Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
En medio del engaño

En medio del engaño

Ratings: (0)|Views: 5 |Likes:
Published by gearoid o loingsigh
Una respuesta al libro del "sociologo" Alfredo Molano En Medio del Magdalena Medio. Articulo publicado en la revista Cepa.
Una respuesta al libro del "sociologo" Alfredo Molano En Medio del Magdalena Medio. Articulo publicado en la revista Cepa.

More info:

Published by: gearoid o loingsigh on Jun 15, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/11/2014

pdf

text

original

 
Este articulo se publicó en la revista Cepa Vol. II No. 11 Julio/Diciembre 2010. Se autoriza sereproducción no comercial siempre y cuando se mantiene la referencia a la fuente original.
En Medio del Engaño: El Magdalena Medio y el Banco Mundial A propósito del libro
En medio del Magdalena Medio 
de Alfredo Molano
Gearóid Ó LoingsighLa reciente publicación del libro
En Medio del Magdalena Medio 
, escrito por Alfredo Molano, nosofrece la oportunidad para reabordar varios temas de importancia política en el país: laconcertación social como mecanismo de resolución de conflictos; la palma africana comoalternativa para el país y el papel del Banco Mundial.Molano tiene una postura muy favorable a la palma africana y al Banco Mundial, algo que puedesorprender a más de un lector de sus columnas en
El Espectador 
y, sin sorpresa alguna, creefirmemente en la concertación social como mecanismo de desarrollo. Aquí trataré de abordar lascuestiones políticas y no hacer una critica periodística del libro como tal, aunque algún elementode eso es inevitable. Sin embargo, es necesario decir que el libro está repleto de imprecisiones yerrores, aunque por cuestión de espacio no van a ser consideradas en este escrito.En 1998, más de 10.000 campesinos tomaron a Barrancabermeja y la ocuparon durante 103 días.El Éxodo Campesino, como es conocido, fue motivado por el incumplimiento de los acuerdosfirmados con el gobierno en 1996, la pobreza y abandono estatal y la violencia ejercida contra lascomunidades del Sur de Bolívar y el Valle del Río Cimitarra. Esa violencia era generalizada entoda la región. Previo a la movilización se creó la Mesa Regional, conformada por la AsociaciónCampesina del Valle del Río Cimitarra (ACVC) y la Asociación Agrominera del Sur de Bolivar, hoyla Federación Agrominera del Sur de Bolivar (Fedeagrominisbol). En el libro comentado se nospresenta una visión distinta, ya que se nos dice que el punto central de “discusión fue la vigenciaplena de los derechos humanos, en especial la preservación de la vida de los habitantes del Valledel Cimitarra.La realidad es que se trataba de la preservación de la vida de los habitantes del Valle del Cimitarra y el Sur de Bolívar en su conjunto y además de toda una serie de demandassociales y económicas. Tanto que de los voceros de la Mesa, tres eran de los agromineros, entreellos el hoy desaparecido dirigente Edgar Quiroga y tres eran de la ACVC, entre ellos LibardoTraslaviña, quien se encuentra en el exilio. Molano sigue informándonos que “en esta mesa jugaron papeles estelares CREDHOS, OFP y PDPMM”, ignorando el papel estelar de las dosorganizaciones sociales de la región para alabar a organizaciones que no formaban parte de laMesa sino que fueron acompañantes del Éxodo.La confusión sigue. Molano luego habla de las movilizaciones de 98 por parte de lo que él llamalos mineros (en realidad campesinos y pequos mineros agrupados en la Asociacn Agrominera). En ningún momento está claro que esas movilizaciones son parte del Éxodo y noalgo aparte. Parece que Molano no valora para nada a la Asociación Agrominera. Su desden ytergiversación de su papel queda plasmada en la siguiente cita “El Gobierno declinó la protecciónde los descubridores y mineros originales, pero el ELN los apoyó y pronto los agenció. Elconflicto quedó así planteado y explicaría buena parte de las movilizaciones populares”. Molanono se atreve a poner nombre y apellido a los mineros agenciados por el ELN, pero así quedanseñalados los mineros y su lucha sólo es el resultado de los oficios del ELN y su afán de agenciara los mineros. Si José Obdulio hiciera semejante declaración, Molano con toda seguridaddedicaría una columna en
El Espectador 
a sus exabruptos y señalamientos peligrosos. Aquí es élquien lo hace, no sabemos porque razones.
 
Es curioso que Molano tergiverse la historia del Éxodo y señala a unos pero nada nos dice delcontenido de los acuerdos firmados desps del Éxodo y el Plan Integral, fruto de esamovilización. Eso lo hace a propósito, pues no se puede citar al Plan Integral y a la vez alabar alPDPMM (Plan de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio) y el Banco Mundial. Frente a laeconomía, el Plan Integral dice que:Se partió de reconocer que todos las problemáticas se abordan como derechos y no comosimples necesidades insatisfechas, teniendo claro que los derechos políticos, económicos,sociales y culturales (DESC) son verdaderos derechos consagrados en los tratadosinternacionales de derechos humanos y en la constitución política, por tanto exigibles y justiciables.
1
Dicho de otro modo, los movimientos sociales no estaban buscando limosnas del Banco Mundialni la obra caritativa de los curas sino revindicaban sus derechos como tal. La brecha entre esto yel discurso del PDPMM y Molano es gigantesca. El documento está repleto a referenciasnegativas a la palma africana y a la globalización. Entrevisté a Francisco de Roux el director delPDPMM en abril 2002. Eran otros tiempos, no estaba muy prevenido sobre el tema y laverdadera visión del PDPMM, y por tanto arrojó la siguiente perla:El campesino tiene que vincularse a los grandes procesos que hacen que la tierra delMagdalena Medio sea interesante para las grandes inversiones de dinero. Y esos proyectosson los proyectos de productos tropicales permanentes. Si el campesino no entra en eso elcampesino se va a ir de la región.
2
Dejemos de un lado la publicidad, las fotos de campesinos sonrientes, el manejo, la distorsión yla manipulación de las cifras. La postura del Banco Mundial es esa y así lo expresa De Roux: sumeta es vincular al campesino con el gran capital. En ese contexto, hablar de Palma Campesinaparece un mal chiste. Empero, Molano en su afán de validar al PDPMM hace caso omiso a larealidad. No es algo nuevo de su parte. En el 2002 escribió un documento interno para lacoordinación europea de ONG religiosas OIDACHO donde él afirma que las críticas a la palmaexpresadas en el libro
La Estrategia Integral del Paramilitarismo en el Magdalena Medio 
no tienensustento. Cordaid, la entidad que financió el estudio de Molano, quería a alguien ‘neutral’, peroMolano nunca ha sido neutral frente a la palma y el Banco Mundial. Lo que pasa es que no sedestapó públicamente hasta ahora. ¡Enhorabuena, Señor Molano!
La Propuesta del PDPMM
Entonces, ¿qué hay de la propuesta del PDPMM y el BM? Según el PDPMM es algo novedoso queofrece una alternativa económica al campesinado y una nueva forma de construir el MagdalenaMedio o, como dice Molano, de robarle gente a la guerra mediante proyectos productivos. Lapropuesta es mucho más que una cuestión económica, es un asunto de concertación social entrelos campesinos, el gobierno nacional y el capital extranjero.Lo primero que podemos decir respecto a esta propuesta es que de nueva no tiene un pelo. Lapropuesta es bastante vieja y ni siquiera es colombiana. Es una idea copiada de Asia. Malasia,hoy en día, es el principal país palmero del mundo, tanto en términos de producción como enhectáreas sembradas. No siempre fue así. La crisis económica de Malasia y el cultivo de cauchoen los años 50 llevó, bajo la dirección del BM, a un leve cambio en la estrategia agrícola del país. Ya no dependería de caucho, sino de caucho, palma y otros monocultivos. En 1956 el gobiernoarrancó con un programa para tumbar la selva, y los reductos guerrilleros que vivían en ella,
1
Mesa Regional (1999) Plan Integral, pág 9.
2
Entrevista con Francisco de Roux abril 2002, Bogotá.
2
 
reemplazándolo con palma africana. La entidad encargada de esto era la Autoridad Federal deDistribución de Tierras (FELDA), algo parecido a una mezcla del antiguo INCORA y FINAGRO enColombia, pues no sólo promocionaba distintos cultivos sino que llevó a cabo una reforma agrariaexpandiendo la frontera agrícola, tumbando selva, y entregando la tierra a colonos. En losproyectos de FELDA, los campesinos recibían unas cuantas hectáreas (un promedio de 8hectáreas hoy en día) y subsidios del Estado. Ellos se asociaban con empresas para vender susproductos y así se garantizaba un ingreso. FELDA inclusive tiene su Finca Campesina, aunqueellos lo llaman jardín comestible. Poco a poco se expandió el cultivo de palma hasta tal puntoque hoy FELDA tiene 811.140 hectáreas de tierras agrícolas. Unas 722.946 hectáreas de esastierras están sembradas con palma africana, o sea 84.7%. ¡Eso es el doble de toda la palmaafricana en Colombia! Y, sin embargo, hay quienes quieren hablar de Palma Campesina. A la vez que el gobierno malayo promocionaba el cultivo entre los pequeños productores, enprogramas como FELDA (hay por lo menos dos programas más), también fomentaba el cultivoentre los grandes productores, así que hoy, hay más de 4 millones de hectáreas de palma enMalasia, ocupando 65% de las tierras agrícolas del país. El caso de Colombia es parecido.Mientras las ONG, como el PDPMM, y las grandes agencias de cooperación miembros deOIDHACO, como OXFAM, Christian Aid, Secours Catholique (Caritas Francia), ensalzan losbeneficios de la mal llamada Palma Campesina, el gobierno fomenta su cultivo entre los grandesterratenientes. Tanto que en 2008, según el Anuario Estadístico de Fedepalma, FINAGRO otorgócréditos por un valor de 141.393 millones de pesos, 92.2% de los cuales estaban destinados anuevas siembras de palma. Los pequeños y medianos productores recibieron 13.5% de esoscréditos y los grandes 86.5%. Los palmeros colombianos, al igual que sus homólogos malayos,piensan a grande escala. El propósito de Fedepalma es llegar a unas 800.000 hectáreas para el2020, pero hay académicos, como María Aguilera (a quien Molano cita favorablemente), ypolíticos, como Álvaro Uribe, que públicamente hablan de sembrar 3.5 millones hectáreas depalma en Colombia, cuando la totalidad de las tierras con cultivos es algo más de 4 millones dehectáreas.Hay otros aspectos que tampoco son novedosos. Para el PDPMM, el papel del BM es una señalde su compromiso con la sociedad civil y para Molano el BM, el gobierno de Japón y la UniónEuropea protegen a los campesinos. Se quiere dar la impresión que, a finales de los noventa, elBM tuvo una revelación, una epifanía, como dirían los curas que manejan el PDPMM. Sí, tuvieronuna revelación: por fin habían encontrado a curas y sociólogos para hacer el trabajo sucio del BM,porque éste y la UE no son novatos en la industria palmera. Valga recordar que, para finales delos 60, los principales financiadores de las siembras nuevas eran el Banco Mundial, el FondoEuropeo de Cooperación y la entidad francesa Fondo de Ayuda y Cooperación.
3
  Aunque debemosagradecer a Molano y el PDPMM pues, durante muchos años, De Roux negaba cualquier nexo conel BM, a pesar de la abundante documentación oficial en la pagina web del Banco afirmando locontrario.La cuestión del tamaño de la finca y la totalidad de tierras sembradas con palma siempre se hapresentado como una defensa. Según De Roux, sus proyectos no son neoliberales porque soloson siembras de 10 hectáreas por campesino (dos más que en Malasia) de fincas cuya extensiónno suele superar las 30 hectáreas y, además, ellos fomentan huertas (el “jardín comestible” deMalasia). El tamaño de la siembra no es prueba de nada. En Malasia son de 8 hectáreas, enIndonesia de uno o dos hectáreas, según un informe publicado por Cordaid comparando loscultivos del Chocó con los de Indonesia.
4
Y, además, en Indonesia se habla de tener siembras de
3
Hartley, C.W.S. (1972) The expansion of oil palm plantingp1-15 International Oil Palm Conference, Incorporated Societyof Planters.
4
Oosterkamp, J. W. (2006) Palma Africana: comparing Chocó (Colombia) with Kalimantan (Indonesia)www.cordaid.org 
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->