Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
19Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
charles bukowski - lo que shakespeare nunca escribió

charles bukowski - lo que shakespeare nunca escribió

Ratings: (0)|Views: 337|Likes:
Published by yonlebon

More info:

Published by: yonlebon on Jul 03, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/28/2015

pdf

text

original

 
Lo que Cervantes nunca habr
í 
a escrito.
Una Obra de
 R
ub
é 
n
 P
arra y
 M 
art 
í 
nez.
1
 
1
Siempre nos ense
ñ
an lo que tal o cual hizo, lo que aquel pintor pint
ó
o lo que eseescritor escribi
ó
, pero nunca lo que no habr
í 
a hecho, aquello que nunca hubiese creado.Por eso me sorprend
í 
cuando aquel tipo entr
ó
en mi despacho y me contrat
ó
para queinvestigara sobre lo que Cervantes nunca habr
í 
a escrito.Pero comenzar
é
por los cimientos de esta sorprendente historia, que no por incre
í 
bledeja de ser menos ver
í 
dica.Mi nombre es Federico Garc
í 
a Smith. Federico Garc
í 
a como el poeta, pero de madreinglesa, de Londres; o sea, inglesa de los pies a la cabeza, como el bigben y la MargaretTahtcher. No se le conoce oficio ni beneficio, pero vive siempre entre oeneg
é
s y partidospol
í 
ticos de izquierdas ayudando al pr
ó
 jimo, quiz
á
s con el dinero de alg
ú
n noviete rico.Mi padre... ¡que voy a decir de mi padre! A
é
l si se le conoce oficio: vividor. De claseturista eso s
í 
, pero vividor al fin y al cabo.Y yo, nac
í 
y viv
í 
largo tiempo en Santa Coloma de Gramanet hasta aquel buen d
í 
a enque la cabeza se me gir
ó
y me recetaron unos meses de internamiento en el psiqui
á
tricode San Boi.Pero eso es agua pasada, lo que aqu
í 
importa es mi situaci
ó
n actual, mi trabajo comodetective -quiz
á
llamarlo trabajo es algo excesivo- y mi relaci
ó
n con el mundo, que havariado un
á
pice desde aquel d
í 
a ge.Despu
é
s de estar empleado un a
ñ
o como camarero en una discoteca de la calle Marinade Barcelona y pagar el alquiler de un piso en Hospitalet de Llobregat, estudi
é
 criminolog
í 
a y adquir
í 
por m
é
ritos propios la licencia de investigador privado,comenzando a trapichear en trabajillos detectivescos de poca monta: seguir a mujeresinfieles a sus maridos, a hombres infieles a sus esposas, a ni
ñ
os inmersos en el mundo2
 
de las drogas, y alg
ú
n que otro caso de dudosa legalidad que omito detallar por razonesobvias.Con los dinerillos que empezaban a acumularse en mi cuenta bancaria como por obra dearte, pagu
é
la entrada de un piso modesto en el barrio de Pubilla Casas y mont
é
, entreuna de las habitaciones y el recibidor, una especie de oficina detectivesca a la que llam
é
 «El Despacho».El Despacho constaba de una mesa, una silla detr
á
s en la que me sentaba yo, dos m
á
s enel lado opuesto para las visitas, un tel
é
fono domo, un ordenador pentium tres con tarifaplana, cuatro facturas mal colocadas, un comp
á
s, dos bol
í 
grafos y en la paredpresidencial, bien enmarcado, el diploma acreditativo de la direcci
ó
n general deseguridad del Estado con su correspondiente numero de licencia. El suelo era de terrazo,las paredes -un poco desconchadas- estaban pintadas de lila y el techo manten
í 
a su colororiginal marr
ó
n. Bueno, quiz
á
la techumbre fue de color blanco alg
ú
n d
í 
a, pero esonunca logr
é
averiguarlo.La cosa es que el asunto iba viento en popa, estaba llegando a la cumbre de laprosperidad, cuando de pronto, los clientes se esfumaron como si se los hubiese tragadola tierra. Y sin clientes el asunto no funcionaba, cr
é
anme; la cuenta bancaria empez
ó
avolverse de color sangre y las facturas intentaron invadir el Despacho como los yanquisIrak. La confusi
ó
n y el caos se adue
ñ
aron de mi vida en cuesti
ó
n de meses, cosa que yame hab
í 
a ocurrido en el pasado y que no me hac
í 
a ni pizca de gracia.Entonces decid
í 
que deb
í 
a poner remedio a esta situaci
ó
n en la mayor brevedad posible,as
í 
que forj
é
un plan para retomar las riendas de mi humilde negocio y levantar elasunto. Publicidad. Eso es lo que necesitaba, coger al toro por los cuernos y predicar a3

Activity (19)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
José Rosas liked this
Raul Farias liked this
Raul Farias liked this
Paola Rt liked this
Leon Idas liked this
Eduardo Dates liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->