Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
NOTA 4 RIO +20 ECONOMIA VERDE MÁS POBRES MAS RICOS

NOTA 4 RIO +20 ECONOMIA VERDE MÁS POBRES MAS RICOS

Ratings: (0)|Views: 21|Likes:
Published by Programa Nina

More info:

Published by: Programa Nina on Jun 19, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/25/2013

pdf

text

original

 
Economía
 
verde:
 
“Pobres
 
más
 
pobres,
 
ricos
 
más
 
ricos”
 
La Cumbre de los Pueblos salió este lunes a las calles de Rio de Janeiro, adonde llevó algunosde sus reclamos. Por la mañana, grupos de mujeres recorrían el Aterro do Flamengoconvocando a todos y todas a sumarse a una marcha contra la mercantilización del cuerpofemenino, de la vida y de la naturaleza. Por la tarde, otros sectores se manifestaron frente a lasede del Banco Nacional de Desarrollo (BNDES) y de Petrobras, para rechazar la políticaambiental del gobierno de Dilma Rouseff, proclive a la destrucción de selvas y bosques, entreotras características de la filosofía de la “economía verde”, la cual está lista para consagrarseen la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable “Rio+20”, quetranscurre en esta ciudad. Hasta este miércoles, las organizaciones sociales reunidas aquí esperan tener un documento para presentar a los presidentes de más de cien países. Si loslíderes mundiales no recogen las propuestas de los movimientos populares, buscarán otrosespacios y métodos de protesta, advirtieron.La marcha de las mujeres contó con la participación de la Vía Campesina, del Movimiento SinTierra, partidos de izquierda y otras 30 organizaciones del planeta. Más de siete mil personas,según sus cálculos, recorrieron las calles de Rio de Janeiro al mediodía del lunes caluroso. Ibanescoltados por la Guardia Municipal, por la Policía de Rio, por la Policía Militar y monitoreadospor helicópteros de algunas de estas agencias armadas del Estado brasileño. Tantosuniformados iban con su eslogan de mantener el orden, que por momentos parecía que lamarcha era de ellos. Patrulleros y motos la encabezaban, con el afán de que el tránsito devehículos fuera afectado en la menor medida posible. Mientras, las mujeres se desgañitabanen consignas por la defensa de ellas y contra la “economía verde”, que –según los pronósticos-estaría a días de nacer oficialmente en Rio+20.“Mujeres en lucha contra la mercantilización de nuestros cuerpos, de la vida y de lanaturaleza”, decía la bandera violeta que encabezaba su movilización. “Somos mujeres, nomercancía”, coreaban entre otros cantos, en sintonía con los carteles coloridos que blandían:“El mundo no es mercancía, las mujeres tampoco”, se leía en portugués. También pedían laarticulación de la lucha entre las organizaciones de mujeres, así como con otros sectoressociales del mundo.María Eugenia Corleto, de Argentina, participaba acompañada de varios compañeros deorganizaciones de ese país, como la Agrupación San Martín. “Vinimos a la Marcha Mundial delas Mujeres, en la que hacemos una lucha conjunta contra el patriarcado instalado por elcapitalismo, que es el origen común de la explotación de las mujeres y de la naturaleza.Nuestra lucha es contra el machismo, contra el antropocentrismo y el androcentrismo, que juntos generan toda la mercantilización que se hace de la mujer y de la naturaleza. Las mujeresestamos luchando por defender a nuestros propios cuerpos como territorio, para poder decidirsobre nuestros cuerpos, en contra de la violencia contra las mujeres. Estamos sumando a losvarones a esta lucha, porque es la única forma de poder combatir esta violencia”, comentó.En los países de América, miles y miles de mujeres –la cifra es incalculable- son secuestradaspor redes de trata de personas y de esclavización sexual. Desaparecidas modernas que –segúnlos pocos indicios restantes- podrían estar presas en cualquier lugar de la Tierra, violadasdiariamente por “clientes” del supuesto lupanar. Y en muchas –muchísimas- ocasiones, todaesa violencia pueden encontrarla en sus casas, de la mano de sus parejas.La protesta liderada por las mujeres concluyó en la avenida Rio Branco, cerca de la estación demetro Carioca. Allí, oradoras de todo el mundo exigieron que finalice de una vez por todas el
 
atropello de los hombres y del sistema capitalista hacia ellas.“Estamos en contra de la economía verde, creemos que mercantiliza la naturaleza, comosucede en Argentina. En bloque con otras organizaciones de América latina estamoselaborando propuestas alternativas, para demostrar que tenemos posibilidad de crear otromundo”, dijo Corleto.“Es la primera vez que participo en la Cumbre de los Pueblos. Los primeros días vi una falta deorganización bastante importante, pero la gente está con muchas ganas de participar, de venira dar sus propuestas. Aquí los pueblos se conectan y se nota que la lucha conjunta contra elcapitalismo tiene muchas aristas: incluye el trabajo de los campesinos, de los pueblosindígenas, de las mujeres, de grupos invisibilizados hasta ahora”, dijo ella.Luego de la concentración y los discursos, las y los participantes de la cumbre vieron la manerade regresar allá para seguir trabajando los documentos que entregarán a los presidentesreunidos en Rio+20. “No sé hasta dónde seremos escuchados, depende de nuestrosgobernantes y de la postura de ellos. Pero los rumores son que ya está todo bastante decidido.Entonces habrá que seguir buscando otros espacios alternativos para seguir luchando y seguirsumándonos”, dijo la mujer de la ciudad de La Plata.
Por
 
el
 
mal
 
camino
 
Los pueblos indígenas tampoco perdieron la oportunidad de reclamar a los oficinistas en sulunes. Junto a organizaciones de defensa del medio ambiente se dirigieron a la sede de lasinstituciones insignia en la destrucción de sus territorios: BNDES que presta el dinero yPetrobras que mueve las maquinarias para extraer los recursos de donde viven. Antes de partirdel Aterro, jóvenes ecologistas montaron una pantomima de funeral de la “Política Nacional deMeio Ambiente”, plasmada en una ley de 1981, la cual quedaría caduca con la entrada envigencia del Código Forestal, sancionado semanas atrás por el Congreso brasileño con la ayudade la presidenta Rouseff.“Hasta ahora el mayor problema que tenemos como indígenas está en la tierra y el territorio,que están atravesando un alto riesgo por aquello que las corporaciones transnacionales llaman‘economía verde’. Por eso nosotros hacemos aquí presencia, para evitar que se negocie sinconsultarnos a los pueblos indígenas. En Bolivia ya tenemos problemas serios en el oriente. Elgobierno de Bolivia ya ha negociado la plata del Fondo Verde a través de las Naciones Unidas”,dijo Celso Padilla, presidente del Consejo Continental del Pueblo Guaraní, que reúne aindígenas de Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay.“No queremos que se sigan negociando los recursos naturales, porque todo lo que tiene quever con los recursos naturales está en los territorios indígenas. No queremos que se negociennuestros conocimientos, nuestra sabiduría. Por eso ahora hemos propuesto marchar hasta lasede del Banco Mundial, porque ahí es donde se negocian todos los derechos de los pueblosindígenas y manejan plata a nombre de los indígenas. Mientras, nosotros desde hace tres díasno tenemos qué comer ni donde dormir. Pero estamos aquí más de 5000 indígenas de todo elmundo para decir a los estados que nos respeten”, dijo Padilla, expresidente de la Asambleadel Pueblo Guaraní (APG), cargo con el cual fue uno de los líderes de la Octava MarchaIndígena, el año pasado. Las agresiones policiales sufridas en Chaparina el 25 de septiembre de2011 lo dejaron varios días en el hospital, para pasar luego una temporada en silla de ruedas.“No podemos hablar de una ‘economía verde’ cuando la soberanía alimentaria está en crisis,
 
ya que nuestra tierra está sufriendo impactos muy fuertes, contaminación por la explotaciónde hidrocarburos, por ejemplo, a través de empresas transnacionales. Eso también provoca elcambio climático, el calentamiento global, todas las consecuencias que padecemos losindígenas”, dijo Padilla.“Hasta el 22 de junio vamos a sacar nuestra conclusión: que se respeten los derechos de lospueblos indígenas, que se respeten los territorios y la naturaleza, porque nosotros somos partede la naturaleza. Aquí estamos para poder decirle a los estados que los indígenas estamos enemergencia y movilizados”, aseguró el guaraní.“Hace más de tres meses los estados se han reunido para aprobar el documento oficial deRio+20, el cual no conocemos nosotros, pero sabemos que todos los derechos de los pueblosindígenas no están tomados en cuenta. Lo que importa a los estados es el capitalismo,imponer lo que significa la economía verde: hacer a los pobres más pobres, a los ricos másricos. Y entonces acabar con la vida de los indígenas”, dijo Padilla.“Ahora hemos visto que a los estados no les interesan los pueblos indígenas. Les interesa lariqueza, por eso no hay presencia de los estados aquí (en la Cúpula dos Povos). Ellos se hanreunido en otro evento, que según ellos es oficial, entonces esto que hacemos nosotros no esoficial. Eso es discriminación, es racismo y creo que es ir por el mal camino”, dijo el presidentede la Continental Guaraní. Y comentó cuáles son las propuestas traídas por su pueblo.“Nuestro primer objetivo es hacer una alianza estratégica con todos los indígenas del mundo,ser una sola fuerza, estar unidos y organizados para defender y hacer respetar los derechos delos pueblos indígenas y nuestros territorios. Además, queremos tener participación en cadauno de los estados donde estamos. Queremos que nos respeten cuando elaboren leyes, que yano estén en contra de los indígenas. Queremos participar, queremos Consulta antes de que sehaga cualquier actividad en el territorio”, agregó.Padilla también está en las filas de la Novena Marcha Indígena Originaria, la cual lo comisionó junto a otros integrantes de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) y elConsejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ) para denunciarinternacionalmente la destrucción de los territorios promovida por el gobierno de EvoMorales, vocación manifestada en los casos de la carretera por dentro del Territorio IndígenaParque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) que él quiere hacer construir, así como la explotaciónde hidrocarburos en el parque Aguaragüe.“Hasta este día se han cumplido 124 días de marcha, si sumamos el tiempo que duró la octavamarcha y lo que dura la novena. La marcha está llegando la siguiente semana a La Paz. Ahora,con los indígenas de América latina acordamos sacar un pronunciamiento en rechazo a laconstrucción de la carretera por dentro del TIPNIS”, adelantó el guaraní. Este martes 19, loscomisionados por la movilización que ahora está a 86 kilómetros de la ciudad de La Pazexpondrán en la Cumbre de los Pueblos el caso TIPNIS.Para el 20 de junio, cuando la Cumbre de los Pueblos tendría concluidos sus documentos depropuestas, se prepara una gran marcha de los movimientos sociales. “Convocamos a todos, alos que no son indígenas también, para que se sumen a esta movilización de protesta en la quepediremos a los estados que nos respeten”, agregó Padilla, quien participa en la Plenaria 3,sobre Soberanía Alimentaria.
Mucho
 
en
 
los
 
discursos
 

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->