Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Derechos fundamentales en Chile, reseña a Eduardo Aldunate.

Derechos fundamentales en Chile, reseña a Eduardo Aldunate.

Ratings: (0)|Views: 204 |Likes:
Published by Jaime Bassa

More info:

Categories:Types, Research, Law
Published by: Jaime Bassa on Jun 28, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/28/2012

pdf

text

original

 
Revista de Derechos Fundamentales
 - U
NIVERSIDAD
IÑA 
 
DEL
M
 AR 
- Nº
 
5 (2011), pp. 191-202
 A
LDUNATE 
L
IZANA
, Eduardo, Derechos fundamentales, Santiago, Editorial LegalPublishing, 2008, 439 pp. ISBN 978-956-238-796-5 
.
I. CONTEXTO DE LA BIBLIOGRAFÍA NACIONALSOBRE DERECHOS FUNDAMENTALESLa temática de los derechos fundamentales es una de las áreas troncales dela disciplina del Derecho Constitucional, que concentra una cantidad de pági-nas importantes escritas por la doctrina, principalmente extranjera, pero tam-bién nacional. De hecho, cada uno de los nuevos sistemas procesales que hanentrado en vigencia en los últimos años en nuestro país, contempla sistemasespeciales de tutela de los derechos de las personas; tal es el caso de la tutela dederechos en los nuevos procesos penal y laborales, así como la posibilidad deobjetar prueba obtenida con vulneración de los derechos fundamentales en elnuevo procedimiento de familia.La doctrina nacional ha escrito miles de páginas sobre la regulación de losderechos fundamentales en Chile. Aun cuando la gran mayoría de ellas abor-dan la temática desde un desarrollo sinóptico de todo el Derecho Constitucio-nal, es posible anotar la presencia de algunos trabajos íntegramente dedicadosa la temática de los derechos. Entre los primeros, es posible dar cuenta de lostrabajos de Alejandro Silva Bascuñán
1
y José Luis Cea
2
. Entre los segundos,es posible enlistar a Evans de la Cuadra
3
, Gastón Gómez
4
y Humberto No-gueira
5
. Finalmente, se han publicado una serie de artículos especializados, asícomo obras colectivas, que abordan la temática desde las particularidades pro-pias de los intereses de cada autor.Probablemente salvo en el caso de los artículos de doctrina, casi todo lo quese ha escrito en materia de derechos fundamentales ha significado aportes másbien marginales al desarrollo dogmático de la disciplina. Con un escaso trabajocrítico de la normativa vigente y de su aplicación por los tribunales, las ‘obras’de la disciplina han abusado en demasía, principalmente, de dos recursos:
1
Tratado de Derecho Constitucional 
, Santiago, Editorial Jurídica de Chile, 1997-2008, 13 tomos.
2
Derecho Constitucional chileno
, Santiago, Ediciones Universidad Católica de Chile, 2001-2003, 2tomos.
3
Los derechos constitucionales 
, 3ª edición, Santiago, Editorial Jurídica de Chile, 2004, 3 tomos.
4
Derechos fundamentales y recurso de protección
, Santiago, Universidad Diego Portales, 2005.
5
Derechos fundamentales y garantías constitucionales 
, Santiago, Centro de Estudios Constitucionales,Universidad de Talca, 2007.
*
Reseña publicada originalmente en el
 Anuario de Derecho Público
, Universidad Diego Portales,2010, pp. 481-495. En atención a la relevancia de la publicación reseñada y a que se trata del últi-mo libro sobre derechos fundamentales publicado en Chile, se consideró importante incorporar sureseña en esta nueva etapa de la revista.
 
192
Revista de Derechos Fundamentales
- U
NIVERSIDAD
IÑA 
 
DEL
M
 AR 
- Nº
 
5 (2011), pp. 191-202
Reseñas Bibliográficas 
1. A partir de una errónea concepción de la historia fidedigna del estable-cimiento de la norma, los tratadistas nacionales han hecho de las actas de laComisión de Estudios para una Nueva Constitución un espacio sacrosantode interpretación constitucional. Las Actas de la Comisión Ortúzar han sidoabrazadas por la gran mayoría de la doctrina nacional como fuente de inter-pretación auténtica de las normas constitucionales. Sin embargo, diversosfactores disminuyen considerablemente la utilidad de las Actas como fuentede interpretación: a) los distintos contextos políticos de cada período, queimpiden trasplantar sin más las construcciones teóricas forjadas en dictaduray obstaculizan la legitimación del trabajo realizado por encargo de la JuntaMilitar, lejos de ser una manifestación democrática de la voluntad del pueblo;b) las diferentes opiniones manifestadas al interior de la Comisión y el muy diverso peso específico de cada una de ellas en las respectivas votaciones, loque da cuenta de la ausencia de una única forma de interpretar la Constitu-ción, ni siquiera en su texto original; c) las claras disidencias expresadas entresus miembros, que impide atribuirle ‘voluntad constituyente’ a todas ellas y que obliga al intérprete a un trabajo que no se ha realizado: identificar quéopiniones vertidas en el seno de la Comisión perviven en el texto actual y cuáles tienen, en definitiva, voluntad o autoridad constituyente; d) la revi-sión y modificación del proyecto de la Comisión, realizado por el Consejode Estado y luego por la Junta de Gobierno, órganos sin legitimidad demo-crática que terminaron por redactar un proyecto diferente; e) el rechazo de1988-1989 al proyecto constitucional de la dictadura, que determinó que suarticulado permanente nunca fuera aplicado íntegramente, y f) las más dedoscientas reformas particulares que ha experimentado la Constitución desde1989, las que han configurado un texto normativo que, aunque mantienealgunos enclaves autoritarios originarios, no es posible identificar con el textoemanado de la Comisión.Dados estos elementos, me parece que antes de recurrir a las citadas Actaspara la interpretación de la Constitución vigente, es necesario enfrentar y su-perar un conjunto no menor de objeciones metodológicas, ejercicio que, en sumayoría, la doctrina nacional no ha realizado.Efectivamente, sin un trabajo crítico de las Actas, que dé cuenta de estosfactores, la doctrina nacional ha recurrido a las manidas Actas como si fuerandepositarias de la verdad oficial que se lee de la Constitución y, encima, comosi efectivamente fuera posible extraer una única verdad del texto constitucio-nal. Con ello, se ha perpetuado una concepción de la Constitución, y de lafunción que esta norma cumple en la sociedad, que es incompatible con elEstado Constitucional propio de una sociedad democrática. Este anquilosa-miento en torno a las Actas ha impedido que la sociedad participe democráti-camente en la construcción de su ordenamiento iusfundamental, tanto en sedelegislativa, como en materia de interpretación constitucional. La petrificación
 
193
Revista de Derechos Fundamentales
- U
NIVERSIDAD
IÑA 
 
DEL
M
 AR 
- Nº
 
5 (2011), pp. 191-202
Reseñas Bibliográfica
de los criterios constitucionales de la década de 1970, en dictadura, es incom-patible con una sociedad plural que vive en democracia.2. Por otro lado, el trabajo que la doctrina ha realizado con la jurispru-dencia tampoco ha sido un aporte significativo al desarrollo de la disciplina.En general, es posible apreciar una tendencia a la reproducción acrítica de lassentencias del Tribunal Constitucional, sin un estudio que permita extraerconclusiones más o menos definitivas de ellas. Las sentencias son reproduci-das, sin mayor comentario, como si de ellas fuera posible extraer conclusionescomunes entre los diferentes lectores, cuando ello no es así. Por el contrario,lo normal es que las sentencias constitucionales, particularmente en materiade derechos fundamentales, se construyan a partir de argumentos tan abiertose indeterminados como las propias normas constitucionales que protegen losderechos, argumentos que no siempre son susceptibles de ser compartidos in-tersubjetivamente. Siendo ello así, el trabajo que se hace con la jurisprudenciaconstitucional debiera apuntar a la construcción conceptual de las normasconstitucionales que protegen derechos fundamentales; sin embargo, parecieraque ella solo se utiliza para legitimar posiciones propias de los autores. Cier-tamente, hay excepciones que bien vale la pena rescatar, como los trabajos de Atria
6
, Gómez
7
, entre otros.La inmensa mayoría de los trabajos nacionales en materia de derechosfundamentales, se limitan a sistematizar, en forma más o menos rigurosa, losnumerales del artículo 19 de la Constitución. Agrupando, sin mayor originali-dad, los derechos en distintos tipos de clasificaciones, la mayoría de los autoresse ha limitado a trabajar los derechos fundamentales desde el mero comenta-rio del mencionado artículo. Esta abrumadora tendencia hacia el comentarioexegético ha generado cientos de hojas que comparten una estructura común:transcripción del numeral respectivo, transcripción selectiva de las Actas de laComisión Ortúzar, transcripción selectiva de alguna jurisprudencia constitu-cional y transcripción de algún autor extranjero que pueda servir de apoyo aeste intento de configuración de los derechos. Hay una carencia endémica enla doctrina nacional de sistematización dogmática de los derechos fundamen-tales y de un desarrollo crítico del sistema vigente de reconocimiento y protec-ción de los derechos, que ha empobrecido a la disciplina. Aquí radica el principal aporte de Aldunate al desarrollo de la disciplina:no entra en la manida reproducción del artículo 19, sino que desarrolla enforma sistemática la dogmática de los derechos fundamentales, abordando lasdiferentes aristas que componen el sistema de los derechos. Hay un esfuerzo
6
 A 
TRIA 
L
EMAITRE
, Fernando,
Los peligros de la Constitución. La idea de igualdad en la jurisdicciónnacional 
, Santiago, Universidad Diego Portales, Escuela de Derecho, 1997.
7
G
ÓMEZ
B
ERNALES
, Gastón,
Derechos fundamentales y recurso de protección
, Santiago, UniversidadDiago Portales, 2005.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->