Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Como Nacieron Los Grundrisse

Como Nacieron Los Grundrisse

Ratings: (0)|Views: 109|Likes:

More info:

Published by: Eleazar Josue Carrion Carrion on Jun 25, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/02/2014

pdf

text

original

 
1
PRÓLOGO
 
Cuando, en 1948, el autor de este trabajo tuvo lafortuna de poder ver uno de los entonces rarísimosejemplares de los Grundrisse de Marx
 
(1)
 comprendió claramente de inmediato que se tratabade una obra fundamental para la teoría marxiana,pero que por su forma peculiar y en parte por sulenguaje, de ardua comprensión, era difícilmenteapropiada para penetrar en vastos círculos delectores. De ahí su decisión de, por una parte,
"comentar"
la obra y, por la otra, de aprovecharcientíficamente algunos de los nuevosdescubrimientos allí contenidos. El primer propósito(al que sirven sobre todo las partes ii-vi de estetrabajo) creó la necesidad de reproducir las ideasmás importantes de los Grundrisse, en lo posiblecon las palabras del propio Marx; el segundoobjetivo exigía digresiones minuciosas, que sesituaron en su mayoría en la primera parte, queinicia esta obra, y en la séptima, que le da término.Para la confección de su trabajo, el autor debióluchar contra innumerables dificultades. Lasbibliotecas de la ciudad en la que vive sólocontienen escasísimas obras socialistas en alemán,ruso o francés. (Y ni hablar de publicaciones tanimprescindibles como la Neue Zeit de Kautsky yotros.) Por ello se vio obligado a limitarsemayormente a los pocos libros de su propiedad, loque a menudo, como es natural, le hizo desesperarde la viabilidad de sus objetivos. Pero eso no estodo. Cuanto más penetraba en el tema, tanto másclaramente comprendía el autor que sólo habría derozar el problema más importante y teóricamentemás interesante que ofrecen los Grundrisse, sinpoderlo tratar con mayor profundidad. Y eseproblema es la relación entre la obra marxiana yHegel, y, en especial, con la Lógica de este autor.Por cierto que no existe problema de la teoríaeconómica de Marx que haya sido más descuidadoque el de su método en general, y el de su relacióncon Hegel en particular. Lo que puede leerseúltimamente al respecto son, en su mayoría, lugarescomunes que, para decirlo con palabras de Marx,sólo revelan el
"interés enorme por el tema"
propiode los autores y atestiguan una total indiferencia conrelación al método de Marx. ¿Qué podría decirse,por ejemplo, de un psicólogo teórico que sólo seinteresase por los resultados logrados por SigmundFreud, pero que rechazara por improcedente y hastapor
"metafísico"
el problema de la manera en quearribó Freud a dichos resultados? Todo cuantopodría dedicársele sería
 — 
y con razón
 — 
un meroencogimiento de hombros. ¡Pero precisamente ésaes la manera en que la mayor parte de los actualescríticos y
"conocedores"
de Marx emiten juiciosacerca de su edificio teórico-económico! Una dedos: o se niegan en absoluto a hablar del métododialéctico de Marx, ya que (tal como cuadra a lospartidarios de la
"teoría moderna"
) están en contrade toda metafísica (lo cual tiene, por añadidura, laventaja de que de ese modo pueden ahorrarse elverdadero estudio de este método), o bien se limitana un par de frases bienintencionadas, que mejorhubiesen hecho en omitir. Esto vale incluso para uncrítico de Marx tan destacado como Joseph A.Schumpeter.
_____________________________(1) Los Grundrisse fueron reimpresos en Berlín en 1953. (Cf. Karl Marx,Grundrisse der Kritik der politischen Okonomie. Rohentwurf, 1857-1858.)Hasta ese momento sólo existían en el mundo occidental unos 3 ó 4ejemplares de la obra, editada por vez primera en Moscú en 1939. Elbibliotecario de la Biblioteca Jos. Buttinger de Nueva York, O. Bauer, puso ami disposición, con la mayor generosidad, uno de dichos ejemplares, por locual le manifiesto aquí mi más sincera gratitud?
 
CÓMO NACIERON LOS GRUNDRISSE
Written by Roman Rosdolsky06-06-2010 a las 08:30:56
 
 
2
En una de sus últimas obras afirma que pese a queel autor de El capital era un neo-hegeliano, sería
"unerror y una injusticia respecto a la capacidad científica de Marx"
convertir a ese elementofilosófico
"en la clave fundamental de su sistema".
Es verdad que Marx "se mantuvo fiel a su primeramor durante toda su vida. Se complacía en ciertasanalogías formales, tales como las que puedenhallarse entre su argumentación y la de Hegel. Legustaba rendir testimonio de su hegelianismo yemplear el lenguaje hegeliano. Pero eso es todo. Enninguna parte traicionó la ciencia positiva enbeneficio de la metafísica
(2)
.Lo que dice Schumpeter en este pasaje no esevidentemente nada nuevo. Ya en 1922 se quejabaLukács del vicio
"de considerar a la dialéctica en Marx como un ingrediente estilístico superficial [...] De manera que hasta investigadores por lo demásconscientes, como por ejemplo Vorlánder, creíancomprobar exactamente que Marx
'en realidad sólohabía coqueteado en dos pasajes' 
 , aunque luego lesañade un
'tercer pasaje' 
 , con conceptos hegelianos,ello sin advertir que toda una serie de lascategorías decisivas constantemente aplicadas delmétodo proviene directamente de la Lógica de Hegel. Aun cuando el origen hegeliano y lasignificación metodológica efectiva de unadiferenciación a tal punto fundamental para Marxcomo la existente entre
'inmediatez' 
y
mediación' 
  pudiera permanecer inadvertida, lamentablementeaún hoy puede decirse, con razón, que a Hegel(pese a ser de nuevo
'aceptable para lasuniversidades' 
 , e incluso haberse puesto de moda)se lo sigue tratando como a un
'perro muerto' 
.Pues, ¿qué diría Vorlánder de un historiador de la filosofía que ante un continuador del métodokantiano, por muy original y crítico que fuese, noadvirtiese que, por ejemplo, la
'unidad sintética dela apercepción' 
tiene su origen en la Crítica de larazón pura?
(3)
 Vemos, pues, que las cuatro décadas que hanpasado desde la publicación del revolucionarioestudio de Lukács no han aportado modificaciónalguna. Desde luego que Schumpeter no eraprofesor de filosofía, como Vorlánder, y en cuantoeconomista acaso ni siquiera estuviese obligado aleer el libro de Lukács (o, digamos, los Cuadernosfilosóficos de Lenin, en los cuales se diceaproximadamente lo mismo). Pero no hubiesedebido pasar por alto en modo alguno al propioMarx. Y precisamente en el epistolario de Marxaparece este conocido pasaje:
"Por otra parteencuentro bonitos desarrollos; por ejemplo, hearrasado toda la teoría de la ganancia, tal comoera hasta ahora. En mi método de elaboración meha prestado grandes servicios el hecho de haber vuelto a hojear, por pura casualidad, la Lógica de Hegel
.
(4)
 ¿Acaso suena eso a
"analogías formales"
y al meroempleo del
''lenguaje" de Hegel
? Por el contrario,¿no habrá que concluir de ello Una ciertasuperficialidad de la crítica marxista, inclusive de lamás Seriamente profesoral?
(5)
 En todo caso, los Grundrisse de Marx pondrán fin aesta superficialidad. Pues así como en El capital deMarx la influencia de Hegel sólo parecemanifestarse, a primera vista, en algunas notas alpie, cabe señalara a los Grundrisse como una granremisión a Hegel, y en especial a su Cienciade la lógica, demostrando la forma radicalmente
_____________________________(2) Joseph Alois Schumpeter, Kapitalismus, Sozialismus und Demokratie[Capitalismo, socialismo y democracia] 1946, p. 25 [p. 34].(3) Gyórgy Lukács, Geschichte und Klassenbewusstsein, [Historia yconciencia de clase], p. 9 [pp. XLVI y XLVII]. Lo que dice Lukács tambiénvale, en todo su Contenido, para la teoría marxista de la época de la IIInternacional. Así por Ejemplo respondía en 1911 Otto Bauer a la pregunta"¿qué vincula al Marx Maduro con Hegel?": "La reflexión gnoseológica sobrela esencia de la ciencia, que no es meramente un reflejo del acontecer, sino un'producto de la mente, que se apropia del mundo de la única manera que le esposible' " [cita de la Introducción de Marx], "vale decir, la parte de Kant quehay en Hegel, desarrollada por Marx, sin el conocimiento de Kant, en ellenguaje de Hegel, pero libre de la reinterpretación ontológica de Kant porparte de Hegel". [Der Kampf, vi, pp. 189-190.)(4) Briefwechsel,II, p. 341 [C., p. 91].(5) Los contemporáneos de Marx filosóficamente instruidos comprendían contoda claridad el estado de cosas. Así, Lassalle comparó Zur Kritik derPolitischen Okonomie [Contribución a la crítica de la economía política] deMarx con la fenomenología de Hegel, ensalzando a Marx como un "Ricardoconvertido en socialista, un Hegel convertido en economista". Por su parte,Engels consideraba el "método dialéctico alemán" en que se basaba el sistemaeconómico de Marx como "un resultado que prácticamente no le iba a la zagaen importa
ncia al punto de vista materialista fundamental".
 
3
materialista en que se revirtió a Hegel en este caso.Por ello, después de la aparición de los Grundrisse,a los críticos académicos de Marx ya no lesresultará prácticamente posible escribir sobre suobra económica sin haber estudiado previamente sumétodo y su relación con Hegel. De cualquiermanera, los Grundrisse serán un hueso muy duro deroer tanto para los adversarios como para lospartidarios del marxismo, pero en última instanciasu publicación no hará más que elevar el nivelgeneral de la literatura económica marxista
(6)
 
Para terminar, algunas palabras pro domo sua. Elautor no es un economista ni un filósofo ex profeso.Por ello, no se hubiese atrevido a escribir uncomentario a los Grundrisse si aún existiese en laactualidad
 — 
tal como la había en el primer tercio denuestro siglo
 — 
una escuela de teóricos marxistasque se hallasen más a la altura de esa tarea. Sinembargo, la última generación de teóricos marxistasde renombre cayeron, en su mayoría, víctimas delterror hitlerista y estalinista. Ello interrumpiódurante décadas la prosecución de la formación delpatrimonio ideológico marxista. Bajo talescircunstancias, el autor se cree en la obligación depresentar su trabajo
 — 
por defectuoso e incompletoque pueda ser
 — 
a los lectores, con la esperanza deque después de él vendrá gente más joven, paraquienes la teoría marxiana volverá a ser una fuenteviva de conocimientos y de la práctica que por ellase guía.Marzo de 1967ADVERTENCIA A LA EDICIÓN ESPAÑOLALa profusa bibliografía utilizada por Rosdolsky ylas características de parte de la misma hacenecesario la aclaración de ciertos criterios utilizadosen la presente edición.Habida cuenta de la importancia de este libro y desu tomo polémico, lo cual seguramente motivaráque los textos citados
 
sean consultados una y otravez, hemos creído conveniente, para una mayorcomodidad del lector, mencionar las páginas de lasediciones españolas
 — 
en todos los casos en queéstas existen
 — 
de los textos citados. En algunaoportunidad, cuando el texto es objeto de diversasinterpretaciones, decidimos incorporar más de unaversión en la creencia de que, de esa manera, setendrá una comprensión más acabada del problema.En todos los casos
 — 
a excepción de los Grundrisse,cuya versión utilizada registra además la paginaciónde la edición alemana
 — 
se respetó la foliación de laedición citada por el autor, y se incorporó entrecorchetes la correspondiente a la versión española.Por otro lado, en las notas, en no pocas ocasiones,empleamos abreviaturas para designar algunasversiones españolas de libros citados, todas lascuales se podrán consultar en una lista agregada acontinuación de esta advertencia.Para los Grundrisse der Kritik der politischenókonomie (Rohentwurf) 1857-1858
 — 
que en eltexto siempre se menciona como Grundrisse
 — 
 hemos utilizado la traducción de Pedro Scaron queSiglo XXI publicó con el título de Elementosfundamentales para la crítica de la economíapolítica (Grundrisse) 1857-1858. En cuanto a Elcapital hicimos uso de la edición en ochovolúmenes, a cargo del mencionado Scaron, quetambién publicara nuestra editorial.A su vez, en lo que concierne a las Theorien überden Mehrwert, a pesar de que Rosdolsky sigue laedición de Kautsky, y ante los inconvenientes quese le presentarán al lector para poder utilizar laversión española de la misma que publicara elFondo de Cultura Económica, hemos preferidoemplear la traducción indirecta que Floreal Mazía
_____________________________(6) Lamentablemente, el autor fue demasiado optimista en este aspecto... (elpresente Prólogo fue concluido en diciembre de 1955). Pues si bien losGrundrisse de Marx ya se hallan editados desde hace 14 años, hasta elmomento han permanecido poco menos que inadvertidos. La única regocijanteexcepción la constituye la obra dedicada a los Grundrisse por el erudito japonés Kojiro Takagi, aparecida hace varios años en el Japón. (Los propiosGrundrisse existen en traducción al japonés.)También el trabajo Der Begriff der Natur in der Lehre von Marx [El conceptode naturaleza en Marx], (Francfort del Meno, 1962) de Alfred Schmidtatribuye gran importancia a la comprensión del "Marx maduro" mediante lacomprensión de los Grundrisse.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->