Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Locura de La Sospecha-la Sensatez de La Dignidad. Pensamientos en Torno a La Industria Cultural Entre Benjamin y Ranciere. a. Morales

La Locura de La Sospecha-la Sensatez de La Dignidad. Pensamientos en Torno a La Industria Cultural Entre Benjamin y Ranciere. a. Morales

Ratings: (0)|Views: 28 |Likes:

More info:

Published by: Alejandro Luperca Morales on Jun 27, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/16/2013

pdf

text

original

 
1
La locura de la sospecha/la sensatez de la dignidad. Pensamientos entorno a la Industria Cultural entre Benjamin y Rancière.
Alejandro MoralesUniversidad de Chile/Universidad Autómoma de Ciudad JuárezJunio 2012
Resumen
Los contrastes en torno al pensamiento apocalíptico de Benjamin y losintegrados de Rancière nos dan un acercamiento sobre el cómo tratar a las imágenesdesde la modernidad ¿Debemos preocuparnos de que estamos al servicio de éstas osimplemente pasan de largo en nuestra constitución como individuos? Incluso si existeesta temida teoría de conspiración, ¿funciona?
Benjamin y la paranoia cultural.
La industria cultural defrauda continuamente a sus consumidores respecto aaquello que les promete. Impide la formación de individuos autónomos, independientes,capaces de juzgar y decidir conscientemente. Este es el problema de la industriacultural definada por Horkheimer y Adorno en su Dialéctica de la Ilustración, misma quecomparte aspectos y será una de las principales preocupaciones de Walter Benjaminrespecto a la estetización de la política.Según Horkheimer y Adorno, la industria cultural se desarrolla gracias a los interesesdel capital y se fundamenta por una racionalidad instrumental ilustrada, esto quieredecir, por un interés productivo, siempre en busca del avance tecnológico y laacumulación de capital, siendo el proletariado herramienta indispensable para su curso:consumidores del producto que ellos mismos realizan y sometidos a la Idea deprogreso siempre en busca de la especialización.
 
2
No podemos dejar de lado problemas tan contemporáneos que entran en juego en está
lógica capitalista como el de producción de identidades. “El malestar en la cultura se
manifiesta hoy en la preocupación por la identidad, lo que resulta evidente hasta el
punto de ser inquietante […] Sospechamos que si se la problematiza así en la plazapública, es porque debe de ser además un velo de alguna otra cosa” (Correa, 2010).Esa “otra cosa”
que funciona como espejo
1
 
productor de identidades fue “lo que el
fascismo hizo (al) componer la imagen del cuerpo acerado de la masa como unaimagen destinada a amortiguar la angustia narcisista del cuerpo fragmentado o
disuelto”
2
. El fascismo creó una serie de imágenes difundidas principalmente a travésdel cine (ese gra
n espejo colonizador) con la idea de que “el sujeto no debe darse
cuenta de que los malos tratos son un ataque deliberado contra su identidad por partede un enemigo anti-
humano.” (B
urroughs, 2011, p. 35)Esta manipulación a través de sus productos culturales aborda de igual manera los
“negocios” culturales que se deben pensar como “digeribles” para el consumidor en sus
ratos de ocio.
3
El miedo de Benjamin respecto a estos productos culturales no secentran en términos de gusto o belleza, sino de la estética como dispositivo de
alienación y configuración de “las masas” al servicio del fascismo al cual llamará
estetización de la política.
4
La estetización de la política configura el cuerpo colectivo de la masa, y pretendeanestesiarla a tal punto de ser espectadores de su propia devastación a través delnarcótico tecnológico.
5
Y ésta se verá en su máxima expresión con la guerra.
6
Elespectador como masa, desde la visión Benjaminiana, será tratada de ignorante eindefenso,
Rancière y la dignidad emancipatoria
7
 
Como ya hemos dicho, esta visión benjaminiana posiciona al espectador comoalguien pasivo, moldeable, acrítico y anestesiado. Como explica Jacques Rancière ensu te
xto “El espectador emancipado”, Platón tenía la idea de que “ser espectador es
estar separ
ado al mismo tiempo de la capacidad de conocer y del poder de actuar” lo
cual lo convierte en un ignorante. Esta condición del espectador ignorante, la rescata
 
3
Rancière y le da un giro radical al proponer la ignorancia fuera de la lógica oposicionalde bueno/malo, mirar/saber, apariencia/realidad, actividad/pasividad al poner encuestión la rivalidad
entre ver y hacer que “opone a la ceguera de los trabajadores
manuales y de los practicantes empíricos, sumergidos en lo inmediato y lo pedestre, laamplia perspectiva de aquéllos que contemplan las ideas, prevén el futuro o adoptan
una visión global de nuestro mundo”.
 Este rompimiento abre la posibilidad de ver a la ignorancia no como algo desvalorable,sino como una manera crítica de ver al mundo desde la experiencia sin una imposiciónde ideas a través del docto.
“El espectador también actúa, como el alumno o como el
docto. Observa, selecciona, compara, interpreta. Liga lo que ve con muchas otrascosas que ha visto en otros escenarios, en otros tipos de lugar
es”
. Así. problema de laindustria cultural no se encuentra en la idea de la manipulación del espectador como sifuera una forma
maleable puesto que “Rancière no considera que haya ningún aparato
sensorial que preexista a la distribución misma de lo sensib
le”
8
sino, en el reparto de losensible.Este reparto de lo sensible modifica los modos de hacer, ser o de sentir de todo serhumano sin distinción alguna. Así, el problema entra sólo en la relación artista -trabajador y su capacidad de decidir en qué fatigarse. El artista, que buscaconstantemente demostrar que él también es un trabajador, se siente con el derechode educar al espectador a través de prácticas como la de Brecht o Tretiakov al mostrar
las “entrañas” del teatro y dar cuenta del trabajo del t
ramoyero rompiendo así la magiadel arte. Lo que el artista no da cuenta y que Rancière señala, es que precisamenteeste acto es forzosamente contrario a la idea de emancipación. Podríamos decirlo de lasiguiente manera: el artista libera al espectador de un paradigma, para adentrarloinconscientemente en otro (que irónicamente resulta ser el mismo).Por último, Rancière introduce la noción de Imagen Pensativa, para explicar qué pasaen realidad en esta relación entre artista-obra-espectador
. Si “la imagen
pensativa esun orden heterogéneo de lo activo y lo pasivo que oficia como un tercero autónomo

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->