Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Verdad Y Las Formas Juridicas I - MIchel Foucault

La Verdad Y Las Formas Juridicas I - MIchel Foucault

Ratings: (0)|Views: 35|Likes:
Published by Teresita_Carre

More info:

Published by: Teresita_Carre on Jun 30, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as RTF, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/24/2012

pdf

text

original

 
Michel Foucault
 
La verdad y las formas jurídicasPrimera conferenciaEs probable que estas conferencias contengan una cantidad de cosas inexactas, falsas,erróneas. Prefiero exponerlas pues, a título de hipótesis para un trabajo futuro. Por esta razón, pediría la indulgencia de ustedes, y quizá también su maldad. Quiero decir, mucho megustaría que al final de cada conferencia me expusieran sus dudas, hicieran preguntas, y mecomunicaran sus críticas objeciones para que, en la medida de mis posibilidades yateniéndonos a que mi espíritu no es todavía demasiado rígido, pueda adaptarme poco a pocoa ellas. De ser así, podremos finalizar estas cinco conferencias con la confianza de haber realizado en conjunto un trabajo o, eventualmente, un progreso.La de hoy es una reflexión metodológica para introducir este problema que, bajo el título de<La Verdad y las Formas Judicas>, puede parecer un tanto enigtico. Trataré de presentarles una cuestión que es en realidad el punto de convergencia de tres o cuatro seriesde investigaciones existentes, ya exploradas, ya inventariadas para confrontarlas y reunirlasen una especie de investigación si no original, al menos renovadora.En primer lugar se trata de una investigación estrictamente histórica, o sea: ¿cómo seformaron dominios de saber a partir de las prácticas sociales? La cuestión es la siguiente:existe una tendencia que podríamos denominar, de una manera un tanto irónica, marxistaacamica, o del marxismo acamico, que consiste en buscar mo las condicioneseconómicas de la existencia encuentran en la conciencia de los hombres su reflejo oexpresión. Creo que esta forma del análisis, tradicional en el marxismo universitario deFrancia y de Europa en general, tiene un defecto muy grave: el de suponer, en el fondo, queel sujeto humano, el sujeto de conocimiento, las mismas formas del conocimiento, se dan encierto modo previa y definitivamente, y que las condiciones económicas, sociales y políticasde la existencia no hacen sino depositarse o imprimirse en este sujeto que se da de maneradefinitiva.Me propongo mostrar a ustedes cómo es que las prácticas sociales pueden llegar a engendrar dominios de saber que no sólo hacen que aparezcan nuevos objetos, conceptos y técnicas,sino que hacen nacer además formas totalmente nuevas de sujetos y sujetos de conocimiento.El mismo sujeto de conocimiento posee una historia, la relación del sujeto con el objeto; o,más claramente, la verdad misma tiene una historia.Me gustaría mostrar en particular cómo puede formarse en el siglo XIX, un cierto saber delhombre, de la individualidad, del individuo normal o anormal , dentro o fuera de la regla;saber este que, en verdad, nació de las prácticas-sociales de control y vigilancia. Y cómo, dealguna manera, este saber no se le impuso a un sujeto de conocimiento, no se le propuso ni sele imprimió, sino que hizo nacer un tipo absolutamente nuevo de sujeto de conocimiento.Podemos decir entonces que la historia de los dominios de saber en relación con las prácticassociales, excluida la preeminencia de un sujeto de conocimiento dado definitivamente, es unode los temas de investigación que propongo.
 
El segundo tema de investigación es metodológico, un tema que podríamos llamar análisis delos discursos. Tengo la impresión de que en este país existe ya, coincidente con una tradiciónreciente aunque aceptada en las universidades europeas. una tendencia a tratar el discursocomo un conjunto de hechos lingüísticos ligados entre por reglas sintácticas deconstrucción.Hace algunos años era original e importante decir y mostrar que aquello que se hacía con ellenguaje -poesía, literatura, filosofía, discurso en general- obedecía a un cierto número deleyes o regularidades internas: las leyes o regularidades del lenguaje. El carácter lingüísticode los hechos del lenguaje fue un descubrimiento que tuvo su importancia en determinadaépoca.Había llegado el momento pues, de considerar estos hechos del discurso ya no simplemente por su aspecto lingüístico sino, en cierto modo -y aquí me inspiro en las investigacionesrealizadas por los anglo-americanos-, como juegos (
 games
), juegos estratégicos de acción yreacción, de pregunta y respuesta, de dominación y retracción, y también de lucha. Eldiscurso es ese conjunto regular de hechos lingüísticos en determinando nivel, y polémicos yestratégicos en otro. Este análisis del discurso como juego estratégico y polémico es, segúnmi modo de ver las cosas, un segundo tema de investigación.Por último, el tercer tema de investigación que propongo a ustedes y que definirá, por suencuentro con los dos primeros, el punto de convergencia en que me sitúo, consistiría en unareelaboración de la teoría del sujeto. Esta teoría fue profundamente modificada y renovada enlos últimos años por unas teorías o, aún más seriamente, unas prácticas entre las que cabedestacar con toda claridad el psicoanálisis que se coloca en un primer plano. El psicoanálisisfue ciertamente la práctica y la teoría que replanteó de la manera más fundamental la prioridad conferida al sujeto, que se estableció en el pensamiento occidental a partir deDescartes.Hace dos o tres siglos la filosofía occidental postulaba, explícita, o implícitamente, al sujetocomo fundamento, como núcleo central de todo conocimiento, como aquello en que no sólose revelaba la libertad sino que podía hacer eclosión la verdad. Ahora bien, creo que el psicoanálisis pone enfáticamente en cuestión esta posición absoluta del sujeto. Pero a pesar de que esto es cierto con respecto al psicoanálisis, en compensación, en el dominio de lo que podríamos llamar teoría del conocimiento, o en el de la epistemología, la historia de lasciencias o incluso en el de la historia de las ideas, creo que la teoría del sujeto siguió siendotodavía muy filosófica, muy cartesiana o kantiana. Aclaro que en el nivel de generalidad enque me coloco no hago, por el momento, diferencia alguna entre las concepciones cartesianay kantiana.Actualmente, cuando se hace historia -historia de las ideas, del conocimiento o simplementehistoria- nos atenemos a ese sujeto de conocimiento y de la representación, como punto deorigen a partir del cual es posible el conocimiento y la verdad aparece. Sería interesante queintentáramos ver cómo se produce, a través de la historia, la constitución de un sujeto que noestá dado definitivamente, que no es aquello a partir de lo cual la verdad se da en la historia,sino de un sujeto que se constituyó en el interior mismo de ésta y que, a cada instante, esfundado y vuelto a fundar por ella. Hemos de dirigimos pues en la dirección de esta crítica

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->