Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Descabezado de Riobamba

El Descabezado de Riobamba

Ratings: (0)|Views: 51|Likes:

More info:

Published by: Josue Zhumydancerock on Jun 10, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/14/2014

pdf

text

original

 
EL DESCABEZADO DE RIOBAMBA
Cuando el Descabezado apareció, a más de uno habría de recordarle el jinete sin cabeza, que elsiglo anterior había causado pánico en la gran manzana de Nueva York, gracias a un relatomagistral de Washington Irving.Era domingo por la mañana, habían pasado apenas veinticinco años del reasentamiento deRiobamba en la llanura de Tapi. El pueblo despertó alarmado con la noticia de que la nocheanterior, un jinete sin cabeza había cabalgado por las polvorientas calles de la nueva ciudad.Más de uno lo había visto. Por esos días, las guerras de independencia estaban latentes, demodo que cuando se escuchó a las doce de la noche el golpeteo de las herraduras lejanas,creyeron que era algún mensajero perentorio, con noticias frescas de la revolución; perocuando abrieron los ventanales salpicados de barro, encontraron la sorpresa de un jinetevestido de sombra, que galopaba temerario bajo la luna nueva: caballo, botas, pantalón y ponchoque se confundían con la noche. Paralizada habría de quedar Riobamba, cuando los fisgonesdescubrieron que aquel personaje misterioso estaba descabezado, y agregaron muertos demiedo, que sin lugar a duda, era el espíritu de algún prófugo de ultratumba.Pasaron los días, las historias del Descabezado de Riobamba se contaban por decenas. Lo veíanlos bohemios que no soportaban el encierro del sábado sin alcohol, los viajantes infortunadosque regresaban al asentamiento de San Luis luego de la jornada de trabajo, y los desveladosque no podían dominar el vicio de ver por la ventana. Pero en general, cuando llegaba el sábadopor la noche, la gente atemorizada, se encerraba en las casas de adobe y teja, con el granportón de madera clausurado con la tranca por dentro.Por esos días se especulaba mucho en el pueblo: unos decían que era el alma en pena de algúndecapitado en la guerra, otros que venía a vengarse del mundo descabezando a todo aquel queencontrara a su paso; otros más clarividentes, creían que los curas, de alguna forma, debíantener la culpa, porque las misas ofrendadas para rogar por la santa alma del Descabezado, nohabían servido sino, para llenar las arcas de la iglesia. El jinete legendario seguía apareciendopuntual cada semana.Era un sábado de color claro, tan despejado, que la cadena montañosa revelaba los encantos delos esquivos Cubillines. En una de las calles frecuentadas por el Descabezado, dos jóvenes quevivían frente a frente, se encontraron por casualidad, comentaron desde luego la aparición delespectro.-A mi no vengan con pendejadas- dijo el amigo astuto- Para mí es un pícaro-Su vecino le dio el beneficio de la duda, pero ¿Y qué tal que el aparecido ese, de verdad fueraun espíritu del más allá? ¿Cómo saberlo? El vecino astuto diseñó un plan para desenmascarar alimpostor. Se le ocurrió mientras lo iba contando.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->