Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
8Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Un campo de estudio se replantea: Cómo están cambiando los microbiomas la forma de la salud ambiental

Un campo de estudio se replantea: Cómo están cambiando los microbiomas la forma de la salud ambiental

Ratings: (0)|Views: 359 |Likes:
Sabemos desde hace siglos que los agentes que actualmente conocemos como bacterias desempeñan una función clave en ciertos tipos de enfermedades y padecimientos. Sin embargo, aparte de las enfermedades infecciosas, las comunidades de microbios de los que somos portadores en nuestro cuerpo, es decir, nuestros biomas, constituyen un tema relativamente Nuevo en la salud humana. Hoy en día este campo de estudio está dando un salto evolutivo hacia adelante, y las investigaciones recientes están demostrando que los microbiomas humanos pueden desempeñar un papel mucho mayor en la salud ambiental de lo que se ha imaginado jamás.
Sabemos desde hace siglos que los agentes que actualmente conocemos como bacterias desempeñan una función clave en ciertos tipos de enfermedades y padecimientos. Sin embargo, aparte de las enfermedades infecciosas, las comunidades de microbios de los que somos portadores en nuestro cuerpo, es decir, nuestros biomas, constituyen un tema relativamente Nuevo en la salud humana. Hoy en día este campo de estudio está dando un salto evolutivo hacia adelante, y las investigaciones recientes están demostrando que los microbiomas humanos pueden desempeñar un papel mucho mayor en la salud ambiental de lo que se ha imaginado jamás.

More info:

Published by: Environmental Health Perspectives on Jun 27, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/17/2013

pdf

text

original

 
N
oticias
 
de
 
salud
 
ambieNtal
88
salud pública de méxico / vol. 54, no. 1, enero-febrero de 2012
 
* Publicado originalmente en
Environmental Health Perspectives,
volumen 119, número 8, agosto 2011, páginas A340-A346.
S
abemos desde hace siglos que los agentes queactualmente conocemos como bacterias des-empeñan una unción clave en ciertos tipos deenermedades y padecimientos. Sin embargo, aparte de lasenermedades inecciosas, las comunidades de microbiosde los que somos portadores en nuestro cuerpo, es decir,nuestros biomas, constituyen un tema relativamente nuevoen la salud humana. Hoy en día este campo de estudio estádando un salto evolutivo hacia adelante, y las investigacionesrecientes están demostrando que los microbiomas huma-nos pueden desempeñar un papel mucho mayor en la saludambiental de lo que se ha imaginado jamás.La conmoción en torno a este campo ue obvia enel taller de la Academia Nacional de Ciencias (en inglés,NAS) sobre la interacción de los microbiomas, los agentesambientales y la salud humana, el cual tuvo lugar el 27y 28 de abril de 2011.
1
En este taller, las pláticas de losinvestigadores que trabajan en este campo dieron ocasiónpara numerosas revelaciones. Los nuevos hallazgos sobrelas ormas en que los microbiomas humanos transormanel arsénico y el mercurio –dos de los peligros para la saludhumana más prevalentes y bien denidos– sugieren que launción de las bacterias comensales puede ser de igual omayor importancia que la de los polimorsmos genéticosque regulan las transormaciones de los metales en elcuerpo, señala Ellen Silbergeld, proesora de ciencias de lasalud ambiental de la Escuela Bloomberg de Salud Públicade la Universidad Johns Hopkins.Las implicaciones de estas nuevas revelaciones sonsorprendentes. Es posible que los cientícos del campo dela salud ambiental tengan que expandir la toxicocinéticade los metales y de otros agentes ambientales, así comolos bioindicadores asociados, para incluir el componentemicrobiano. “Esto es algo enorme en lo que nunca antesse había pensado en el campo de las ciencias de la saludambiental”, dijo Silbergeld a los asistentes al taller.
Las dierentes partes del cuerpo –incluyendo la boca, el cabello, la nariz, las orejas, la vagina y la piel– tienencada una sus dierentes microbiomas, comunidades de microbios que llevan a cabo innumerables serviciospara sus huéspedes humanos. Vemos ahora que nuestros microbiomas también modifcan las exposicionesambientales de maneras que los científcos del campo de la salud ambiental no habían considerado antes.
Un campo de estudiose replantea*
Cómo están cambiando los microbiomas laforma de la salud ambiental
salud pública de méxico / vol. 54, no. 1, enero-febrero de 2012
88
 
89
salud pública de méxico / vol. 54, no. 1, enero-febrero de 2012
N
oticias
 
de
 
salud
 
ambieNtal
Los hallazgos que están surgien-do también exigen que se reexamine
qué signica estar expuesto a agentes
ambientales, dice Silbergeld. Para untoxicólogo, explica, un contaminantesólo se encuentra“en el cuerpo” unavez que ha cruzado del ambienteexterno a la circulación sanguínea,a una célula o un órgano. Perolos nuevos hallazgos sugieren quepueden ocurrir transformaciones biológicamente relevantes antes de laabsorción, cuando los contaminantesinteractúan con el microbioma de la boca, de los intestinos o de otros te- jidos. Debido a los procesos metabó-licos mediados por los microbiomas,mucho de lo que los toxicólogos atri- buyen al metabolismo humano –porejemplo, la metilación del arsénico–pueden ocurrir de hecho, al menos enparte, antes de que los contaminantesentren en el medio ambiente internode nuestro cuerpo.
Nuestros microbiomas:Obras en proceso
Las diferentes partes del cuerpo
in-cluyendo la boca, el cabello, la nariz,las orejas, la vagina y la piel
tienencada una sus propios microbiomas.Los microbiomas de una persona, oal menos una parte de ellos, son trans-feridos de la madre al hijo en el mo-
mento del nacimiento; los cientícos
han documentado diferencias en losmicrobiomas de los bebés nacidos porvía vaginal respecto a los de los bebésnacidos por cesárea.
2
Los microbio-mas pasan por diversas transicionesdurante los primeros años de vida, ydespués permanecen relativamenteconstantes durante gran parte de lavida de una persona, hasta la edadde 65 años.
3
En la edad adulta, la compo-sición de los microbiomas se ve
inuida no sólo por la genética del
huésped sino también por el medioambiente, la alimentación y otrosfactores.
4-7
Si la composición de unmicrobioma cambia, la gama de ser-vicios que proporciona a su huéspedhumano también puede cambiar. LitaProctor, coordinadora del Proyectodel Microbioma Humano de los Ins-titutos Nacionales de Salud,
8
señalaque el órgano bacteriano clave es elmicrobioma intestinal; la variabilidaden este microbioma puede ser una im-portante fuente de variabilidad de lasalud y las enfermedades humanas.De hecho, Jeremy Nicholson, delColegio Imperial de Londres, publicórecientemente un artículo que marcóun hito, donde se documenta que elmicrobioma intestinal desempeñóuna función clave en la promoción dela expresión de las enzimas del cito-cromo P450, las cuales descomponenlas sustancias xenobióticas, por ejem-polo, las sustancias tóxicas.
9
El equipode Nicholson demostró que cuando secolonizaba con microbios intestinalesa ratones “libres de gérmenes” naci-dos y criados en ambientes estériles,se incrementaba su expresión de loscitocromos P450. Además de señalarque el microbioma intestinal mejorala capacidad metabólica del huéspedde procesar los nutrientes y los medi-camentos, los autores especulan quela “manipulación de la microbiota”podría llegar algún día a mejorar laadministración de fármacos en laatención médica personalizada.El microbioma intestinal huma-no parece caer dentro de uno de tresenterotipos, o perfiles bacterianos,claramente distintos, los cuales fueron
denidos por primera vez en 2011,
por el consorcio de Metagenómicadel Tracto Intestinal Humano de laComisión Europea.
10
El análisis de39 metagenomas del microbiomaintestinal de adultos de cuatro paíseseuropeos, Estados Unidos y Japón,indica que los individuos tienen unode estos tres enterotipos, que se carac-terizan por proporciones mayores deespecies de
Bacteroides
 ,
Prevatella
o
Ru-minococcus
.
11
Los enterotipos cruzanlas fronteras internacionales y conti-nentales, así como de raza, etnicidad,sexo y edad. Es demasiado pronto
para saber de qué modo dieren los
tres enterotipos en su capacidad deprocesar agentes ambientales.
Los cientícos saben desde hace
mucho tiempo que las bacterias intes-tinales humanas sintetizan importan-tes sustancias, tales como la vitaminaK. Hay nuevas evidencias que indi-can que nuestros microbiomas son,de hecho, “fábricas químicas” queproducen un complejo conjunto demoléculas, incluyendo compuestossimilares a fármacos y péptidos queactúan como neurotransmisores, diceMichael Fischbach, profesor adjuntode la Escuela de Farmacéutica de laUniversidad de California en SanFrancisco. Fischbach está estudian-do, entre otras cosas, si algunos delos compuestos producidos por el
microbioma intestinal jan el recep
-tor de aril hidrocarburo. Esto puedeser importante porque la activaciónde este receptor puede dar lugar acambios en la expresión de genes queafecten de manera adversa a muchosprocesos celulares humanos.Otras conversiones realizadaspor los microbios intestinales pue-den ser benéficas, por ejemplo, lametabolización de los precursores
de los toestrógenos provenientes
de una amplia variedad de plantasen componentes biológicamente más
activos, asociados a ciertos bene
-cios para la salud. Por ejemplo, elisoxantohumol es un precursor del
toestrógeno presente en el lúpulo,
que los microbios pueden convertiren 8-prenil-naringenina, que se sabe
que tiene propiedades antiinamato
-rias y cardioprotectoras.
12
Un trabajoreciente ha documentado la variabili-dad en la capacidad de los individuosde convertir el isoxantohumol en8-prenil-naringenina, fenómeno quesegún Tom Van de Wiele, profesoradjunto del Laboratorio de Ecologíay Tecnología Microbianas de la Uni-versidad de Gante, en Bélgica, puededeberse en parte a las diferencias enla composición de sus microbiomasintestinales.
13
 
 
N
oticias
 
de
 
salud
 
ambieNtal
90
salud pública de méxico / vol. 54, no. 1, enero-febrero de 2012
Una familia de microbios puede biotransformar los contaminantesen una nueva forma, mientras queotro grupo puede transformar esanueva forma de nuevo en su formaanterior o en algo totalmente dis-tinto, con una actividad biológicacompletamente diferente, dice Vande Wiele. Por ejemplo, señala que loshidrocarburos aromáticos policíclicos(HAP) naftaleno, fenantreno, pirenoy benzo[a]pireno típicamente noexhiben propiedades estrogénicas enel cuerpo. Sin embargo, llevó a caboexperimentos que demostraban quela incubación de estos cuatro com-puestos, en particular los últimos dos,con bacterias provenientes del colonhumano daban como resultado la for-mación de compuestos con actividadde tipo estrogénico.
14
“El número deconversiones químicas [en las bac-terias] es tremendamente grande.De hecho, se piensa que su potenciametabólica es mayor incluso que ladel hígado”, dice Van de Wiele.Las implicaciones de todo lo an-terior son dramáticas cuando conside-ramos la escasa importancia que tienela geografía para las bacterias. “Laspersonas que no han trabajado tantocon bacterias tienden a subestimar loque éstas son capaces de hacer”, diceSilbergeld. En 2007 los investigadoresde la Encuesta Geológica de EstadosUnidos publicaron investigacionesen las que se documentaba el movi-miento global del polvo a través decontinentes y océanos
15
 , así como elhecho de que las bacterias puedenviajar de un continente a otro en estaspartículas de tierra.
16
Los microbiospueden viajar con igual facilidad enavión, como lo documenta el caso delas bacterias resistentes a los antibió-ticos que viajaron de hospitales de la
India al Reino Unido.
17
Los microbiomas ylos metales
Durante décadas los cientícos han
sabido que ciertas bacterias del me-dio ambiente alteran los compuestosmetálicos de maneras que vuelven alos metales más bioaccesibles a losseres humanos. Constantemente sehan estado acumulando evidenciasde que ciertos microbios en los in-testinos humanos también puedentransformar los metales, pero loscientíficos del campo de la saludambiental han comenzado apenasrecientemente a comprender las im-plicaciones de esto.Uno de los catalizadores de estecambio en la manera de pensar fue lapublicación, en 2010, de un estudioen el cual Van de Wiele y su equipoutilizaron un “simulador gastroin-testinal humano” para analizar laforma en que las bacterias intestinaleshumanas metabolizan el arsénico in-orgánico de los suelos contaminados.Las diversas especies de arsénicovarían considerablemente en cuantoa su grado de toxicidad, de modo quees muy importante saber cómo setransforma el arsénico en el cuerpo.El equipo de Van de Wiele demostróque las bacterias transformaban elarsénico inorgánico en arsénicosmetilados y en ácidos tioarsénicos,y a dicho equipo debemos la prime-ra observación conocida del ácidomonometil monotirsénico derivadometabólicamente, cuyas propieda-des toxicocinéticas son poco claras.
18
 Cuando se los considera junto conlos de otras investigaciones recien-tes, estos resultados sugieren que lasdiferencias entre los microbiomashumanos de las distintas personas
pueden incidir signicativamente en
la toxicidad de los metales y su con-tribución a las enfermedades crónicasasociadas con estos metales, como lasenfermedades cardiovasculares y la
diabetes mellitus
tipo 2.
Los cientícos están de acuerdo
en que el reexaminar las exposicionesambientales a través de la lente delmicrobioma probablemente permitirácomprender mejor los impactos bac-terianos. Por ejemplo, la capacidad delas bacterias intestinales de desmeti-lar el metilmercurio
19
es importanteporque el proceso podría dar comoresultado una exposición inesperadaal mercurio inorgánico tóxico. “Esposible que [muchas personas] esténexpuestas internamente al mercurioinorgánico en una medida muchomayor que la que hemos llegado acalcular debido a la desmetilación delmercurio que ingerimos al consumirpescado”, dice Silbergeld.Muchas personas en todo elmundo ya están regularmente ex-puestas al mercurio inorgánicodurante la extracción de oro de lasminas.
20
Un porcentaje considerablede estadounidenses también puedeestar expuesto a altos niveles de esteelemento a través de las amalgamasde plata utilizadas para tapar muelas,
según un análisis de Mark Richard
-son, especialista en evaluación deriesgos de la empresa consultora
M
argaret McFall-Ngai, zoóloga comparativa de laUniversidad de Wisconsin en Madison, diceque la evidencia reciente de la biología evolutivasugiere que es probable que la evolución de muchos geneshumanos haya sido impulsada por la interacción con elmicrobioma.
33
Tom Van de Wiele, de la Universidad deGante, en Bélgica, añade: “Muchos de estos genes fueron‘inventados’ en una época en que se desarrollaron los prime-ros organismos superiores y se vieron forzados a interactuar con los microorganismos omnipresentes.”

Activity (8)

You've already reviewed this. Edit your review.
reparardiscoduro added this note
Good
1 thousand reads
1 hundred reads
Erika Dzib May liked this
muguruza_25 liked this
Cynthia Garcia liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->