Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword or section
Like this
3Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Bengoa, José - Historia de los Antiguos Mapuches

Bengoa, José - Historia de los Antiguos Mapuches

Ratings: (0)|Views: 1,090|Likes:
Published by martino_oh

More info:

Published by: martino_oh on Jun 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

03/01/2014

pdf

text

original

 
Historia de los antiguos mapuches del sur. Desde la llegada de los españoles hasta laspaces de Quilín. Siglos XVI y XVII. 
1
 José Bengoa.
CAPITULO 1: LA GENTE DE LOS RÍOS. 
2
Al sur del río Bío Bío la experiencia del agua es fundamental en la vida de los seres humanos. Lalluvia es inseparable del sur de Chile. Llueve en invierno y en verano. El territorio está cruzado por ríos y acada cierta distancia se encuentran lagunas y lagos. Desde muy antiguo los habitantes de estos parajesinstalaron sus viviendas en los bordes de estos caudales, y formaron una 'sociedad ribereña'.La separación de las aguas de la tierra está en el origen mítico de la cultura mapuche. No se refiere,sin embargo, a un pasado olvidado y preexistente, sino a una experiencia cotidiana reiterada por la historia.Cada invierno, se podría decir, los habitantes del sur pueden observar la lucha mítica entre las culebras
Caí Caí y Tren Tren
. El cielo se llena de aguas que caen implacables sobre la tierra. Las vegas o tierras bajas seinundan y sólo quedan al aire las copas de los árboles o las puntas de los palos de los cercos. Los ríos setransforman en torrentes y nadie osa cruzarlos. Cada año
Caí Caí 
trata de apropiarse del territorio y lasalvífica,
Tren Tren,
logra que esto no ocurra.Las sociedades humanas construyen sus paisajes y los seres humanos que los habitan soninfluenciados por sus características y clima. No es comprensible la cultura mapuche sin la lluvia, largastardes invernales junto al fuego, mientras el agua cae y el hombre espera. No por casualidad los mapucheshicieron del poncho su vestimenta característica, la que, por obvia necesidad, adoptó el criollo. La Historia delos Antiguos Mapuches no podría haber ocurrido en un lugar diferente. Está marcada por el ciclo vital de lanaturaleza, de las montañas y el mar, por los desastres naturales y los terremotos, por el agua que por todas partes circunda la vida humana, por los ríos que cruzan el territorio en todas las direcciones.[43]
1.LOS HIJOS DEL SUMPALL"Todos los historiadores nos describen a los indígenas de Chile como una nación deagricultores que vivían en caseríos reunidos a las orillas de los ríos con preferencia en las vegasdedicados al cultivo de sus tierras y al cuidado de sus ganados." Fray Jerónimo de Alberga
Los mapuches no sólo fueron gente de la tierra, sino principalmente "gente de los ríos",
leufuche
,
leufu
, 'río';
che
, 'gente', familias que vivían alrededor de los ríos
3
. Es la primera característica que resalta alestudiar esta sociedad antes de la llegada de los españoles, previa a la adopción del caballo, período extensoen el que se consolidó una sociedad agrícola en esta parte de Chile. Los ríos organizaron el territoriomapuche, lo trazaron, lo dividieron y también lo llenaron de vida y movimiento. Por los ríos surgieron lascomunicaciones y sus aguas llenas de peces y seres maravillosos han permitido al ser humano alimentarse por siglos y siglos. En ese hábitat aprendieron a ser pescadores antes que agricultores.Comprender, sin embargo, el paisaje fluvial anterior a la Conquista no es fácil. Requiere de un granesfuerzo de reconstrucción. Lo que hoy día son débiles arroyos fueron, hasta no hace mucho, ríos caudalosos.La Araucanía, al sur del Bío Bio, era un entramado intrincado de esteros, ríos y lagunas. A sus orillas seasentaron viviendas, en su entorno se organizó la geografía humana.Posiblemente el primer asentamiento humano en todas partes del mundo se produjo a orillas de ríos ylagunas. No es demasiado difícil imaginar las razones: necesidad de agua corriente, obtención de recursos,como los peces; la limpieza, la moderación de temperaturas que se da en los valles protegidos y la hermosurade los lugares. Ha habidoculturas que han subido a los cerros y preferido las alturas. Muchas son las razonesdadas por historiadores y antropólogos. Una muy sencilla y cierta es que la mayoría de las veces esos lugaresaltos han sido más sanos, menos proclives a pestes, a la existencia de alimañas, mosquitos, enfermedades de
1
2003, Catalonia: Santiago.
2
Pp. 43-62.
3
 
 Inalaf 
es quien vive a orillas de un lago o el mar, siendo "
inalafquen
" o "
inaleufu
", la playa, la orilla, la ribera.
 
todo tipo, presentes en zonas calientes. Tampoco es menos importante el hecho de que las montañas hanseducido espiritualmente al ser humano: subirlas siempre ha significado un acercamiento a lo divino. En el sur de Chile, la latitud y características del clima hacen que la vida alrededor de los ríos no ofrezca los problemas,enfermedades y dificultades propias de áreas más tropicales. Es por ello que el asentamiento lacustre yribereño fue y es el lugar privilegiado de habitación humana
4
.[44]Los mapuches establecieron con las aguas una relación de reciprocidad. Ellas subían en invierno y bajaban en verano, permitiendo la utilización de vegas y llanuras para la agricultura. El largo periodo deinundación les otorgaba humedad adecuada cuando hacía calor, lo que permitía -y permite hasta hoy- granfertilidad. Se estableció así esta particular relación entre la tierra, el agua y el hombre, que fue fundando lacultura del sur de Chile.El ser humano estableció relaciones con esa naturaleza viviente. En los ríos y lagunas, seresanimados expresaron esta hermosa relación. El mito del
Sumpall 
5
, tan antiguo como
 Kai Kai Tren Tren
, loconocen todos los mapuches que viven en el campo. Me lo relató la primera vez, en Lanalhue, hace muchosaños Don Juan Millabur de la comunidad de Elicura, un sabio conocedor de la cultura de los antiguosmapuches.
"Usted sabe que aquí en el Lago vive un personaje muy importante, los mapuches letenemos mucho respeto, Compadre
Chumpalhue
, le decimos, viene a veces por las niñas, se laslleva para adentro del Lago. Hace años atrás ocurrió, vino una niña de Elicura a pasearse porel Lago, en eso apareció un mozo y ella quedó encantada. Sus padres lloraban hasta que un díaapareció, venía con una canasta de pescados, de pejerreyes de esos grandes del Lago, se losentregó a sus padres y les dijo, que no lloraran."
El mundo de las aguas, ríos y mares está tan poblado de seres como el mundo de la tierra, de losólido del
mapu
; también el
wenu
 
mapu
, el mundo de los aires, de los espíritus para decirlo en el lenguaje queconocemos. En esas aguas viven aves, animales, peces, plantas y mariscos de todos los tamaños y formas yseres maravillosos, tanto benéficos como peligrosos, con los que se está en permanente contacto.El territorio mapuche es un mundo animado, lleno de ríos que tienen vida, de piedras que recuerdan a personas que murieron en tiempos de las grandes inundaciones, de animales, pájaros y seres de todanaturaleza que expresan sentidos, comunican sentimientos. Esa maravillosa vitalidad de este lugar es lo queestá en el origen y en la base de la cultura mapuche. No tomar en serio esta dimensión espiritual del territoriosignificaría no comprender nada de la historia de la sociedad[45]de los antiguos mapuches, nada del porqué de esta defensa impaciente de donde han vivido.
2.VlVIR EN LAS ORILLAS DE LOS RÍOS
En estos tiempos la vida se desarrolla en las orillas de los ríos. Las niñas van al agua todos los días a bañarse y a lavar sus ropas. Pasan horas lavándose el pelo con quillay. Nadando. No están ausentes lastragedias, y se sabe de personas ahogadas porque escucharon sonidos y voces maravillosas que las llamabandesde el fondo de las aguas
6
.
4
La visita de las excavaciones de San Vicente de Tagua Tagua, invitado por el arqueólogo Lautaro Núñez y el paleontólogo Rodolfo Casamiquella, nos permite comprender de manera muy significativa lo que aquí estamos afirmando.En las riberas de esa laguna, hoy disecada, se encontraron enormes huesos de mastodontes junto a puntas de flechas,fogones e indudables vestigios de vida humana de hace más de diez mil años. La arqueología de la zona araucana tambiénmuestra que el asentamiento indígena era ribereño, como se verá mas adelante.
5
Utilizo la forma de escribir 
Sumpall 
que ha establecido el profesor Hugo Carrasco de la Universidad de la Frontera y nootras utilizadas habitualmente, tales como
Chunpa
,
Chumpalhue
,
Chompahue
o las mismas escritas con ese. HugoCarrasco, "El mito del
Sumpall 
en la cultura mapuche o araucana de Chile".
 Revista Chilena de Humanidades
.Universidad de Chile. N° 8, 1986, pp. 46 a 68. El profesor Carrasco tiene numerosos trabajos sobre este mito que aparecenen las notas siguientes.
 
El joven Pineda y Bascuñán cuando cae prisionero, comenzando el siglo XVII, se admira del uso delagua por parte de los indígenas. Venía este hijo de castellanos de una cultura de desierto. Nada más seco quelos reinos de Castilla y León. El agua alcanzaba apenas para beber. Los ibéricos no tenían una cultura delagua en abundancia como los indígenas del sur de Chile. No se bañaban nunca. Más aún, creían que hacerlomuy seguido hacía mal a la salud. Al joven prisionero le llamó la atención las niñas que apenas rompía el albase iban a bañar al río más cercano. Habían terminado aquella noche una fiesta y dice:"Salió en esta ocasión mi amigo como si no hubiese bebido ni desveládose; tan entero en su juicio que me admiré de verle; saludóme con mucho amor y díjome que fuésemos a bañarnos alestero, que es costumbre el hacerlo de mañana, como lo habían hecho algunas indias, que volvíanfrescas del abundante arroyo que a vista de los ranchos se esparcía. Para el nos encaminamos elsoldado (español), mi compañero y yo, el indio mi amigo y otros dos muchachos hijos suyos, yapenas llegamos a sus orillas, cuando se arrojaron al agua los dos muchachos y tras ellos su padre yaunque a mi compañero y a mi nos persuadían a que hiciésemos lo propio, no nos ajustamos alconsejo, ni nos atrevimos a imitarlos, contestándonos sólo con lavarnos las manos y los rostros."
7
.[46]Todos los testigos conocedores del mundo indígena del sur señalan esta relación permanente con elagua de los ríos y lagunas. Desde muy pequeños se les enseñaba a nadar a hombres y mujeres, a cruzar ríos anado, a mantenerse siempre en un estado estricto de limpieza corporal
8
.Juan Ignacio Molina relaciona el asentamiento ribereño mapuche con sus métodos higiénicosseñalando que para ellos el permanecer limpios era una necesidad fundamental."Es singular la atención que estas mujeres tienen en el aseo de sus casas y sus patios, las barren muchas veces al día. Apenas han usado cualquier alhaja, al instante la limpian y lavan por locual gustan de tener abundante agua corriente en sus casas. La misma limpieza acostumbrabanconsigo mismas. Se peinan dos veces al día y todas las semanas se lavan la cabeza con una jabonadahecha de la corteza del quillay (quillay saponaria) la cual les mantiene limpios sus cabellos. El bañoes comunísimo entre aquellas gentes y así para poder hacerlo a su comodidad procuran establecerseen las riberas de los ríos. En las estaciones cálidas se bañan muchas veces al día. En tiempos deinvierno es raro aquél que deja de bañarse a lo menos una vez; mediante este ejercicio se hacenexcelentes nadadores... nadan ya con la cara hacia abajo como se practica comúnmente, ya sobre uno
6
 
 Huellelhue
se le dice en el campo a los lugares de los ríos que son aptos para nadar.
 Hueyeln
es nadar y
hueyelfe
es unnadador.
7
Francisco Nuñez de Pineda y Bascuñán.
 El Cautiverio Feliz
. Colección de Historiadores de Chile. P. 58. Esta cita proviene de la edición preparada por don Diego Barros Arana. La citaremos como "Pineda y Bascuñán, El CautiverioFeliz". Tenemos mucho respeto por esta edición y por el uso y transformación ortográfica que realizó este sabio autor.Gozamos del privilegio de poseer una copia fotográfica de la edición original que gentilmente nos fue regalada por laDirectora del Archivo Nacional, que nos ha permitido contrastar la edición de Barros Arana. Recientemente, ha sido publicada una edición crítica por los profesores Mario Ferreccio Podestá y Raissa Kordic Riquelme, que reúne en dostomos el ‘Sumario’, que había sido publicado por José Anabalón y transcrito por Roben McNeil y publicado como Suma yEpílogo por las Ediciones de la Universidad Católica y la obra central publicada por Barros Arana. El Sumario, o Sumacomo dice la palabra, resume la obra principal. Es un trabajo escrito diez años antes de lo que conocemos como Elcautiverio Feliz. Para la edición critica recientemente aparecida citaremos "Cautiverio feliz, Edición Critica". Ver Francisco Núñez de Pineda y Bascuñán,
Cautiverio Feliz
. Edición critica de Mario Ferreccio Podestá y Raissa KordicRiquelme. Dos Tomos. Universidad de Chile. Seminario de Filología Hispánica. Facultad de Filosofía y Humanidades. RilEditores. Noviembre del 2001. Ver también:Francisco Nuñez de Pineda y Bascuñán,
Suma y Epilogo de lo más esencial que condene el libro intitulado Cautiverio feliz y guerras dilatadas del Reino de Chile
, Estudio preliminar de José Anabalón, Prólogo y transcripción de RobertMcNeil. Sociedad Chilena de Historia y Geografía y Ediciones Universidad Católica de Chile. Existen varias edicionesresumidas de esta obra, siendo la más popular la que publicaron en la Editorial Universitaria Don Alejandro Liptzshutz yDon Álvaro Jara y que ha tenido numerosas ediciones. Se trata de una selección de textos, muy bien realizada por estosdos respetados sabios, y que puede ser utilizada por quienes no son especialistas.
8
El Padre Martín Gusinde, uno de los más importantes antropólogos que ha trabajado en Chile, quedó impresionado por el nivel de la 'higiene' de los indígenas, escribiendo una etnografía clásica en esta materia, "Medicina e higiene en losantiguos araucanos", publicada por la
 Revista Chilena de Historia y Geografía
. N° 26. 1917. pp. 382 a 415 y N° 27, 1917 pp. 139a 194.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->