Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Cuídalos-Un cuento de Yamil Baez

Cuídalos-Un cuento de Yamil Baez

Ratings: (0)|Views: 31 |Likes:
Published by Yamil Baez
An original short story in Spanish.
An original short story in Spanish.

More info:

Published by: Yamil Baez on Jun 26, 2012
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
See more
See less

06/26/2012

 
Cuídalos
Un cuento de Yamil Y. Báezel 26 de junio 2012
No
 
hay 
 
nadie
 
que
 
 pueda
 
resistir 
 
el 
 
 poder 
 
del 
 
amor 
 
ni 
 
el 
 
llamado
 
a
 
la
 
 paz
 
que
 
ofrece
 
la
 
muerte.
 
YYB
 
miércoles,
 
28
 
de
 
diciembre
 
de
 
2011
 
La
 
nota
 
se
 
movía
 
por
 
la
 
fuerza
 
de
 
los
 
nervios
 
de
 
la
 
mano
 
que
 
la
 
sostenía.
 
No
 
podía
 
dejar
 
de
 
temblar.
 
Osiris
 
leía,
 
y
 
leía,
 
y
 
re
leía
 
la
 
nota.
 
“Cuida
 
a
 
tus
 
hijos”.
 
¿Cómo
 
carajo
 
iba
 
a
 
cuidar
 
a
 
los
 
niños?
 
¿Qué
 
es
 
eso
‐‐‐
cuidar
‐‐‐
?
 
Sentado
 
solo
 
en
 
la
 
cocina,
 
pensaba
 
en
 
voz
 
alta
 
sin
 
que
 
nadie
 
estuviera
 
allí 
 
para
 
escucharlo.
 
No
 
se
 
puede
 
resistir
 
mucho
 
por
 
mucho
 
tiempo.
 
No
 
 
cuánto
 
ni
 
cómo,
 
ni
 
de
 
qué
 
manera
 
se
 
resiste
 
al
 
llamado
 
de
 
la
 
no
 
existencia.
 
¿Cómo
 
será?
 
Cuando
 
miro
 
a
 
mi
 
alrededor,
 
nada,
 
nada,
 
tiene
 
sentido.
 
No
 
comprendo
 
nada…lo
 
que
 
es
 
estar
 
sentada
 
en
 
una
 
mesa
 
escribiendo.
 
Lo
 
que
 
es
 
una
 
mesa.
 
Lo
 
que
 
es
 
una
 
casa
 
ni
 
lo
 
que
 
es
 
el
 
picazón
 
que
 
acabo
 
de
 
sobar
 
cerca
 
de
 
mi
 
ojo.
 
No
 
 
para
 
qué
 
son
 
las
 
calles,
 
el
 
aire,
 
la
 
grama
 
ni
 
el
 
sol
 
ni
 
la
 
luna.
 
¿Para
 
qué?
 
No
 
 
y
 
no
 
comprendo.
 
¿Sabes
 
tú?
 
Rosana
 
trataba
 
de
 
detener
 
la
 
conversación
 
que
 
se
 
daba
 
en
 
su
 
mente.
 
Las
 
palabras
 
rebotaban
 
en
 
las
 
paredes
 
cerebrales
 
y
 
ella
 
no
 
lo
 
podía
 
parar.
 
Nadie
 
responde
 
a
 
la
 
pregunta
 
entonces
 
nadie
 
sabe.
 
Seguimos
 
con
 
la
 
lógica
 
porque
 
la
 
lógica,
 
al
 
contrario
 
a
 
la
 
magia,
 
nunca
 
falla.
 
Lógicamente
 
la
 
vida
 
no
 
tiene
 
lógica,
 
no
 
tiene
 
sentido,
 
no
 
ofrece
 
razones.
 
Ella
 
mira
 
por
 
la
 
ventana
 
hacia
 
el
 
patio
 
donde
 
están
 
sus
 
tres
 
hijos
 
 jugando
 
por
 
el
 
ratito
 
que
 
se
 
les
 
permitía.
 
Clarita
 
es
 
apenas
 
una
 
bebé
 
así 
 
que
 
ella
 
todavía
 
no
 
aporta
 
mucho
 
pero
 
por
 
lo
 
menos
 
mientras
 
sus
 
hermanos
 
mayores
 
la
 
entretienen,
 
Rosana
 
pueda
 
lavar
 
la
 
ropa.
 
Su
 
mirada
 
baja
 
y
 
se
 
queda
 
en
 
la
 
cubeta
 
llena
 
de
 
ropa,
 
agua
 
fría,
 
y
 
 jabón.
 
Ella
 
sigue
 
restregando
 
los
 
 jeans
 
de
 
su
 
esposo
 
a
 
mano.
 
Mientas
 
más
 
restriega,
 
más
 
se
 
crea
 
un
 
ritmo
 
hipnotizante
 
en
 
el
 
cual
 
ella
 
se
 
pierde
 
y
 
se
 
siente
 
como
 
si
 
estuviera
 
fuera
 
de
 
su
 
cuerpo.
 
Rosana
 
se
 
puede
 
ver
 
desde
 
arriba,
 
los
 
hombros
 
subiendo
 
y
 
bajando
 
para
 
meterle
 
más
 
fuerza
 
a
 
esos
 
 jeans.
 
Es
 
una
 
tela
 
pesada
 
y
 
le
 
cuesta
 
lavarla
 
bien.
 
Pero
 
a
 
medida
 
que
 
pasa
 
el
 
tiempo,
 
menos
 
sentido
 
tiene
 
lo
 
que
 
está
 
viendo.
 
Es
 
que
 
no
 
tiene
 
sent….—“¡Ma!
 
¡Mami!”...su
 
hijo
 
mayor
 
interrumpe
 
su
 
estado
 
espacial.
 
Luisito
 
le
 
está
 
pidiendo
 
ver
 
como
 
su
 
hermanita
 
está
 
empezando
 
a
 
caminar.
 
“¡Mami
 
mira!
 
¡Mira!
 
¡Clarita
 
está
 
parada!
 
¡Quiere
 
caminar!”
 
El
 
cuerpo
 
de
 
Rosana
 
salta
 
y
 
se
 
le
 
ve
 
una
 
sonrisa.
 
“Gracias
 
Luisito.
 
¡Qué
 
linda
 
Clarita!
 
¡Ven
 
donde
 
mami”!
 
Más
 
tarde
 
Rosana
 
se
 
anima
 
con
 
las
 
ganas
 
de
 
contarle
 
a
 
Osiris
 
sobre
 
el
 
gran
 
paso
 
que
 
tomó
 
su
 
hija
 
en
 
el
 
día
 
pero
 
esa
 
noche
 
él
 
no
 
llegó
 
a
 
casa.
 
No.
 
Él
 
llegó
 
como
 
a
 
las
 
5
 
de
 
la
 
mañana
 
para
 
lavarse,
 
cambiarse
 
y
 
desayunarse.
 
No
 
hubo
 
tiempo
 
para
 
hablar
 
de
 
cosas
 
alegres.
 
Ni
 
siquiera
 
hubo
 
tiempo
 
para
 
compartir
 
una
 
mirada.
 
Osiris
 
se
 
fue
 
a
 
su
 
trabajo
 
de
 
quien
 
sabe
 
qué.
 
Rosana
 
siguió
 
con
 
su
 
día
 
como
 
todos
 
los
 
otros
 
días.
 
Los
 
únicos
 
momentos
 
de
 
emoción
 
palpable
 
eran
 
aquellos
 
cuando
 
Luisito,
 
Anabelita,
 
y
 
Clarita
 

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->