Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Ley Tolerancia 0 Alcohol

Ley Tolerancia 0 Alcohol

Ratings: (0)|Views: 43|Likes:
Published by Pauli Cepeda
Ensayo sobre la Nueva ley de alcohol
Ensayo sobre la Nueva ley de alcohol

More info:

Categories:Types, Speeches
Published by: Pauli Cepeda on Jun 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/17/2012

pdf

text

original

 
Cero Tolerancia
 
Para situarnos un poco en el contexto de la nueva Ley de Tránsito 20.580 acercade el consumo de alcohol en el conductor, podemos partir viendo algunas cifrasque anteceden a las decisiones tomadas en vigor.En un reportaje realizado por la WHO (World Health Organization / OrganizaciónMundial de la Salud) acerca de los países con mayor consumo de alcohol percápita en el 2006; Chile es incluido dentro de los 30 países con mayor abuso delalcohol del mundo, y obteniendo una de las mayores cifras en América Latina.Situación realmente alarmante, teniendo en cuenta que en este estudio, Chile secomparaba con países mayoritariamente europeos, específicamente Portugal,Francia y Rusia; potencias en el consumo de alcohol.En septiembre de 2009, Chile aparece en el puesto numero 4 en un ranking de lospaíses con mayor consumo de alcohol por adolescentes, encabezado nada menosque por Inglaterra, Dinamarca y Finlandia. Cifra cual únicamente puede demostrarque el problema del consumo va en aumento, y que las futuras generaciones denuestro país se acercan cada vez más a una realidad más alcoholizada sin grantendencia a controlarse frente a ella.* Importante destacar que la cifra no sólo implica la gran cantidad de consumo,sino que además de bajo precio, altos estándares de ebriedad y al alcance detodos; caracterizando la juventud de nuestro país,
con un objetivo de ―borrarse‖.
 La situación se va poniendo alarmante y empiezan a surgir leyes de prevención ala sociedad, reformas en la educación de consumo, impuestos no sólo al alcoholsino que a otros tipos de estimulantes también.Lamentablemente, estamos hablando de un país en el cual los problemas dedependencia, figura entre las 3 primeras causas de enfermedad (junto con lahipertensión arterial y depresión) en el grupo más afectado, de 20 a 44 años deedad.La nueva ley de tránsito, es una reacción bastante tardía, y por lo tanto, enalgunos aspectos ha sido precipitada e irreflexiva. Después de años intentandocon diferentes medidas de control; (probablemente la otra más polémica aparte deesta actual, fue la petición al Gobierno del aumento de impuestos en bebidasalcohólicas). Éstas representaban la mayor causa de muerte y discapacidad en lapoblación, según un estudio del Ministerio de Salud realizado el 2008
pero estono se refiere a que el alcoholismo sea una causa de muerte inminente en el país,sino que eventualmente, conllevan y detonan lesiones relacionadas, como cirrosishepática, accidentes de tránsito y agresiones.Si realmente se quería disminuir el consumo en ella, sólo el aumento del preciopodría detenerlo. El plan, presentado ante el Gobierno el 7 de septiembre de 2008por el diputado socialista Fulvio Rossi, proponía aumentar los gravámenes de lasbebidas alcohólicas, los que por ejemplo, para ese entonces, al whisky y otros
 
destilados correspondía a un 27%, mientras que el vino y cerveza aun 15%. Cifrasque según el parlamentario deberían estar por sobre el 40%.El aumento del impuesto, junto con la educación, la prevención y las restriccionesa la publicidad van en el sentido correcto; y según un estudio de la OrganizaciónPanamericana de la Salud, el tema monetario del consumo, es una de las medidasmás efectivas para disminuir este mismo.Otro estudio realizado por la WHO, concluyó que por cada 10% de aumento en losgravámenes a estimulantes, el consumo disminuiría entre 2% y 5%. Y la SENDA(Servicio Nacional de Prevención y Rehabilitación de Drogas y Alcohol) proyectabaja de 10% en el consumo de alcohol si la reforma tributaria (correspondiente al40%) se aprobara
basándose en experiencias de países que evidenciaban altosniveles de consumo y lograron disminuirlos mediante la aplicación de medidaspara desincentivar y castigar la ingesta de alcohol.Importante es destacar también que el gasto de parte del Gobierno tambiéndisminuiría, dado que el uso de los gastos sanitarios de éste, van desde un 5% aun 15% destinados a enfermedades y problemas con el alcohol y otro tipo deadicciones varias; y a pesar de los grandes incrementos de impuestos, aún no esposible suplir el gasto (por lo tanto, nuevamente, la única medida es detener elconsumo, más que financiarlo).Hasta ahora, parecen medidas bastante óptimas, pero la verdad, es que sinmétodos de educación preventiva, no sirven de nada. Como dije antes, la reacciónes tardía; no es culpa de ningún gobierno ni la población, es un problema cultural ylamentablemente, no hay tiempo para ponerse a determinar medidas para la genteresponsable y la que no lo es.Así llegamos a la polémica reforma de la Ley de Tránsito por el alcohol; digopolémica por el drástico cambio en relación a la antigua ley, que a pesar de serestricta, permitía hasta una cantidad de alcohol en la sangre, lo cual no estabamal, pero es verdad que podría haber tenido mejores parámetros de condiciones.El problema era que arreglar estos parámetros, no implicaba perjudicar también ala gente que es capaz de beber poco, para así poder seguir transitando en buenestado por nuestro país.Lo ideal, hubiera sido perfeccionar las sanciones, instruir más a la población sobrelos daños que pueden causar, etc. Pero, con incrementar castigos y bombardearde multas no se educa, y menos va a causar un cambio de mentalidad ennosotros. Esto es un problema que viene desde hace años, arreglarlo con esemétodo no permite un avance real en nadie.Aparte, es importante destacar que la sociedad chilena no tiene la intencióntampoco de querer informarse en estas cosas
que digamos, no somos conocidospor tomar una gran cantidad de precauciones o informarnos sobre lo que estácorrecto hacia la libertad de otros y lo que no; se podría decir que somos una
 
sociedad concentrada en los derechos más que en nuestros deberes. El tema noslleva ventaja, requiere una solución rápida; al ser un problema que va en aumentorápidamente, no queda más que buscar formas apresuradas de cubrir el problemaquizás por cuantos años hasta que como sociedad, tengamos una culturaresponsable con respecto a los inhibidores, usándolos con precaución, sin queestos inhiban nuestro discernimiento.Hasta ahora, la ley a probado ser eficiente no sólo al ser obviamente más segurapara los ciudadanos, sino que lógicamente, con números. En abril, el ministerio detransporte entregó una cifra en su evaluación de la ley, de cómo se ha reflejadoésta en práctica. Ahora en el 2012, con ella, se registraron 66 muertos menos queel año pasado, comparado igualmente a estas alturas del año.Es importante destacar que esto no se debe únicamente a las condiciones quepone la ley para manejar, sino que ha sido fundamental el aumento de carabinerosen las calles fiscalizando y marcando presencia de la ley y su vigencia. Se mostróun gran avance al mostrar que ahora de todas las detenciones de vehículos, soloun 4% estaban efectivamente infringiendo la ley, conduciendo con mayor gradodel permitido.Hasta ahora podríamos ir concluyendo que la ley actúa súper bien en su papel, yestá ayudando en el transito y seguridad de los vehículos. Pero hay que admitirtambién, que contiene varias falencias; como tomar medidas con respecto a todoslos bandos del problema, factores complementarios a la ley como transportesuplente
y que el recibimiento de parte de los chilenos, no está en una posiciónde recibir la ley como una oportunidad de seguridad, sino que es un proyecto quesigue estando a la defensiva.Uno de los problemas que decía sobre los bandos, es que sólo un 10% de losaccidentes automovilísticos son causados por la ingesta/abuso de alcohol de partede los conductores
como dijo Jaime Bravo, ingeniero en tránsito, declarando enla Radio Bío-Bío de Valparaíso. Además, gran cantidad de los accidentes sucedenen carreteras y autopistas, y no precisamente por el estado de ebriedad oinfluencia del conductor, sino que por factores externos: Una gran falencia de laley, es que no está considerado el comportamiento de los peatones en el diálogodel tránsito. Es absurdo que una ley tan estricta como ésta, esté en vigenciacuando no hay sanciones de igual peso para el otro bando del problemaautomovilístico, los peatones, ya que ellos son una gran e igual causa también delos accidentes.Con ambos factores en el caso, otro error según mi opinión con respecto al
método de operación de la ley, es que está ―metiendo a toda la gente en el mismosaco‖. Si uno evalúa los accidentes causados por abuso de alcohol hasta ahora,
desde el año que sea; es fácil y bastante obvio darse cuenta que los que losprovocan, no son los que se tomaron una copa de vino hace unas horas en mediode una comida. Son estos
―borrados‖ los que causan lesiones e infracciones de
mayor magnitud. Es absurdo pensar que la ley castiga con medidas cercanas a

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->