Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Josep Carles Clemente "Ultima entrevista con Fal Conde"

Josep Carles Clemente "Ultima entrevista con Fal Conde"

Ratings: (0)|Views: 30 |Likes:
Published by Carlismo Argentino

More info:

Published by: Carlismo Argentino on Jun 26, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/04/2012

pdf

text

original

 
Secretario
ge
n
er
al
del
Partido
Ca
r
lis
ta
entre
1934
y
1
955
Ultima
entrevista
con
Fal
Conde
Fal
CO/1de
tiene ahora la palabra.Me trasladé a Sevilla,antes
de
su
fallecimiento
en
1975,
para
que
diera testimo/7
io
de
su
participación
enel
Alzamiento
de
1936
.
Multitud
de artículos, entrevistas,libros y
confe
r
encias
han
aparecido
en
l
os
úl
t
imos
al'lOs
dentro de
nuestro país
sobreeste
aSU/7to
que
ya
es
Historia.
Manuel Fa' Conde
.
nacido
enHiguera
de
la
Si.".
(Huel".).
abo-
gado
con
d
pecho
en Se
..
lII
..
Ilegaria
11
r
creta,lo
glnlllll'
del
Partido
C.,I,-"
enlr.
1934)'
1955.
M'.
de
"lIlnla
lñol
en
101
que
el
T
QN
Manuel
na{;ióen
I...!J
lli
g
ucra de
b
Sil'
I
Ta
(Huelv3)
y
contaba
con
el
ti
·
tu
lo
de
abogado.
Noposeía
,
como
la
gente cree,antece
dentescarlistas
en
su
familia.Sin
embargo, este
andaluz
re-
presentó
un
pape
l
importante
en
la
acción
de
nuestra
pasada
historia.En
agosto
de
1932
se
produce
el
levantamientomilitar
de
tendenciamonárquica
contra
la
República,
cuya represen·tación
ll
evó
Sanjurjo,
en
el
que
la
intervención
de
un
abo·
gado
anda
luz,
Manuel Fal
Conde,
adquiere
relieve
poli-
y
el
e.,Ulmo
~
on
po'
dlll
......
I1uc::tu.clone.
hl.tOrtea.
tlCO
nacional.
A
partir
de
en·
lances,
Fal
se
convierte
en
pieza
fundamenta
l
dentro
del
movimiento
carlista,queenaquellos
tiempos
estabado·
minado
por
elementos inte·
gristas
y
tradicionalistas.
Fal
culmina
esta
actuación
poli.
tka
cuando,
el 3
de
marL.O
de
t
934,
don
Alfonso
Carlos
deBorbón
le
nombra
delegado
suyo
en
España
y,
por
lo
tanto,
jefe
de
la
ComuniónTradicio·nalista.
Se
hace
cargo
del
carlismo
y
realizauna profunda
reorga
nización
.Ante los
nubarronesque
se
aproximan,
Fal
Conde
arma
ymil
itariza
a los vol
un·tarioscarlistas:
el
Requeté.
El
J
5
de abril de
aquel
mismoaño
ya sepueden
notar
los
re·
sultados
de
su
mando:se
efec·
lúa
en
la finca
de
«El
Ouinti-
110
.,
de
Sevilla.la
primera
demostración
de esas
fuerzas,
que
fueron
adiestradas
y
pre-
paradas
por
el
capitán
Enrique
Barrau.
El
carlismo adquierenuevo
vigor
y
acuden
a él
otras ca·
rricntes
políticas.
Entre
ellas.
el jefe y
miembros
deun
grupo
de
nacionalistas
catalanes
de·
nominado
«
Vella
Catalunya.,
13
 
queseintegran plenamenteen
el
movimiento
car
li
sta.
El15
de
julio,
Fal
Conde se
dirige
por primera
vez
en pú
blico
al
oscarlistas,
conmotivo
de
unacto
po
líti
co en
Po
tes
(Santander).
Enaquellaocasión,
dijo:
«Los pHeblos
tie-
nen derecho alevantarsecontralos tiranos, peroprimerohayque hablar alasconciencias
y
prepararlas».
Y
así
lo
hizo,
hasta
que
ll
ega
el
esta
llidodel18
de
julio
de
1936.El
8
de
diciembre
de
este
mismo
año,conmotivo
de
la
decisión del
jefe
de
los
reque
s
de
cr
ear
un
a
tr
R
ea
lAcade
mia MilitarCarlis
t
a_,
Fal
Conde
es
expa
tri
ado.
Lle
ga
abril
de
1937.Falsigue
en
P
ortuga
l,
pero
H
edi
ll
a.
a
través dedos
cadistas,
le pro
pone
un
acuerdo:
sila Unifi
cación
se
efectúa sin
contar
con
e
ll
os.no
aceptarán
cargo
alguno
en
el
partido
naciente.
H
ed
illa
y
Fal
cu
mpli
ero
n
este
ac
u
erdo.
mientras
que
l
os
tr
a
dicionalistas
pro-alfonsinos.
conde
deRodezno.
Luis Are-
llan
o
y
el t
amb
i
én
conde
de
La
Florida.seunifican.
El
11
de
agosto,
Fal
vue
lve a
España.
pero
en
1941 es confi
nado
en
Menorca,
h
astaque
a
mediados
dediciembre.
fecha
en
que
vuelve a
Sevilla,
donde
estuvo
residenciado
hasta
di
ciembre
de
t
945,
adq
ui
ere
de
nuevo
libertad
de actuación.
De
hecho
,Fal
había
seguido
actuando
medianteenlaces,
proclamas
y
manifiestos.
siempre
alas
órdenes
directas
del
entonces
Regentede
l
car
lismo. don
Javier
de
Borbón
Parma, hasta
que
el
I
t
de
agosto
de
1955.
y
debido
a
una
repentina
y
grave
enfermedad
en
la
garganta.
Fal
Conde
cesacomo
jefe-delegado
y
asume
directamente
don
Javier
el
gobierno
del
Carlismo.
Fal
Conde
poseía
uno
de
los
mejoresarchivos sobre
la gue
rra
española
y,
precisamentepor
ello.
le
pedí
que me
diera
noticia
sobre
algunos
puntos
referentes
alos
preparativos.antecedentes
'1{
demás
accio
nes
sobre
la mis
ma
.
f.1
COnde
¡nlar
..
lno
.ell
...
menl
••
.¡le
...
nl.ml.nIO
mllll
eonl ••
l.
RepubUe.
que
ene.
·
bezo
..
genet.'
S.nlurlo
el
IOd
oslo
de
U132.
Vemos
_
.mbos
en
.st.
fOlo
10mad
mismo
d
i.
def
Udo
.Iz.ml.nlo
.
14
He
aqui
su
tes
timoni
o
y
susdeclaraciones
póstumas
de
1975:
LA
CONSPIRACION
-Don
Manuel, unos
artículos
suyos
en
la ya desapareCida
revista
trMontejurra_
han
descubierto al público
lo
que
antes
era
dominio de mino
nas
de
lnfonnados.
En
ellosse
ve
claro que
usted
fue
uno
de
los
primeros
y
más encientes
motores
de
la
conspiracióncon·
tra
la República
.
¿Me
puede
ampliar
este
tema?
-Mala
señal
seríaque
fueran
dándose de baja
en
el
cuadro
de
honor
y
serviciosde
aquellaconspiració
n t
antos
que
en
número,
por
crecidodesmerecedores.han monopolizado
hasta
aq
la
ostentación
y
la
ga
la
de
esaprimacía.
Es ci
ertoque
un
mayor
niv
el
de
c
ultur
a
va
inspirando
alos
corazoneshondas
repugnanciashacia
laviol
encia,
crea
nd
o
un
climamás
propicio
ala
cari
dad
.
qu
e
no
permi
ta
Di
osdegenere
enun
pacifismo
confo
rmi
sta.
pa
tológico.
que
amilanel
as
concienc
ias
an
telafucr.la
y
las
resigne
infrahumanamente
ala
opresión,
que seria
regre
sión
at
ávica
ala
espiri
tuali
dad
de
la
esclavitud
bajo
el
paganismo.
Yo.
personalmente,
ni
fui
políticoni
jamás
me
sentí
voca
donado
alaviolencia, ala fuerza, ala
guerra.
Modesto
abogado
y
fervienteca
te
quista
en
misiones de
seg
l
a
res,
donde
e
ran
rechazados
l
os
miS
i
oneros
sacerdotes.
c.:uando vine ala
política
no
camb
iémi
eq
uipo
espir
itual
demisionero
seg
lar.
visitador
de pobres en
las
conferencias
y
educador
en
cent
r
osobreros.Amenazaba
inminente
lare
volución en
el
año
treinta.
Cuanto
me
cupo
en
suerte
promover
fue.
desdequeem
pecé a
actuar
enpolítica,
bajo
la
dirección
de
mis
jefes yla
suprema
y
sapientísima
de
don
Alfonso
Carlos.
 
Ya
he dicho
que
España
con
servaba
aún
esa
vitalísima
reacción defensiva
contra
la
tiranía, que
identifica
a los
pueblos quese
han formado
bajo
los
dictados
del Derecho
Públi
co
cristiano
y
en
el
aire
de
las
libertades públicas
legí
timas.
-¿
Puede decirme
algo
sobre
sus
acuerdos con
el
generalSanjurjo?
-Ya
desde
agosto
del
treinta
y
dos
estábamos
en
contacto.
Fracasó
el
golpe
en
Madrid,dirigido
por
el
general
Barre
ra,
con
las
víctimas
de los
venes
carlistas
de
la
A.E.T.,
Triana
y
San
Miguel,
perotriunfó
enSevilla. Por
lano
che
declinó
el
soldel
general
y
empezó
elcalvario
de
prisio
nes
y
confinamientos.
Era
necesario un
primer
in-
tento
desublevación
contra
el
poder
constituido
y
necesita
ban también
los
espíritus
templarse
en
la
tribulación.Sin
10
de agosto de
1932
no
hubiera
habido
el
Alzamientodel
18
de
julio
de
1936,
nivic
toria
de
1939.
Desde
mi
prisiónpri mero,
y
despuésvisitando
l
as
cárceles,
los
exilios
de
Lisboa,
Gibral
tar,
San
Juan
de
Luz,
seaglu
tinaronvoluntades
yse
selec
cionóun
grupo
valiosísi
mode
jefes.Don Alfonso
Carlosha
bía puesto
cartas
cordialísi
mas
alos
deportados de
VillaCisneros,
comoLamamié
de
Clairac
les
había
amparado
con
su
interpelación
en
las
Cortes.
Yo
habíacuidado
a los
deportados
de
Villa
Cisnemsque
elRey
habíaconsiderado
afectos
a
laregión
de Andalucía,de
la
que
era
jefe
regional.
Si
ellO
deagosto
fue
la
prepa
ración
del
18
de julio,
la
pre
sencia
del
carlismo
al
lado
delos
perseguidos
le
había
atraído
medios
de
poder
con
cebir
sin
quimera
unasuble
vación
carlista.
Porque
con
gran
fervor
se
acrisolaban
los
espíritus
y
se
formaban
los
cuadros:
en
fun-
Segun
explica
el
propIO Fal
Conde. en el
apoyo carlista
a
la
sublevadon
del
18
de
JuUo
de
1936
jugaron
un
papel lundamental
101
aspeclosreligiosos
y
tradicionalistas.
Lo
que
relleja-ria
$aenz
de
Tejada
en
este dibujo,con
la
leyenda
"".EI
voluntario
parte
fortalecidotambiéncon
la bendición del padre
.....
ción
cívica
las
juventudes,con
un
gran
jefe
nacional
-Aure
lío
González
de
Gregario-;
y
en
proyecdón
paramilitar
con
el
general
VareJa,
los
tenientescoroneles
Royo
y
Utrilla
y
sudelegaciónnacional
con
Za
manilla.
Pero
jamás
deseamos una
acción
aisladamente
del
Ejérci
to.
Que
este
cumpliera
su
sa
grado
deber
de
salvar
a
la
Pa
tria,
sjgnificabanuestro más
ferviente
anhelo.
Tres
genera
les,
entonces
enMadrid,
eran
la
esperanza:
Orgaz, Varela
y
Goded.
Pero
resultaba
im
prescindible que
la
cabeza
fuera
Sanjurjo.
Visitas
a
Estoril,
el
envio
como
ayudante
al
que
lo
habíasido
en
agosto,
don
Emilio
Es
teban Infantes,
cuyos
gastos
sufragábamos
comoobsequio
al
general
y
como acto
dejusticia
el
atender
la
necesidaddelinsigne
militar
que,
pri
vado
por
la
República
de
la
carrera,
tras
la
amnistía,
se
buscaba
en
Madrid
el
limpio
vivir
con
clases
particularesque
hubo
de
dejar.
La
llegada
a
Navarra
de
Mola
constituyó
una
gran
facilidad.
Jamás
deseamos
ni
procuramos
la
sublevación,
ni
menos
la
guerra.
Lo
que
empujabamas
era
el
golpede
Estado,todavía
viable
y
de
tradición
reciente.
Hab,-á
que
exhumar
la
estratagema
nuestra
-ho
nor
a
González
de
Gregario
y a
Agustín
Tell
ería-
de
los
tres
cientos
unif01-mesy
correajes
de
la
Gual-día Civil
para
asal
tar
los
Ministerios.
si
Rodríguez del
Barrio
se decidía
.
15

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->