Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
78Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Manual Del Intercesor - p. Marcelino Iragui

Manual Del Intercesor - p. Marcelino Iragui

Ratings:

4.5

(6)
|Views: 10,483 |Likes:
Published by tigre2008
Manual Excelente. Corresponde al cuaderno N.- 1
Manual Excelente. Corresponde al cuaderno N.- 1

More info:

Published by: tigre2008 on Jan 04, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/11/2013

pdf

text

original

 
1
MANUAL DEL INTERCESOR 
¡
Interceder es hacer de puente!
 
La alabanza y la intercesión son dos alas para volar en el espíritu, no en solitario, sino llevando a
muchos hacia el corazón de Dios. Si falta una de las dos alas, muy corto será el vuelo. “Si vivimospor el Espíritu, dejémonos conducir por el Espíritu” (Ga 5,25). Nada más ventajoso para el
cristiano y para la Iglesia. Cuando el Espíritu controla la vida de un cristiano, establece unidad yarmonía en su interior. De ese modo, la alabanza y la intercesión se fusionan. Su alabanza esintercesión, pues cuando alaba lleva en su corazón a toda la familia humana. Su intercesión esalabanza, pues sólo busca la gloria de Dios. Al mismo tiempo, cuando el Espíritu controla la vidade un cristiano, su plegaria, cuanto más silenciosa ante los hombres, tanto más elocuente es anteDios.
Interceder
(del Latín
inter 
y
cedere 
) significa posicionarse entre, mediar, intervenir parasolucionar un problema. En el mundo de la oración cristiana significa hacer de puente entre Dios ylos hombres; convertirse en canal de doble dirección, por el que las aspiraciones de los hombressuban a Dios y la gracia divina fluya a los hombres.La distancia entre Dios y el hombre es infinita. Pero infinito es también el amor, la bondad y elingenio de Dios. Y él mismo ha levantado un puente que salva esa distancia, Jesús, el Hijo de Dioshecho hombre. Con su muerte en la cruz, Jesús destruyó el poder del pecado, que es nuestraverdadera muerte. Con su resurrección nos abrió las puertas de la vida, el corazón de Dios. Y paracompletar su obra maravillosa, Dios envió su Espíritu, que nos consagra y nos introduce en el seno
mismo de la Trinidad, “para vivir en comunión con el Padre y su Hijo Jesucristo” (1Jn 1,3).
 Los que vivimos en comunión con Dios, movidos por el Espíritu a orar en el nombre de Jesús,podemos interceder unos por otros, por toda la Iglesia y por toda la familia humana. ElTodopoderoso ha querido necesitar nuestra cooperación, y ante todo nuestra intercesión, parabendecir y salvar a sus hijos. Unidos a Jesús, el carisma de la intercesión nos convierte enpuentes, por los que muchos alejados puedan volver a Dios, y muchos amigos suyos puedandescubrir nuevas profundidades de amor en Dios.Si abres los ojos de la fe, verás que tú eres el fruto de la intercesión de muchos: recibiste la vida,salud, educación y tantas bendiciones... gracias a la plegaria de tu familia, amigos y muchosdesconocidos, a quienes se lo agradecerás en el cielo. En más de una ocasión Dios te ha librado dealgún peligro inminente, porque alguien intercedía por ti ante Dios. ¡Cuantas casualidades hanvenido a enriquecer tu vida, cuántas sorpresas te han hecho llorar de alegría... todo gracias a laintercesión de algún grupo desconocido, o comunidad contemplativa.Todo lo que Dios realiza en este mundo para bien de sus hijos, lo hace en respuesta a laintercesión de su Hijo amado, de su bendita Madre y de unos cuantos socios de Jesús y María. ¿Note gustaría entrar en esa sociedad? La oficina de admisión la tienes muy cerca, a la puerta delCorazón de Jesús; y está siempre abierta.
Intercesión
es toda oración de petición, súplica, arrepentimiento, perdón, adoración, alabanza,acción de gracias, sobre todo de silenciosa contemplación... ofrecida a Dios en favor de otrapersona, personas, grupo, Iglesia, o mundo. Sin la intercesión, nuestra oración nunca serácompleta, pues
 –
como dice Sta. Teresa:
Orar es llenarse de Dios y darlo a los demás.
Quiensólo ora por sí mismo, o por el placer que encuentra en la oración, no conoce el corazón de Diosnuestro Padre; no se ha enterado de su maravilloso proyecto de salvación universal; y no hadescubierto el secreto que podría revolucionar su vida, dándole un nuevo sentido: la intercesiónuniversal.
 
2
¿CRISTIANO DEL MONTÓN, O DISCÍPULO Y SOCIO DE JESÚS?
 Mt 9,35-38 nos ofrece una escena típica. Muchedumbres acosan a Jesús buscando favores, sincompromiso. Un círculo de discípulos, más o menos comprometidos y unos pocos íntimos rodean aJesús, buscando su reino, y hasta cooperan con él. La historia se repite hoy: Hay millones decristianos indiferentes, que acuden a Dios cuando lo necesitan: el suyo es un dios-útil. Por fortuna, hay también muchos cristianos comprometidos como discípulos, que buscan y sirven al Dios- Amor. ¿A cual de los dos grupos estás afiliado? ¿Ratificas tu afiliación al discipulado? A sus discípulos
de ayer y de hoy Jesús brinda su amistad, y con ella su alegría, su gloria: “Como
el Padre me amó, así os he amado yo a vosotros. Permaneced en mi amor... Vosotros sois misamigos si hacéis lo que yo os mando. A vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a miPadre os lo he dado a conocer... Os he dicho esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestraalegría sea colmada. Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros como yo os he
amado” (Jn 15,9
-15; 17,24).Es en este marco de amistad con Jesús donde se desarrolla toda la vida de oración cristiana.Cualquiera que sea su lenguaje (palabras, cantos, gestos, miradas, silencios contemplativos...), laoración cristiana brota y se vive en el corazón, templo del Espíritu Santo. No todos son hábilespara pensar, mas todos los humanos lo son para amar y, por tanto, para orar. Eso explica elresultado tan sorprendente que a veces obtiene la oración de niños muy pequeños.Sta.Teresa
:
No es otra cosa oración mental sino tratar en amistad, estando muchas vecestratando a solas con quien sabemos nos ama... Para ser verdadero el amor y que dure la amistad,
hanse de encontrar las condiciones” (ha de haber cierta semejanza. Ahí es donde el Amigo divino
diviniza a sus amigos).
 “He visto esto claro por mí, y no veo, Criador mío, por qué todo el mundono se procura llegar a vos por esta particular amistad: los malos para que nos hagáis buenos.” 
(Vida c. 8,5).Cuando sus discípulos son fieles en cultivar la vida de oración, como amistad con quien sabemosnos ama, el Señor les va comunicado sus sentimientos, actitudes e inquietudes. Y al fin, los invitaa ser
socios suyos
en la gran tarea de santificar a su Iglesia y salvar al mundo.En todos los proyectos de Dios, la oración ha de ir por delante de la acción. A sus colaboradores
Jesús les urge a orar: “La mies es mucha, los obreros pocos. Rogad al dueño de la mies que envíeobreros a su mies” (Mt 9,37s). Para reclutar obreros carismáticos y entregados a su lab
or, hay querecurrir a la plaza del cielo.
 
Para pescar en la tierra hay que echar las redes en el cielo. Esta es lacallada, pero fundamental, misión de los intercesores.Con tu ayuda material, por generosa que esta sea, puedes llegar a muy pocos. Con tu intercesión,puedes abrazar el mundo y empujarlo hacia Dios. Interceder, es acoger en tu corazón los
intereses, necesidades y problemas de nuestra sociedad y “acercarte confiadamente al trono de la
gracia a fin de alcanzar misericordia y hallar gracia para
ser socorridos en tiempo oportuno” (Hb
4,16). La intercesión no tiene otros límites que los de nuestro amor y los del poder de Dios.¡Cuántos recibirán la gracia de la conversión y te estarán agradecidos por la eternidad! ¡Y cuántosamigos de Dios, gracias a tu oración saldrán de la mediocridad y se encaminarán hacia la santidad!Con ellos danzarás ante el trono del Dios tres veces santo.Unido cada vez más a Jesús, fuente de toda gracia, el intercesor se hace también
canal de sugracia
. ¡Cuántas gracias de santificación, apostolado, carismas, dones, virtudes... reciben así losmiembros de la Iglesia! ¡Cuántos tentados de arrojar la toalla, recibirán un empujoncito y seguiránadelante por el camino de la santidad, sencillamente porque tú has orado por la santificación de laIglesia! Con ellos alabarás a Dios y danzarás en la eternidad.
Dice Jesús: "Buscad primero el reino de Dios y todo eso se os dará por añadidura..” (Mt 6,31
-34).¡Y cuántas gracias reciben los canales, cuando aprenden a ser meros canales: cuando, olvidándose
de sí y de sus cosas, aprenden a vivir para otros y orar por otros. “No nos dejes caer en la
 
3
tentación”. La tentación del canal sería convertirse en lago, en piscina, o al menos en un
charquito: buscar su propia ganancia, no fiándose a ciegas de la palabra del Señor.
 “Nada hagáis por ambición, ni por vanagloria, sino con humildad, considerando a los demás comosuperiores a uno mismo, sin buscar el propio interés sino el de los demás” (Fl 2,4s).
 
PRINCIPIOS DE INTERCESIÓN
1. La intercesión se basa en el intercambio de bienes espirituales, gracias a la comunión de lossantos. Cuando intercedes por la Iglesia o el mundo, nunca estás solo. Toda la Iglesia orante, enel cielo y en la tierra, está contigo: estás en comunión con la Virgen María, todo poderosa por suintercesión; en comunión con los santos, con tus antepasados; en comunión con todos los sociosde Jesús sobre la tierra... Toma conciencia de esta grande y maravillosa compañía. Cuenta con suvalioso apoyo.
2. En el intercesor verdadero siempre “la misericordia triunfa sobre el juicio” (St 2,13). Interceder
es justamente lo contrario de juzgar, criticar, condenar, rechazar... Esas palabras y actitudes tancomunes entre los humanos, irán desapareciendo conforme el carisma de intercesión universal
vaya creciendo. “Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt 5,7)
 3. El intercesor nunca debe caer en la tentación de constituirse en consejero de Dios, mostrándoleel modo más eficaz de solucionar los problemas. Deja que Dios sea Dios y actúe como Señor de lahistoria (Rm 11,33-36). Dios no necesita consejeros, sí socios. La intercesión no cambia los planesde Dios; cambia el curso de la historia según los planes de Dios.4. El objetivo de la intercesión no es mover el corazón de Dios, para que quiera lo que nosotrosqueremos. Sus deseos y sus planes son infinitamente mejor que los nuestros. El objetivo es moverel corazón de los hombres para que quieran lo que Dios quiere, entren por el camino de Dios yacepten el proyecto de Dios. Como los humanos somos muy lentos en entrar por los caminos deDios, es indispensable perseverar en la intercesión. No es ésta tarea para quienes buscanresultados inmediatos. *Lc 18,1ss.5. El trato íntimo con Dios siempre está marcado por gran simplicidad y sencillez: Mt 6,7ss. Al
interceder imita el ejemplo de María en Caná: “No tienen vino” (Jn 2,3); el de Marta y María
presentando a su hermano (Jn 11,3). La eficacia de la intercesión en ambos casos se debe a la feen Jesús y amor al prójimo. La intercesión más valiosa es la que mejor acoge en fe el amor deDios a favor del prójimo necesitado.El mejor modo de tratar los asuntos del reino es en el lenguaje de Dios: la contemplación infusa,que Dios regala a sus amigos, que saben silenciar su lengua, su imaginación y sus deseos. Lamejor intercesión es el silencio sagrado entre las palabras. El ideal en una asamblea de intercesiónes ampliar los espacios de silencio, repletos de presencia.6. Confianza total en la bondad de Dios y en sus promesas: Jn 16,23s; Rm 8,32, por una parte; yhumildad profunda, conquistan el corazón de Dios: Mt 6,5s; Lc 18,9-14; 1P 5,5s.
San Juan de la Cruz: “Por una extraña manera / mil
vuelos pasé de un vuelo / porque esperanza
de cielo / tanto alcanza cuanto espera”. “Humilde es el que se esconde en su propia nada, y sesabe dejar a Dios”.
 7. Como en el mundo abundan la injusticia y la miseria, en la intercesión abundan el gemido y lasúplica humilde. Pero deben abundar también la adoración, arrepentimiento, alabanza, acción degracias (Fl 4,6); debe abundar, sobre todo, la
advertencia amorosa 
, el silencio contemplativo,
 “pues no hay obra mejor, ni más necesaria que el amor” (S. Juan de
la Cruz, C 29,1).

Activity (78)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Nemrac Oznerol liked this
jenny liked this
Jmbo Bojm liked this
Nephtaly liked this
Fco Javier Cruz added this note
Muchisimas Gracias, esta muy padre toda la información pero algo escondida, la podrían difundir mas ya que se necesita en otros lugares!!!
Cesar Michel liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->