Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Testimonio Jaime Borda

Testimonio Jaime Borda

Ratings: (0)|Views: 19|Likes:
Published by DOCUPERU

More info:

Published by: DOCUPERU on Jun 26, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/02/2013

pdf

text

original

 
TESTIMONIO: SOBRE LOS HECHOS SUCEDIDOS EN ESPINAR, CUSCO –PERÚ. Jaime Cesar Borda Pari / Vicaria de Solidaridad de la Prelatura deSicuani.
Hace 10 años aproximadamente opté por una forma de vida, a nivel personal yprofesional, de la defensa y exigencia de los derechos humanos. Mi experienciase inicia en el Sur Andino peruano, quizá algunos recuerden todavía a la Iglesiadel Sur Andino, una Iglesia progresista que anunciaba y denunciaba lassituaciones de injusticia que viven nuestros hermanos del campo. La situación deabusos en contra de las poblaciones campesinas realmente ha cambiado muypoco en las últimas décadas, en esencia son los mismos comuneros y comunerasque en la época de la violencia política fueron reprimidos por Sendero Luminosoy los agentes del Estado, ahora son por las empresas multinacionales que encomplicidad con los gobiernos de turno actúan defendiendo solamente losintereses de las empresas privadas.Es así que cuando empeacompañar en el proceso de informacn yacompamiento a los deres y dirigentes sociales de las organizacionescampesinas en sus derechos, siempre creí que estábamos haciendo lo correcto.Lo que nos ha sucedido en la provincia de Espinar, definitivamente parece lahistoria del mundo al revés, que pone en cuestión todo lo que propugnamosdesde la Vicaria de Solidaridad de la Prelatura de Sicuani. Es decir, me sugiereque la defensa y promoción de los derechos humanos resulta algo malo para losgrupos de poder económico, político y mediático en nuestro país, quienescomparan la defensa de los derechos a atentar contra el desarrollo del Perú.
¿Qué sucedió en Espinar?
Desde la Vicaria de Solidaridad de Sicuani siempre hemos intentado mediar enlos conflictos que se presentan en la zona y sobre todo provincias altas delCusco, donde en los últimos años se han concentrado varios conflictos por lapresencia de actividades mineras e inclusive de construcción de represas ycentrales hidro energéticas. Nuestro llamado por el diálogo, la paz y la noviolencia ha sido reiteradamente publicado a través de pronunciamientos ycomunicados desde la Prelatura de Sicuani.A partir de nuestra intervención en los conflictos minero ambientales y enparticular en la provincia de Espinar, hemos reportado y alertado en sumomento, ya sea a representantes del gobierno central e inclusive de laempresa minera Xstrata Tintaya sobre la amenaza de estallidos de violencia enla zona, como tambn siempre hemos presentado blicamente laspreocupaciones de las poblaciones rurales, reclamando soluciones reales enfavor de los derechos de las comunidades y el desarrollo sostenible en la zona,frente a las problemáticas relacionadas a la actividad minera. Por lo tanto, salvosi la defensa de la democracia y los derechos humanos se han vuelto un delito,
 
de ninguna manera se nos puede acusar de violentistas, extremistas o de serparcializados.Sobre los hechos que se sucedieron el día lunes 28 de mayo en Espinar, nopuedo dejar de señalar que fue una experiencia muy amarga, humillante y pordemás violenta y salvaje, que marca mi vida de forma inesperada e injusta. Alenterarnos de la situación de enfrentamientos que se había producido entrepobladores de Espinar y los efectivos policiales de la zona nos dirigimos unequipo de la Vicaria de Sicuani, encabezado por mi persona e integrado por dosabogados y el conductor de nuestra camioneta
1
a Espinar. Salimosaproximadamente a las 5 de la tarde de Sicuani a Espinar, para llegar a las 6 y50 de la noche. De inmediato fuimos al ovalo del mercado central de Espinar, yaque nos habían informado que se encontraba retenido el Fiscal provincial deEspinar, el señor Héctor Herrera, por pobladores y algunos dirigentes. Ellos seencontraban bastante mortificados por la intervención policial que se habíaproducido en la zona; se alegaba que habían muertos, heridos y detenidos en elcampamento minero de Xstrata Tintaya.Al divisar nuestra presencia uno de los dirigentes que se encontraba protegiendoal Fiscal, el señor Sergio Huamani solicitó que la Vicaria de Sicuani constataraque no se la había hecho nada al Fiscal y que conjuntamente con ellos podamosregresar al campamiento minero de Xstrata Tintaya para ver la situación de losdetenidos y heridos. Nosotros ayudamos al Fiscal y al dirigente a salir de esemomento complicado e inmediatamente comprometimos el uso de la camionetade la Vicaria de Sicuani para el traslado del Fiscal, el dirigente y los integrantesde la Vicaria de Sicuani. Tras haber explicado a la población que íbamos averificar la situación de los detenidos, nos dirigimos al campamento minero deXstrata Tintaya, donde llegamos a las 8 y 30 de la noche aproximadamente. Solopudieron ingresar el Fiscal y los dos abogados de la Vicaria de Sicuani, pues nose permitía el ingreso de nadie más.En consecuencia tres personas nos quedamos esperando en la camioneta, elconductor Romualdo Ttito Pinto de la Vicaria, el dirigente Sergio Huamani delFUDIE y mi persona en la garita de control de Xstrata Tintaya. Pasaron unos 20minutos cuando dos camionetas de manera rápida se estacionan frente anosotros impidiendo la salida de nuestro vehículo. En seguido bajaron alrededorde 30 policías, que apuntaron sus armas de fuego contra nosotros, gritandoinsultos y obligándonos a bajar de la camioneta. Sin habernos dado explicaciónalguna comenzaron a golpearnos físicamente y violentamente, utilizando paraello el arma que tenían, antes de meternos en una de las camionetas que nostrasladó al interior del campamento minero.Una vez adentro nos filman, nos toman fotos, nos insultan y nos siguengolpeando sin darnos los motivos de nuestra detención. Solo alguno de ellosmanifestaban que estábamos en estado de emergencia, como si esto justificará
1
Los trabajadores de la Vicaria que viajamos a la zona son: Jaime Borda, Wilmer Quiroz Calli,Maritza Quispe y Romualdo Ttito Pinto.
 
los maltratos físicos y psicológicos que nos impusieron, y nada más. Luego nosponen contra la pared, donde nos quedamos esperando casi una hora, hasta quenos obligan a pasar por tópico para decirnos de manera burlona en los lugaresque teníamos golpes o contusiones.Después de esto reclamamos la presencia del Fiscal, para poder explicar la razónpor lo que estábamos afuera, pero no se nos hizo caso. Posteriormente nostrasladaron a la comisaria que está dentro del campamento minero, juntándonoscon varios pobladores ya detenidos (21 personas, un niño y tres mujeres). Luegose obliga al conductor de la camioneta a ir con ellos para hacer la requisa y laincautación del vehículo de la Vicaria de Sicuani. Sorpresivamente, se le informaal conductor que al interior de la camioneta se encontraron 10 balas de armasde fuego y dos spray, exigiendo al conductor que firme el acta de incautación.Obviamente, él se niega a firmar, pues esos materiales no eran de propiedadnuestra, por lo cual sospechamos que en el tiempo en que estuvo libre lacamioneta seguramente los policías lo habían colocado. Nosotros negamos entodo momento la presencia de esos materiales, ya que el uso de la violencia vaen contra de nuestro trabajo, nuestra misión institucional apuesta por la paz y lano violencia.Posterior a esta situación los abogados de la Vicaria que se encontraban dentrohicieron de abogados de todos los detenidos. Si no hubiera sido por ellosprobablemente la situación hubiera sido mucho más complicada. Ellos ayudarona comunicar al exterior de lo que estaba pasando al interior del campamentominero, pese a sufrir maltratos verbales por los efectivos policiales. Al díasiguiente estuvieron los fiscales que llegaron de Cusco y tomaron nuestradeclaración. En la tarde otra vez sin comunicación o notificación alguna, sietepersonas fuimos trasladados enmarrocados
2
en una combi a Cusco, antespasamos por la comisaria de Sicuani, la carceleta del Poder Judicial del Cusco, yfinalmente a las instalaciones de la DIVINCRI en Cusco, donde permanecimoshasta el momento de nuestra liberacn. En todo ese tiempo nunca hubocomunicación de nadie para decirnos los motivos de nuestra detención.Durante esta situación, los que se nos acusaban eran: Secuestro, disturbios,daño agravado y atentado contra los medios de transporte colectivo ocomunicación. Contrario a estas falsas acusaciones, hemos sido nosotros queayudamos al Fiscal a ser liberado, esto es una muestra de la forma como secoluden los diferentes sectores del gobierno para acusar de cualquier forma conartimañas y mentiras de los hechos que sucedieron en Espinar – Cusco.Considero de suma preocupación que quince años atrás al final de la guerrainterna, y once años después de la caída de la dictadura fujimorista, las policíasinvolucrados parecen sentirse legitimados para actuar al margen del estado dederecho, aparentemente sembrando evidencias incriminatorias, y aplicandodistintas formas de maltrato sico y psicogico. De otro lado, preocupa
2
Dos trabajadores de la Vicaria de Sicuani, tres jóvenes de serenazgo del Municipio de Espinar,el dirigente Sergio Huamani y Herber Huamani de la FUDIE.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->