Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
PEINADO SANTAELLA R. G. - La Escritura de La Historia y El Optimismo Humanista

PEINADO SANTAELLA R. G. - La Escritura de La Historia y El Optimismo Humanista

Ratings: (0)|Views: 68|Likes:
Published by carlos_domínguez_3

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: carlos_domínguez_3 on Jun 28, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/15/2013

pdf

text

original

 
 
E
DAD
M
EDIA
.
 
Rev. Hist., 9 (2008), pp. 157-192 © 2008. Universidad de Valladolid.ISSN: 1138-9621
LA ESCRITURA DE LA HISTORIAY EL OPTIMISMO HUMANISTA
*
 
The Writing of History and Humanistic Optimism
Rafael G. P
EINADO
S
ANTAELLA
**
 Universidad de Granada
RESUMEN
: Desde el incautamente profetizado
 final de la historia
en 1989
 ,
y aun desdedos décadas antes, la historiografía ha sufrido los embates de la ola de irracionalismo, deldeclive de las ideologías y del resurgimiento de los fundamentalismos religiosos queacompañan a la actual aceleración de la historia, a resultas de lo cual se ha cuestionadotambién la función social del historiador. Frente a esas incertidumbres, que no son nuevas,el autor propone, en la línea de otros historiadores del siglo pasado y del presente,alternativas basadas en una reforma audaz de la enseñanza de la historia en la Universidady una mayor atención a la divulgación del saber histórico que en ella se produce, sin dejarde ser consciente de las rutinas institucionales y los comportamientos sociales que lasobstaculizan. Con todo, y desde la convicción marxista de que las sociedades son capacesde cambiar, el autor coincide con quienes consideran que el conocimiento de la historia esun instrumento insustituible para comprender y pensar el mundo y para afrontar el futurocon el optimismo humanista que acompañó a otros historiadores y pensadores dentro yfuera del marxismo.
PALABRAS CLAVE
: Historia. Historiografía. Enseñanza de la Historia. Divulgaciónhistoriográfica.
ABSTRACT
: Ever since the
end of History
was carelessly prophesied in 1989 –and even acouple of decades before that– historiography has been under attack as a result of the waveof irrationalism, the decline of ideologies and the rise of religious fundamentalisms whichunderpin the current feeling of historical acceleration. The outcome of it all has been the
*
Fecha de recepción del artículo: 2008-01-06. Comunicación de evaluación al autor: 2008-02-13. Fecha de publicación: 2008-09-01.
**
Doctor en Historia. Profesor Titular de Universidad de Historia Medieval. Departamentode Historia Medieval y Ciencias y Técnicas Historiográficas, Facultad de Filosofía y Letras,Universidad de Granada, Campus de Cartuja s/n, 18071 GRANADA (España). C.e.:rpeinado@ugr.es.
 
R
AFAEL
G.
 
P
EINADO
S
ANTAELLA
 E
DAD
M
EDIA
.
 
Rev. Hist., 9 (2008), pp. 157-192 © 2008. Universidad de Valladolid.158
questioning of the social role played by historians. In the face of such (otherwise not quitenew) uncertainties, and in line with similar proposals made by historians in the last and inthe present centuries, the author of this paper suggests alternatives based on a radicalreform of the way in which History is taught in universities and a greater emphasis on thedissemination of historical learning produced in such institutions: all of which whileremaining aware of the significance of institutional routines and of social patterns of conduct which may stand in the way of changes. Even so, and sharing the Marxist belief insocieties’ potential for change, the author agrees with those who believe that historicalknowledge is an indispensable instrument in order to understand and ‘think’ the world, aswell as to face the future with such humanistic optimism as inspired in the past the work of other historians and thinkers, both Marxist and non-Marxist.
KEYWORDS
:
 
History. Historiography. The Teaching of History. HistoriographicDissemination.
Un pariente de Jules Michelet, diez años menor que él, poeta y despuéshistoriador de los encamisados y de los cátaros, Napoléon Peyrat, escribió en 1857:“La historia es la epopeya de las edades civilizadas, como la epopeya esla historia de los tiempos bárbaros. La historia es la gran poesía de nuestrosiglo, la verdadera musa de la Francia moderna. ¡Qué ficciones podrían jamásigualar la majestad de nuestros anales! Después de la Revolución y de lasguerras del Imperio que trasformaron tan profundamente la vieja Europa,vimos aparecer, como para contarnos estos maravillosos acontecimientos, unaescuela de historiadores jóvenes”
1
.¿Repetiría alguien hoy, en tiempos de la
“polis
desamparada”, por utilizar laexpresión de Jean-F. Chanet
2
, tan exultantes palabras? No, si aceptamos sin más laobservación que, a propósito de la relación existente entre la incertidumbre de lahistoria y de la historiografía, propuso no hace mucho Mona Ozouf: “cuando no setiene ninguna imagen clara del futuro, las propias lecciones del pasado seemborronan [y] no se sabe qué punto de apoyo buscar en la historia, ni para quéimpulso”
3
; o si nos acomodamos a la también próxima afirmación de François
1
Primeras líneas de la reseña de
 Histoire de France au
 XVI 
e siècle, Bulletin de la Société del’Histoire du Protestantisme Français
, 1857, p. 232,
cit 
. por C
ABANEL
, P., «Jules Michelet», enS
ALES
,
 
V. (coord.),
 Los historiadores,
Granada, Editorial Universidad de Granada y Servei dePublicacions de la Universitat de València, 2007, p. 15.
2
C
HANET
, J.-F., «El desencanto de la gran nación»,
 Alcores,
2006, vol. 1, p. 98.
3
O
ZOUF
, M., «Célebrer, savoir et fêter»,
 Le Débat,
1989, vol. 57, recuperado en A
GULHON
,M. (ed.),
1789. La Commémoration,
París, Gallimard, 1999, p. 321.
 
L
A ESCRITURA DE LA
H
ISTORIA Y EL OPTIMISMO HUMANISTA
 E
DAD
M
EDIA
.
 
Rev. Hist., 9 (2008), pp. 157-192 © 2008. Universidad de Valladolid.159
Hartog, quien, en la estela de Reinhart Kosellek, ha señalado como uno de losefectos más claros de la “crisis del régimen moderno de historicidad” el que “lahistoria ha dejado de ser escrita desde el punto de vista del futuro o en sunombre”
4
.Pero el descreimiento en la historia –es decir, en la “realidad de lo histórico”(Julio Aróstegui); o mejor, en “el proceso de cambio en la vida humana y en lasociedad” (Eric Hobsbawm)– viene de antiguo y no siempre ha cuestionado elvalor de la historiografía, esto es, la “disciplina que estudia lo histórico” (JulioAróstegui)
5
. Valga como primer ejemplo de ello, la voz optimista que, a pesar detodo, hizo oír Rafael Altamira cuando, en 1922, ingresó en la Real Academia de laHistoria.En el discurso que entonces pronunció bajo un título de suyo ya muyexpresivo, el gran historiador alicantino (y ovetense si nos fijamos en el espaciodonde desplegó sus amplias y germinales iniciativas de extensión universitaria)dijo que hablar de “reconstrucción del mundo” o “reconstrucción de Europa”podría parecer exagerado:“Es posible que la realidad presente no autorice en rigor ni una ni otrafrase, y estemos sencillamente en presencia de un nuevo momento, todo lograve que queráis, pero no distinto ni fuera de la trayectoria normal, de lalucha secular por la civilización y el reinado de la justicia”.De tal modo que, aunque allí mismo subrayó que “nadie podrá negar queexisten hoy problemas gravísimos de orden político, económico y social que loshombres no aciertan a resolver”, confiado en su oficio y haciendo buena lacondición de “apóstol de la cultura” con que lo adornó el duque de Alba en surespuesta, no se recató en proclamar sin tapujo que “voces de todas lasprocedencias conceden a la Historiografía un papel señaladísimo en la obra de esareconstrucción”
6
.
4
H
ARTOG
, F.,
 Le XIXe et l’histoire. Le cas de Fustel de Coulanges,
París, Seuil, 2001, p. 15.
5
Las aclaraciones entrecomilladas proceden de A
RÓSTEGUI
, J.,
 La investigación histórica:Teoría y método,
Barcelona, Crítica, 1995, p. 18 y ss., en las que trata de la anfibología deltérmino historia y los diversos significados con que se maneja la palabra historiografía, yH
OBSBAWM
, E.,
Guerra y paz en el siglo XXI,
Barcelona, Crítica, 2007, p. 19.
6
A
LTAMIRA
, R.,
Valor social del conocimiento histórico,
Madrid, 1922 (Discursos leídosante la Real Academia de la Historia en la recepción pública del Excmo. Sr. D. Rafael Altamira yCrevea el día 24 de diciembre de 1922; discurso de respuesta del duque de Alba), pp. 11 y 12. Ensu respuesta, el duque señaló también que el nuevo académico empezaba a “ser de los que

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->