Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Catherine Jinks - El Inquisidor

Catherine Jinks - El Inquisidor

Ratings: (0)|Views: 55 |Likes:
Published by China Yan

More info:

Published by: China Yan on Jul 01, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/20/2013

pdf

text

original

 
Catherine Jinks ElInquisidor1
 
Catherine Jinks ElInquisidor
Catherine Jinks
EL INQUISIDOR
Francia, 1318. El padre Bernard Peyre, inquisidor de la abadía de Lezet,es el encargado de investigar el brutal asesinato del padre Augustin y suguardaespaldas, cuyos descuartizados cuerpos han sido descubiertos a lasafueras de la ciudad.El padre Bernard deberá desenmascarar al verdadero asesino yaveriguar cuáles fueron los motivos que le indujeron a cometer el crimen,antes de que la inocente que ha sido acusada injustamente muera en lahoguera.Lo que el padre Bernard desconoce es que él mismo se convertirá en elobjetivo de una misteriosa persecución para callar la verdad.
«En la tradición de El nombre de la rosa, Catherine Jinks ha creado unamagnífica historia de asesinos, depravación y traición en la Francia del siglo XIV.»Publishers Weekly 
Salutatio
2
 
Catherine Jinks ElInquisidorAl ilustrísimo padre Bernard de Landorra, superior general de la Orden dePredicadores.Bernard Peyre de Prouille, fraile de la misma orden en la ciudad de Lazet,un siervo de escasa utilidad e indigno, os envía saludos con ánimo desúplica.Cuando el Señor se apareció ante el rey Salomón y le dijo: «Pide lo quedeseas que te conceda», el rey Salomón respondió: «Concede a tu siervoun corazón comprensivo para juzgar a tu pueblo, a fin de que puedadiscernir entre el bien y el mal». Ése fue el ruego de Salomón, y ése fuetambién mi ruego durante muchos años, mientras investigaba a todos losherejes y a sus creyentes, fautores, recibidores y defensores en estaprovincia de Narbona. No pretendo poseer la sabiduría de Salomón, re-verendo padre, pero de una cosa estoy seguro: la búsqueda de la verdad eslarga y ardua, como la búsqueda de un hombre en un país extranjero. Espreciso explorar el país, recorrer numerosos caminos y formular numerosaspreguntas, antes de hallar al hombre. Así, cabe decir que la búsqueda de lacomprensión se asemeja a esa figura retórica que denominamos silogismo,pues al igual que un silogismo pasa de generalidades a particularidades,presentando una verdad inmutable en tanto en cuanto se compone de unasproposiciones auténticas, la comprensión profunda de un acto fatídicoderiva del conocimiento de todas las personas, lugares y acontecimientosque lo rodearon o precedieron.Reverendo padre, necesito vuestra comprensn. Necesito vuestraprotección y vuestra estima. Extended vuestra mano contra la ira de misenemigos, pues han afilado sus lenguas como una serpiente; bajo suslabios guardan el veneno de una víbora. Quizá conozcáis la delicadasituación en que me encuentro y rechacéis mi súplica, pero os juro que mehan acusado falsamente. Muchas personas han mirado sin ver, prefiriendodormir satisfechas en la oscuridad de su ignorancia en lugar de contemplarla luz de la verdad. Reverendo padre, os imploro que consideréis estamisiva una luz. Leedla y veréis a lo lejos, y comprenderéis muchas cosas, yperdonaréis muchas cosas. «Bienaventurado aql a quien le ha sidoperdonado su pecado», pero mis pecados son pocos e insignificantes. Espor medio de la culpabilidad y la malicia como he sido cruelmente cas-tigado.Apues, a fin de iluminar vuestro camino, en nombre de Dios Todopoderoso y la Santísima Virgen María, madre de Jesús, delbienaventurado Domingo, nuestro padre, y toda la corte celestial, paso arelataros los hechos que tuvieron lugar en la ciudad de Lazet y susinmediaciones, en la provincia de Narbona, relativos al asesinato denuestro venerable y respetado hermano Augustin Duese en la festividad dela Natividad de la Santísima Virgen, en el año de la Palabra Encarnada,1318.3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->