de
texlO
de
cul/ura.
¿Qué es,
pu
es, eltexto?
Lo
definiremos, brevemente y en funcióndenues tros propósitos.
como
un
acto verbal conser-
vado
en
la
memoria colectiva y
de
al/asig
ni-
ficación
en
la
organización
de
una
cultura.
De
esta definición podemosderivardos corolarios deusoinmediato:
el
primei"o
es
que
el
texto,definidocomoacto verbal,esinseparablede la lengua;elsegundo,esquelaexpresión ((alta significaciónen
la
organizacióndeunacultura» nos permite distinguir, aunque
de
maneraintuitiva,el
te
xto
del
documento.
Esta distinción. a suvez,
no
significa que
el
texto
no
pueda
emplearse
como
documento.
La
defi·nición
de
texto
debecompletarsealudiendo alaoperación clasificatoria, puesto que unaculturanoloconserva los
textos,
si
noquelos conserva comotextosdeunacierta
clase.
Ahora bien,loscriterios de clasificación operan endistintos niveles; dos deellosnossonim prescindibles para la materia que tralamos:en primerlugar. lostextos
se
clasifican
por
supertenencia a la clase más inclusiva (literarios,
vol.
8,
m
.
2·3,
1975, 269·2114.
Para
la
historiografiB,
Be-
nitoSéncbez Alonso.
Hisrorio..
ilI
HUIOIIog,afia
~JPli
il
o/(J,
Madrid.
G",do
s.
1964.
J
P
ara
lanoción
de
texto puedeconsultarse Soris U.penski y
ot
'o._
Th
cses
ofllle
ScmiOlicSludy
O(C
ullurc»,
en
SI"""
",
Q
Ii/
T
e1<18
tutd
~m¡ollC4
of
Ctd""e.
J.
van
Der
Engy
M.
G'1'gar(ed•.
)(
Mout
on),
1973, pjBS.1·21.
T
a
mbi~n
.
W.
MilJllo!o
EJ~_III""
{lIP/II/I'"
I~lIr/iJ
.u/lUID
lile,u/o,
Ban:elona, Crlt;cajGrijalbo,
1971,
doade..,
enco"tr
.ria
1
.
bues
de
1»
c..ales
este
I
..
ajo
..,
coOliduacomo
una
n.
le
miÓ!!
de
cimOl
proble
....
alU
ttatadOl.
 
fi
losó
fi
cos,
re
ligiosos,etc.).Denominaremos esta
cl
ase,
en
su
ge
neralidad,
fo
rmacion
te~-
lual4;
en
seg
undo
lu
gar,l
os
textos
se
cl
asi
fi
canen
elin
ter
io
r deu
na
clase,Para elcasodela
li
teratura,contam
os
conla conocida clasi
fi
caciónengéneros y sus correspo
nd
ie
nt
es
su
bd
ivision
es,
Denominaremosa
es
ta
seg
undaoperación
cl
as
ifi
catoria
tipos disc
ur
sivos
haciendoal
mis
mot
ie
m
po
la salvedad deque, por unapa
rt
e,
los
tipos
di
sc
u
rs
ivosrescatanpar t
ic
ul
aridad
es
de
la
forma
del
os
t
ex
t
os
y,
porotra.que podem
os
enco
nt
rar.
en
lah
is
to
ri
adeunac
ult
ura,
t
ip
QS
di
scursi
vos
queno
se
re
lacionanestrechamente con una
fo
rm
acion tex-lual
(talcomolo veremos
en
el
caso
de
l
as
carlas
ydelas
rtlaciQn~s).
Conestasde
fi
nicion
es
operati
vas
en
nu
es
tr
as
mano
s,
tratemosenton
ces
de
ac
er
ca
rnosa
la
mate
ri
aempír
ica
quenos
co
rresponde. En p
ri
m
er
lugarelaspectorela
ci
onadocon
la
lenguay
el
t
ex
to,Una c
ult
urapuede considerar signi
fi
cativ
os
nolol
os
textos
esc
rit
osen
la
lenguadela cultura, s
in
otambiénaquellos que. escritos eno
tr
alengua
significan,
deunamanera o de otra (determ
in
ab
le
en
cadacaso),enlaculturaencuestión.Uncasoq
ue
se
nosaparece de i
nm
ediato
so
nlas
ca
rtas
de
A.V
es-
Llog
amos Iq
ul
I
la
necuaria
inoomodidadde
la
terminotogía.
La
«teoría»q
ue
..
haa:
ncccur;"
e
.,
.imple
mente."
siguiente:
al
dt"
la
miJII\.I
manera que. en
la
COmu
nicación oral, d hablanle
dt"
una
IongWl.
¡¡eneuna compe_ tenci, pragmil
ica
q....
le
permile.
en
ocu.
,enciu
concretas.elegir
el
'~R;JI'"
adecuado pa
ra
IU
acto
de
habllo
(no
nO!l
dirilimos 6e
la
mi
....
manera a nuestro
ami,o
I
nt
imoq
ue
a
",,"tm
je:fc).
lu
formu
_rilu
licnentambien
Su
«te-
,¡,,"'"
al
q .... denominamos
«tipos
dilCUrsivOJ.;
lo
cualsiJl1ilia.q ....
Iodo
K\O escrilo
dt"
kngWl.je:
K
pliegaa
UII&
.forma»(tipo)prttttablccido
en
la
lOdedad
en
la
cual
el
actodelengu
aje:
lie
ne
lugar;
b)
lostipos discur.ivospueden _
tUl
ualizad
os
yconvertir
seasl
Cn
lipost
ulua
les:
la
co
rta,
por
qcm
pl
o, "un li
po
discu"';voamenos que
~iertas
circunstancias
cultural"
otorg\ICIIa cienas
y
determinadas
canu
un
valor
lu,./
:
r)
por
Olrapane.
hay
tambiftlt
ipoS
diocllnivOJq
ue
tienen
SIl
lu¡.l.
alignado
en
u
nl
K\¡vidadinstilucionalde
la
cultura (p.ej,
la
no~da
O
el
Iratado.en
la
actividadli1erariao61osó6
C1,
por ejemplo).
Ea
a
"le
n
ive
linstitucional de
la
actividadverbalescrita
al
que dcnomina·
mos¡
........
riólo
IUIUIJI.
Ti,."
y
¡ .........
d,;,.
SOfI
los
elomcnlOS
"'sic:os
o
los
co
mponen
l"
bUieosdel
oonl"\(I
discursivo
dt"
..
I/:tividad
escrila.Finalrncnle,
'i,.".f
...mQ(/IJn
y
lomilw.
indican
I,u
II
/«Iu
distintOll 6e ct"ificacion.
y
C$lC
esd
fundamenlo
dt"
..
necesidadlenninologÍCI.
A,relue
m
o.quc
el
sentidoq
ue
lo
damos
a
la
noción de
lo,moc/6
N
I
Ul
u
al
lieneSu oriBt'n
en
la
nocio.. de
.formac
iones discurs¡
..
>I
prO
p
uesUl
por
M.
FOllCluh
...t
P'OfHJI
tk
ca
"""dtts
lo
milla
d'
~-ns.
qw
s'i"'lH»r1I'
11
_,~
/o6N1..dt
-"--',
q"';"
desi,_
t.,..,,,,,,
la
mnkciM.
""
l'
«-w
""
la
,,"m-
mlllrt-
~
m' I/IIIs
thma"Qj
sur
q1IOi
tI/u
"""CII;r1Il
l(JftJtr
It
ur
u
n;
lh
(L
'Á'thtolo,~
du
S",'oj"
Paris:Oammar
d.
1969.
¡)tI-
S2)
.
La
formacióndiscursiva O Icalual
K
oonslituyeoomounidad medianle
I0Il
prco:;:eplOS
q ....
la
de6nenoomodisciplina:
d
~
dUcipliN
~Sl
...
priJIci/W
'*
COtII'oIt.
liI
,"od
.
//()It
...
disto""
.
EI~
Iul
fi:tt
dts
limltu,.
~
in'
d'
......
uxnl;11
,wi
IIIi1IMIIV
¡J
'
...
rlocllltÚualw..
/W"'UI1lnt1~
da
,ltl
t
sr>
(M,
FOUCIuh.
L 'o,¡Ju
...
dUco",,
',
Pans,
Oa.
lIimard,
19
71,
pipo
37·38)
58
pucioy
de
Pedro
Má
rt
ir
de
A
ng
le
a,
Es
t
os
text
os
formanparle
de
la cultura
hI
spa
na
nopor lalengua en
la
que
es
tánescr
it
os
s
ino
por r
efe
rir
se
aun hechocrucial
en
la histor
ia
de
esa
cultura(por ejemplo.
el
descubrimiento);y por
es
t
ar
los
esc
ri
tosrel
ac
ionados, de
algun
modo, conlaestructuradepoder
de
esac
ul
tura en
el
mo
mento de
esc
ribi
r.
Hem
os
i
nt
roducidoen
el
rrafoan
le
ri
orunprin
ci
p
io
quec
umple
unafunciónorga nizativa: los textos
en
consideración
pe
rt
ene
ce
na ciertostipos ytambién,
en
ciertos
cas
o
s,
a
di
stinta
s.fQr
ma
cio
n
es
tex
tu
a/~s,
Si
ne
mb
argo,
el
crite
ri
o
or
gani
zati
vo
delmate
ri
al
qu
e
co
nsi
deramos
enes
tecapítulonolodeter
mi
nan ni el
/ipo
ni
la
formación
(comoqueda claroen
la
.segu
nd
apa
rt
e
del
ti
tul
o)sino
el
re
ferente:
el
descubrim
ie
nto y
la
co
nqu
is
tade
In
di
as.
De
es
tamaneranecesitam
os
un
seg
undocrite
rio
al q
ue
podem
os
ll
amarcronológico-ideológico.
Si
la
agrupaciónde dos adjetjvos incongr
ue
n
tes
es
sospechosa,
la
justi
fi
cacióndee
ll
a seriaque,por
un
lado,
en
elcorpust
ex
tu
al
cuyo
refe
re
nt
e
es
eldescub
ri
miento yla conquis
ta
,
el
limite cronológicopuede trazarsesituand
o,
en
unapunta delespectro,
el
Dia
rio de
nave
-gación
de Cr
is
tóbalColón
y.
en
la
Olra,
la
H
is/O
riadel NuevoMun
do
dc
J.
B,Muñoz
(1793
),
Es
ta crono
lo
g
ia
(que coinc
id
e
co
n
la
época ((colonial»),está
ma
r
ca
da-a
su
vez-
por unadimensión
id
eológica:lo que
se
denomina
ge
ner
al
mente como«Indias» o«Nu
evo
Mu
ndo
)),
enl
os
escritos anteriores al
fin
al
del
siglo
XVIll
yqu
e,
con m
ás
asiduidad,co
mi
en
za
adenominar
se
«A
merica»
en
elsiglo
XIX,
nolo
es
-lo sabemos-un ca
mbi
odenombre,
si
no una modificación
co
n
ce
pt
ualrel
acionada con
un
cambio po
líti
co-econ
ómi
co
quetrazamos, cronológicamente,con
la
in
dependenc
ia
.Finalmenle,n
os
queda por agregarque el corpust
ex
tu
al
encons
id
eraciónconstitu
ye
una
ullidad
en
la
medida en quetodosl
os
t
ex
tos
ti
enenencomún tanto
el
refere
nt
e c
omo
ciertas fronter
as
cronológico-ide
ol
ógica
s.
Pero,porotrolado, porpertenecera liposya
fo
rmacionesdistinta
s,
t
al
unidad
pu
ede
mejor
d
es
igna
rse
como una
fa
milia/ex/ual
en
la
qu
eencontraremos. como en toda familia,
di
versid
adde
fo
rmas yde f
un
ciones. En
ge
ne
ral
se
tratara deseñal
ar
las caracter
is
ti
cas,
es
tru
c
turales. discursivas y pragmáticasque
ti
en
en
estos
esc
ritosdesdela perspect
iva
de
su
pr
o
du
cc
ión; característicasquepermitenag
ru
pa
rl
os en
/
¡pos
y en
formaciones.
E
ll
o i
mpli
ca
q
ue
lo que
se
dirá
sobre cada autorconside
rad
oafectasóloaque
ll
as
in
fo
rmaciones que
nos
pe
rmitan describir la actividade
sc
ritura
!.
Portant
o,
se
d
ej
ar
áde
decir
aquelloque
af
ec
ta
 
las
ideasolosvalores personales
de
losa
ut
or
es
co
nsiderados.Conellonon
cg
amos
la
im
po
r-
tan
cia
deesosaspectos,
si
noques610i
nt
etam
os
precisarn
ue
s
tr
ospropósitos.Sobre
es
t
as
ba
ses
podemos
ya
especificarnuestro inlento.Primeroanalizaremoslas
carlasre/a·torios.
Por«ca
rtas
relatoria
entendemo
s,
como
es
obviopor
el
adjetivo,l
as
cartas que
re/atan
concie
rt
odeta
ll
e
un
acontecimienlO:disting
ui
e
nd
o
asila
scart
as
relatorias,cultu· talmentemarcadas(por ejemplo, Colón, Cor t
és).
de
lgran cumulode cart
as
que
se
inter cambian entre losconq
ui
stador
es
y
la
Co
ronaoentre conquistador
es
yrepresenta
nt
es
dela Coronaen
In
dias
i.
Es
t
as
cartas,quetienden m
ás
hacialodocumentalquehacialo textual, son portador
as
de mensaje
s,
pe
ro estos
men
osajesno
so
n
re
latosdelos descubrimient
os
o del
as
conquistas,
esc
ri
tos porl
os
conquistadoresonavegant
es
oporalguien quenohaya par ticipado enl
os
he
chos(porejemplo,An gleria), sino
,<co
mu
nicacione
s))
(infor
mes,so-
lici
tudes)q
ue
reemplazan
la
inevitablefalta
de
copresencia entre
el
d
es
ti
nadory
el
destinatario.En
seg
undolugarnos ocuparemosdelas
relaciones
marcando,
en
es
te caso,lad
is
tinciónentre
la
relación
comotipo discursivoy elcm· pleo
del
vocablo«relaciónn
en
contextos
en
l
os
cualess
ign
ifica, simplementerelatooinforme.
En
tercertérminon
os
ocuparem
os
de
la
U(J/I
;ra
o:n
rdacióncon
la
lIi
slo
r;
a
puesto que, comosugeriremos.l
os
((c
ronistas indian
os»)
no
esc
ri
bieron enrealidad
((cró
n
ica
sn;
y.
en
la
mayoriadel
os
casos
cn
que elvocablo
se
em
plea,
lo
hacecomosinónimode«
hi
sto
ria))
.
La
s
(his
t
o-
ria
del d
esc
ubrimientoy de
la
conquista
pCf"m
it
en
si
tuar ensusrespectivos nivel
es
el
l
ipo
.y
la
formación textual.
En
tanto quel
as
carlasr"lalorias
y
la
s
relaciones
son,en
el
momento
en
que
se esc
ri
ben,lo
lipodiscursi
vo
lextualizado
que, con
po
ste
ri
or
i-
dad.
se
incorporaala
formacióntextualIfleraria
o
his
/()
riográjica.
Hablamosde«tipo
di
scursivotextualizad
o»)
porquetanto
la
s
car-
Ias
comolas
relaciones
se
escribencon
la
obligadon
de informarala
Co
ronaynocon
la
imención
depasar a
la
dimensión
del
libro;la cu
lt
uralosconviertede
di
scursoentexto,de· bido a
la
importancia
de
lh
ec
hocultur
al
que
re
latan.Finalment
e,
si
las cartasylas
re
lacionesfor
ma
npartedela
«h
istor
ia
literaria»odc
la
«
hi
storiade
la
hi
storiografian,nola forman por
la
intención
de
ucril
ura
(j
.
1'.
ni
Col6n
ni
Co
rt
~s
se
proponían«hacer
lit
eratura o
hi
storian), sino por
un
cambioepistemol
óg.ico
en
S
C
"rltu
M
Indjtu
(publicadas
por
primera
vez
por
d
Mini.
te,iode
Fomento), Madrid.tmp. de
E.
G.
Hcm
'n
de
z.
Is
n.
Rep,oducidasen8.A.E.,
vol
.264-265,1
97
.
elcual
se
consolidan
la
historia
lit
erariayla
hi
storiade
la
hi
storiografiay
se
recuperan,
del
pasado,aquellostextosq
ue
«m
ue
st
rann, desde
la
perspectiva dela
recepción,
ciertas propiedadeso
hi
storiognific
as
o literarias, aunqueestas propiedades no
sea
n
ca
racte
sticasenla
produccion
detal
es
discursos.
Fi
nalmente,aludiremos
en
forma brevea
un
grupo detextoscuyo
refe
rente
lo
sadscribe ala
familiatextual
enconsideración peroquepresentan
-es
ta
vez
ala«h
is
tor
ia
de
la
hi
sloriogralia»ladificu
lt
addeconsiderarlos
(a
pesar
de
suspropiedad
es
referenciales)como
par
tede
la
hi
storiogratia.Entanto que,pa
ra
la
«histor
ia
de
la
li
te
ratura»), y apesar desus propiedades referenciale
s,
muestran mayores
cv
idenciasdesu carácter«literario»(porejemplo
Lo
Arauca-
na.
El
Camiverio Feliz,
El
Carnero,
etc.).
1.
CARTAS
RELATQR
t
AS
El
hechode que
la
scartas ocupen
el
pri
me
rlugar
en
nuestra exposiciónnonecesitapreám bulos.Pero
la
simplicidad
del
hecho
ti
ene,s
in
e
mb
argo, importantesconsecuencias.
Ca
me
n
ce
mo
sporlo
má
sobvio:
el
objetivo prin cipal
de
hombr
es
como CristóbalColón y HernánCortésno
esel
de
escribir,
si
no
el
de
descubrir
y
el
de
conq
lli
slar.
Escribir
es
secun·dario
y,
en
cierto
se
nt
ido,unaobligación; aunque
és
ta sea, en
el
casode Corté
s,
aparent
e-
ment
e,
también
un
placer.Colón manifiestaesta ob
li
gaciónm
uy
claramente en la carta
delte
r
ce
rvi
aje
donde,
re
firiéndose alosanteriores,
les
recuerda a losreyesque«..no hobo grande
ni
pequenoqueno quisiesedellocartan6. Porsuparte.
la
cart
aquel
os
r
eye
sle envían aColón dándoleindicacion
es
parasucua
rt
oviaje,ordena:
«,..
facc
r memo
ri
a
de
todaslasdichas
is
las, y
de
la
genteque
en
e
lJa
shayyde