Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Etica Profesional y Psicologia

Etica Profesional y Psicologia

Ratings: (0)|Views: 327|Likes:

More info:

Published by: Jessica Topel Campos on Jul 02, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/02/2012

pdf

text

original

 
a práctica de la psicología, bien sea como disci-plina científica o como servicio público, está ba-sada en dos fundamentos principales. El primeroestá compuesto por un conjunto de conocimientos y ha-bilidades que se han ido adquiriendo a través de la in- vestigación y la práctica psicológica. El segundo secompone de la ética en el desarrollo de ese conjunto deconocimientos y habilidades, y de las acciones llevadasa cabo cuando éstas se aplican para responder a las de-mandas de prestación de servicios a los usuarios. Lasprofesiones tienen estos elementos en común, si bienexiste variabilidad en cada una de ellas. Por ejemplo, lapsicología está firmemente basada en la investigacióncientífica, basándose fuertemente en ciertos enfoques co-mo la experimentación e intentando optimizar la objeti- vidad y replicabilidad de los hallazgos. Al mismotiempo, la observación meticulosa, descripción y refle- xiónde acontecimientos únicos que ocurren de formanatural son también esenciales para el desarrollo científi-co de la psicología.Este trabajo en el que nos centraremos en el fundamentoético de la psicología, se basa en el capítulo introductoriodel libro
Ethics for European Psychologists
(Lindsay, Koe-ne, Ovreeide y Lang, 2008)
.
Nuestra intención fue elabo-rar un libro práctico que ayudase a los psicólogos en lasdistintas etapas de su carrera, desde a pre-graduados quecomienzan a estudiar en la universidad una materia cien-tífica, a psicólogos profesionales en formación o nuevosinvestigadores y a psicólogos experimentados. Para resu-mir, sostengo que la práctica ética no constituye algo quese aprende al inicio de una carrera profesional sino quese desarrolla a medida de que nuestra experiencia profe-sional aumenta y surgen nuevos retos. A pesar de que este documento está dirigido principal-mente a apoyar a los psicólogos en el nivel individual, estambién necesario ofrecer apoyo a aquellas asociacio-nes que están implicadas en el desarrollo de la profe-sión, como por ejemplo el Colegio Oficial de Psicólogosen España. A medida que la popularidad y la influenciade la psicología como disciplina va aumentado por todo
ÉTICA PROFESIONAL Y PSICOLOGÍA 
Geoff Lindsay
Comité Permanente de Ética de la Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos (EFPA) 
Este artículo explora las bases para el fomento de la ética dentro de la psicología. Un código ético es una característica de profesio-nes consolidadas y la necesidad de una práctica ética es aplicable a todos psicólogos, sean investigadores o clínicos; por consi-guiente, los códigos éticos deben contemplar toda la extensión de la práctica profesional. Existe también un beneficio potencial si se adopta un criterio común (commonality) a través de países y culturas, pero esto nos lleva a preguntarnos: ¿son los códigos éticos ge-neralizables? Este aspecto se explora a través del análisis del Meta-código de Ética de la Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos (EFPA) elaborado por un grupo de psicólogos de distintos países de Europa. Basado en los cuatro principios éticos:Res-peto, Competencia, Responsabilidad e Integridad, el Meta-código fue originalmente diseñado para guiar a las asociaciones profe-sionales de los países miembros en la elaboración o revisión de sus códigos. Sin embargo, la experiencia nos ha mostrado que lospsicólogos también encuentran el Meta-código útil para su propia práctica profesional. Finalmente, considero el desarrollo de cues-tiones éticas que guíen la práctica en el futuro.
Palabras clave:
Ética, Meta-código de Ética, Principios éticosThis paper explores the basis for promoting ethics within psychology. An ethical code is one of the characteristics of mature profes-sions and the necessity for ethical practice applies to all psychologists whether researchers or practitioners; consequently ethical codesmust address the full range of practice. There is also a potential benefit in commonality across countries and cultures but this raisesthe question: are ethical codes generalisable? This is explored through an examination of the European Federation of Psychologists Associations’ Meta-code of ethics, devised by a group of psychologists from across Europe. Based on the four ethical principles of Respect, Competence, Responsibility, and Integrity the Meta-code was originally designed to guide associations in constructing or re-vising their codes. However, experience has shown that individual psychologists have also found the Meta-code useful for their ownpractice. Finally I consider the development of ethical issues to guide practice for the future 
Key words:
Ethics, Meta-code of ethics, Ethical principles
Correspondencia:
Geoff Lindsay
. Centre for Educational Devel-opment, Appraisal and Research (CEDAR). University of Warwick,Coventry CV4 7AL, UK. E-mail: Geoff.Lindsay@warwick.ac.uk 
Sección Monográfica 
184
Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(3), pp. 184-194
http://www.cop.es/papeles
 
Sección Monográfica 
185
el mundo, se van creando nuevas asociaciones de psicó-logos. Además, a medida que esos países van desarro-llando su ciencia psicológica van también sentando lasbases de su práctica profesional. Este desarrollo requeri-rá la posterior reflexiónacerca de la ética en el ámbitode las asociaciones nacionales de psicología.Pero ¿cual debería ser la base o el principio organizati- vo de la reflexión sobre ética para los psicólogos euro-peos?¿No es cierto que la riqueza en la diversidad culturalen Europa (y por supuesto en el mundo) conlleva efecti- vamente a que cualquier intento de alcanzar un criteriocomún (commonality) sea un sueño imposible? Mi res-puesta es un rotundo ¡NO! y no está basada en prejui-cios o en un factor pro-europeísmo que nos haga“sentirnos bien”, sino que mis opiniones y compromisonacen de la experiencia práctica de haber trabajado du-rante muchos años con los colegas de la Federación Eu-ropea de Asociaciones de Psicólogos (EFPA),especialmente con los coautores del libro mencionadoanteriormente, en el desarrollo de directrices éticas paralos psicólogos europeos y sus asociaciones profesiona-les. Este trabajo se ha presentado en el Comité Perma-nente de Ética de la EFPA, en conferencias y en talleresinvitados en varios países.En este artículo “preparo el terreno” para el debate so-bre ética de dos formas. En primer lugar, examino la na-turaleza de la psicología y el impacto que tiene en eldesarrollo de un código ético. En concreto, consideroque los psicólogos podrían ser principalmente profesio-nales aplicados, (ej., psicólogos clínicos, educativos, fo-renses) pero es cierto que muchos son tambiéninvestigadores
no 
implicados de formadirecta en laprestación de servicios a los usuarios. Sin embargo, am-bos grupos están compuestos por
psicólogos
. ¿Deberíaaplicarse el código ético a ambos o sólo a los profesio-nales aplicados?En Segundo lugar, describo brevemente el desarrollodel Meta-código de Ética de la EFPA. Este ha tenido unagran influencia ya que todas las asociaciones de psicólo-gos que pertenecen a la EFPA deben asegurarse de quesus códigos éticos estén en armonía y por supuesto noentren en conflicto con el Meta-código.En las siguientes secciones se examinará la naturalezade la psicología como ciencia y como profesión aplica-da: ¿son las cuestiones éticas de los psicólogos que sededican a la ciencia (investigadores) similares o distintasa la de los profesionales aplicados?
LA PSICOLOGÍA COMO CIENCIA 
La psicología tiene mucho en común con otras disciplinascientíficas. La investigación en psicología puede incluirtanto a participantes humanos como no humanos. Estonos hace cuestionarnos la generalización de los modelosde las especies y su ubicación en una jerarquía ética.Para simplificar, ¿deberían ser distintas nuestras preocu-paciones éticas en la investigación con humanosrespec-to a aquellas relativas a la investigación con lombrices oratas? Si es así, ¿en que nos basamos para justificar es-to, acaso existe una escala desde animales inferiores asuperiores (incluidos los humanos)? Si este es el caso,¿dónde se ubica a cada especie, y qué es apropiado einapropiado para cada una?Esta cuestión ha dado lugar a posiciones discrepantesque resaltan dos aspectos. Primero, la ética y por lo tan-to la determinación de la conducta adecuada por partede los psicólogos investigadores está basada en los valo-res. Segundo, los propios valores estánsupeditados ydeterminadospor factores como la religión, las creencias y las expectativas de influencia cultural. Siendo esto así,es necesario emprender las investigaciones dentro de unmarco que tenga aceptación en la sociedad de acogida.Esta aceptación podría cambiar con el tiempo y ser dife-rente entre culturas.Como disciplina, la psicología no puede verse como “li-bre de valores” (Lindsay, 1995). Mientras algunas investi-gaciones podrían plantear relativamente pocas y menorescuestiones éticas, otraspodrían referirse acuestiones éti-cas importantes y polémicas. Un ejemplo de lo primeropodría ser la realización de tests de lectura con estudian-tes de 11 años, mientras ejemplos de lo segundo podríanser la investigación de creencias religiosas, sobre el com-portamiento sexual o los patrones de votación en las elec-ciones: todos estos son asuntos esencialmente personales yprivados. Con respecto a la investigación, la preocupaciónpor las cuestiones éticas del tema, la organización delprocedimiento de la investigación, la publicación y divul-gación de los resultados y los efectos de interacción.
El tema
La psicología entendida como el estudio del comporta-miento y la mente abarca un campo inmenso. Por consi-guiente, el contexto de cada investigación en particularplanteará cuestiones éticas diferentes. No es fácil catego-rizar qué temas tienen más probabilidades de plantear-nos más o menos problemas éticos y, además, estejuicio puede cambiar con el tiempo. Por ejemplo, se han
GEOFF LINDSAY
 
Sección Monográfica 
186
llevado a cabo estudios que han examinado los procesoscognitivos básicos, cómo estos se relacionan entre ellos ycómo se aplican en entornos naturales. Mientras los estu-dios de laboratorio sobre el razonamiento podrían plan-tear pocas preocupaciones éticas, los resultados deestudios colectivos nos podrían plantear desafíos éticosmuy serios. Esto se ejemplifica por los hallazgos que in-dican que existen diferencias entre grupos raciales o ét-nicos en las medias obtenidas en habilidades cognitivas.Preocupan cuestiones como el rigor y la validez científi-ca de los estudios y la utilidad de los hallazgos (Phin-ney, 1996).En este ejemplo, el concepto de raza es vistoahora como polémico, afectando a la validez científicade los resultados. Esto a su vez plantea cuestiones éticasrelativas a la divulgación de los resultados de dichos es-tudios. Pero todavía existe una preocupación ética más:¿deberían estas investigaciones llevarse a cabo? El tra-bajo de Jensen y Eysenck, por ejemplo, fue criticado notanto por lo puramente científico sino por las implicacio-nes que se podrían extraer y el consiguiente impacto, eneste caso, en las relaciones entre los diferentes grupos(ej., Eysenck, 1971). Esto nos plantea un tema delicado¿se deberían evitar ciertos temas de investigación
no 
porcausas científicas sinoporque son socialmente sensibles?
La realización de la investigación
Los métodos de investigación en psicología abarcan uncampo muy amplio. En un extremo del continuo encon-tramos procedimientos quirúrgicos invasivos, ej., la im-plantación de electrodos en los cerebros de animalespara examinar la relación entre comportamiento, pensa-miento o percepción con la actividad cerebral. La técnicaen este caso es invasiva y se emprende para el propósitodel experimento. Esto se podría comparar con la investi-gación de la actividad cerebral en pacientes sometidos acirugía con finalidades terapéuticas.En el otro extremo del continuo se pueden encontrar lastécnicas experimentales interpersonales. Una de estas técni-cas poco invasivas es la cumplimentación de cuestionarios,especialmente en grandes grupos. Compárese esto con unestudio con entrevistas individuales en las que el investiga-dor hace preguntas indagadoras y difíciles sobre el com-portamiento y las opiniones del participante.Estos ejemplos implican por lo menos dos dimensiones: fí-sica-interpersonal e intrusión baja-alta (Lindsay, 2000).Por lo tanto, la intrusión se puede conceptualizar bien co-mo física, ej., cirugía, o por un interrogatorio. Cada unade éstas tiene implicaciones respecto al bienestar de losparticipantes, que también pueden considerarse con res-pecto a la salud física y psicológica. Es decir, no sólo plan-tea potenciales cuestiones éticas la intrusión física, sino quetambién lo hace el interrogatorio.Un ejemplo, que también nos sugiere cómo van cam-biando las actitudes acerca de lo que es permisible en laexperimentación, se refiere al experimento realizado porLandis en 1924 en Estados Unidos (descrito en Crafts et al, 1938). Veinticinco “sujetos” en su mayoría adultospero que incluía a un niño de 13 años, y a un pacientehospitalizado con tensión arterialalta, fueron expuestosa varias condiciones experimentales para provocarlesrespuestas emocionales, siendo el propósito la evalua-ción de la expresión facial de las emociones. Las 17 si-tuaciones incluían escuchar música de jazz, lecturas dela Biblia – probablemente consideradas como bastantebenignas dependiendo de las opiniones que tenían sobreel jazz o la Biblia en un país predominantemente cristia-no. Sin embargo, otras condiciones incluían el engaño,ej., oler amoniaco en lugar de “sirope de limón” comoles había sido indicado por el experimentador. Otras ta-reas consistían en pedir a la persona que le cortara lacabeza a una rata; y solicitarle que metiera la mano enun cubo cubierto, sin mirar ni palpar dentro de él. El cu-bo contenía varias pulgadas de agua y ranas vivas, y sele asestaba una fuerte descarga eléctrica.Una tercera dimensión aquí implícita es la vulnerabili-dad del participante con respecto a su status evolutivo,tanto de la edad como de la habilidad intelectual, su sa-lud psicológica y físicay su capacidad de resistenciaen el caso del niño y del paciente hospitalizado.La consideración ética de la realización de la investiga-ción, por tanto, requiere prestar atención a varias di-mensiones que conciernen a los participantes, y porsupuesto, a los experimentadores. Además, existen preo-cupaciones éticas relacionadas con la realización de lainvestigación, incluyendo el consentimiento, la verifica-ción del participante, y la validez y fiabilidad de las me-didas. Aunque éstas a menudo se conciben comocuestiones técnicas, tienen una dimensión ética: datos in- válidos plantean posibles problemas para la competen-cia e integridad de los resultados de la investigación y lareputación del experimentador.
Publicación y divulgación
La divulgación de los resultados de una investigaciónadopta diversas formas; ej., informes a los patrocinadores,artículos en revistas científicas destinados a otros investiga-
 
ÉTICA PROFESIONAL Y PSICOLOGÍA

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->