Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Continuemos la Revolución Americana!

Continuemos la Revolución Americana!

Ratings: (0)|Views: 10 |Likes:
Published by Marc

More info:

Published by: Marc on Jun 20, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/17/2013

pdf

text

original

 
Escritos y discursos de Lyndon LaRouche
¡Continuemos la Revolución Americana!
por Lyndon H. LaRouche, Jr.6 de enero de 2002.Como está anunciado, el 24 de enero próximo se difundirá internacionalmente, por la internet, pordos horas y media, una conferencia que tendrá lugar en un hotel de Washington. Empezará con midiscurso de apertura, titulado "Y ahora, un año después", e incluirá la participación de losasistentes, así como de las personas del auditorio de varias partes del mundo que telefoneen.El discurso y la discusión se dedicarán a presentarle una exigencia intelectual y moral a losgobiernos, los partidos políticos principales y los posibles jefes de Estado y de gobierno de lasprincipales naciones del mundo, en especial la mía. Esa exigencia se concentrará en la crisis a laque se enfrentan actualmente todas y cada una de las naciones y sus jefes de Estado y degobierno, en funciones y en perspectiva.Mi exposición y la discusión subsiguiente se concentrarán en los cuatro asuntos interconexos másurgentes de la actualidad:1. Las implicaciones mundiales del modo en que la desintegración cada vez más acelerada delactual sistema monetario-financiero mundial le da confirmación única a todos y cada uno de lospronósticos y evaluaciones económicos de largo plazo que he publicado respecto a la economíade los Estados Unidos y al sistema internacional. En este momento, el mundo se ve atrapado en loque yo pronostiqué que sería el hundimiento, en general cada vez más rápido, de la mayor partede la economía física del mundo. Este hundimiento económico expresa la fase final del sistemamonetario-financiero internacional de "tipos de cambio flotantes" que se introdujo en agosto de1971. A menos que ese quebrado sistema monetario-financiero se someta a la reorganización porquiebra que yo he recetado, realizada bajo la autoridad de los Estados nacionales soberanos, lasituación económica y social general se tornará pronto más o menos desesperada.2. Este hundimiento económico viene acompañado de la amenaza de una guerra mundial de"choque de las civilizaciones". Es la guerra mundial que proponen aquellos a los que en laliteratura profesional se califica a menudo de estrategas "utopistas" y que todavía hoy siguen ladoctrina que planteara en 1928
La conspiración abierta,
de H. G. Wells. Dichos utopistas estánrepresentados, dentro de los Estados Unidos, por las fundaciones Smith-Richardson, Olin y Mellon-Scaife, y por los círculos de ya difunto profesor William Yandell Elliott, de Harvard. Tales fanáticosse han apoderado cada vez más de la doctrina militar y de política exterior de los Estados Unidosy otras naciones en los últimos cincuenta años más o menos. Su ideología, de la cual nosprevinieron patriotas estadounidenses como el presidente Dwight Eisenhower, el general DouglasMacArthur y el senador William Fulbright, ha puesto al planeta a punto de precipitarse en unaconvulsión genocida mundial, afín a la guerra religiosa más limitada que casi destruyó a Europacentral entre 1618 y 1648.3. Hay en la historia moderna precedentes comprobados y bien definidos que nos dan un modelode cómo salir bien librados de estas dos amenazas a la civilización. Esto, empero, define un tercerproblema, de lo más decisivo. Esta combinación de crisis existenciales de la civilización enteracoge a Europa occidental y América en una postura infortunada. Hoy día, la mayoría de losgobiernos y partidos políticos principales, incluídos los partidos políticos principales de los EUA,demuestran una falta de capacidad para concebir, adoptar y ejecutar la clase específica demedidas claramente definidas que se necesitan para liberar a sus naciones de la políticamonetario-financiera que ha llevado al planeta entero al borde del caos.
 
 
Buscar
 
Página 1 de 8Resumen ejecutivo05/02/2010http://www.larouchepub.com/spanish/lhl_articles/2002/continuemos.html
 
4. El cuarto asunto, el más significativo, de la presente crisis mundial es la cuestión del papel de lanación más poderosa del mundo, los Estados Unidos. ¿Cómo debemos evaluar ahora el papelpasado y posiblemente contínuo en la historia mundial que la Revolución Americana de 1776– 1789, y de los presidentes Abraham Lincoln y Franklin Delano Roosevelt, sigue representando aunen las condiciones presentes en que el mundo se ve amenazado con descender en una nueva erade tinieblas de la humanidad? ¿Es probable que las necesarias reformas económicas y otrasreformas mundiales conexas puedan hacerse oportunamente, a menos que los EUA asuman elpapel implícito en lo que el secretario de Hacienda Alexander Hamilton definió como el sistemaamericano de economía política, y a menos que cumplan ese papel de manera congruente con lascualidades de conducción de Benjamín Franklin, Abraham Lincoln y Franklin Roosevelt en lasgrandes crisis del pasado?O, para decirlo de otro modo, ¿qué papel deberían otras naciones importantes del mundo desearque adopten los Estados Unidos en vista de las tres amenazas a la civilización mundial a las queme he referido aquí en forma sumaria? ¿Puede sobrevivir la civilización si los Estados no adoptanese papel de
primus inter pares 
dentro de la comunidad de naciones?Hablo en nombre de la tradición intelectual estadounidnse ejemplificada por el legado de Franklin yLincoln. Es también el legado de la definición que diera el entonce secretario de Estado JohnQuincy Adams de una comunidad de principio entre un conjunto multipolar de Estados nacionessoberanos republicanos. Defino lo que quiero decir con la frase "la continuación de la RevoluciónAmericana", el asunto temático que unifica la discusión contínua de los cuatro asuntos quemencioné arriba.Llamo ahora su atención a dos enseñanzas decisivas de la historia de los Estados Unidos,enseñanzas que indican las cuestiones que, muy probablemente, determinarán si la civilizaciónmundial escapará del derrumbe inminente que nos amenaza.
1. Las raíces de la revolución
Los últimos 1.100 años de lo que es ya una civilización europea de alcance mundial estuvierondominados por la lucha de los reformadores que trataban de definir lo que vino a ser el Estadonacional soberano moderno. Fue una lucha en contra de los "globalizadores" imperiales de laépoca. Entonces como ahora, los ganosos "globalizadores" trataban de sujetar a muchas nacionesy pueblos a una autoridad imperial arbitraria, inpirada en lo principal, entonces como ahora, en lastradiciones de la antigua Roma imperial. Hace unos 600 años, se dio el primer éxito significativo,aunque moderado, de los reformadores, en el intento del Renacimiento del siglo 15 de fundar laforma de Estado nacional soberano basada en ese principio del derecho natural conocido ya como"el bienestar general" o el "bien común".Ese principio del derecho natural significa que ningún gobierno tiene autoridad moral para reinar, amenos que se consagre eficazmente a promover el bienestar general de toda la población y suposteridad. Ningún gobierno tiene autoridad moral para encabezar a otras naciones, a menos quese dedique consagre celosamente al bienestar general de la comunidad de naciones, como al dela suya propia. Esta cualidad de gobierno —el principio del bienestar general, adoptado como elprincipio fundamental del derecho constitucional de los EUA, en el preámbulo de la ConstituciónFederal— define la única forma moral de gobierno. Es una forma de gobierno que ha repudiadoabominaciones tales como el Imperio Romano; en tanto que utopistas estadounidenses de hoy díacomo Zbigniew Brzezinski y Samuel P. Huntington basan su perverso modelo de soldado y Estadoen su intención de instaurar una forma de gobierno por bestias, que reinan sobre ganado humanocazado o acorralado.Ejemplo típico del éxito moderado del Renacimiento fue el papel destacado de Nicolás de Cusa enla definición de la necesidad de fundar una comunidad de principio entre Estado nacionalessoberanos (
Concordantia Catholica 
), y su destacado papel (verbigracia,
De Docta Ignorantia 
) en ladefinición de los principios de la ciencia física experimental moderna. El papel de Cusa en lainauguración del programa de exploración transoceánica que resultó directamente en que Colónaprovechara el conocimiento aportado por Toscanelli para llegar a América, y el gran impulso queLuca Pacioli y Leonardo da Vinci le dieron a la ciencia moderna, son ejemplos típicos. Tambiéen loes el efecto conjunto de la capacidad de conducción que demostraron Juana de Arco y JacquesCoeur en Francia y que posibilitó la creación de la Francia moderna, bajo Luis XI, y la Inglaterra deEnrique VII y Tomás Moro.
Página 2 de 8Resumen ejecutivo05/02/2010http://www.larouchepub.com/spanish/lhl_articles/2002/continuemos.html
 
No obstante, los enemigos del Renacimiento del siglo 15, encabezados por la potencia imperialmarítima hegemónica de la época, Venecia, contraatacó, hundiendo a Europa en una serie deguerras religiosas devastadoras de 1511 a 1648, período que algunos historiadores definen con justa razón como una "pequeña era de tinieblas". De ese período de maldad, de política deVenecia y de sus cómplices Habsburgo, es parodia la locura homicida actual del programa de"choque de las civilizaciones" de Samuel P. Huntington Y Zbigniew Brzezinki,
golems 
del profesorElliott.La Europa que volvió a la cordura bajo la paz instaurada con el Tratado de Westfalia de 1648volvió los ojos a las colonias europeas de América, en especial las colonias inglesasnorteamericanas, en tanto el único lugar probable para sentar un nuevo precedente del principiodel republicanismo del Estado nacional soberano propio de personalidades del Renacimientocomo Luis XI y Enrique VII. El papel de vanguardia de la Colonia de la Bahía de Massachusetts,bajo los Winthrop y los Mather del siglo 17 y principios del 18, aportó la semilla de cristal en tornoa la cual se construyeron los futuros Estados Unidos. Los europeos ligados, directa oindirectamente, a la influencia sobresaliente de Godofredo Leibniz, tuvieron parte importante, en elsiglo 18, en la construcción, en colonias como Pensilvania y Virginia, de los cimientos de lo quevendrían a ser los Estados Unidos.Es de importancia decisiva hoy en día que los ciudadanos de los Estados Unidos y sus hijosentiendan el papel que desempeñaron los patriotas más grandes de Inglaterra, Irlanda, Escocia,Francia, Alemnia y otros lugares de Europa, como Leibniz y las redes que él creó, con suactuación para darle existencia a nuestra república norteamericana. Su intención deliberada, comolo ejemplifica el marqués de Lafayette, fue darle vida en nuestra nueva república a lo que Lafayettellamó "un templo de libertad y un faro de esperanza" para toda la humanidad.Nuestra victoria de 1782–1783, y el que nos hayamos librado del caos merced a la Constitución deFiladelfia de 1787, provocó terror y rabia entre esos enemigos de la humanidad agazapados en laCompañía de las Indias Orientales de la monarquía británica y los intereses imperiales de laspotencias principescas de Europa central, con eje en los Habsburgo. De modo que el Terror jacobino fue desatado por agentes, dirigidos desde Londres, de Jeremías Bentham, del Ministeriode Relaciones Exteriores de la Gran Bretaña, para evitar que se pusiera en vigor la Constituciónadoptada bajo la conducción de Bailly y Lafayette. Cinco años de Terror jacobino, el reinado deBarras y la primera tiranía fascista, la del autoproclamado "césar" Napoleón Bonaparte, eliminaronel papel anterior de esa Francia que había sido el apoyo estratégico decisivo de la causa denuestra independencia. Para esa época, Francia había devenido nuestro enemigo.El Congreso de Viena de Metternich impuso el dominio de toda Europa por dos rivales, lamonarquía británica y la Santa Alianza encabezada por Metternich, unidos en una causa: su odio ala imagen y la realidad de los Estados Unidos, y la determinación de destruir a ambas.En las condiciones estratégicas inherentes a estos sucesos de 1789–1815, los EUA de la épocade los presidentes John Adams, Thomas Jefferson y James Madison se volvieron un tantopesimistas en lo cultural y significativamente corruptos. En las sombrías décadas previas a 1863,patriotas como los
whigs 
estadounidenses, aglutinados en torno a Clay, los Carey, Monroe y JohnQuincy Adams, salvaron a los EUA del desmembramiento; pero la expansión de la esclavitud y lapropagación de formas conexas de corrupción, ejemplificadas por el Partido Demócrata de Martinvan Buren, August Belmont, Jackson, Polk, Pierce, Buchanan y McClellan, fueron los principalescorrelativos políticos de la debilidad moral y estratégica contínua de la nación. Esta debilidadprevaleció hasta la época de lo que con justa razón se ha llamado "la Segunda RevoluciónAmericana", la gran victoria del presidente Lincoln sobre el títere de la monarquía británica, laConfederación.A pesar del asesinato de Lincoln, la victoria sobre la Confederación y el desarrollo de los EUAcomo la principal nación del mundo en desarrollo agrícola e industrial en 1861–1876 hicieron quela influencia intelectual del sistema americano de economía política por buena parte del mundo.Esto se vería en ejemplos ilustrativos como la Alemania de 1877, en la Rusia del zar Alejandro II yMendeleiev en la misma época, en el Japón de la Restauración Meiji, por toda América y en elsurgimiento de la conducción de Sun Yat-Sen en China.Así que, cuando se acercaba la década de 1890, Francia, Alemania, Rusia y muchas otrasnaciones entraban en cooperación en torno al tendido de ferrocarriles transcontinentales y tareasconexas. Esto lo inspiró la imagen de las realizaciones del sistema americano de economíapolítica de Franklin, Hamilton, Lincoln y Carey como alternativa obvia a su rival, el parasitariosistema británico.
Página 3 de 8Resumen ejecutivo05/02/2010http://www.larouchepub.com/spanish/lhl_articles/2002/continuemos.html

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->