Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Políticas de gasto público y equidad de género

Políticas de gasto público y equidad de género

Ratings: (0)|Views: 11|Likes:
Published by MujeresAlCien
Para comprender la magnitud de la necesidad de las reformas fiscales en México, es preciso señalar que nuestro país continúa presentando grandes rezagos y profundas desigualdades, aun cuando el PIB per cápita real supera ya los 8 mil dólares, «cerca de 50 millones de personas viven todavía en condiciones de pobreza; y de ellas, alrededor de 18 millones se encuentran en situación de pobreza extrema” Hoekman, 2007).
Para comprender la magnitud de la necesidad de las reformas fiscales en México, es preciso señalar que nuestro país continúa presentando grandes rezagos y profundas desigualdades, aun cuando el PIB per cápita real supera ya los 8 mil dólares, «cerca de 50 millones de personas viven todavía en condiciones de pobreza; y de ellas, alrededor de 18 millones se encuentran en situación de pobreza extrema” Hoekman, 2007).

More info:

Published by: MujeresAlCien on Jun 19, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/19/2012

pdf

text

original

 
Pérez Lucia y Pérez Nallely, (2008)
“Políticas de gasto público y equidad de género”, el caso de México. “Políticas fiscales y género: estudios de caso México y Centro América.
 REPEM / IFC (Red de Educación Popular Entre Mujeres de América Latina y el Caribe / IniciativaFeminista de Cartagena, Montevideo-Uruguay).
Políticas de gasto público y equidad de géneroEl caso de MéxicoIntroducción
Para comprender la magnitud de la necesidad de las reformas fiscales en México, es precisoseñalar que nuestro país continúa presentando grandes rezagos y profundas desigualdades, auncuando el PIB per cápita real supera ya los 8 mil dólares, «cerca de 50 millones de personasviven todavía en condiciones de pobreza; y de ellas, alrededor de 18 millones se encuentran ensituación de pobreza extrema” Hoekman, 2007).Frente a la situación de pobreza y pobreza extrema, es prioritaria una reforma fiscal que, por unlado, genere ingresos suficientes para proveer de servicios públicos adecuados para atender lasnecesidades de protección económica y social de la mitad de la población mexicana; y que, por el otro lado, el gasto público al mismo tiempo que estimule el crecimiento de economía, seaeficiente, incremente la capacidad de generación de ingreso y disminuya vulnerabilidad de lapoblación beneficiaria.Los retos que se tienen frente a la Reforma Hacendaria actual implican diseñar una haciendapública capaz de terminar con una economía polarizada, donde lo que resalta son lasdesigualdades, las inequidades y los desequilibrios entre la ciudadanía mexicana. Se requierencambios profundos y sólidos que permitan que la economía crezca de manera sostenida ysustentable, beneficiando por igual a toda la población.La situación actual de las finanzas públicas de México es grave, y se manifiesta de muy diversasformas: la baja actividad económica deriva en niveles bajos de recaudación, aunado a ello seaprecia una importante incapacidad técnica para disminuir la enorme evasión fiscal. Como partedel escenario que explica esta situación, se encuentra la enorme desconfianza de la poblaciónhacia el aparato gubernamental y los complejos trámites administrativos que deben realizarsepara cumplir con las obligaciones fiscales. Entre otras cosas, la complejidad está asociada a ladispersión tributaria y a la enredada estructura de cargos y exenciones fiscales, difíciles deseguir de manera operativa.Dentro de las grandes desigualdades que México necesita resarcir para convertirse en unasociedad justa, se encuentran las desigualdades en la distribución del ingreso, tanto entre losdiferentes grupos de población por estratos económicos y sociales, como las desigualdades degénero que se presentan dentro de cada uno de los grupos sociales.El surgimiento de la categoría de género como categoría de análisis, fortalece el conocimiento yda muchos insumos para la ejecución de las políticas públicas, pues incorpora información,pertinente a los análisis de las mismas, sobre lo que sucede en la sociedad; siendo así que elanálisis de género complementa el análisis económico.En este artículo se señalan las principales implicaciones de realizar un análisis de género de laspolíticas públicas, en concreto de las políticas fiscales. Sin embargo este ejercicio es sólo un
 
primer acercamiento a lo que sería este tipo de análisis, se define el gasto etiquetado paramujeres y para la equidad de género, y se da una primera lectura de género, tal como lasautoras lo conceptualizan; dicho análisis requiere el estudio detallado de cada sector de laeconomía —en específico, de cada política, programa y presupuesto—, encaminado a elaborar propuestas que solucionen las problemáticas detectadas, que comprendan acciones afirmativas,atención diferenciada por grupos de población, etc.; a hacer visibles los impactos diferenciadosde cada política los obstáculos y limitaciones que pueden encontrar algunos grupos de poblaciónal solicitar atención en los servicios públicos, los mitos y creencias alrededor de cadaproblemática social, la valoración social de los trabajos, la división sexual del trabajo, etc.El análisis de género de las políticas públicas se basa en el cuestionamiento de sus impactos,teniendo presente lo que sucede en la vida cotidiana de la ciudadanía. Cuando se hacereferencia a la vida cotidiana de las personas se encuentra, por ejemplo, que las mujeresdedican gran parte de su tiempo a las actividades de trabajo doméstico —en México las mujeresrealizan 87.8% del total del tiempo destinado al trabajo doméstico y cuidado de niños/as (INEGI,2006) —; también se sabe que existen actividades profesionales que concentran personas de unsolo sexo.Incorporar la categoría de género implica analizar la información sobre la vida diaria de laspersonas; implica tener presente la organización de cada sociedad que se estructura sobreconcepciones predeterminadas de lo que significa «lo femenino y lo masculino», de lo que sedesprende que se asignan roles específicos y funciones determinadas en razón del sexo de laspersonas.Desde la administración pública, es necesario conocer la organización social en y con la cual seestá trabajando, para visualizar las relaciones inequitativas de poder existentes, que semanifiestan tanto en las funciones y actividades que realizan mujeres y hombres, como en lavaloración de dichas actividades.Por la importancia de conocer los recursos asignados para las mujeres, y tomando en cuentaque el presupuesto público expresa la estrategia de desarrollo del gobierno, sus prioridades y laorientación de su política social, se puede decir que es allí donde se materializa la declaración delos valores imperantes en el país que se estudia. Como señala Noeleen Heyzer (UNIFEM, 2001):«Los presupuestos son sumamente importantes porque determinan la forma en que losgobiernos movilizan y asignan los recursos públicos. Los presupuestos se utilizan para concretar políticas, establecer prioridades y proveer los medios para satisfacer las necesidades sociales yeconómicas de ciudadanas y ciudadanos. En este sentido, son un indicador del compromiso deun gobierno con los objetivos de empoderamiento de la mujer y la equidad de género».Es preciso, entonces, empezar por el análisis de las políticas presupuestales en México, lo queen esta investigación se hace por medio del estudio de las políticas fiscales del último sexenio. Eltrabajo posterior se concentra en el análisis del gasto etiquetado para mujeres y para la equidadde género para los mismos años, y termina con algunas reflexiones sobre lo que puede ser elanálisis de género de políticas, programas y presupuestos, así como las conclusiones y algunasrecomendaciones.
Antecedentes
Durante la década de los setenta, México experimentó una fuerte expansión del gasto público y auna débil política de ingresos, por lo que se vio obligado a recurrir al endeudamiento y a la
 
emisión monetaria. Además, se generó un déficit en la cuenta corriente, que se tradujo en unaeconomía vulnerable, en la reducción de flujos de financiamiento externo y en la fuga decapitales. (Crisis de 1976 y de 1982). En 1980 se creó el Sistema Nacional de CoordinaciónFiscal para ganar eficiencia con la recaudación federal y el cobro de impuestos de alta movilidadcomo son el trabajo y el capital.La intervención del Estado mexicano en la economía mediante las políticas fiscales, se hamodificado drásticamente desde las dos últimas décadas del siglo pasado, debido a laglobalización, a las políticas de estabilización y liberalización económica, así como al desarrollotecnológico.Para estabilizar la economía, fue necesario redefinir el papel del sector público desde principiosde los ochenta, tratando de atender los rezagos sociales y de cumplir con los compromisos de ladeuda externa. En 1987, se estableció un programa económico de corte heterodoxo, quemarcaba niveles y variaciones a precios, salarios, impuestos y tarifas, gasto e inversión pública yprivada, para controlar la inflación: el Pacto de Solidaridad Económica.En 1990 se reformó la mecánica de distribución de los recursos a los estados, pasando decompensar a las entidades por los impuestos no percibidos como consecuencia de lareestructuración de la imposición indirecta, a un sistema de redistribución por medio de lasparticipaciones.La reestructuración del esquema de imposición indirecta consistió en la eliminación del Impuestosobre Ingresos Mercantiles, de un gran número de impuestos estatales y municipales, deimpuestos especiales federales; así como en la introducción del Impuesto al Valor Agregado(IVA), y el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).En el período 1988-1993 se implementó un conjunto de reformas vinculadas entre sí paraabordar desequilibrios desde una perspectiva integral. (Aspe, 1993) Entre los más importantesestán:
 
la apertura comercial
 
la renegociación de la deuda externa
 
el programa de privatizaciones de organis¬mos y empresas no estratégicas
 
la reforma fiscal
 
la reforma al sistema financieroEn la década de los noventa se realizó una gran reforma, al pasar de ser un Estado propietario aun Estado regulatorio, lo que implicó el cambio de modelo en la economía mexicana: el Estadose hace pequeño y asume únicamente las actividades de regular la economía, sin intervenir directamente en ella. Esta década significó el asentamiento del nuevo modelo económico, y latransición hacia la economía de mercado.
Políticas fiscales del sexenio 2001-2006
El indicador básico de la actividad económica del Estado es la relación entre el gasto público y elProducto Interno Bruto (PIB). En 1980, el gasto público correspondía a 30.8% del PIB, y en 1982alcanzó 42.2% cuando estalló la crisis económica (Centro de Estudios para las FinanzasPúblicas). En 2006 el gasto público representó el 22.9 del PIB (Pérez y Rangel, 2006).

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->