Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Santander Batalla, Ricardo - ¿Fue Jehova un cosmonauta¿

Santander Batalla, Ricardo - ¿Fue Jehova un cosmonauta¿

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 1,729 |Likes:
Published by jorge
Un punto de vista muy particular sobre las Escrituras.
Un punto de vista muy particular sobre las Escrituras.

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: jorge on Jun 11, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2014

pdf

text

original

 
1
© Ricardo Santander Batalla por A.T.E., 1977 Rda. Gral. Mitre, 90.Barcelona-6. Telf. 247 9133 ISBN: 84-7442-022-9 Dep. Legal: B.45720-1977 Impreso en España Fingraf, S.A. Pavía, 22 - SARDANYOLA (Barcelona) Favor pagar el derecho respectivo...¿FUÉ JEHOVAH UN COSMONAUTA?
LA UNIGA MANERA DE DESCUBRIR LOS LIMITES DE LO POSIBLEESTRIBA EN LA INCÚRSION DE LO IMPOSIBLE.” ARTHUR C. CLARKEINDICEPrólogo 11Las naves espaciales 17Volvamos a la Biblia 37Entre misterios 57El ojo de ellos en la Tierra 77Soledad en el monte 83Parecía una muchacha 103 Atlantes a la vista 113El Pueblo elegido 121La Luna en la mano 127Regresan los ángeles 135Hacia el año 2000 145Un arqueólogo chino 153PROLOGOLa ciencia astronómica y la afición matemática crean interesesfilosóficos en algunos hombres.Sabido es que la preocupación por los mundos siderales nació con elauge de la filosofía racionalista.En los recintos astronómicos ya no cabe decir, tan sólo, que lasestrellas son los ojos de algún dios, porque los hombres de ciencia nosaproximan a las imágenes atómicas, asegurando que los corazoneslunares son un torbellino de raudos electrones.
 
No hace mucho tiempo, un filósofo alemán, Aloys Müller, suscitó el viejotema de una comunicación verbal con los hipotéticos marcianos.Y nos dijo que todo conocimiento humano comienza por los sentidos deltacto y de la vista. Después viene el lenguaje, la conversación, la charla.Como es lógico, llegado el momento de hacer uso de la palabra, lasmetáforas saldrían disparadas, para encubrir y embellecer la realidad.Cuando se alcanzó la realidad de la Luna, hombres de muy diversacondición política se aprestaron a suscitar, en términos jurídicos, elproblema de la soberanía lunar.Los biólogos nos hablaron de un peligro de contaminación sideral.Sin embargo, los poetas adivinaron que algo muy íntimo les había sidovulnerado.Pensaron, y con razón, que los lastres legendarios serían reducidos aun lenguaje matemático, no exento de valoraciones políticas.He ahí el precio pagado a un nuevo estilo de vida.11En algunas oportunidades, se han lanzado señales hasta los astros queforman parte del cortejo solar.Jamás se ha recibido o reconocido respuesta.Si por ventura, hipotéticos seres respondieran a los terrestres mensajes,habría llegado el momento de rehacer nuestras conquistas filológicas,porque nuestras palabras sencillas y todo el normal juego metafórico noservirían para gran cosa.En nuestros días, los Observatorios de Astrofísica reciben el rumor deondas magnéticas, que vienen desde confines remotos.Tal vez, esos rumores son la voz, ya desvanecida, de algunos astrosque brillaron hace milenios, pero ya fenecidos para las galas siderales.
 
Los músicos han compuesto melodías electrónicas, han armonizadoesos ruidos leves que viajan desde milenios por las combas y viales delfirmamento.EI resultado melódico es una algarabía, un ritmo que sobrepasa anuestras concepciones auditivas habituales.Esa música rebota en nuestra sensibilidad, tiene un lenguaje esotérico.Todo esto quiere decir que, en los dominios lejanos del Universo, seimpone otra lógica, de contextura diferente a la nuestra, terráquea,admitida por el “bípedo filosofante”.Sin duda, los habitantes de mundos lejanos podrían hacer suyo algunode los elementos de nuestro lenguaje, pero a condición de unconocimiento previo, facilitado por la vista y el tacto.En nuestro fondo anímico hay un rico bagaje expresivo.Sólo espera una oportunidad para manifestarse, para construir suscastillos lógicos, siempre en función de las circunstancias. Anotemos, pues, la inminencia de una preceptiva literaria de raigambreastronómica.Sus metáforas, burbujas siderales y cabellera cósmica, ya florecen,graciosas, en los vergeles de Urania.He ahí que estas indicaciones previas se hacen realidad en las páginasque ha escrito Ricardo Santander Batalla, profesor, artista, hombre quemaneja el idioma con el doble filo del rigor científico y religioso, delhumor y del sobresalto.12Ha leído varias veces la Biblia y, al compás de los versículos, vaescanciando sus observaciones, para llegar a conclusiones relativas.Una de ellas está implícita en el título de su obra: “Fué Jehová uncosmonauta?”.No hay en el mundo ninguna obra literaria que haya ejercido unainfluencia más honda y duradera que la Biblia.

Activity (7)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
mayitocifuentes liked this
cabeto001 liked this
Isa Mar liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->